Portada :: Mundo :: China
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-08-2019

Las seis grandes presiones sobre China

Xulio Ros
Rebelin


En vsperas del septuagsimo aniversario de la fundacin de la Repblica Popular China, el PCCh afronta un momento de peculiar presin que acenta el carcter crucial del mandato de Xi Jinping al frente del pas. Seis seran los frentes principales.

En primer lugar, el comercial. La economa ha sido la clave de la emergencia china. El trnsito hacia un nuevo modelo de desarrollo implica cambios y reconversiones estructurales delicadas que exigen un manejo cuidadoso. Nadie duda que si China logra superar con xito esta transicin, su superioridad econmica ser incontestable tanto en lo cuantitativo como cualitativo. Nos hallamos, por tanto, ante la ltima oportunidad que EEUU tiene para impedir verse superado definitivamente por el gigante asitico en una magnitud determinante para la proyeccin del poder global.

La guerra comercial desatada por el presidente Donald Trump aspira tanto a preservar la condicin hegemnica estadounidense como a cambiar el modelo econmico chino reduciendo, entre otros, el peso del sector pblico y del Estado, liberalizando la economa en su conjunto para que el nuevo modelo de desarrollo chino se asimile en sus parmetros bsicos al imperante en el Occidente liberal. La prdida de su brazo econmico sera el principio del fin del PCCh.

Las esperanzas, por tanto, de que en lo inmediato amaine la guerra comercial son directamente proporcionales al convencimiento de que su desarrollo no fortalezca a China. De ser el caso, si el balance pone de manifiesto que EEUU la va perdiendo, sera abandonada ipso facto.

En segundo lugar, la tecnolgica. Con el argumento de la seguridad nacional, esta presin tiene por finalidad impedir que China confirme su avanzada posicin en reas clave de la nueva revolucin econmica. Dejar atrs a China para situarse en la delantera en la competicin por el 5G y otros segmentos tecnolgicos, es el imperativo definido por EEUU. Hace 30 aos, Washington estaba muy por delante de otros pases en tecnologa; ahora, no es el caso. La ubicacin de China a la vanguardia en esta materia ratificara su liderazgo global en las prximas dcadas.

En tercer lugar, poltica. Ya no tanto recurriendo a la hipottica disidencia interna, muy diezmada en los ltimos aos de xismo, como haciendo causa especial de las tensiones territoriales, muy especialmente en el supuesto de Xinjiang y Hong Kong. La complejidad del modelo poltico-territorial, las debilidades del sistema de autonomas y su coexistencia con las tendencias recentralizadoras recientes as como el propio tono de la lucha anti-terrorista interna, entre otros, ofrecen el caldo de cultivo preciso para que las tensiones polticas afloren con potencial suficiente para amenazar la estabilidad.

En cuarto lugar, la comunicacional. La multiplicacin de una agenda informativa que apunta a una presentacin acentuada de los aspectos ms negativos de su emergencia y desarrollo encuentran en el desconocimiento de su cultura en Occidente un terreno abonado para promover con relativa facilidad una imagen controvertida e indeseada. La confrontacin ideolgica abriga un amplio espacio de hostilidad que previsiblemente se intensificar en los prximos aos para aduearse de la preeminencia del discurso.

En quinto lugar, la militar. La primaca militar de EEUU en el Pacfico est en entredicho. Los aliados que dependen de su seguridad lo saben. El presupuesto en defensa de China ha aumentado significativamente en los ltimos aos y la reforma militar apunta a configurar un Ejrcito Popular de Liberacin capaz de dificultar que el ejrcito de EEUU opere a tiempo en las reas en disputa en las cuales Beijing ha ganado terreno. Los anuncios estadounidenses de proyectos de nuevas bases militares en la zona y de despliegue de misiles de alcance intermedio as como la intensificacin de los vnculos militares con Taiwn advierten de que el pulso ir en aumento en los prximos aos. China ha dejado en claro cules son sus intereses centrales en este orden y si bien rechaza involucrarse en una carrera armamentista bien pudiera tener que enfrentar a su pesar desafos significativos.

En sexto lugar, estratgica. La multiplicacin de su presencia econmica y, a la par, el incremento de su influencia poltica en todo el mundo as como el impulso a la Iniciativa de la Franja y la Ruta y sus proyectos asociados han desatado una confrontacin abierta en la que EEUU no cesa de advertir de los peligros asociados a un acercamiento excesivo a China. De Europa a frica o Amrica Latina, Oriente Medio, el rtico u otras zonas de relevancia estratgica, la prdica estadounidense alterna un presunto apostolado generoso en sermones con la amenaza abierta para evitar que la presencia de Beijing aminore su tradicional condicin de indiscutido hegemn.

La concatenacin de estas cinco presiones converge en la soflama del vicepresidente Mike Pence en el Instituto Hudson en octubre pasado. Emulando a Churchill, Pence anunci un cambio en la naturaleza de la relacin con China, el fin de la contemporarizacin, para dar paso a una nueva era de confrontacin creciente y sin matices con el propsito de afianzar y preservar la hegemona liberal global.

La reaccin del PCCh a esta nueva situacin abarca la adopcin de medidas en diversos frentes trazando numerosas lneas rojas en una disputa que se aventura ser larga. Pero la clave principal de la respuesta china reside en la insistencia en el blindaje ideolgico quiz bien plasmado en la actual campaa permanecer fieles a nuestra misin fundacional que incide en el elemento que le aportara mayor solidez: la defensa de la soberana nacional y de la autonoma de su proyecto.

Puede que alguien estime insuficiente esta respuesta o incluso propia de una poca ya superada pero, al contrario, pudiera ser decisiva para sortear las dificultades presentes y por venir, abundando en la real dimensin histrica de la larga transformacin china.

Xulio Ros es director del Observatorio de la Poltica China, www.politica-china.org

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter