Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-09-2019

La irresponsabilidad de Pedro Snchez

Agustn Moreno
Cuarto Poder


La necesidad de esperanza hace que muchas veces nos ilusionemos ms all de lo razonable. Quiz por ello siempre he tenido cierta simpata por Pedro Snchez. Me pareci acertada su estrategia del No es no a la investidura del seor de los recortes, Mariano Rajoy. Me gust su valenta al enfrentarse al viejo aparato del PSOE y resistir hasta donde pudo- los dursimos ataques de poderes fcticos y mediticos. La brutal campaa de Felipe Gonzlez, Susana Daz y El Pas hacia l, le revisti de una atractiva esttica de perdedor, reforzada por la buena presencia y el tono moderado. Luego gan las primaras internas apoyndose en el sector ms socialdemcrata del partido y acert al presentar la mocin de censura que gan junto con otros. Tambin acert al convocar elecciones anticipadas como algunos sugeramos desde seis meses antes.

Pareca que quera cambiar las cosas en el partido y en el pas, pero ahora no est nada claro, ms bien lo contrario. Lo que est en el aire es si se forma un Gobierno de izquierdas para realizar una poltica de izquierdas o no. Ser capaz de reaccionar y apoyarlo? Tengo serias dudas, porque se est equivocando en demasiadas cosas y muchos afirman que es el ms contrario al Gobierno de coalicin. Pero suele pasar que los que menos quieren negociar son los que ms aparentan querer negociar y se instalan en el victimismo para ganar un relato que convenza a sus bases y culpabilice al otro. Por eso hay que ir a los hechos. Veamos los errores que, en mi opinin, Pedro Snchez y el PSOE cometen.

1. Falta de seriedad y contradicciones en la estrategia para formar Gobierno. No se puede entender que con un tercio de los diputados se pretenda tener el 100% del Gobierno y acusar a los posibles aliados de que solo le interesan los sillones cuando piden la parte proporcional a sus cuatro millones de votos. No se puede insistir en la falacia de que a Unidas Podemos (UP) no le interesa el programa cuando en todo momento lo han planteado por escrito, la ltima vez en el documento del 20 de agosto con 290 propuestas. Ha generado desconfianza la reiterada peticin de apoyo al Partido Popular y a Ciudadanos para ser investido, al tiempo que se deca que el socio preferente era UP; parece que se quiere formar Gobierno para aplicar una poltica de geometra variable, que no es otra cosa que pactar con la derecha los grandes temas econmicos y de Estado, y algunas cuestiones sociales con la izquierda.

Ha hecho ofertas ms aparentes que reales a Unidas Podemos buscando el no ms que el s. No se debe intentar dividir internamente a tu potencial aliado. Retirar la oferta del 24 de julio porque no se acept, en vez de basarse en ella para cerrar un acuerdo cuando las diferencias ya son muy pocas, adems de infantil es claramente no querer el acuerdo. Los gobiernos de coalicin no deberan ser algo extraordinario sino natural, como sucede en muchos pases europeos y actualmente en Italia. Pero no nos engaemos, el fondo del asunto no es la frmula de gobierno, sino la poltica que realice: a favor de la mayora social o de las lites econmicas. Por eso el PSOE no puede pedir: primero nos votan nuestro programa con adornos de ONGs amigas y despus, ya veremos.

2. Echar el rdago de repetir elecciones si no se les apoya y culpar a los dems, especialmente a Unidas Podemos. La estrategia de buscar el acuerdo o la rendicin en el ltimo minuto es apostar por un trgala, correr el riesgo de seguir teniendo solo 124 apoyos y dejarlo todo a la incertidumbre de la ruleta rusa electoral. Jugar a repetir elecciones en noviembre es muy arriesgado. Quiz ha sido su apuesta de fondo desde el principio: nuevas elecciones para restar votos a Unidas Podemos y a Ciudadanos y recuperar el bipartidismo para mayor tranquilidad del rgimen. Pero que nadie lo dude. La izquierda no va a ser premiada: la alta abstencin por cansancio y cabreo perjudica sobre todo al bloque progresista. Uno de los sectores ms movilizado, los pensionistas vascos, han avisado a Snchez de que si repite elecciones no gobernar porque su colectivo no le va a votar. Sera la tormenta perfecta para la derrota la suma del hasto por la incompetencia, las esperanzas frustradas y la eventual aparicin de algn nuevo partido en la izquierda que fragmentase ms el voto.

Si hay nuevas elecciones solo puede salir una mayora del bloque de la derecha-ultraderecha que se pondra de acuerdo para gobernar, como ha hecho en Andaluca, Murcia y Madrid. O una situacin parecida a la actual, con un PSOE sin mayora absoluta que seguira necesitando los votos del UP si no quiere entregarse en brazos de la derecha. Y, la verdad, para este viaje no se necesitan alforjas. A no ser que se siga jugando a que la presin de los poderes econmicos y financieros sobre Rivera d resultado (ya le han abierto una crisis), como apuntaba en el artculo A qu juega el PSOE? Esperando a Rivera tras una investidura fallida.

3. No ser capaz de resistir las presiones de los poderosos para que no pacte con Unidas Podemos. Si los militantes del PSOE clamaban la noche electoral Con Rivera, no, desde los poderes fcticos (banca, CEOE, Ibex, altas instituciones del Estado) le decan: No con Unidas Podemos, no con Iglesias. Por eso prefieren descaradamente que se vaya a elecciones el 10-N. Hara mejor Snchez realizando una consulta (qu miedo tiene?) a la militancia socialista desconcertada porque quera un giro a la izquierda y denunciando las presiones, en vez de montar un teatro para culpar a la otra parte. Lo ms inquietante es que quien cede una vez al chantaje de los poderes econmicos, ceder muchas veces y no ser capaz de realizar una accin de gobierno avanzada y renunciar a reformas de calado al actuar desde la sumisin.

4. Equivocarse de portavoces y asesores. Mantener a Carmen Calvo al frente de unas negociaciones en las que no cree y que ha intentado dinamitar con la manipulacin de documentos, filtraciones y un tono agresivo e insultante haca el socio preferente. Ha sido especialmente vergonzoso el rechazo en dos horas del documento de agosto de UP de 119 pginas. Su sonrisa y la de Borrell el da de la segunda investidura fallida, lo deca todo. Calvo es la defensora de las posiciones ms sectarias de la vieja guardia del partido, que estn tan callados porque ven que la negociacin para no llegar a nada est asegurada. Habra que escuchar las barbaridades que diran los Gonzlez, Guerra, Ibarra si hubiera expectativas reales de acuerdo.

Confiar la estrategia a su consejero ulico, Ivn Redondo, que es un condottiero de la poltica que acta por dinero y no por ideologa. Para quien no lo sepa, fue el asesor del PP, de Monago, de Basagoiti y de Garca Albiol, al que aup a alcalde con la campaa xenfoba Limpiando Badalona. A este paso, conseguir conducir a Pedro Snchez al fracaso, pero l se asegurar una dorada puerta giratoria. Al tiempo.

5. Rechazar los apoyos de Unidas Podemos, aunque no sean gratis ni incondicionales, en unos momentos en los que todo puede empezar a complicarse. Suenan los tambores de la recesin econmica, se recrudece la guerra comercial entre EE.UU y China, la situacin en Catalua ser explosiva con la sentencia de los presos del procs, la derecha-ultraderecha est cada da ms envalentonada. Qu torpeza! Debera ser el PSOE quien se esforzase en pedir a Unidas Podemos que entre y le acompae en el Gobierno.

Lo peor que podra pasarle a un Gobierno Snchez es que, en un ejercicio de gran responsabilidad, Unidas Podemos decidiera apoyarle para evitar la repeticin de elecciones y cortar el paso a la derecha, pero pasase a la oposicin desde el minuto uno. Y quiz no fuera la peor frmula, para conseguir unos PGE, unas leyes y medidas profundamente progresistas, vista la poltica pusilnime del Gobierno Snchez que no ha sido capaz de derogar la reforma laboral, la LOMCE y los recortes educativos, la ley mordaza, etc.

Seguramente hay muchas ms cosas, pero creo que son suficientes las que se apuntan para poder decir decididamente que no son de fiar los que as actan. Si toda la estrategia de Pedro Snchez se reduce a echar la culpa a Unidas Podemos para convocar unas elecciones temerarias, es una irresponsabilidad que puede hacer, si se confirman los perores escenarios, que gobiernen las derechas durante en lustros.

La falta de acuerdo de la izquierda sera un drama para la mayora social que espera cambiar la foto fija de la desigualdad en Espaa y frenar a la ultraderecha. Aunque todos los polticos no son iguales, lo parecen cuando estn ensimismados con sus juegos de estrategia por arriba y alejados de la ciudadana y los trabajadores. La cuestin es que falta movilizacin en la calle para conseguir un acuerdo y, sobre todo, para la aplicacin de un programa progresista. No va a haber nadie que convoque en septiembre una gran manifestacin por un Gobierno y una poltica de izquierdas? Les aseguro que yo, como peatn de la Historia, no faltara a la cita. Hacer o sufrir la Historia, esa es la cuestin.

*Nota del autor: Este artculo iba a ser titulado La equivocada estrategia de Pedro Snchez, pero visto el tono del PSOE en el debate del Open Arms y como parece que en la Ejecutiva se van a refirmar en ella, decid cambiarle el ttulo. Ojal me equivoque.

Fuente: http://www.cuartopoder.es/ideas/opinion/2019/09/01/la-irresponsabilidad-de-pedro-sanchez-agustin-moreno/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter