Portada :: Espaa :: Crisis poltica en Catalua
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-08-2019

La ponzoa

Francesc Arroyo
Metrpoli abierta


Hace tiempo, mucho tiempo, se hablaba del oasis cataln, donde nada pasaba y nunca se oa una voz ms alta que otra. Luego se ha ido viendo que no haba tal oasis, que en el llamado Principado y en su capital, Barcelona , se daban personajes tan venenosos y vocingleros como en cualquier otra parte de Espaa, de Europa, del mundo. Para comprobarlo basta con ver que algunos de los ms cidos parlamentarios actuales tienen como punto de partida electoral nada ms y nada menos que esa misma Barcelona. Porque Barcelona es la circunscripcin de Gabriel Rufin , quien ahora dice que ser moderado, pero que hasta hace dos das no abra la boca sin insultar. Tambin ha sido elegida por Barcelona Cayetana lvarez de Toledo, portavoz del PP ms derechista que ha habido desde los tiempos del Aznar ms aznarista y especializada en la descalificacin del rival que para ella es siempre un enemigo.

En las filas de Ciudadanos, partido que se pretenda de centro moderado, Albert Rivera e Ins Arrimadas no paran de soltar exabruptos cada vez que intervienen. Arrimadas pareca ms bien sensata mientras se mova slo por Barcelona, pero se produjo el trasplante a Madrid y desde entonces todo ha sido un no parar de vinagre, contagiada por un Rivera que dice estar convencido de que en Espaa no hay ms constitucionalistas que l y los de Vox. Todo lo dems son bandas y bandadas. Aunque para bandazo bueno, el suyo.

La muchachada de JxC cuenta con una mujer, Laura Borrs, que cuando habla se dira que est contagiada por su tesis doctoral, dedicada a las formas de la locura en la poca medieval. No por loca, sino por su arcaizante reaccionarismo. Atrs quedan los tiempos en los que la portavoca del nacionalismo cataln de derechas estaba en manos de Miquel Roca , Josep Antoni Duran Lleida o Carles Campuzano, que incluso hablaban bien en castellano.

En la propia Catalua, Quim Torra es presidente ms por su capacidad para armar barullo que por otras virtudes que alguien le pueda suponer y que l se encarga de ocultar entre salidas extemporneas.

No es que ellos tengan la exclusiva de la mala baba. Quien ms quien menos recuerda a Martnez Pujalte, corrosivo hasta quedarse sin bigote y sin cargo; a Rafael Hernando, agradable en la intimidad e insoportable ante un micrfono. A Pilar Rahola, ahora predicando a la parroquia en TV-3. Y, sobre todo, a Alfonso Guerra, que hizo carrera como martillo de oponentes y luego, cuando se qued sin ellos, se dedic a poner a caldo a sus propios correligionarios (con la nica excepcin de Susana Daz, l sabr por qu). De los de Podemos, mejor ni hablar: se destrozan entre s con ms saa de la que emplean contra la derecha.

La tendencia a elegir como portavoces a personas que parecen gozar siendo faltonas, descalificando en vez de dialogando, despreciando en vez de considerando que el rival pueda tener razones propias, es nefasta para la poltica y, claro est, para la convivencia en general.

No es raro que parte de la poblacin piense que los polticos son todos unos cretinos aprovechados que slo se mueven por el afn de poder. Es lo que oyen decir cada da a esos mismos polticos.

El espritu de la intransigencia acaba por cuajar y llega a infectar a las propias afinidades. En Catalua, los CDR, tras llenar de amarillo los locales de los que no les gustan, se dedican ahora a descalificar a los propios partidos independentistas, arrojando porquera en las puertas de sus sedes. Paralelamente, la ANC y mnium repiten aqu y all que los dems son slo traidores. Es lo que pasa cuando se promueve el espritu de la ponzoa, de la que los portavoces de los partidos se han convertido en difusores universales.

Se puede decir que en otras partes tambin pasa (ah estn Trump, Salvini, Bolsonaro o Boris Johnson) pero empieza a ser urgente erradicar a estos tipos de la poltica, que no deja de ser la organizacin de la convivencia buscando armonizar los intereses enfrentados. De la convivencia, no de la supervivencia del ms bruto.

Fuente: https://www.metropoliabierta.com/opinion/la-ponzona_19090_102.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter