Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-08-2019

Arrastrando a Amrica Latina a la guerra de poder entre Estados Unidos e Irn

Massimo Di Ricco
Middle East Eye

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


La decisin de Buenos Aires de incluir a Hezbol en una lista especial de terroristas podra tener consecuencias impredecibles.

El presidente argentino Mauricio Macri habla en el 25 aniversario de un ataque contra la Asociacin Mutua Israelita Argentina en Buenos Aires el 18 de julio (AFP)

 

Argentina tard 25 aos en congelar los activos de Hezbol y poner al grupo libans en una lista de terroristas por el ataque de julio de 1994 contra la Asociacin Mutua Israelita Argentina (AMIA), en el que murieron 85 personas.

Si bien muchos en Argentina consideran que Irn y Hezbol son responsables del ataque y de otro anterior -en 1992- contra la embajada de Israel en Buenos Aires, la decisin no fue judicial, sino poltica, basada en una serie de decretos emitidos por el Gobierno de Mauricio Macri.

En los ltimos 25 aos las nicas personas declaradas culpables en la corte fueron varios funcionarios estatales argentinos que intentaron torpedear la investigacin. No fue una casualidad que la decisin del mes pasado coincidiera con una visita a Argentina del Secretario de Estado de Estados Unidos Mike Pompeo para una conferencia sobre el contraterrorismo.

Repercusiones regionales

La medida revela la aparicin de un nuevo escenario en el conflicto entre Estados Unidos e Irn, ya que el primero intenta arrastrar a los pases latinoamericanos a una guerra por poder contra Tehern y su aliado, Hezbol. Pero el paso sin precedentes de Argentina podra tener consecuencias inesperadas, especialmente a nivel regional.

Durante dcadas Estados Unidos ha considerado la supuesta presencia de las redes de Hezbol en Amrica Latina una amenaza para la seguridad, con un enfoque especial en el centro financiero de Argentina, Paraguay y Brasil.

Si bien Irn haba desarrollado mejores relaciones con los gobiernos latinoamericanos de izquierda en las ltimas dcadas, incluidos Evo Morales en Bolivia, Rafael Correa en Ecuador y Cristina Fernndez de Kirchner en Argentina, el reciente cambio hacia gobiernos de derechafue un giro brusco.

La inclusin de Hezbol en la lista de terrorismo implica un nuevo impulso en lo que siempre ha sido una investigacin politizada

El nuevo enfoque sobre Hezbol en Amrica Latina sigue a la decisin de Estados Unidos el ao pasado de retirarse del acuerdo nuclear con Irn e imponer nuevas sanciones.

En octubre pasado EE.UU. aprob nuevas medidas contra Hezbol y en abril ofreci una recompensa de 10 millones de dlares por informacin sobre las finanzas del colectivo. En enero Pompeo relacion la crisis de Venezuela con la presencia de Hezbol, refiriendo a "una obligacin de reducir ese riesgo".

Luis Almagro, secretario general de la Organizacin de Estados Americanos, se aline con la administracin Trump al vincular a Hezbol con el terrorismo y el antisemitismo, mientras reciba el Premio Adalid de la Democracia del Comit Judo Americano en Washington.

Financiando a Hezbol

En los ltimos 20 aos los analistas de seguridad, agencias de inteligencia y literatura pseudoacadmica han advertido continuamente sobre la creciente presencia de Hezbol en Amrica Latina, junto con grupos como Al Qaeda y el Estado Islmico, a menudo con poca evidencia. Citando archivos secretos o informacin de inteligencia, los medios han sido tiles para difundir esta idea.

En los ltimos aos Foreign Policy ha publicado varios artculos sobre las finanzas de Hezbol en el extranjero y la necesidad de erradicar su presencia en Amrica Latina. En mayo el New York Times public un artculo, basado en un expediente secreto, sobre un ex-vicepresidente venezolano que presuntamente ayud a los operativos de Hezbol. Al mismo tiempo, grupos neoconservadores han estado presionando durante aos para incluir a Hezbol en la agenda de la administracin Trump.