Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-08-2019

El candidato boliviano imitador de Mauricio Macri

Anselmo Esprella
Rebelin


Mientras Carlos Mesa toca el timbre de una casa en un barrio popular de la ciudad de La Paz, un equipo de comunicacin filma cada detalle, lo que pretende ser un encuentro casual con vecinos que se hacen los sorprendidos y se esfuerzan en sonrer y parecer espontneos. El nuevo boom con el que Comunidad Ciudadana (CC) procura revolucionar las redes sociales, es presentado por sus militantes como un derroche de imaginacin y creatividad. Sin embargo, lo que para Carlos Mesa es una novedosa campaa de comunicacin, para los argentinos es un vetusto ejercicio de marketing, que desde hace cuatro aos viene desarrollando sin xito el partido de gobierno. Pero no es el nico plagio.

Qu te han hecho, Daniel? No le mientas a la gente. Nunca habl de devaluar, pronunci Mauricio Macri, el 15 de noviembre de 2015, en el ltimo debate presidencial televisado a todo el pas. Para rematar, mirando sereno a las cmaras le dijo a los electores: No perders nada de lo que tenas. La primera semana de su gobierno, promovi una fuerte devaluacin del peso argentino, engrosando las petacas de los especuladores de dlares. La economa entr en una abierta recesin y se perdieron miles de puestos de trabajo. Solo para tener una rpida idea de la brutalidad neoliberal, en menos de 4 aos el precio del pan subi el 500 por ciento, promoviendo la creacin de un regimiento de indigentes que buscan en los tachos de basura las promesas de Macri, entremezcladas junto a unas sobras de comida podrida.

Hace unos meses, el candidato boliviano admirador secreto de Mauricio Macri, declar enftico: Se ha desatado una guerra sucia en mi contra. Lo repito con todas sus letras, yo no creo en el neoliberalismo, no pienso privatizar ninguna empresa. El partido de gobierno miente, miente y no se cansa de mentir dijo, en un repentino ataque, mezcla de credibilidad y nacionalismo.

Igual que Macri, desesperado por el desplome en las encuestas, decidi olvidar en el fondo del armario las miles de corbatas de cientos de colores, signo de distincin de una clase social trepadora y parsita. El youtuber que fue vicepresidente de Snchez de Lozada, baila cumbia y lambada, huayno y salay. Pasando del drama a lo grotesco, besa a nios descalzos que sus polticas de exclusin han condenado a los basureros de la degradacin humana.

El 30 de junio, Diego Ayo, vocero de Comunidad Ciudadana, compar a Carlos Mesa con Nelson Mandela. Luego, en el mismo espritu trnsfuga de los aportantes truchos del gobierno argentino, dijo que haban recolectado 10 millones de dlares haciendo rifas y kermeses en las plazas de los barrios marginales.

En su larga vida ninguno de los dos trabaj de otra cosa que de patrn. Despus del almuerzo, les gusta fumar, beber wiski y sacar las patas por el balcn del palacio de gobierno. Van por la vida con una media sonrisa burlona, despreocupados, confiados en que una fugaz operacin de prensa, regrese todo a su lugar, e incline a su favor los resultados de las elecciones.

Debieran avergonzarse pero se jactan de su complejo de inferioridad. Viven sus races sudacas como una maldicin, un castigo cruel e inmerecido, condenados a un destino que no les pertenece que no entienden ni quieren entender. Quisieran haber nacido en otro sitio, lejos de estos parajes sin Dios: Tres de mis cuatro abuelos son de origen espaol, llegaron a Bolivia a inicios del siglo XX. No tengo una profunda raz boliviana, ni apellido ni pedigree, sostuvo el candidato a presidente de Bolivia. Mis races me hacen ms fuerte, sostuvo por su parte el jefe de gobierno argentino, emocionado por un reciente viaje a Italia. Adems, en Sudamrica todos somos descendientes de europeos concluy Macri, dejando ver las hilachas del eterno sueo oligarca de convertir al nuevo continente, en la vieja y decadente Europa.

Carlos Valverde y la embajada, le inventarn un nuevo hijo a Evo Morales, descubrirn fortuitamente que los informes econmicos del FMI y del BM, eran falsos y que en realidad Bolivia, como en toda su funesta vida republicana, es la ltima entre las ltimas. Que todo fue mentira que jams podrs comprarte un automvil o una casa. Pero me la pude comprar dirs incrdulo. Los medios te respondern que todo fue mentira que nada tienes que ests en el piso pidiendo limosna, pero no te das cuenta.

Mientras la revista Veja de Brasil, el peridico El Pas de Espaa, la CNN, el Nuevo Herald, y toda la prensa nacional pro terrateniente, aguardan agazapados que la embajada de EEUU invente un nuevo y truculento latrocinio, les ilumine el pensamiento para llevar a este pas descarriado lejos de los senderos del pecado y la depravacin. Les permita hacerse del poder, conducir a los pueblos a un sitio universal donde no habr pan para ninguno, pero habr cielo para todos.

Prometen que esta vez sern diligentes que harn todo lo que no hicieron cuando pudieron.

Y como si no tuviesen nada que ver con la prostitucin y la venta de mujeres a travs de sus revistas y sus pginas, firmarn pactos de no agresin a la mujer, como el que acaban de suscribir los medios de comunicacin en Bolivia. Pero despus de octubre continuarn vendindolas en la seccin de entretenimientos.

No te sentirs culpable de haber votado por ellos. Yo no saba, les dirs a tus nietos. Luego querrs pegarte un tiro.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter