Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-08-2019

Entrevista a Eric Toussaint
"Las deudas se anulan solo cuando se rebelan los ciudadanos"

Arantxa Manterola
GARA


Intervino usted en la mesa redonda de la contracumbre sobre la abolicin de la deuda ilegtima pblica y privada. Por qu ilegtima?

En el caso de una deuda pblica, se define as a la que est contrada en unas condiciones que no respetan los intereses de la poblacin, o tambin cuando se favorece a una minora privilegiada. Por ejemplo, cuando para salvar un banco privado que va a hacer quiebra por haber tomado riesgos exagerados se le da dinero pblico.

Existen ejemplos en el mundo de deudas que se hayan abolido?

Por supuesto. En la historia moderna, pongamos desde hace dos siglos y medio a hoy, hay casos en los que, como consecuencia de la movilizacin ciudadana, han sido abolidas. La Convencin de 1792 proclam la anulacin de dos tercios de la deuda pblica argumentando que el pueblo francs no tena por qu pagar por las deudas contradas por la Monarqua. En 1919, Mxico anul las deudas reclamadas por banqueros franceses y otros que haban prestado dinero a regmenes corruptos combatidos por regmenes democrticos legales. En 1837 los habitantes de cuatro estados de EEUU (Arkansas, Florida, Missouri y Michigan) se sublevaron contra sus respectivos gobernantes, que haban aumentado los impuestos para pagar importantes deudas adquiridas con bancos que corrompan a hombres polticos. Derrocaron a esos gobiernos y los nuevos gobernantes anularon la deuda. Hay otros ejemplos, como Costa Rica. Y mucho ms cerca en el tiempo, Ecuador revoc en 2008 una deuda que fue considerada ilegtima por una comisin de auditores especfica en la que yo mismo particip. El mismo ao est tambin el caso de Islandia, que se neg a pagar una deuda reclamada por Gran Bretaa y Holanda. Hay una serie de ejemplos a lo largo de la historia pero, eso s, solo pasa cuando los ciudadanos se rebelan y presionan a sus respectivos gobernantes.

Dice usted que, por lo menos desde el siglo XIX, la deuda es un arma de dominacin poltica. Y que adems no solo afecta a los pases denominados pobres, sino tambin a los desarrollados. Se ha convertido en una suerte de nuevo colonialismo. Dnde queda la democracia en todo esto?

Lo que ocurre es que los prestamistas han logrado que los estados entren en el engranaje de la deuda pblica y gracias a ello sacan pinges beneficios permanentemente. Las polticas neoliberales aplicadas desde la poca Thatcher-Reagan hacen que el sector de las finanzas someta a los estados a una dinmica continua de reembolso de la deuda y estos renuncian a sus obligaciones hacia los ciudadanos. Como consecuencia, se reduce el gasto social para reembolsar una deuda que beneficia a una minora privilegiada.

Entonces, quien tiene realmente el poder? El FMI, el Banco Mundial...?

Las grandes sociedades financieras e industriales, que estn totalmente ligadas entre ellas, es decir, el gran capital para utilizar una frmula clsica. FMI y BM son organismos que estn al servicio de ese gran capital y ejercen una presin enorme hacia los gobiernos. Tenemos ahora mismo el caso de Argentina o de Grecia, que estn soportando el chantaje del FMI. Y estos seores del G7 que se renen en Biarritz estn directamente vinculados al FMI, que es una especie de gendarme de grandes multinacionales y grandes potencias econmicas.

En un momento en el que el estado de la izquierda en general no es muy boyante y el fatalismo gana enteros entre la ciudadana impotente contra este estado de cosas, qu aportan iniciativas como la contracumbre del G7?

Es evidente que la situacin en Europa y en otras zonas del mundo es complicada, pero no hay que bajar los brazos. Hay que seguir avanzando en la concienciacin y eso debe declinarse, a su vez, en movilizacin si queremos que despliegue su fuerza transormadora. Precisamente por eso nos hemos reunido en esta contracumbre al G7, para contribuir a relanzar la movilizacin.

El movimiento altermundialista no tiene la fuerza del principio de la dcada de los 2000, pero estn los chalecos amarillos, antes los indignados... hay que darles perspectivas. Hoy da, el movimiento altermundialista no tiene la misma fuerza que al principio de la dcada del 2000, pero es absolutamente necesario que se reinvente para recuperar su capacidad de convocatoria. Porque estamos viendo que se dan movilizaciones espontneas como la de los chalecos amarillos, un poco en la misma lnea que los indignados de 2011 en Espaa. La cuestin es dar perspectivas a todos estos movimientos. Las fuerzas polticas de izquierda deben dejar de decepcionar a la ciudadana cuando esta las pone en el gobierno. Por ejemplo, se percibe una gran desilusin tras la capitulacin de Tsipras en 2015 en Grecia. Es necesario que estas fuerzas cumplan sus promesas cuando alcanzan el gobierno y vuelvan a dar esperanza a la gente.

Usted propone la creacin de nuevas instituciones internacionales para hacer frente a es ta situacin. Qu tipo de instituciones?

Hay que refundar Europa. La Unin Europea es una institucin antidemocrtica y al servicio de intereses privados. Todos los tratados europeos estn mayoritariamente dirigidos a satisfacer los intereses de una minora privilegiada: la competencia a cualquier precio, el derecho de las multinacionales, la austeridad permanente, la reduccin del gasto social... Las instituciones como el FMI o el BM no sirven al inters general. Por tanto, hacen falta nuevas instituciones polticas sobre otras bases y con organismos financieros internacionales que reemplacen al FMI, BM, etctera.

Aunque suene un poco irnico, oficialmente este G7 es una cumbre contra las desigualdades. Es sabido que las desigualdades son fuente de conflictos sociales y los conflictos no son beneficiosos para los intereses del capital. Qu cree que van a hacer estas grandes potencias capitalistas para reducir, dicen, las desigualdades?

Eso es pura retrica. Sus polticas y actuaciones van absolutamente en sentido contrario. Las desigualdades no se originan de forma natural; son el resultado de las polticas desarrolladas por los gobiernos que se renen en Biarritz y por los que les han precedido. Esto es una hipocresa enorme. Estos jefes de Estado se renen peridicamente y eligen temticas con la intencin de engaar a la opinin pblica internacional.

Dicho esto, creo que a estas alturas ya no engaan a nadie. Visto lo visto, su grado de credibilidad est extremadamente menguado. Trump, Boris Johnson, Salvini... tenemos jefes de Estado que estn cada vez ms desacreditados porque han abandonado los principios fundamentales del derecho internacional. Y nosotros estamos aqu para denunciarlos con firmeza y sin vacilaciones.

 

Ver en lnea: GARA

 

Fuente: http://www.cadtm.org/Las-deudas-se-anulan-solo-cuando-se-rebelan-los-ciudadanos



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter