Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-08-2019

Primera entrega de tres reportajes sobre la evolucin poltica de Islandia tras el estallido social en respuesta a la crisis en 2009
Diez aos de la rebelin cvica en Islandia: Qu fue del gran experimento?

Jos Miguel Calatayud
El diario


- El pas se neg a rescatar a la banca e investig y encarcel a polticos, lo que le convirti en una referencia en un clima de protesta internacional.

- Se pusieron en marcha mecanismos participativos en internet, partidos-stira que ganaron en la capital y experimentos de democracia directa con desigual resultado.

Una mujer se manifiesta frente al Parlamento islands en Reykjavik en junio de 2009. AP PHOTO (BRYNJAR GAUTI)

En octubre de 2008 Islandia se declar en bancarrota. Los tres mayores bancos del pas no pudieron pagar sus deudas y el valor combinado de sus activos era ms de diez veces mayor que el PIB islands, por lo que el Estado no pudo rescatarlos. De hecho fue Islandia la que tuvo que ser rescatada por el Fondo Monetario Internacional, sus vecinos nrdicos y otros pases europeos. Como consecuencia del colapso, unas 50.000 personas casi la sexta parte de la poblacin acabaron perdiendo sus ahorros, una cuarta parte de propietarios de viviendas incumplieron los pagos de sus hipotecas y el paro pas del 1% en 2007 al 8% en 2009, un porcentaje muy elevado para lo habitual en Islandia.

El estallido de la crisis cogi a la mayora de los islandeses por sorpresa, hasta ese momento su pas pareca un xito en todos los sentidos. En 2008, Islandia era el nmero uno en el ndice de Desarrollo Humano de la ONU, durante la primera dcada de los 2000 la economa islandesa haba crecido rpidamente y con ella la riqueza de sus habitantes: entre 2001 y 2007 el PIB per cpita haba pasado de 28.500 a 68.400 dlares nominales. La noticia del colapso cay como una bomba. "Me dej totalmente en shock, igual que a la mayora de la gente", recuerda el veterano artista y activista Hrur Torfason.

La economa islandesa haba crecido a costa de acumular una deuda enorme que explot al inicio de la crisis financiera de 2008. Los islandeses se sentan traicionados por polticos, responsables financieros y banqueros. Tras unas protestas pequeas y espontneas en Reikiavik, Hrur, que hoy tiene 74 aos, plane un encuentro mucho ms organizado para el sbado 18 de octubre de 2008, prepar un escenario en la plaza frente al Parlamento e invit a varias personas para que hablaran desde all.

A esta protesta acudi ms gente y se acab convirtiendo en un evento semanal. Cada sbado la gente discuta la situacin y finalmente acord unas exigencias tan bsicas como ambiciosas, las dimisiones del Gobierno y de los dirigentes de la Autoridad de Supervisin Financiera y del Banco Central.

Tras el parn navideo el Parlamento reinici su actividad el 19 de enero de 2009 y la primera cuestin en la agenda no tena que ver con la crisis sino con la venta de alcohol en los supermercados. Fue entonces cuando las protestas se convirtieron en violentas, al menos para los estndares islandeses.

Los manifestantes encendieron una hoguera, que alimentaron con el rbol de Navidad que haba en la plaza, y rodearon el Parlamento y lanzaron piedras, papel higinico, fuegos artificiales y hasta zapatos al edificio y a la Polica, que respondi con gas pimienta y luego gas lacrimgeno. Cuando el primer ministro trataba de marcharse, la gente rode su coche y le tir huevos y latas de bebida.

Con unas 3.000 personas en temperaturas bajo cero en una ciudad de 120.000 habitantes y en un pas de 315.000, estas fueron las mayores protestas en Islandia desde 1949, cuando la gente se manifest contra la adhesin de su pas a la OTAN (a la que Islandia se uni igualmente).

Unos das despus, el 25 de enero de 2009, el ministro de Asuntos Comerciales anunci que haba despedido al director de la Autoridad de Supervisin Financiera. Posteriormente, l mismo present su dimisin. Al da siguiente, toda la coalicin de centro-derecha en el Gobierno dimiti. El 26 de febrero el gobernador del Banco Central que adems era un antiguo primer ministro tambin fue obligado a dimitir. Las tres exigencias de los manifestantes se haban cumplido tras unos pocos meses de protestas y de debates ciudadanos en la plaza frente al Parlamento.

Un Gobierno en funciones convoc elecciones anticipadas para el 25 de abril, que dieron una mayora parlamentaria y el Gobierno a una coalicin entre los socialdemcratas, que tambin haban sido socios en el anterior Ejecutivo, y el movimiento de Izquierda- Los Verdes, anteriormente en la oposicin.

Los antecedentes del colapso

La cosa no qued ah. Ya antes, y en parte gracias a la presin ciudadana, en diciembre de 2008 el Parlamento haba creado una comisin de investigacin sobre los antecedentes y las causas del "colapso", como los islandeses se refieren al estallido de la crisis. En abril de 2010, el informe de la comisin, publicado en ocho detallados volmenes, acus de "negligencia grave" al entonces primer ministro y a otros altos cargos del Gobierno por no haber intervenido mientras los bancos se enriquecan a costa de una deuda que acab llevndose por delante al sistema financiero islands.

La cosa tampoco qued ah. En 2009 el nuevo Gobierno cre un puesto de fiscal especial para investigar los posibles delitos durante el periodo anterior al "colapso". En un principio nadie se postul para el trabajo, pero finalmente un polica de un pueblo cercano a Reikiavik, sin experiencia en delitos financieros, ocup el puesto y empez a investigar. El resultado es 31 personas condenadas a un total de 99 aos de crcel entre todas las sentencias (aunque algunos casos estn en fase de apelacin) por delitos que van desde uso de informacin privilegiada y manipulacin de mercados.

Y esto tampoco fue todo: la crisis y las protestas supusieron un despertar cvico para muchos islandeses, que hasta entonces haban confiado casi ciegamente en sus representantes polticos y en otros dirigentes, y que de golpe se dieron cuenta de que no basta con votar una vez cada varios aos, que si uno quiere ser un ciudadano responsable, ha de asumir la dimensin poltica de su ciudadana ms all del voto.

Las conversaciones en la plaza haban servido de foro en el que los manifestantes debatieron cmo implicarse en la vida poltica de su pas: democracia directa, partidos ciudadanos, una nueva Constitucin La crisis sirvi tambin de oportunidad y dio lugar a varias formas de experimentacin poltica desde la ciudadana.

El caso de Islandia se convirti en un aviso y en un ejemplo para polticos y ciudadanos de otros lugares a medida que la Gran Recesin y la desconfianza hacia polticos y banqueros extendan las protestas y la ocupacin de las plazas internacionalmente, como en Espaa durante el 15-M.

Hoy, diez aos despus de aquel 2009 en el que los islandeses trataron de recuperar las riendas de su pas, qu ha sido de aquellos experimentos ciudadanos polticos en Islandia?