Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-08-2019

Decadencia de occidente o decadencia del capitalismo

Miguel ngel Ramos Estrada
Rebelin


Antecedentes

Existe un intenso debate en muchos crculos acadmicos, think tanks, e instituciones de investigacin en torno a la poca histrica en que nos encontramos. Y ms en este periodo en donde algunos afirman que las ideologas pasaron al cementerio de las ideas muertas o la persistente insistencia de un autor en afirmar que despus de la desintegracin de la URSS nos hallamos en el fin de la historia. Y uno de esos debates es la decadencia de Occidente.

En primer trmino que es Occidente. Segn muchos autores y textos que se pueden hallar fcilmente en bibliotecas e incluso en el internet, Occidente es el conjunto de comunidades histricas y polticas que se ubicaron en la parte ms occidental del continente europeo y que desarrollaron su cultura y proceso civilizatorio como producto de la evolucin de Grecia y Roma y que de acuerdo a la visin eurocntrica de la historia cubre la ltima fase de la poca antigua y que culmina con la cada del Imperio Romano en el ao 476 de nuestra era. Lo cierto es que el colapso del imperio romano se dio mucho antes cuando en el ao 378 el ejrcito romano es derrotado en la Batalla de Adrianopolis por los godos y Roma nunca logr recuperarse de dicha derrota.

Otra definicin mucho ms concreta nos dice: se entiende por occidente, a las naciones donde predomina la religin catlica o protestante, el capitalismo y la democracia". Estas caractersticas, sin embargo, no son excluyentes, ya que hay pases que no cumplen con alguno de estos requisitos pero, de todas formas, se incluyen dentro del mundo occidental. Alguien consider en algn momento a Japn como la ventana de occidente en Asia, pero parece que los japoneses no estn de acuerdo con esta acepcin.

Lo cierto es que cuando los europeos arriban a las Amricas en 1492, la historia del mundo registra un punto de inflexin y desde entonces espaoles, portugueses, ingleses, franceses y holandeses se lanzan a la conquista del mundo a sangre y fuego y para el siglo XIX Europa controla extensas zonas de los territorios de los cinco continentes. A este periodo de control colonial y de auge de imperialismos europeos los historiadores la denominan la Bella poca y ms especficamente su apogeo y consolidacin se extiende entre 1870 a 1914.

Este captulo de la historia europea entra en crisis con el estallido de la Primera Guerra Mundial (1914-18) que resulta en el desmoronamiento del Imperio Alemn, el Imperio Austro hngaro, el Imperio Otomano y el Imperio Ruso, lo que da paso a la Revolucin Rusa de 1917 y al debilitamiento de los imperios britnico y francs. Vale anotar que la Guerra hispano americana de 1898 estrena a los EU como potencia imperialista. Al entrar EU en la Primera Guerra Mundial, Woodrow Wilson proclama: Hay que hacer del mundo un lugar para la democracia y que fue una respuesta ideolgica a la Revolucin Rusa.

La catstrofe que signific para Europa la Primera Guerra Mundial motiv a Oswald Spengler (1880-1936), filsofo e historiador alemn, a escribir una copiosa obra titulada la Decadencia de Occidente cuyo primer tomo se publica en 1918 y el segundo en 1923 y que se sigue discutiendo hoy. Lo destacado de este ttulo es precisamente la palabra Occidente pues las convulsiones polticas que afectaron al continente europeo en las dcadas de 1920 y 1930 llevaron al mundo a la Segunda Guerra Mundial con los resultados ya conocidos. Y el advenimiento de la Guerra fra conduce a una institucionalizacin del concepto Occidente y ms exactamente Mundo Occidental como anatema del denominado mundo comunista.

Algunas ideas de Spengler

De una pgina web titulada 15/15/15 destacamos un extracto de un autor que se identifica con las iniciales GDF y que se titula la Democracia y la Decadencia de Occidente y publicado el 2019-01-11. El extracto es el del tenor siguiente:

Spengler tena una teora orgnica de la Historia, y pensaba que todas las civilizaciones pasaban inevitablemente por las mismas fases que los organismos vivos, esto es: nacan, crecan, llegaban a su plenitud, entraban en decadencia y acababan desapareciendo. Desde luego, esa podemos decir que ha sido la trayectoria de todas las civilizaciones del pasado; y, para Spengler, la Civilizacin Occidental, que llamaba Fustica, no ser una excepcin, a pesar de que esto contradeca y contradice el pensar mayoritario de los miembros de nuestra civilizacin (como ha ocurrido, por cierto, en el resto de todas las civilizaciones las cuales sentan todas eternas y ser la cima la Humanidad). Es mayoritario el pensamiento de que de alguna manera nuestra civilizacin, liderada por la Razn, la Ciencia y la Tecnologa desarrolladas a partir del Renacimiento, es nada ms y nada menos que la evolucin natural del Ser Humano como especie, y no un caso particular ms de civilizacin, una forma de entender el mundo entre otras muchas posibles. No, el destino de nuestra civilizacin, segn el consenso existente, era y es sacar al Ser Humano, hasta en el ltimo rincn del Mundo, de las tinieblas de la miseria, el miedo, la ignorancia y la supersticin y encaminarnos hacia nuestro destino ms all de las estrellas Verdad que s? Pero para Spengler no (bueno y en la actualidad para una minora de personas, entre las que me incluyo, tampoco), y osa afirmar que nuestra civilizacin tambin perecer, como el resto de las civilizaciones que la precedieron, junto con sus propios e inmensos sueos de grandeza.

Es obvio que Spengler partiendo de la idea de que la cultura y la civilizacin es un proceso vivo producto de la actividad del gnero humano a travs del tiempo tiene un origen y tiene un fin y hasta cierto punto es un enfoque dialctico y por tanto est en la lgica del orden natural.

Otro autor, Andrs Ortega, en la pgina blog El Espectador Global, Poltica global, con fecha 10/04/2018 explica el fenmeno de manera ms explcita y clara de la siguiente manera:

Cien aos despus vuelve a cundir que estamos ante el declive de Occidente y ms an del orden relativamente mundial liberal que instaur, aunque sea en trminos relativos y poco tenga que ver con las causas que le atribua Spengler a ese devenir. El pensador alemn, que rechazaba la visin eurocntrica de la historia vista como antigua, medieval y moderna, consider como inexorable, y casi mecnico, el desarrollo de lo que llam las altas culturas (la civilizacin la vea como el comienzo del declive), en cuatro fases vitales: juventud, crecimiento, florecimiento y decadencia. Y en 1918 le haba llegado el turno de esta ltima fase a ese fratricida Occidente, una de las ocho altas culturas que divis: babilonia, egipcia, china, india, mesoamericana (azteca/maya), clsica (griega/romana), rabe (hebrea, semtica y cristiano-islmica) y occidental o europea-americana.

Es una visin de lo que es civilizacin no tan lejana de la que planteara con su choque Samuel Huntington, pero muy distinta de la del filsofo iran-canadiense Ramin Jahanbegloo. ste, en su reciente Declive de la civilizacin (The Decline of Civilization), 100 aos despus del libro de Spengler, va ms lejos. Considera que estamos en un proceso de des-civilizacin de la sociedad, que no significa ausencia de civilizacin, sino un estado de civilizacin sin sentido e irreflexivo, con un dficit de empata, no slo en Occidente sino en el mundo en general.

Spengler se equivoc, claro, mas no sin inters. La Primera Guerra Mundial (1914-1918) result en el ascenso de EEUU a preeminencia mundial y despus a superpotencia global tras la segunda fase (1939-1945) de lo que fue una guerra civil europea y un conflicto mundial, que termin llevando a la prdida de sus imperios a las potencias del Viejo Continente. Entretanto surgi y se derrumb (1917-1991) la Revolucin Sovitica, la URSS y la Guerra Fra que gan Occidente, aunque quiz no tanto o tan bien como se crey. Pues mientras Occidente la ganaba frente a la URSS, China resurga de la mano de las Cuatro Modernizaciones de Deng Xiaoping a partir de 1982. Y desde la lnea divisoria de 1989 cada del Muro de Berln y masacre de Tiananmn ha revivido una Rusia nacionalista que Occidente no supo atraer e incorporar cuando pudo. Sobre todo, China, con un rgimen de partido comunista y economa mixta, est recuperando un lugar en el mundo incluso ms importante que el que tuviera antes de 1870, en parte gracias a haber sabido aprovechar al orden liberal y la globalizacin que impuls Occidente.

La segunda cita de Andrs Ortega es muy clara y acertada, pues aun sin quererlo explica todo el proceso de contradicciones y asimetras que ha sacudido al sistema capitalista en el siglo XX y XXI. No es la civilizacin occidental lo que est en crisis sino todo el orden econmico, poltico, cultural, e institucional, es decir, de toda la formacin econmico social de nuestro tiempo y que muchos historiadores e intelectuales de nuestra poca soslayan.

Despus de la desintegracin de la URSS en 1991, paradjicamente se cumple la previsin de Marx descrita tanto en el Manifiesto Comunista como el El Capital, que el mundo entero seria cubierto por el capitalismo. En el siglo XVIII la declaracin de Independencia de los EU reivindico el derecho de los pueblos a buscar la felicidad; la Revolucin Francesa adopta como consigna La libertad, la Igualdad y la Fraternidad y el Reino Unido justifica su imperialismo bajo el manto de la Misin del Hombre Blanco. Hoy en da todos esos ideales y consignas han perdido su significado y para las elites econmicas que dominan el mundo su nico ideal es dinero, dinero y ms dinero porque, como dice la novela, si el dinero no da la felicidad es todo lo dems.

A esta realidad de hoy el Papa Juan Pablo II lo denomin capitalismo salvaje y hace 100 aos Lenin lo califico como Capitalismo Parasitario y en Descomposicin. Es lo que Karl Polanyi describiera en su obra la Gran Transformacin como el colapso de la utopa liberal. Schumpeter introduce la idea de la destruccin creadora como producto del inevitable proceso de mutacin industrial, pero con la robtica producto de la revolucin 4.0, se genera la destruccin depredadora porque anula al ser humano como principal fuerza productiva.

Lo anterior es lo que genera el escepticismo, el pesimismo, el auge de la religiosidad, la perplejidad, la crisis moral, la desvertebracin de los valores y la desorientacin ideolgica y de metas que caracteriza nuestra poca ante la clara desvalorizacin del ser humano. Esto es el tpico entorno del mundo de las ideas de una sociedad en crisis y que ha entrado a un periodo de reaccin.

Existe realmente la Civilizacin Occidental? Una pregunta parecida se la hicieron a Gandhi y el respondi: Es una buena idea. El capitalismo tuvo sus primeras manifestaciones en Europa y ms especficamente en Italia por los alrededores del siglo XII en los albores de la Baja Edad Media, por lo que no es casual que el renacimiento europeo tuviera su centro en Italia. Despus del arribo de los europeos a las Amricas en 1492, Europa registra una verdadera revolucin en todos los campos. El capitalismo fue predominantemente comercial en los siglos XVI, XVII y parte del XVIII hasta el estallido de la Revolucin Industrial. El capitalismo logr asentarse en Asia inicialmente en Japn lo que dio paso a la Revolucin Meijji de 1868 y en la segunda mitad del siglo XX en Asia. Si como afirma Fernand Braudel, el capitalismo es una civilizacin que tuvo su origen en Europa, y posteriormente se difundi en Amrica del Norte, tanto el Asia, Irn y Turqua, demuestran que no es patrimonio exclusivo del denominado mundo Occidental porque, como afirmara Gandhi, Occidente no es ms que una buena idea. Siendo esto as, lo que estalla en la Primera Guerra Mundial no es la Decadencia de Occidente sino la Crisis General del Capitalismo que se ha expresado en diferentes episodios y manifestaciones desde entonces hasta hoy. El largo siglo XX, que algunos consideran termin en 1989 con el derrumbamiento del Muro de Berln, en realidad no ha terminado sino que entr en una segunda parte y que vivimos hoy.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter