Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-08-2019

Temamos a la discapacidad cvica, no a la salud del debate

Ernesto Wong Garca
Progreso Semanal


Como joven profesor y cuadro universitario, pienso que uno de los componentes fundamentales de la experiencia universitaria para los estudiantes debe ser la confrontacin de opiniones y vivencias distintas a las suyas. Considerar posturas contrarias o alternativas es la nica manera en la que se puede evaluar crticamente, afianzar, matizar o descartar sus propias creencias y convicciones.

La universidad es una suerte de laboratorio social en el que, durante cuatro o cinco aos, los estudiantes experimentan con el mundo. El profesor que presenta un pseudo-mundo singular y homogneo, cuando el mundo real es infinitamente plural, est mutilando intelectual y emocionalmente a sus estudiantes, pues les amputa la capacidad de lidiar racionalmente con una sociedad llena de diferencias. Est formando discapacitados cvicos.

Considerar una postura no significa asumirla como propia, sino aceptar que existe y que no es errnea a priori, aunque al examinarla resulte estar profunda e irreparablemente equivocada. El profesor que presenta una nica Verdad, absoluta, opuesta a un espectro infinito de posibilidades al que a su vez tacha de errores, fuera del alcance de dudas y cuestionamientos, priva a sus estudiantes de la capacidad de establecer un desacuerdo inteligente. Tambin est formando discapacitados cvicos.

Pero quizs lo ms importante que deben aprender los estudiantes universitarios es que ese que no est de acuerdo conmigo, ese que defiende una idea contraria o diferente a la ma, es tan humano como yo, con sus propias vivencias y experiencias, las cuales quizs no puedo ni comenzar a imaginar. La reduccin del Otro a categoras como contrarrevolucionario, traidor, mercenario, vendepatria o, en el sentido contrario, comunista (cuando se usa en sentido peyorativo) o arrastrado, dibuja un mundo en blanco y negro hipersimplista que slo existe en la mente de algunos.

Creo, dado que el propsito de estas categoras es aniquilar todo atisbo de empata, que la reduccin del Otro nos mutila tambin como seres humanos, pues es la empata la que, evolutivamente, nos ha permitido construir grupos y sociedades, la que me permite existir como el ser social en el que tanto enfatiza el marxismo.

En mi opinin, la Universidad tiene la responsabilidad social de garantizar que su claustro refleje fielmente la pluralidad del mundo. Acaso uno de los logros de la Reforma Universitaria no fue transformar la Universidad de torre de marfil a institucin social, comunitaria, inclusiva?

El profesor universitario, por su parte, tiene la obligacin moral de garantizar la confrontacin de ideas y posturas, el desacuerdo inteligente, y de favorecer el intercambio mismo por encima de cualquier ideologa particular. La razn es simple: al defender una ideologa por encima de otras, el profesor nunca va a convencer a todos los estudiantes; pero convencidos y no convencidos tendrn que vivir en el mismo mundo y funcionar en la misma sociedad.

Tanto los cubanos que hoy atacan encarnizadamente al gobierno como los ms incansables defensores de la Revolucin nacieron, crecieron y aprendieron a pensar y a hablar en la misma sociedad. No somos todos productos del mismo pas, del mismo sistema de educacin? Y, aun as, yo me deprimo cada vez que me tropiezo en Internet con algn debate entre defensores y detractores de la Revolucin cubana.

En mi limitada experiencia, nunca he visto uno que merezca el nombre de debate, nunca una conversacin donde ambas partes reconozcan la humanidad del Otro, nunca una confrontacin de ideas; siempre una metralla de ataques personales, provenientes de ambos bandos, deshumanizantes y tristemente improductivos. En eso se convierte la mayor parte de las veces una conversacin dominada por discapacitados cvicos, personas incapaces de convivir en un mundo plural, incapaces de desechar la creencia de que su opinin es La Verdad, incapaces de reconciliarse con el hecho de que hay quien piensa diferente.

Esa discapacidad cvica, esa falta de empata, es la matriz en la que se gestan el racismo, la homofobia, la xenofobia, la misoginia, y es estremecedor pensar que la Universidad tenga algo de culpa en eso. Personalmente, me doy a la tarea de asegurar que mis estudiantes sepan que el mundo est lleno de ideas distintas, que cuestionar sus propias ideas no debera causarles ansiedad ni miedo; de asegurar tambin que tengan las herramientas para diseccionar y evaluar cualquier idea, incluyendo las mas y las suyas propias, y para expresar su desacuerdo de manera inteligente y productiva. El resultado ser siempre una sociedad ms fuerte, ms saludable, que se conoce mejor y est ms segura de s misma.

Eso s, hago un esfuerzo consciente por no imponerles jams mi ideologa. Es mi manera de luchar contra la discapacidad cvica y no pienso renunciar por ello a ser profesor universitario.

Con estas ideas, no es mi intencin sumarme a los ataques en redes sociales de los que ha sido vctima la funcionaria en los ltimos das, a partir de su polmica intervencin y especialmente por este fragmento: El que no se sienta activista de la poltica revolucionaria de nuestro Partido, un defensor de nuestra ideologa, de nuestra moral, de nuestras convicciones polticas, debe renunciar a ser profesor universitario. Por el contrario, deseo que mi opinin sea recibida en el espritu del debate abierto y saludable que debe caracterizar una sociedad con aspiraciones democrticas.

Nota:

El pasado 14 de agosto, con el ttulo Ser profesor universitario, fueron publicadas en el sitio web del Ministerio de Educacin Superior unas reflexiones de la Viceministra DraC. Martha del Carmen Mesa Valenciano en las que expona las que, a su ver, son las cualidades que deben caracterizar a un profesor universitario.

Lic. Ernesto Wong Garca es Jefe del departamento de Francs-Portugus-Japons de la Facultad de Lenguas Extranjeras en la Universidad de La Habana.

Fuente: http://progresosemanal.us/20190822/temamos-a-la-discapacidad-civica-no-a-la-salud-del-debate/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter