Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-08-2019

EL agua y el aceite de la crisis ecolgica actual

Alberto Pinzn Snchez
Rebelin


En medio del horror apocalptico y el dolor producido por la devastacin, las llamas, el rescoldo y las cenizas de la tierra calcinada, el calor y la humareda toxica producida por los amenazadores incendios en la amazona nuestramericana, crece la necesidad de encontrar una explicacin, un culpable y, obviamente con ello, la manipulacin intencionada de la grande falsimedia para obtener otra ganancia agregada a la ya obtenida con las llamas.

El primer amago lo dio el facho y cnico presidente de Brasil, Bolsonaro, al culpar de tan espantoso desastre a un universo nebuloso e indiferenciado de enemigos suyos: las oenegs izquierdistas. Luego, mientras las llamas crecan y se expandan con la sequedad, la sequa, el viento inmisericorde y sobre todo por la mirada cmplice de la incuria Estatal brasileira, vino la contrarrplica de sus adversarios bastante bien razonada y actual:

Es el sistema global del imperialismo neoliberal en crisis de agona el que ha desencadenado el horror. Aportando tres slidos y contundentes argumentos a su explicacin:

1. La guerra comercial entre Estados Unidos y China en curso

Uno de los principales factores materiales que provocan la crisis ambiental es la postura de Brasil en medio de la guerra comercial de Trump y Xi Jinping.

El agronegocio brasileo quiere aprovechar la oportunidad que se abri para la exportacin de granos a China. Este pas aplic aranceles a la soja proveniente de Estados Unidos en represalia por los que Trump puso al gigante asitico. Esto encareci en unos 75.000 millones de dlares la soja estadounidense, por lo que crecieron las compras chinas de soja brasilea. Brasil se ha transformado en el mayor exportador de soja a China y al mundo.

En 2018, primer ao de la guerra comercial, las exportaciones brasileas a China crecieron 35% respecto a 2017, generando una balanza comercial positiva de 30.000 millones de dlares. La soja fue la ms beneficiada con un crecimiento de 7.000 millones.

Los incendios criminales provocados por el agronegocio socio de Bolsonaro buscan la expansin de la frontera sojera, especialmente en el Mato Grosso y Mato Grosso do Sul, cuyo aumento exponencial, en base a la destruccin medio ambiental, busca satisfacer la sed de ganancia de los capitalistas del agronegocio con ms exportaciones a China.

Desde 1850 cuando el jefe del Observatorio Naval de Estados Unidos, Matthew Fontaine Maury, sugiri que su pas evitase la guerra civil y continuase la expansin de la produccin de algodn con mano de obra esclava, trasladando toda su estructura, incluyendo los esclavos africanos, a la regin de la Amazonia brasilea (como relata Gerald Home en el libro El Sur ms distante), desde entonces Estados Unidos tiene intereses materiales directos en la selva amaznica y no tiene nada que ver con su preservacin. Son decenas de monopolios y fondos de inversin norteamericanos cuya cadena productiva est ligada al desmantelamiento, incluido BlackRock, el mayor gestor de activos del mundo y el Capital Group, productores de granos como Cargill y ADM, adems de farmacuticas (Johnson&Johnson e Pfizer), de ingeniera gentica y de cosmticos los que explotan las riquezas de la regin. Lucran con la destruccin de la Amazonia, muy bien monitoreada por el Pentgono y el ejrcito yanqui.

Ante esto, no sorprende que instituciones como la NASA divulguen informacin preocupante sobre el avance de la destruccin de la selva. No les preocupa la Amazonia o el medio ambiente, sino los intereses de Estados Unidos en la selva tropical ms grande del mundo y aprovechar la guerra comercial de Trump.

2. El conflicto entre los intereses del imperialismo europeo y el agronegocio brasileo

Macron, como Trump, no tiene ms inters en la Amazona que proteger el negocio de sus monopolios. Algunas de las empresas que ms deforestan la selva amaznica son francesas: los bancos Credit Agricole (el mayor banco minorista de Francia) y BNP Paribas, la institucin financiera ms rica de Francia, estn vinculados a la deforestacin, segn un informe de Amazon Watch. Segn el mismo informe, compaas como Guillemette & Cie y Groupe Rougier reciben regularmente toneladas de madera de la empresa brasilea Benevides Madeiras. La estadounidense Monsanto (que se fusion con el gigante farmacutico alemn Bayer) y Dreyfuss tambin tienen grandes negocios en la Amazonia. Lo consideran su patio trasero de explotacin capitalista.

Al igual que Estados Unidos, Francia y Alemania, no desean que su territorio de explotacin se vea afectado por el agronegocio local.

Como una vieja potencia colonial que someti a los pases oprimidos a una explotacin salvaje, Francia tambin fue responsable de la liquidacin de los recursos naturales y ambientales en los cuatro rincones del mundo. Basta citar la historia de la sangrienta colonizacin francesa de frica en los siglos XIX y XX. Los procesos de descolonizacin entre los aos 1950 y 1970 representaron una nueva fase en la extraccin depredadora de la riqueza nacional africana, junto con el brutal exterminio de la poblacin de pases como el Congo, Guinea, Togo, Mal, Nger, Chad, Mauritania y especialmente Argelia, que experiment sucesivas masacres de su poblacin entre 1954 y 1962.

La demagogia de Macron no puede ocultar que Francia no tiene ninguna vocacin de "respetar la biodiversidad": es uno de los pases ms destruyen la Amazona.

3. La disputa entre Francia y Alemania en el acuerdo con el Mercosur

Otro conflicto inscripto en la crisis amaznica ocurre entre Francia y Alemania alrededor del acuerdo Mercosur - Unin Europea. Berln y Pars comparten el objetivo de incrementar la explotacin de los trabajadores latinoamericanos. Sin embargo, este acuerdo de sumisin del Cono Sur de Amrica Latina a las potencias europeas no los favorece por igual. Los principales ganadores seran los exportadores de vehculos alemanes, que tendran impuestos cero para la distribucin de la produccin automotriz. Mientras, Francia tendra a su sector agrcola considerablemente perjudicado debido al ingreso sin impuestos de los productos brasileos a los mercados europeos que ahora domina.

La poltica agrcola es uno de los pilares de la integracin de la Unin Europea y es fundamental para Francia. Son los franceses los que manejan la agricultura para el resto del continente. Adems de Francia, Irlanda tambin exigi insistentemente en el ltimo perodo que la Unin Europea no fuese tan generosa en el sector agrcola, especialmente el de carnes. El acuerdo va en contramano de estas exigencias: incluye una cuota anual de 99.000 toneladas de carne con impuestos reducidos.

Por eso el presidente francs amenaza con cancelar el acuerdo, usando la crisis amaznica provocada por la sed de ganancia capitalista de Bolsonaro como coartada. Macron busca atender los intereses del agronegocio francs, sin con esto disminuir los acuerdos de explotacin del Cono Sur. As tambin el primer ministro de Irlanda, Leo Varadkar, anunci que "ante los acontecimientos" bloquear la implementacin del acuerdo.

Alemania, por su parte, defiende el mantenimiento del acuerdo comercial, en vista del escenario catico de su economa, que presenta fuertes seales recesivas debido a la retraccin del comercio mundial (efecto del roce entre Estados Unidos y China), que deprime su produccin industrial, altamente dependiente de las exportaciones. El capital alemn necesita nuevas zonas para su produccin, que no puede depender tanto de China y de la Unin Europea en crisis

Concluyendo que:

Es imposible defender la biodiversidad y los recursos naturales amaznicos sin atacar profundamente los intereses de los capitalistas, tanto nacionales como extranjeros, que hacen arder la Amazonia (fundamental, entre otras cosas, para la regulacin de la temperatura de la Tierra) entre el agronegocio y la voracidad imperialista.

En primer lugar, es preciso aclarar, por si quedaran dudas, que Bolsonaro, as como la cpula de las Fuerzas Armadas, estructuralmente vinculadas a Estados Unidos desde la II Guerra Mundial, no tienen ningn objetivo de defensa soberana de los recursos naturales. Por el contrario, es un servidor dcil de Trump y Estados Unidos, literalmente un lame botas que entrega todo lo que puede, desde la base de Alcntara en la provincia de Maranho, pasando por la privatizacin de innumerables empresas estatales con el objetivo de entregrselas a Estados Unidos (con la inestimable ayuda de la pro imperialista causa Lava Jato), hasta el permiso para que una empresa privada estadounidense monitoree la Amazonia en lugar del Instituto Nacional de Investigacin Espacial (INPE).

Las medidas reaccionarias de Bolsonaro (no solo son ataques a la humanidad entera, sino que) son ataques directos a los pueblos indgenas y descendientes de los quilombos (poblaciones negras rebeldes durante la poca de la esclavitud), y a los medios de existencia de toda esa poblacin en beneficio del agronegocio, los bancos y grandes empresarios. (Ver https://www.rebelion.org/noticia.php?id=259846 )

Tambin, como un aporte explicativo se ha reeditado de manera exponencial las profticas palabras del siempre vivo comandante Fidel Castro en junio de 1992, hace 37 aos, en la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, en Ro de Janeiro, Brasil. (Ver video. https://www.youtube.com/watch?time_continue=5&v=HQqXkTdv0MU

Argumentos que el eterno Comandante ampli en mltiples y variadas ocasiones como las reseadas por la noticia del portal Sputinknews, en: https://mundo.sputniknews.com/ecologia/201908281088510865-fidel-castro-previo-la-tragedia-en-amazonia-y-el-video-de-1992-ahora-es-viral/  

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter