Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-09-2019

Predicciones y certezas de una era de continuidad y cambios

Felipe Bulnes
Rebelin


El indetenible desarrollo tecnolgico, la Robtica, la Inteligencia Artificial, etc, van a constituirse en los agentes destructores del sistema capitalista, por la rapidez con que dejan al descubierto sus principales contradicciones, y sus nefastas consecuencias para la humanidad.

Son crecientes las preocupaciones en los pases ms avanzados de Occidente, sobre el impacto demoledor de estas tecnologas en las cifras de empleo. El constante aumento de las cifras de trabajadores con empleo precario o totalmente desempleados, con su inevitable impacto en el consumo, alentar crisis de superproduccin cada vez ms severas y repetidas, que acabarn por desgastar los mecanismos de equilibrio del sistema, los cuales, por ahora, pueden trasladar a duras penas, los excedentes hacia pases ms pobres, vctimas principales de las formas caticas de produccin y distribucin del capitalismo actual.

La crisis estructural del capitalismo se har ms evidente, por la imposibilidad del sistema de atenuar siquiera, sus leyes ms innatas, como la acumulacin cada vez ms concentrada de la riqueza social, que tiende a dejar por fuera del mercado a mayor cantidad de gentes. El propio sueo dorado de los dueos del capital, de producir ms con la menor cantidad de trabajadores, le juega en contra, pues lo que genera mayor tasa de ganancia, la explotacin de la mano de obra, a su vez, crea menos capacidad de consumir de las masas. Esta es una contradiccin insalvable del sistema, que ser cada vez menos capaz de solventar.

La capacidad de las tecnologas mencionadas de producir inmensas cantidades de productos, con muy poca mano de obra, acelera mucho el fenmeno. Si a eso le aadimos que las nuevas tecnologas tienen gran incidencia en el sector de los servicios, adonde han ido a parar gran parte de los empleos en el mundo desarrollado, la tendencia se incrementa.

Nunca antes en su historia, la humanidad tuvo tan inmensa capacidad tecnolgica, capaz de darle a cada persona, una vida decorosa, escamoteada por la brutal ambicin de los poseedores del capital.

Fenmenos estudiados y previstos por Marx, estn ms cerca cada da que pasa. Segn investigaciones oficiales, solamente en Espaa, se trabajaron 6,4 millones de horas extras en 2018. De ellas slo se pagaron a los trabajadores, el 50%. El resto superplusvala absoluta, en pleno siglo XXI, y an as algunos insisten en ignorar a Marx, o emprenderla a martillazos contra su tumba, ubicada en el buclico cementerio de Highgate en el norte de Londres. Dicen que los genios no descansan.

La economa de la India, que es la que ms crece en el mundo, con un elevado 8% anual, no est generando suficiente empleo, y los ciudadanos de Japn, estn exteriorizando su preocupacin, pues calculan que al paso actual, los adelantos tecnolgicos los dejarn en situacin precaria de empleo en 25 aos.

El socialismo cooperativo, es el nico sistema capaz de desarrollar exitosamente una nueva fase social. Pero an existen numerosos obstculos que sortear. Incluso en condiciones de subdesarrollo, el socialismo en su perodo de transicin, se encuentra con un dilema. De un lado, la bsqueda de la eficiencia econmica, del otro, el ideal de justicia social. En el medio, y como su ligazn natural, la forma de gestin de la economa, y el nivel de desarrollo de las fuerzas productivas en un momento dado. No basta con expropiar a los explotadores, pues persistirn las condiciones de organizacin del capital para la produccin y distribucin, con arreglo a la Ley del Valor, y tambin las relaciones monetario mercantiles, con todo su poder enajenante. Este tema de la enajenacin del trabajo, es crucial para comprender y transformar la estructura productiva, ms an en pases de bajo nivel tecnolgico, en que los excedentes de produccin son insuficientes para garantizar condiciones apropiadas de vida a toda la poblacin.

La enajenacin del trabajo, slo se supera con mtodos de autogestin obrera, concebida dentro de un plan nacional que tenga en cuenta a toda la sociedad, y que genere constantemente nuevos valores, que conduzcan a una amplia ruptura con el pasado capitalista, y cree una nueva cultura, en el ms amplio sentido de la palabra.

Los mtodos de direccin econmicos altamente estatizados y verticales, surgidos en las experiencias socialistas de Europa, con instituciones cada vez ms alejadas del pueblo, profundizan las condiciones de enajenacin, y reproducen constantemente las formas de explotacin de los capitalistas.

Es necesario crear mecanismos de autntica democracia obrera en las empresas estatales, y en las nuevas formas cooperativas,(que parecen entes privados disfrazados), y a nivel de toda la sociedad, que no permitan la reproduccin de aejas formas de explotacin, y que conduzcan, con la vista puesta en el futuro, a eliminar las clases sociales, con sus intereses encontrados y construir entre todos un mundo ms justo.

No es suficiente con hablar de participacin de los trabajadores en los procesos productivos, ellos, los trabajadores deben conducir la direccin de los procesos en sus empresas, con cuadros subordinados a la asamblea general, elegidos y revocados por esta, y que le rindan cuenta cabal de su gestin, libre de las ambiciones y rejuegos para perpetuarse en posiciones de poder, y ajenos a los irritantes privilegios que los sitan por encima de los dems, y que les hace perder la empata y sensibilidad por los problemas de los otros.

Los cuadros de direccin deben responder a la masa obrera, y a los factores polticos de los centros de trabajo y no al revs, pues de esa masa nacen y a ella se deben.

La construccin del socialismo es un hecho de conciencia, a diferencia de todos los sistemas que lo han precedido, y se transita an por caminos ignotos, pero siempre con la brjula sealando al pueblo, sin paternalismos ni afanes de sabidura absoluta. Aquel que se sienta martiano y haya saboreado esa frase suya de que toda la gloria del mundo cabe en un grano de maz, no necesitar mucho ms, para militar a gusto en el bando de la mayora, esa que a su vez convierte a casi todos, en seres humanos luminosos y nicos.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter