Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-08-2019

Tercera (y ltima) entrega de tres reportajes sobre la evolucin poltica de Islandia tras el estallido social en respuesta a la crisis
De cuando el Partido Pirata estuvo a punto de gobernar un pas

Jos Miguel Calatayud
El diario


- De las protestas por la crisis surgi una demanda de partidos ciudadanos de carcter antiestablishment y anticorrupcin

- Las encuestas llegaron a dar al Partido Pirata un 43% del voto, pero en las elecciones generales no obtuvieron los apoyos necesarios

 

Birgitta Jnsdttir, lder del Partido Pirata de Islandia.

Las protestas de 2009 en Islandia contra la crisis econmica y sus consecuencias derivaron entre muchos de los activistas en una conclusin: lo ms efectivo sera participar en el sistema a travs del mecanismo ms convencional en las democracias representativas, los partidos polticos. "Era humillante pensar que nuestro pas era as, que nos habamos dejado engaar por banqueros y polticos, nos sentamos muy traicionados", comenta Margrt Tryggvadttir, de 47 aos, editora de libros y muy activa durante las protestas.

Cuando el Gobierno cay y se convocaron elecciones anticipadas para abril de 2009, un grupo de manifestantes crearon el Movimiento de los Ciudadanos (Borgarahreyfingin) para concurrir a las elecciones. La idea era contar con una plataforma apartidista que representara en el Parlamento a quienes haban participado en las protestas, que adems se identificaban con el inters pblico. "Y me dije, 'Vale, voy a presentarme yo. () Si no lo hago, entonces mis hijos no querrn vivir aqu cuando crezcan, as que tengo que hacerlo'", recuerda Margrt.

En su programa, el Movimiento recopil demandas provenientes de las protestas: una investigacin independiente de la crisis econmica supervisada por expertos internacionales, medidas de emergencia en favor de los hogares y de las empresas, aumentar la transparencia de la administracin pblica y una nueva constitucin redactada por los ciudadanos, entre otras. El Movimiento se autodefini como una instancia temporal y decidi que dejara de existir cuando consiguiera sus objetivos o cuando estuviera claro que no iba a poder conseguirlos.

En las elecciones el Movimiento consigui el 7,2% de los votos, y Margrt se convirti en una de los cuatro diputados ciudadanos. Cuando unos pocos meses antes nunca se habra imaginado a s misma entrando en poltica, ahora se haba convertido en uno de los 63 diputados que representaban a la gente de Islandia en el llamado Alingi, considerado el parlamento activo ms antiguo del mundo, que en su forma original fue establecido en el ao 930 cerca de la actual Reikiavik.

Los diputados ms veteranos miraban a estas caras nuevas con suspicacia, y Margrt encontr que tambin los diputados novatos de los partidos establecidos se llevaban mejor con ella y sus colegas del Movimiento que con los diputados veteranos de sus propios partidos. "Estbamos ansiosos por empezara a cambiar las cosas, estbamos all para cambiar las cosas, no para convertirnos en parte del sistema", cuenta Margrt.

Este entusiasmo, sumado a la situacin de crisis, ayud a que los nuevos diputados pudieran contribuir a ciertos cambios que aumentaron la transparencia de la actividad parlamentaria y por ejemplo se introdujo el principio de plena competencia para la distribucin de fondos pblicos. Tambin fue durante esa legislatura cuando se lanz el proceso constitucional ciudadano, en parte gracias al apoyo de los diputados del Movimiento.

Pero la poltica parlamentaria result ser ms compleja de lo que pareca desde fuera. "Lo que el pblico ve es lo que pasa en la sala de plenos, pero lo que el pblico nunca ve es todo lo que ocurre entre bastidores", dice Margrt. "Y lo peor es que los diputados tratan de ganar puntos hacindose favores unos a otros y cosas as. Y yo no quera tener nada que ver con eso, porque las cosas no deberan funcionar as. Pero as es como funcionan". De lo que ms se acuerda es del poco inters que los diputados veteranos mostraron por el proceso constitucional, y de que slo aceptaban introducirlo en la agenda y discutirlo si antes los nuevos diputados, como Margrt, daban su apoyo a otras cuestiones.

Adems, lo que haba llevado al Movimiento hasta el Parlamento y que era su principal rasgo de identidad el hecho de no ser un partido convencional sino un movimiento ciudadano tambin acab siendo uno de sus principales puntos dbiles. No tener una estructura de partido ni mecanismos claros de toma de decisiones, y tratar de representar a un movimiento de base amplio y fluido no facilitaban ser consistentes y productivos en el Parlamento.

En marzo de 2012 Margrt y otro de los diputados ciudadanos fundaron un nuevo partido, llamado Amanecer (Dgun), para presentarse con l a las elecciones de abril de 2013. "Cuando empezamos a trabajar en Amanecer yo dije, 'Quiero un partido poltico que sea estable () en el que podamos trabajar y en el que est claro cmo funciona todo'. Porque con el Movimiento de los Ciudadanos no haba sido as, y fue por eso que las cosas se nos fueron de las manos". Amanecer responda al mismo impulso y tena bsicamente el mismo programa que el Movimiento, pero en las elecciones de 2013 solo consigui el 3,10% y no obtuvo ningn diputado al no llegar al umbral electoral, que en Islandia es del 5%.

En aquellas elecciones, en las que el Partido de la Independencia y el Partido Progresista volvieron al poder formando la misma coalicin conservadora que haba gobernado Islandia hasta la crisis, fue otro de los cuatro diputados ciudadanos originales, la poeta y artista Birgitta Jnsdottir, que haba cofundado por su lado el Partido Pirata (Pratar), quien comenz lo que ms adelante a punto estuvo de ser una revolucin en el Parlamento y en el Gobierno islandeses.

Diputados piratas

En noviembre de 2012 Birgitta y otros activistas haban fundado el Partido Pirata islands partiendo de lo que se ha dado en llamar "poltica pirata": una postura muy clara por la transparencia y contra la corrupcin, apoyo a mecanismos de democracia directa y la defensa y promocin de los derechos civiles, con un nfasis particular en las libertades de informacin y de expresin y en el derecho a la privacidad.

En las elecciones de abril de 2013 los Piratas superaron mnimamente el umbral electoral con el 5,10% del voto, y Birgitta y dos de sus colegas se convirtieron en los primeros diputados piratas del mundo en un parlamento nacional.

Los Piratas comenzaron muy activos su andadura parlamentaria. Apoyaron las plataformas de democracia digital directa y el proceso constitucional para recoger as la ambicin original de los manifestantes y de gran parte de la ciudadana de ganar control sobre el proceso poltico. Adems el Partido Pirata propuso tambin una reforma de los derechos de autor, que los bancos separaran completamente sus ramas comerciales y de inversin, reducir la jornada laboral a 35 horas semanales y relajar la prohibicin de las drogas.

Ms adelante durante la legislatura los Piratas tambin acabaran proponiendo que Islandia aceptara la criptomoneda bitcoin y que concediera asilo poltico al filtrador Edward Snowden, temas ms propiamente piratas y no tan ligados a las demandas del gran pblico. Unos aos antes, en 2010, la propia Birgitta haba alcanzado fama internacional cuando colabor con WikiLeaks en la produccin y distribucin de "Asesinato colateral", un vdeo con imgenes filtradas de un helicptero de guerra estadounidense que haba herido y matado a varios civiles en Irak en 2007.

De una forma que el Movimiento no haba conseguido, los Piratas s supieron mantener la atencin y el apoyo de la gente gracias a estar mejor estructurados y al carcter ms estratgico de sus acciones y comunicaciones. Adems, su forma de trabajo radicalmente abierta (los piratas sugeran discutan y votaban las propuestas de su partido de forma descentralizada en un foro online) y su actitud claramente protransparencia, anticorrupcin y antielitista resonaron con una ciudadana que an desconfiaba de la poltica tradicional.

Desde su entrada en el Parlamento, la popularidad de los piratas aument rpidamente, y a finales de enero de 2016 era el partido con una mayor intencin de voto segn las encuestas, un 37,8%, cuando los dos partidos en la coalicin gobernante apenas pasaban del 30% entre ambos.

Tres meses ms tarde, en abril de 2016, la publicacin de los Papeles de Panam revel que el primer ministro islands y su familia haban ocultado dinero en parasos fiscales. La noticia provoc unas protestas aun ms multitudinarias que las de 2008-2009, y poco despus el primer ministro se vio obligado a dimitir. En ese momento, las encuestas daban al Partido Pirata un 43% de intencin de voto, una cifra que en unas elecciones podra incluso acabar dndole el Gobierno en solitario (en un sistema electoral diseado para que se gobierne en coalicin), y que era ms del doble que la del Partido de la Independencia (21,6%), el socio principal de la coalicin entonces gobernante.

Tras la dimisin del primer ministro, en verano se convocaron elecciones anticipadas para octubre de 2016, y durante unas semanas en Islandia y Europa se habl de los Piratas como los posibles vencedores en las elecciones. Aunque formalmente el partido no tena lderes sino que era una plataforma horizontal, Birgitta era su personalidad ms icnica y reconocible. En un momento en que el Reino Unido acaba de votar por el brexit en un referndum, y cuando pareca que Donald Trump poda tener opciones reales de llegar a la presidencia de Estados Unidos, Birgitta apareca tambin en las portadas internacionales como la posible primera ministra pirata del mundo.