Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-09-2019

Ni la tierra ni las mujeres somos territorio de conquista
Incendiar el paraso

Maria Galindo
lavaca


La descripcin del incendio del bosque chiquitano, parte del pantanal boliviano y parte de la reserva de uchuquis y tucavaca es la descripcin de una violacin colectiva y en manada perpetrada por los hijos de una oligarqua terrateniente contra la tierra. Las llagas de los animales calcinados son las mismas que las de una mujer brutalmente violada, los aullidos de espanto de los animales que mueren con la boca abierta de dolor se me confunden en la sien con los de las mujeres asesinadas por quienes necesitan matarlas para retenerlas y poseerlas como propiedad.

En Santa Cruz, donde tiene lugar el incendio, se bebe whisky en lugar de agua en carnavales en las sedes de las comparsas lideradas por los patrones feudales quemadores de la tierra y violadores de la vida.

Tienen de todo en un pas donde nadie tiene nada; tienen casonas con grandes extensiones de tierra, piscinas, viajes a Miami, Lamborghinis y Ferraris con que dar vueltas en la plaza del pueblo, pero no es suficiente.

Podran encender sus cigarros con dlares, pero no es suficiente.

El Estado les regala tierra, pero no es suficiente.

En un pas donde la salud no es gratis el Estado les subvenciona el combustible para que amasen sus fortunas y no tumben gobiernos, pero no es suficiente.

En un pas de desiguales como es Bolivia estos patrones manejan las cosas con una llamada telefnica, con un capricho, con un trinar de dedos.

Omnipotentes como se sienten hoy se han sentido con el derecho de incendiar el paraso. Es eso lo que esta pasando, ni ms ni menos.

Por una ley irnicamente llamada de uso y manejo racional de quemas, promulgada el 25 de abril del 2019, quemar ilegalmente una hectrea de tierra tiene una multa de 35 dlares americanos si eres terrateniente y de 6,6 dlares si eres un pequeo propietario.

Para qu queman el bosque y la selva?

El proyecto detrs de esta quema es la produccin de biodiesel, que debera llamarse necrodiesel; la ampliacin de la frontera agrcola para producirlo; la exportacin de carne a China que estar en manos de uno de los sectores ms conservadores y patronales del pas: los ganaderos, que han instaurado un rgimen adems de servidumbre entre sus no llamados trabajadores sino peones; y la expansin de los cultivos de soja transgenica para exportacin. Los tres grandes negocios del siglo que ya tienen destinado el gasto del excedente que no ser en hospitales, escuelas o centros de investigacin; se gastar ese excedente en opulencia y lujo de una pequea elite conservadora que no reinvierte ni siquiera en mejorar sus propias condiciones de trabajo. La idea es sacar mucho y despilfarrarlo en Miami; la idea es sacar el dinero a Panam, la idea es intentar en vano crearse en Santa Cruz un modelo urbano imitativo de su soado Miami.

Entretanto y como contracara [email protected] [email protected], la mayor parte [email protected], no tienen barbijos, botas, ni agua suficiente ni para sostenerse, ni para sofocar las llamas.

Se han esperado 10 das para empezar a actuar esperando deliberadamente que el incendio adquiera una maginitud irreversible. El proyecto sobre el territorio quemado es el loteamiento que fabricar nuevos millonarios dueos de la poltica en Bolivia.

Evo, una mscara popular

El presidente indgena funciona como mscara, funciona como legitimador del proyecto poltico ms conservador y depredador de la historia de Bolivia.

El mundo denuncia a Bolsonaro como incendiario de la Amazonia y genocida de los pueblos que sabiamente la habitaron durante siglos haciendo del bosque su casa grande. Es justo que se denuncie a Evo Morales tambin.

Si por derecha entendemos a los sectores terratenientes de manejo de grandes extensiones de tierra bajo lgicas de explotacin en rgimen de servidumbre; si entendemos por derecha los sectores ms conservadores de la sociedad aferrados a sus privilegios econmicos; si por derecha entendemos el manejo del poder estatal para beneficio de una cpula privilegiada sin participacin popular; si por derecha entendemos el desmantelamiento de las organizaciones sociales; si por derecha entendemos el ataque a los pueblos indgenas de tierras bajas para la ocupacin de sus territorios entonces Evo Morales representa para Bolivia hoy una de las derechas ms peligrosas. Lo hace a partir de un proyecto pragmtico que est basado en pactos parciales de poder que le permitan el control del Estado a cambio de prebendas sin lmite para sectores privilegiados de la sociedad como son los ganaderos o los agroindustriales.

 

Andinocentrismo y colonizacin de los pueblos amaznicos y selvticos

El modelo indgena entre comillas vigente en Bolivia es un modelo de hegemona aymara-quechua sobre los pueblos selvticos pobladores de la Amazonia boliviana. Todos estos pueblos haban construido en muchos aos una organizacin llamada CIDOB (Central de pueblos indgenas del Oriente Boliviano) esa organizacin fue desmantelada y destruida, cortadas sus fuentes de financiamiento y perseguidos sus dirigentes como parte de un proyecto de colonizacin de sus tierras y de aniquilacin sistemtica de sus saberes; saberes de culturas nmadas en muchos casos que desarrollaron su relacionamiento con el bosque desde la comprensin profunda de sus entraas. Todo eso es lo que se est perdiendo, pero no ahora. El aniquilamiento de la CIDOB data del 2011 cuando estos pueblos decidieron oponerse a la carretera que atravesar un parque nacional y territorio indgena, el TIPNIS.

Bocas de donde brotan verdes ramas de rabia

En las ciudades principales del pas est surgiendo de la indignacin un movimiento espontneo compuesto por personas a quienes les brotan verdes ramas de la boca que piden:

Derogacin del decreto que autoriz la quema de pastizales en los departamentos de Santa Cruz y Beni promulgado este pasado julio

Derogacin de la Ley del necrodiesel

Freno del proyecto de exportacin de carne a China

Renuncia del director del INRA (Instituto Nacional de Reforma Agraria) porque en la tenencia y manejo de la tierra est el nudo principal del problema

Renuncia del director de la ABT (autoridad de bosques)

Renuncia del presidente Evo Morales para que se dedique libremente a su campaa electoral mientras repensamos el pas entero

Y es que no se trata solamente de apagar el fuego sino de impedir que se atrevan a quemar el bosque de nuevo por eso la multitud grita: ni soja, ni coca el bosque no se toca.

 

El falo del capitalismo colonial patriarcal no logra apagar el incendio

Mientras veo al supertanker piloteado por militares norteamericanos como un gran falo que descarga agua, pero no logra apagar el incendio. Pienso en que la lluvia lo hara en pocas horas.

Su presencia es ms que simblica hoy en la hora final el gobierno ha contratado sus servicios derrochando un dinero que no quisieron invertir en la gente, en los pueblos amaznicos, en el cuidado del bosque o en la comprensin de la selva. Hoy y de donde sea se sacan los millones de dlares que se necesitan y bajan los militares norteamericanos como autnticos prncipes azules gigantes erguidos como salvadores.

El supertanker llega a las poblaciones como mensaje rotundamente colonial, blico, flico y la gente llora de alegra al verle porque est desesperada; la gente sonre y saluda a esa gran mquina capitalista que nos traer de lejos el milagro que entre nuestras manos tenamos: la lluvia.

La escena parece sacada de una pelcula del fin del mundo producida por Hollywood, sin final feliz.

Causa mundial vs colonialismo

Siento que el sufrimiento de los animales calcinados que sale en forma de grito sordo directamente desde el incendio hacia nuestras pesadillas puede abrir un espacio de lucha mundial. Puede abrir la comprensin de la absurdidad de las fronteras nacionales y de los Estados nacin tambin.

Es el sufrimiento de los animales contra nuestros pechos el que puede sacarnos de un jaln del androcentrismo, para intentar comprender y sentir a los animales. Es ese sufrimiento el que nos puede sacudir para comprender qu es un acto absurdo depredar la tierra para cargar los autos de combustible. Puede hacernos comprender lo inservible del dinero cuando no hay agua, ni aire, ni esperanza, ni verde.

Son las llagas de los animales que nos miran con las heridas a flor de piel lo que nos puede jalonear el alma para construir una causa comn llamada Amazonas.

Podramos imaginar y activar una fuerza mundial para no permitir que el capitalismo colonial se la devore ni como reserva, ni como deforestacin.

Los discursos anticoloniales nacionalistas de Bolsonaro, Garca linera y Evo Morales que quieren desarrollo, que quieren hacer del Amazonas una mquina de dlares para encementarlo todo hasta el cielo muestran en esta hora su absurdo tambin. Dicen que tenemos derecho de depredar nuestro paraso para acceder a la modernidad, vieja promesa refrescada por el propio imperialismo como laberinto poltico en el que hemos estado dcadas.

Hoy podemos salir de ese laberinto para decir furiosamente que ni la tierra ni las mujeres somos territorio de conquista.

* Maria Galindo es fundadora de Mujeres Creando: http://www.mujerescreando.org/ https://www.lavaca.org/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter