Portada :: Opinin :: M. Harnecker
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-08-2019

Palabras para Homenaje en Casa Memorial Salvador Allende (La Habana, julio 2019)
Marta Harnecker presente!

Camila Pieiro Harnecker
Rebelin


Muchas gracias por estar aqu acompandonos todos y todas las que queremos y admiramos a mi madre. S que muchos que hubiesen querido estar no pudieron en esta fecha por diversos motivos, pero nos acompaan igual.

Los que no le conocieron personalmente seguramente habrn escuchado que fue una escritora prolfica, con ms de 80 libros; tantos que nunca me fue posible leer todo lo que produca cada ao. Pero pocos saben que ella no quera que se le identificara como escritora o terica marxista o analista sobre Amrica Latina. El ttulo del que ms se senta orgullosa es de educadora o pedagoga popular. Y es que era cuando estaba con las personas de barrio, centros de trabajo, organizaciones sociales populares, era cuando ms cmoda y realizada se senta.

Pienso que mi madre se tom bien en serio la idea de Marx de que los filsofos (lo que hoy en da incluira a todos los intelectuales) no solo deben estudiar el mundo, sino tambin actuar para transformarlo.

Por ese motivo, ella casi siempre escribi para las grandes mayoras populares, con un lenguaje accesible y que por tanto tena que ser sencillo. Algunos intelectuales le catalogaron de simplista o esquemtica, porque no entendieron cul era el objetivo de sus escritos. Pero creo que muchos reconocen el rigor intelectual de sus escritos, su conocimiento profundo de los clsicos del Marxismo, y su anlisis verdaderamente crtico y comprometido.

Los que s le conocieron personalmente saben que era una trabajlica, que no poda dejar de trabajar, ni fines de semana, ni das feriados, ni durante enfermedades. Siempre estaba terminando proyectos y empezando muchos otros ms. Saben tambin que era una persona muy organizada, detallista, y muy muy exigente. Para algunos que comenzaban a trabajar con ella, y para m misma, a veces no era fcil aceptar con agrado tanta exigencia. Pero lo cierto es que ella se exiga a ella misma ms que a los dems, y por eso siempre terminbamos por perdonarle cuando se le pasaba la mano asignndonos demasiadas tareas.

Ella se senta igual a cualquier persona, y haca que los dems se sintieran cmodos hablando con ella. Por eso fue tan buena entrevistando a tantas personas con las ms diversas responsabilidades en gobiernos y organizaciones progresistas en NuestraAmrica.

Eventos como este que nos rene hoy nos muestran los valores y la tica de la derecha. Ellos celebran la muerte. Nosotros celebramos la vida; y nos conmovemos con la muerte de cualquier ser humano, sin mirar color de la piel, orientacin sexual, creencias o ideologas. Los extremistas de la derecha --y los del centro sin darse cuenta-- parten de la presuncin que ellos, generalmente el hombre blanco y de dinero o con ansias de enriquecerse son mejores que los dems, y que las vidas de los "otros" no valen.

Por eso Marta Harnecker ha sido una verdadera revolucionaria, porque se senta y se relacionaba con cualquier persona como iguales, fuera una trabajadora domstica, obrero, campesino, indgena, empresario o presidente.

Hay otros que han pretendido ser de izquierda --pero que a nadie engaan-- y han usado este evento tan duro para nuestra familia y muchas personas que le queran para intentar validar teoras cuyo nico propsito es desmovilizar y desarticular a la izquierda latinoamericana.

Sin dudas perdimos todos a una observadora crtica, pensadora aguda, no dogmtica, ilustrada por los marxistas clsicos y los ms recientes. Pero lo que ms lamento es que perdimos a una mujer incansable, crtica e indoblegable dedicada a que las organizaciones de izquierda de Latinoamrica y el mundo fueran ms efectivas en sus empeos por convocar, guiar y conquistar el poder para transformarlo y ponerlo al servicio de los sectores ms marginalizados histricamente. Perdimos a una defensora de la importancia del protagonismo de las personas en la transformacin social, como nica forma de transformarse tambin a s mismos en las mujeres y hombres nuevos capaces de superar las mezquindades del capitalismo.

Pobres los que celebran su desaparicin fsica: no saben que las ideas justas cobran ms vida cuando sus defensores pasan a la eternidad. Sus ideas han sido sembradas en las generaciones que le siguen, quienes recogeremos el batn y seguiremos en esta carrera que es realmente una lucha por un mundo mejor para las grandes mayoras y por tanto, realmente para todas y todos.

Marta Harnecker, PRESENTE!

La Habana, 19 de julio de 2019

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter