Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-09-2019

Entrevista a Javier Prez Andjar
Una cuestin de lealtad

Nuria Snchez
De Verdad


Javier Prez Andjar naci en San Adrin del Bess, poblacin del cinturn obrero de Barcelona. Ha publicado tres ensayos, entre ellos Catalanes todos, y seis novelas, desde Los prncipes valientes en 2007 a la ltima: La noche fenomenal.

En esta entrevista nos centramos en Paseos con mi madre (2011) aunque, como ocurre en el libro, en este paseo por el ro Bess surgirn ms temas. Hemos querido mantener el orden cronolgico en que se desarroll porque expresa mejor la viveza de la conversacin, que se impuso a una entrevista formal.

N.S. Dices en tu libro que ests ms cerca de los pisos de la M-30 de Madrid o de las canastas y vallas metlicas de Harlem que de los jardines de la Diagonal, que perteneces a la Internacional de los bloques.

Mi Barcelona est ms cerca del Madrid de Vallecas que del Paseo de Gracia, se refleja que unifica ms la clase que el urbanismo. Es una cuestin de sensibilidad, de cmo creces. A los burgueses les pasa lo mismo. Se identifican ms con la burguesa de cualquier sitio que con las clases populares de su propia ciudad. Un burgus de un barrio alto de Barcelona se identifica ms con un burgus de Pars si no lo tiene como modelo que con un pringao de La Mina.

Me ha parecido una forma de reivindicar la unidad de la gente trabajadora en toda Espaa, y en cualquier lugar del mundo, por encima de otras identidades.

Lo puedes entender as, yo no tengo mucha conciencia general pero s una sensibilidad. Creo que ser pobre unifica, la adversidad unifica, ser rico unifica, el sentimiento patritico no unifica si no es por imposicin. 

Hablas de la gente de barrios como el Gornal escribiendo la historia a zarpazos, de Ciutat Meridiana En tus libros hablas de la vida de los trabajadores, no es comn hoy en da escribir sobre la clase obrera.

Para hacer este libro recorra los barrios, los conoca bastante porque estaba haciendo crnicas urbanas para El Pas. Y ese sentimiento que hemos dicho antes lo tena, no necesitaba ir a la M-30 porque la M-30 estaba tan cerca como el Gornal, porque estn en el mismo sitio socio-econmico y tienen una manera de ser muy parecida. Voy por la calle y entiendo lo que pasa, por qu aquel hombre lleva una ramita de romero No tengo ningn mrito, digo lo nico que s decir, hago esfuerzos terribles por decir otra cosa pero no me sale, me lo propongo pero vuelvo a caer. En la ltima novela, he querido hacer un relato de ciencia-ficcin pero en el penltimo captulo acabo otra vez en San Adrin. 

Te refieres a La noche fenomenal. Es muy diferente pero tiene un protagonista comn: Barcelona.

Me parecera una impostura hablar de otra ciudad. Yo en otras ciudades he estado de turista, pero eso no me da derecho a escribir 300 pginas sobre ellas. Si fuera un viajero como otros escritores 

Es brutal cuando planteas en Paseos con mi madre que Barcelona visita a sus vecinos para plantar una incineradora de basuras, que no vive de espaldas al mar, vive de espaldas a su gente, porque no siente nada por ellos.

Claro, porque en el mar est la Barceloneta que es un barrio de pobres y no quiere ni verlos, y le da la espalda a los ros Llobregat y Bess por lo mismo.

Es muy prepotente. Cuando empez el procs se hablaba del catal emprenyat (enfadado), dando la imagen de indignacin, que es un sentimiento profundamente burgus. La clase media, cuando algo le va mal, coge una rabieta. Si te has criado en una clase trabajadora, aprendes a llevar las cosas de otra manera, a intentar cambiar las cosas sin ser t el protagonista Un pobre nunca piensa: Esto no puede ser!, porque es. Cuando despedan a alguien del trabajo, el problema no era slo suyo, era el paro, porque la vida es as y hay que cambiarla. La indignacin, la soberana tiene el ego como centro, es de clases medias, de gente que ha perdido lo que quiere.

Esa manera de ser y de sentir es consustancial a ellos, el problema es cuando la quieren extrapolar a las otras clases. Por qu quieres que yo quiera lo que t quieres?, quieres la independencia?, pues quirela, pero yo no la quiero! Y ah se vuelven autoritarios e impositivos porque no soportan que su problema sea slo de ellos, tienen que imponerlo a las otras clases.

Ests personificando a Barcelona. De quin ests hablando?

Son ellos, cuando hablan de Barcelona, hablan de su clase, apropindose de Barcelona o de Catalunya como si fuera suya, como la gente de orden ha querido apropiarse de Espaa. Paseos con mi madre es un canto a Barcelona, pero como no es la visin que ellos tienen se creen que odio Barcelona. Pero no, yo quiero a Barcelona y desprecio a la burguesa.

En el libro dices tambin que otra Barcelona llega al balcn de tu casa con los tebeos, sus Ramblas, sus fuentes, farolas llega con Coll, Ibez o Nazario

S, claro Barcelona es mucha gente y pasan muchas cosas. Que no se la apropien. Barcelona ahora est en declive: hasta hace cuatro aos competa con Madrid, pero ahora rivaliza con Hospitalet, quien le planta cara es Hospitalet, dicen que es el motor econmico, le llaman el nuevo Brooklyn, Barcelona est jugando en segunda.

Paseos con mi madre es en parte un homenaje a tu madre, hablas de sus ojos brillantes de inteligencia.

Es una cuestin de lealtad, para m los mos son mi familia, mis amigos, mis libros, esas son mis pertenencias. Mi madre es muy lista y eso se nota en los ojos de la gente. 

Tambin hablas de tu padre, de su generacin, de cuando llega a ser concejal de San Adrin como muchos ms albailes, transportistas, tenderos.. luchadores comunistas y socialistas.

Fue concejal dos legislaturas. Fue un espejismo: necesitaron a la clase obrera para poner en marcha este sistema y le dejaron mandar un ratito, pero de concejales y poco ms, y luego ya crearon su propia dinmica los partidos 

Qu crees que signific esa generacin y ese momento?

Eran muy autnticos, estaban en la lucha poltica porque era necesario para cambiar las cosas, para mejorar el barrio, para ir al mdico y eso coincidi con que haba un rgimen que les impeda hacer poltica y an as se empearon en jugrselo todo, la libertad, el dinero Te acuerdas de aquel conseller que a las puertas del 1-O dijo que poda jugarse cualquier cosa menos el patrimonio? Es todo lo contrario a la generacin de nuestros padres, que se encerraban en una iglesia dos meses haciendo huelga y ponan en riesgo todo. Eso se llama creer en las cosas. A m lo que dijo el conseller me pareci muy coherente con su clase, pero a la vez pens cmo voy a ser solidario con alguien as?

Los que han montado el procs son los de cualquier cosa menos el patrimonio?

Yo creo que est montado desde arriba; luego arrastr a mucha gente y se convirti en un tema de bases, pero de sus bases, es una cosa entre ellos. Yo recuerdo la primera Diada del procs, tena que ir todo el mundo con una camiseta, eso pareca el Primavera Sound no una manifestacin. A quin se le ocurre ir a una manifestacin convocada por el gobierno? Eso pasaba con Ceaucescu.

Sobre tu estilo literario, en un momento del libro dices que escribes en presente, pasado y futuro. Puedes explicarlo un poco?

Lo voy combinando segn en qu libros; en Paseos con mi madre y Los Prncipes Valientes hablo en futuro siempre para referirme al pasado, porque me di cuenta que le daba mucha velocidad al fraseo, por ejemplo: ver que las cosas van a ser, poniendo en futuro las alusiones al pasado, lo hace trepidante, le da audacia y le quita melancola.

Estoy dando vueltas a lo que te he dicho de la indignacin, y que eso para la clase obrera no existe, existe un sentimiento de consideracin, de esto tiene que cambiar.. 

Es interesante pararse en lo que dices porque al 15-M se le llam el movimiento de los indignados.

He pensado muchas veces hasta qu punto el 15-M fue un movimiento de las clases medias. Pero resucit a todos los zombis, resucit a la clase obrera. Hubo una manifestacin el 19 de junio de 2012 que fue brutal, fue ms bestia que el 15-M. De repente empec a ver gente que haca aos que no se manifestaba, a la C.N.T., a gente de los barrios, no haba una sola bandera. Yo pens: Javier, no te lo creas, este es otro espejismo, a las nueve de la noche habr acabado todo como en mayo del 68. 

Eso fue junio del 2012, y la primera Diada del procs que rompi esa unidad fue septiembre del 2012.

S, causa-efecto. Es que la manifestacin de junio les dio miedo, yo aquella tarde era feliz porque vea amigos de haca treinta aos que nos encontrbamos, ramos zombis, nos haban despertado los chavales, haban profanado las tumbas donde estbamos tan tranquilos y me di cuenta que aquello no poda seguir porque era muy peligroso. Era demasiado natural y popular. 

En un momento en el libro dices tambin que la Huelga General del 14-D de 1988 fue una cancin de despedida.

Se despeda una manera de estar en el sindicalismo, los sindicatos ya estaban dejando de preocuparse de los problemas de la gente, slo de sus afiliados y ni siquiera, ms bien de sus liberados. El movimiento obrero se despidi a lo grande porque era muy grande. Ordenados por sectores, los del metal, los de la qumica, la construccin, era un ejrcito, pero fue el canto del cisne 

Pero sin embargo, no crees que hay una corriente de lucha popular fuerte y de fondo, el movimiento feminista, la lucha por las pensiones?

S, pero no tienen el poder que tenan los movimientos clsicos. Quizs el mundo ahora haya que salvarlo desde otras trincheras, la mujer, el cambio climtico son causas justas, pero pienso que segn se consiguen conquistas en estos frentes, el del trabajo se est echando a perder. Avanzamos en frentes nuevos, como la liberacin sexual, y de forma inversamente proporcional retrocedemos en la situacin de la clase obrera, no s si hay una relacin de vasos comunicantes. 

Se puede avanzar en todo, pero que no se toquen las relaciones capital-trabajo

Claro, el sistema puede aceptar que la mujer luche por estar explotada en iguales condiciones que el hombre pero no por dejar de estarlo.

Fuente: https://deverdaddigital.com/una-cuestion-de-lealtad/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter