Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-08-2019

Un pas de rodillas no es un pas soberano

Editorial
Brasil de Fato

Traducido del portugus para Rebelin por Alfredo Iglesias Diguez


El presidente Bolsonaro ciertamente va a entrar en la historia, no solamente por la cantidad de ataques y ofensas que diariamente lanza contra las mujeres, los negros, las personas LGBTs y, ms recientemente, los nordestinos. Son tan absurdos y sin sentido que no merece la pena qu entremos a comentarlos en este momento , an sabiendo que no se puede quedar callado. El hecho es que son ofensas que buscan desviar la atencin del movimiento silencioso de destruccin del patrimonio pblico, construido desde hace dcadas por la nacin brasilea y que costar a las generaciones futuras un alto precio.

Fernando Collor, supuesto cazador de marajs, realmente lo que hizo fue confiscar el ahorro de los brasileos y privatizar 18 empresas pblicas brasileas en su trayectoria meterica de dos aos. Fernando Henrique Cardoso (FHC) continu la idea de que Brasil deba abrir sus fronteras a los mercados externos y, para eso, profundiz la entrega a los extranjeros de empresas estratgicas como a Vale do Ro Doce, el sector de la telefona, parte del sector de la energa y el monopolio que la Petrobrs tena en la explotacin de nuestro petrleo. El caso de Jair Bolsonaro realmente es algo nunca visto. Conocedores de las consecuencias desastrosas para la nacin derivadas del neoliberalismo de Collor y FHC (recuerden el crimen de Brumadinho, a consecuencia de la actuacin de la Vale despus de su privatizacin), las fuerzas vivas de la sociedad nunca permitieron que bancos pblicos, como la Caixa Econmica Federal o el Banco de Brasil, fueran vendidos al sector privado. No en vano, existe la certeza de que son los nicos capaces de garantizar la financiacin de los sectores ms pobres de la poblacin (la Caixa es smbolo de casa propia por alguna razn). Bolsonaro, sin embargo, avanza descaradamente hacia su privatizacin.

Estn tambin en el punto de mira de Bolsonaro las universidades pblicas, el sector elctrico de generacin y transmisin de energa (Eletrosul, Eletropaulo, Eletronorte, Chesf, Cemig) y la Petrobrs, que empieza a ser troceada y ya vio como su seccin de distribucin BR fue vendida a precio de saldo. Adems de los recursos naturales como el agua, el presal y la propia Amazona, todo entregado en bandeja de plata a los gringos gracias a las mentiras dichas al pueblo brasileo.

Estamos delante de un crimen de lesa patria, por el cual la nacin se arrodilla ante los Estados Unidos. Lo que est en juego es la capacidad de nuestro pueblo para construir con sus propias manos el destino del pas como una nacin fuerte y soberana. Por eso es urgente que todos los brasileos se levanten contra ese absurdo. Est claro que el gobierno Bolsonaro no es slo enemigo de los trabajadores y de los ms pobres, tambin es un enemigo de la nacin. Esto exige que las voces demcratas, republicanas y, sobre todo, nacionalistas, se junten a las fuerzas populares y denuncien y tomen las calles con un slo grito, el verdadero grito de independencia: La soberana nacional no se toca!.

Fuente: https://www.brasildefato.com.br/2019/08/22/editorial-or-um-pais-de-joelhos-nao-e-um-pais-soberano/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter