Portada :: Brasil :: Lula: 500 das en prisin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-08-2019

500 das de una prisin ilegal muestran un sistema enfermo

Tnia Maria Saraiva de Oliveira
Brasil de Fato

Traducido del portugus para Rebelin por Alfredo Iglesias Diguez


Este martes (20) se cumplieron 500 das desde que el ex presidente Lula fue trasladado desde la sede del Sindicato de los Metalrgicos del ABC, en So Bernardo do Campo (SP), a una celda en Curitiba (PR). Desde ese momento se convirti en el protagonista de innumerables episodios que muestran al desnudo el sistema judicial brasileo y la ilegalidad de su encarcelamiento.

En ese sentido, es destacable el esfuerzo de diversos actores del sistema para impedir que Lula ejerza los derechos ms elementales, como el de conceder entrevistas -solamente reconsiderado despus de varios meses de demora -, de participar en el velatorio de su hermano Vav, del acceso de su defensa tcnica a los datos sobre las colaboraciones premiadas y los acuerdos de delacin.

Cuanto ms dura la prisin de Lula, ms se profundizan las arbitrariedades. En la misma proporcin, aumenta la percepcin, tanto a nivel nacional como internacional, de que su proceso fue y sigue siendo poltico, no jurdico.

Un grupo de juristas, profesores y ex ministros extranjeros de renombre mundial envi una carta al Supremo Tribunal Federal, divulgada el domingo (11), en la columna de Mnica Bergamo, en el peridico Folha de So Paulo, pidiendo la liberacin del ex presidente Lula, ante lo que consideran una violacin del debido proceso legal brasileo.

Por otra parte, hace ms de dos meses, las revelaciones del portal The Intercept Brasil y sus socios informan, cada da, de la gran farsa que fue montada para acusar, juzgar, condenar y prender a Lula, con la intencin de impedir que participase en el proceso electoral.

Ms recientemente la jueza de la 12 Vara de Ejecucin, Carolina Lebbos, determin el traslado del ex presidente a un presidio comn en So Paulo, orden que no lleg a ejecutarse tan slo porque la suspendi el Supremo Tribunal Federal.

El mismo fin de semana de la decisin de la jueza Lebbos, la revista Veja difundi unas afirmaciones del magistrado Das Toffoli, presidente del Supremo Tribunal Federal, en las que manifestaba que el aplazamiento del juicio de las acciones de control de constitucionalidad sobre la prisin en segunda instancia se produjo como consecuencia de la presin ejercida por los miembros del tribunal y su nico objetivo era evitar que el ex presidente Lula fuese liberado.

La difusin de esta noticia abri ms de una herida en nuestra frgil democracia. Muestra que la libertad de Lula fue la moneda de cambio que en el fragor de las batallas judiciales era la garanta de que funcionaban las instituciones. Por otra parte, el chantaje eficazmente adoptado por los militares, evidencia un sistema enfermo.

Mientras tanto, enfermedades que se pensaba que estaban erradicadas, como el sarampin, vuelven a amenazar a la sociedad.

En metfora abierta con los males del cuerpo, prcticas antidemocrticas que se suponan haban sido enterradas, como la tutela militar, estn al orden del da.

En ese cuadro, la prisin de Lula es un cncer del sistema judicial. Una poderosa bacteria fue inyectada en la vena de la democracia y sirvi de detonante a un proceso que afect a una significativa parte de los rganos. Tratar enfermedades crnicas, con fuertes dolores agudos, requiere un equipo capaz, tratamiento moderno y remedio eficiente.

Los sntomas de la molestia son muchos.

Mientras el Supremo Tribunal Federal no juzga el mrito de las acciones declaratorias de constitucionalidad y enfrenta el tema de la presuncin de inocencia, Lula es una de entre varias personas que cumplen pena antes de que sea confirmada en el juzgado la sentencia condenatoria, en contra de lo dispuesto en la Constitucin. Mientras, el juzgado de apelacin de esa corte no analiza la evidente parcialidade de Srgio Moro, Lula sufre coacciones varias, como la tentativa de trasladarlo de crcel, poniendo su vida en peligro.

La doctrina y la literatura definen el habeas corpus (HC) de remedio constitucional. Continuando con la metfora, en este caso debe ser administrado urgentemente, al tiempo que el equipo mdico tiene que comprender el grado de su responsabilidad.

Cuando juzguen y es preciso que sea en breve , el mrito del HC que apunta hacia la inhabilitacin del juez Srgio Moro, los jueces de apelacin del STF tienen en sus manos el poder, tan slo, de aplicar la ley. Actuando como sanitarios responsables, pueden detener la patologa que se arrastra.

La Lava Jato se adorno de agentes a quienes ense a dotarse de la libertad de eleccin necesaria para decidir los parmetros de legalidad que determinaran sus actividades. Animados por su popularidad meditica, amparados en el discurso maniqueo de buenos contra malos, traspasaron todos los lmites de la institucionalidad. Sin cumplir ni siquiera mnimamente los ritmos judiciales , incumplieron y pervirtieron normas y procedimientos judiciales.

Todava hay una triste consecuencia en este paralelismo. As como los sanitarios an no saben lo que puede estar por llegar con respecto a epidemias de enfermedades antiguas, tanto en el riesgo de su expansin como de sus posibles efectos teratognicos en las prximas generaciones, la poltica brasilea parece vivir la misma suerte.

El escenario es de incertidumbre y de sujecin a ciclos renovados de prdida de vitalidad democrtica. En los dos casos, tenemos el futuro amenazado por la negligencia con el presente.

Habr un antibitico contra los arbitrios de los miembros de la Lava Jato? O el Estado de Derecho ser engullido una vez ms por el hambre de poder de los virtuosos de la nacin?

No sabemos lo que va a acontecer, pero lo que se espera es que en la sociedad brasilea haya madurez democrtica para saber defender su Constitucin y sus leyes, garantes de derechos, de los ataques de quienes pretenden ponerse por encima de ellas.


Fuente: https://www.brasildefato.com.br/2019/08/22/lula-500-dias-de-uma-prisao-ilegal-revelam-um-sistema-doente/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter