Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-08-2019

Ponencia presentada en la mesa-debate Trinchera Abierta en su edicin del mes de julio
Ver las orejas del lobo

Miguel Alejandro Hayes
Rebelin


Algunas razones para debatir este tema

Por qu hablar de marxismo-leninismo? Por qu en Cuba, por qu en Trinchera Abierta? Esas son las preguntas que me haca mientras ideaba el encuentro de este mes.

Para responder, recuerdo que una de las lneas que define este espacio y no es la nica- es la de socializar nuevas visiones sobre el marxismo. Pero, diferentes de qu? De qu es de lo que hay que ser diferente? Justamente, del marxismo-leninismo. Es decir, ese marxismo esos marxismos diferentes- que se proponen mostrar en Trinchera Abierta, son una respuesta al marxismo-leninismo.

Entonces, mientras preparaba una proyeccin de los temas que se podan abordar para lo que queda de ao en este espacio de debate, pens que luego de muchos meses nos encontramos con una realidad: no se haba hecho uno para hablar directamente y definir ese marxismo del que se quiere marcar una distancia. Por tanto, hay en la de razn de ser de este propio espacio un motivo para traer el tema. Hasta ahora, aqu se ha venido hablando del lobo, de que el lobo est aqu, y no se haba hecho el encuentro directo para describir al lobo.

Tambin estn las razones del orden de la nacin para hablar del tema que se trae a este encuentro. Y es que vimos una constitucin la del 76-, proclamar que seguimos el marxismo-leninismo. Se deca al mundo que somos marxistas-leninistas. Por varios lugares se vea el cartel con la frase de Fidel haciendo alusin al carcter superior de esa ciencia. En Cuba ramos, por ley, marxistas

Incluso tenemos un partido marxista-leninista. S, ese que es la fuerza dirigente y superior de la sociedad cubana, y que cierta autoridad dijo en pblico que la constitucin no deba ponerle directrices al partido. Y adems, como expresin de eso, vemos que ha existido por aos la carrera de Filosofa Marxista-leninista. Ello no muy lejos, sino ah mismo, en la Universidad de la Habana se puede ver tambin en las universidades pedaggicas cubanas-. De la asignatura de filosofa de las carreras universitarias, es apreciable en sus libros ese marxismo-leninismo.

En resumen, el pas ha contado con un sistema poltico que afirma y se basa segn explicita- en las ideas de tal enfoque, y cuenta con toda una serie de mecanismos -como la academia- para reproducirlo.

Luego, se pasa a anunciar en Carta Magna que, se trata de marxismo y leninismo ambos por separado-. Cambia la lnea oficial en su carcter declarativo de la noche a la maana, sin conversaciones, reuniones, sin el acompaamiento educativo correspondiente. Muchos aos escuchando la misma etiqueta, y de pronto, se reniega de ella y se le seala como dogma.

Cunto cambia la sociedad solo por esa declaracin?, cunto se modifican los mecanismos reproductores del marxismo-leninismo, tanto a nivel de academia, como en las concepciones que se utilizan en la prctica poltica? Y ciertamente, se ha dado el cambio de la declaracin, el guin quitado que antes una, pero no ha habido un proceso de separacin, de educacin social empezando por la academia- que ayude a identificar el marxismo de aquel con guin leninismo. Y es eso, el bien mayor que nos lleva a este espacio de debate.

Dejando atrs las orejas del lobo

Qu es el marxismo-leninismo? El marxismo-leninismo comienza a instaurarse en la URSS luego de la muerte de Lenin (1924), de la mano de Stalin. Ello, qued plasmado en una serie de obras: Fundamentos del leninismo Trotskismo o leninismo?, Cuestiones del leninismo, y en Acerca del materialismo dialctico y el materialismo histrico.

Con eso se le dio fin a todos los debates de la poca. Las polmicas tericas que haban marcado el desarrollo de la revolucin, que atravesaban las ciencias sociales y llegaba hasta la economa poltica, se cerraban.

Y la dinmica de poder que comenzaba a impulsar Stalin -de disciplina y obediencia, deba ser acompaada no solo de la correspondiente concepcin del mundo, sino por la conciencia terica. El pas que empezaba a perfilarse, deba producir la teora a su imagen y semejanza.

El mismo hermetismo con que ocurrieron los hechos dentro del sistema poltico ausencia de la divergencia-, se produjo como base de la estructuracin del universo de la teora. El marxismo-leninismo es el cuerpo terico que acompa al estalinismo. Tanto as, que son elaborados por la figura que le da nombre los primeros textos que lo respaldan.

Es por ello, que sin hacer un abordaje de las diferencias de contextos con la Rusia que para aquellas desviaciones, propongo ver, de manera general, algunos de los rasgos que ayuden a identificarlas.

Lo primero que destaca en el campo de la ciencia, es el carcter normativo y altamente manipulado que tena esta. Es necesario tener en cuenta para comprender esto, que de la mano del gran terico del estalinismo, se plante que el carcter verdaderamente cientfico de una ciencia vena a determinarse por la fe que ofreca esta en la victoria. Lo que quiere decir, no otra cosa que la subordinacin de la actividad cientfica a la ideologa poltica- dominante, donde la primera solo podra ser reconocida como tal, si reafirmaba a la segunda.

Tal rasgo no es de desviacin menor, ya que vulgariza la concepcin del carcter clasista de la ciencia asociado a cuestiones del orden de lo orgnico a un sistema clasista-, para enarbolar una variante de ver al pensamiento terico como un simple usuario del poder. Al menos dentro del socialismo, ese esquema ha sido ampliamente reconocido, y bastara mirar la historia de las sociedades con esa condicin. As, se leg la mana de desacreditar a un pensamiento por si la clase dominante en el socialismo lo crea funcional a esta o no.

Se puede sealar como crtica esencial a dicha enfoque, que pone a orbitar alrededor de Marx una idea que haba sido rechazada desde antes, que es la de establecer un a priori a la ciencia. Si bien ya Hegel los haba cuestionado puramente desde el campo de las ideas, el marxismo-leninismo haca que la ciencia naciera con un hacia donde deba ir. Aquello no solo significaba epistemolgicamente regresar casi 200 aos atrs, sino ir por caminos muy poco consecuentes con la lgica asumida por Marx.

En el plano poltico, el ejercicio de identificar cualidades del estalinismo puede durar mucho tiempo, e incluso perderse en la enumeracin de crmenes y ancdotas que ilustren el autoritarismo. Pero como nos referimos ac a la dimensin terica propiamente, para evitar lo antes mencionado sealar solo lo que considero que es una raz visible de la mayora de las concepciones de la prctica poltica de la vertiente en cuestin: la visin instrumentalista del Estado.

Dicha lgica, consisto no en otra cosa que pensar que la sociedad puede ser conducida y dirigida desde los instrumentos de poder del Estado. No es un error totalmente ese pensar, pero s lo es el exceso determinacin que le da al uso de leyes, resoluciones y decretos, como mtodos de organizar y dirigir la vida en sociedad. Con ello se regresa a una visin fetichista del Estado y que termina por convertirse en estatolatra. Su principal problema, es que desconoce el papel de la sociedad civil, por tanto, pierde por completo de vista dnde se generan las relaciones de poder en la sociedad civil-, para desplazarlas hacia el Estado. Ideas estas, que pueden ser consideradas para nada marxistas, sobre todo teniendo en cuenta los trabajos de Marx en El 18 Brumario y en La Ideologa Alemana. Se produce desde la visin marxista-leninista el abandono del sujeto cotidiano, real, para centrarse en el sujeto poltico el de las estructuras polticas-.

En el campo de la economa, no son pocos los sealamientos. Se podra pasar, de la prctica de medir los planes de produccin por el peso de los productos, de ignorar el valor de uso como determinante del valor de cambio visible en el descuido esttico y utilitario de la produccin-, y un sinnmero de derivaciones hechas de la teora de Marx que parten del prisma terico estalinista, pero al igual que los temas anteriores, solo mencionar el relacionado con el fundamento del Capital: el valor.

El valor es esa categora que es sustancia-sujeto dentro del sistema terico de Marx en su obra cumbre. Con ella deja claro que esta, no es otra cosa que el reconocimiento social, la relacin de reconocimiento -tema este que he abordado en diferentes ocasiones. Sin embargo, el paradigma en cuestin hizo de un fundamento terico que nada tiene que ver con un principio filosfico-, precisamente un principio filosfico al ms puro estilo de la escuela jnica, solo que esta vez la sustancia eran horas materializadas. Y as se ha desarrollado la economa poltica marxista por no pocas generaciones a tal punto, que ha plasmado una especie de sentido comn marxista, donde las interpretaciones del valor diferentes son rechazadas.

Por ltimo, y considero que es el asunto de fondo en todo el marxismo-leninismo, es lo referido a la filosofa. Es precisamente la existencia de numerosas debilidades en ese campo, lo que fue la base y esquema reproductor de la mayora de las desviaciones aqu mencionadas. Todas ellas las debilidades- han estado atravesando cada uno de los problemas y hay muchos ms que por razones de tiempo no son abordados aqu-.

La cuestin normativa de la ciencia que la subordinaba al discurso de la clase dominante la vanguardia socialista, a veces vanguardia entre comillas, otras veces no-, y asumir esto como lo cientficamente correcto, desconoce toda la fundamentacin terica de la dialctica desde la cual el nico supuesto, es que no hay supuestos. Para tal ciencia, es necesario rechazar los condicionamientos previos, porque ellos enmarcan el resultado. Al iniciar una ciencia partiendo de determinados axiomas, se est haciendo apropiacin de la teora de otro objeto recurdese la inseparabilidad de la teora del objeto del conocimiento del objeto-. Con ello, se dejaba de reflexionar el propio objeto, para ponerle a este la reflexin de otro para este caso, imponiendo la racionalidad de la clase dominante, ms bien, de cmo pensaba el objeto la clase dominante-. Muestra esto, tan solo de los primeros pasos para distanciarse de la dialctica para acercarse a razonamientos formales, donde se permite desde afuera imponer condiciones a la teora, como pueden ser formulaciones generales abstractas (reglas, esquemas, frmulas, estructuras) o puntos o conclusiones- a los que debe llegar la teora.

La cuestin de la ponderacin de los instrumentos del Estado, desde un plano filosfico, est permeada por la comprensin de la contradiccin desde una visin de la contradiccin que pone un peso mayor en un polo que en el otro diferente de cmo lo enfoca la dialctica-; y que, en otro mbito, pudiera estar considerando que un fundamento es base de su forma, que es lo mismo que decir pensar la relacin base-supraestructura de manera literal -de una parte sobre la otra-, cuando en realidad debera pensarse como el despliegue, la expansin de la relacin planteada en lo que llamamos base a mi juicio, una confusin producto de una mala pasada en el uso del lenguaje.

En el campo de la economa, de la misma manera hay muchas deficiencias. Por solo sealar, el darle un contenido fsico al valor hacerlo un principio-, reproduce la pregunta de aquellos primeros jnicos, cuyo problema era cosmolgico. Al poner al valor con sustancia fsica, es como si este reprodujera un problema cosmolgico del valor. De la misma manera, si bien la dialctica no va de buscar los principios en la filosofa para asumir solo la idea del comienzo, con el valor como media fsica de horas que sirve de punto de partida, la economa poltica estableci un principio. No se olvide que un principio es un comienzo con forma, es decir, da al pensamiento un comienzo que ya parte de una forma -un esquema abstracto para pensar el objeto a reflexionar-, que como ya se mencion aqu va contra la dialctica.

Aunque pudiramos seguir conversando sobre aspectos del marxismo-leninismo, con estos damos introduccin a un tema que da para mucho ms. A lo que agregara, la invitacin a que realizar un diagnstico todo aquel que conozca esta breve ponencia, sobre cunto del dogmatismo est presente en su subjetividad.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter