Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-08-2019

Las comunidades autnomas no suponen un problema para la economa y el bienestar

Eduardo Garzn
La Marea


Apesar de que la Constitucin Espaola reconoce inequvocamente concretamente en sus artculos 2 y 137 las comunidades autnomas en la ordenacin territorial del Estado espaol, ltimamente han cobrado fuerza voces que claman contra su supresin curiosamente muchas de esas voces se autodenominan constitucionalistas. Lo cierto es que Espaa tiene una administracin territorial muy particular, incomparable a la mayora de pases de su entorno: no es un Estado unitario (el poder poltico se concentra mayoritariamente en la Administracin central, pudiendo compartirlo con un nivel local) ni es un Estado federal (el poder se distribuye a lo largo de, al menos, tres niveles territoriales). Esto es as porque durante la transicin a un sistema democrtico se trat de contentar a todas las partes: por un lado se grab a fuego la unidad de Espaa (el artculo 2 de la Constitucin reza: La Constitucin se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nacin espaola, patria comn e indivisible de todos los espaoles) y por otro se recuper la tradicin iniciada con la II Repblica Espaola de reconocer la existencia de niveles gubernamentales autonmicos (el artculo 2 contina: y reconoce y garantiza el derecho a la autonoma de las nacionalidades).

Pero al margen de la denominacin que se le quiera dar, lo cierto es que la distribucin del gasto pblico (variable clave para analizar el nivel competencial de las administraciones) del Estado espaol es mucho ms parecida a la de un pas federal que a la de un pas unitario. Tal y como se puede observar en el cuadro, en nuestro pas el 56,1% del gasto pblico corresponde a la Administracin central, mientras que las comunidades autnomas y los municipios se llevan el 32,6% y 11,3%, respectivamente.

Es un reparto muy similar al que tienen Alemania, Austria, Suiza, Estados Unidos, Canad o Mxico, que son Estados federales. Por supuesto, hay diferencias entre todos ellos, pero la variable en comn es que siempre se reserva un peso de gasto pblico no despreciable para un nivel territorial intermedio. En los pases unitarios esto nunca sucede: el gasto pblico se distribuye nicamente entre la administracin central y las administraciones locales; los niveles intermedios (en Espaa equivalen a las comunidades autnomas) no existen. Pases unitarios por antonomasia son Reino Unido, Francia, Italia y Suecia.

El tipo de ordenacin territorial responde siempre a factores histricos, culturales, idiosincrticos y polticos; nunca a criterios econmicos. No existe ninguna evidencia cientfica slida que nos permita concluir qu modelo territorial es ms eficiente. Y no solo en trminos de desarrollo econmico; tampoco en trminos de distribucin de la renta o de tamao del sector pblico. Hay pases unitarios con mucha y tambin con poca renta, con mucha y tambin con poca desigualdad, con un tamao del sector pblico elevado y tambin reducido; y lo mismo ocurre con los pases federales. Por ejemplo, Francia y Suecia tienen modelos unitarios y son economas muy desarrolladas con bajos niveles de desigualdad y un importante peso del sector pblico, pero lo mismo ocurre con pases como Austria y Suiza, que son pases federales. Reino Unido e Italia tienen modelos unitarios y son economas con un nivel ms elevado de desigualdad y un tamao del sector pblico ms reducido que las anteriores, pero lo mismo ocurre con pases como Estados Unidos y Mxico, que son pases federales.

Existen muchos estudios que han tratado de descubrir qu tipo de modelo territorial es ms positivo para la economa y el bienestar. Los resultados han sido siempre dispares y no se ha alcanzado ningn consenso. Esto es as porque la ordenacin territorial de un pas apenas afecta (para bien o para mal) a la actividad econmica. En otras palabras, aunque tuvisemos en nuestro pas el modelo territorial ms ideal de todos, el desarrollo econmico y el nivel de vida de la gente sera prcticamente idntico. Y al revs: aunque tuvisemos en nuestro pas el modelo territorial ms disparatado de todos, la gente seguira viviendo prcticamente igual que ahora.

Para vivir mejor y tener una economa ms prspera necesitamos hacer muchas cosas, pero entre ellas no tiene por qu estar la de modificar la ordenacin territorial, que apenas influye en la actividad econmica. Orientemos nuestros medios, recursos y esfuerzos hacia lo verdaderamente importante, y dejemos que las administraciones territoriales sigan regidas por criterios histricos y culturales.

Fuente: http://www.lamarea.com/2019/08/14/las-comunidades-autonomas-no-suponen-un-problema-para-la-economia-y-el-bienestar/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter