Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-08-2019

Tetsuya Ishida, autorretrato de otro

Antonio Garca Vila
TopoExpress


Nota de edicin: Hasta el 8 de septiembre se puede ver en Madrid la exposicin de un artista desolador, preciso, impactante y poco conocido entre nosotros: el pintor japons Tetsuya Ishida. Su obra denuncia con dureza extrema la actual sociedad capitalista nipona.

 

Inaugurada el 12 de abril, todava podemos contemplar en Madrid, en el Palacio de Velzquez del Retiro, perteneciente al museo Reina Sofa, hasta el 8 de septiembre, la primera retrospectiva en Espaa de un pintor muy poco conocido entre nosotros; de un artista desolador, preciso, impactante; de un japons que en apenas diez aos, los de la crisis financiera, culmin una obra sobria y escandalosa a un tiempo, que denuncia con dureza extrema la sociedad nipona actual, es decir: el capitalismo, hoy. Ese pintor japons fue Tetsuya Ishida, nacido en Yaizu, Shizuoca, en junio de 1973, y muerto en Tokio en 2005, atropellado por un tren, en lo que para muchos fue un suicidio poco menos que anunciado.

Alejado del mundillo artstico, trabajador a tiempo parcial en una imprenta, entregado furiosamente a la pintura, casi recluido en su apartamento del barrio de Sagamihara, paranoico al final de su vida, convencido de que le espiaban por las ventanas, Ishida no es que fuera un loco, a pesar de su extremo carcter introvertido, sino un testigo lcido de una sociedad enferma, en crisis, despiadada, postmoderna y antiqusima. Pues es cierto que es Japn el universo crudo y tono que refleja con precisin de entomlogo el pintor: Desde el karoshi, la muerte por exceso de trabajo, hasta los hikikomori, jvenes que se autorrecluyen y llevan una existencia virtual, en sus obras, la mayora acrlicos sobre lienzo en los que predominan los tonos fros, aparece siempre un hombre genrico, el mismo representado en todas las edades, comenta Teresa Velzquez, la comisaria de esta acertadsima muestra.

Pero ese Japn va ms all de Japn, nos concierne a todos, nos acusa e interpela a todos. Un hombre genrico, es verdad, figuras intercambiables sin expresin en sus miradas de ojos azulados, sin pupilas. Aunque no se distingue qu es peor, si esa falta de expresin o la apabullante tristeza que se aprecia en otros rostros, enfermos, agotados, sin esperanza. Especie de surrealismo desolador, la pintura del japons parece la ilustracin precisa, fidedigna, de la obra de ese otro artista terrible de la modernidad confusa, ajena, extraa, despiadada: Franz Kafka. Imposible no pensar en el escritor checo cuando contemplamos los cuadros de Ishida, alguno de ellos parece que inspirado directamente en La metamorfosis. Robots, hbridos, lnguidos hombres trajeados convertidos en tornillos, lavabos o radiadores, alumnos encerrados en una estril rutina, presos en la estructura de la escuela Meros engranajes de una cadena de montaje infinita, consumidores condenados, productores intercambiables, prescindibles: no hay salida en el mundo de Ishida. En nuestro monstruoso mundo. Un mundo onrico que es, a pesar de todo, la realidad. Pesadilla de la que es imposible despertar.

Impugnacin de un modelo econmico criminal, denuncia de un modo de vida inhumano, testimonio de un derrumbe existencial, la impactante obra de Tetsuya Ishida recogida en esta muestra, certeramente titulada Autorretrato de otro, no deja indiferente al espectador. No debera hacerlo. En pocas ocasiones tenemos la oportunidad de contemplar un trabajo pictrico tan slido, tan inquietante y triste como este del japons introvertido y lcido que fue Ishida. No desaprovechen la ocasin. Si pueden, vayan a verlo. Duele, pero merece la pena.

Enlace a laweb de la exposicin y vdeo relacionado: https://www.museoreinasofia.es/exposiciones/tetsuya-ishida

Fuente: https://www.elviejotopo.com/topoexpress/tetsuya-ishida-autorretrato-de-otro/

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter