Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-09-2019

Wallerstein sin anestesia

Atilio A. Boron
Pgina 12


La muerte de Immanuel Wallerstein nos priva de una mente excepcional y de un refinado crtico de la sociedad capitalista. Una prdida doblemente lamentable en un momento tan crtico como el actual, cuando el sistema internacional cruje ante las presiones combinadas de las tensiones provocadas por la declinacin del imperialismo norteamericano y la crisis sistmica del capitalismo.

Wallerstein fue un acadmico de dilatada trayectoria que se extendi a lo largo de poco ms de medio siglo. Comenz con sus investigaciones sobre los pases del frica poscolonial para luego dar inicio a la construccin de una gran sntesis terica acerca del capitalismo como sistema histrico, tarea a la que se aboc desde finales de la dcada de los ochentas y que culmin con la produccin de una gran cantidad de libros, artculos para revistas especializadas y notas dirigidas a la opinin pblica internacional.

Wallerstein no slo cumpli a cabalidad con el principio tico que exige que un acadmico se convierta en un intelectual pblico para que sus ideas nutran el debate que toda sociedad debe darse sobre s misma y su futuro sino que, adems, sigui una trayectoria poco comn en el medio universitario. Parti desde una postura terica inscripta en el paradigma dominante de las ciencias sociales de su pas y con el paso del tiempo se fue acercando al marxismo hasta terminar, en sus ltimos aos, con una coincidencia fundamental con tericos como Samir Amin, Giovanni Arrighi, Andre Gunder Frank, Beverly Silver y Elmar Altvater entre tantos otros, acerca de la naturaleza del sistema capitalista y sus irresolubles contradicciones.

Su trayectoria es inversa a la de tantos colegas que, crticos del capitalismo en su juventud o en las etapas iniciales de su vida universitaria acabaron como publicistas de la derecha: Daniel Bell y Seymour Lipset, profetas de la reaccin neoconservadora de Ronald Reagan en los aos ochentas; o Max Horkheimer y Theodor Adorno que culminaron su descenso intelectual y poltico iniciado en la Escuela de Frankfurt abstenindose de condenar la guerra de Vietnam. O a la de escritores o pensadores que surgidos en el campo de la izquierda -como Octavio Paz, Mario Vargas Llosa y Regis Debray- convertidos en portavoces del imperio y la reaccin.

Wallerstein fue distinto a todos ellos no slo en el plano sustantivo de la teora social y poltica sino tambin en el de la discusin epistemolgica como lo revela su magnfica obra de 1998: Impensar las ciencias sociales. En este texto convoca a realizar una crtica radical al paradigma metodolgico dominante en las ciencias sociales, cuyo ncleo duro positivista condena a stas a una incurable incapacidad para comprender la enmaraada dialctica y la historicidad de la vida social. En lnea con esta perspectiva de anlisis sus previsiones sobre el curso de la dominacin imperialista no podran haber sido ms acertadas. En uno de sus artculos del ao 2011 adverta que la visin de que Estados Unidos est en decadencia, en seria decadencia, es una banalidad. Todo el mundo lo dice, excepto algunos polticos estadunidenses que temen ser culpados por las malas noticias de la decadencia si la discuten. Y agregaba que si bien hay muchos, muchos aspectos positivos para muchos pases a causa de la decadencia estadounidense, no hay certeza de que en el loco bamboleo del barco mundial, otros pases puedan de hecho beneficiarse como esperan de esta nueva situacin. El curso seguido por la Administracin Trump y el derrumbe irreversible del orden mundial de posguerra que tena su eje en EEUU confirma cada una de estas palabras.

Para concluir, dnde nutrirnos tericamente para comprender y transformar al mundo actual, superando definitivamente al capitalismo y dejando atrs esa dolorosa y brbara prehistoria de la humanidad? El mensaje que dirige a las jvenes generaciones es cristalino: lean a Marx y no tanto a quienes escriben sobre Marx. Uno debe leer a personas interesantes dice Wallerstein- y Marx es el erudito ms interesante de los siglos XIX y XX. No hay dudas al respecto. Nadie es comparable en trminos de la cantidad de cosas que escribi, ni por la calidad de sus anlisis. Por lo tanto, mi mensaje a la nueva generacin es que vale mucho la pena descubrir a Marx, pero hay que leerle, leerle y leerle. Leer a Karl Marx! Ese fue uno de sus ltimos consejos para entender la naturaleza y dinmica de un sistema, el capitalismo, al que ya en el 2009 le asignaba como mximo dos o tres dcadas de sobrevida. Gracias Immanuel por las luces que has aportado a lo largo de tantos aos!


Fuente original: https://www.pagina12.com.ar/215854-wallerstein-sin-anestesia


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter