Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-09-2019

Flexibilidad laboral
El sueo para la "competitividad"

Juan J. Paz-y-Mio Cepeda
Rebelin


Entre enero de 1995 y agosto de 2004 mantuve una columna semanal en el diario Hoy de Quito, bajo el espacio denominado Desde el Bal. Estuve revisando los artculos de esa poca, con el propsito de preparar un libro que contenga tan vasto material.

Entre esos artculos hay varios en los que trat el tema laboral de la poca. Tres de ellos tienen ttulos sugerentes: Para el debate: las 48 horas; otro, Mobbing y el siguiente, Carta contra estudio laboral 2003. Pertenecen a los aos de inicio del nuevo milenio, cuando avanzaba, indetenible, el neoliberalismo econmico y las exigencias empresariales de entonces apuntaban al aumento de la jornada, el recorte de indemnizaciones y otras flexibilidades laborales, que pas a ser el trmino de moda, y que igualmente avanz, sobre todo con los gobiernos de Gustavo Noboa (2000-2003) y Lucio Gutirrez (2003-2005), con quienes se precarizaron las relaciones de trabajo y se introdujo la jornada por horas y la tercerizacin.

El artculo sobre el moobing se refiere a la nueva frmula empleada por los patronos para lograr la renuncia de algn trabajador, sin necesidad de despedirlo. Se utiliza, entre otros mecanismos, el acoso laboral y psicolgico, la asignacin de tareas acumulativas, cambios sistemtico de rdenes, exclusin fsica, cambio permanente de rutinas, desvalorizacin de sus tareas, etc.

La Carta se refiere a un estudio pedido por una de las cmaras de la produccin a una empresa consultora, que concluye, campantemente, que Ecuador tiene una legislacin laboral atrasada, pues el Cdigo es de 1938, que el salario es alto, la jornada limitada y que los empresarios se ven cercados por tantas responsabilidades legales frente a los trabajadores. Es un estudio imaginativo, sin pies ni cabeza, contra el cual bien valan las afirmaciones contrarias de estudios serios como los de la OIT, el Banco Mundial y la Cepal, a los que hago referencia en ese artculo.

Pero voy a reproducir totalmente el artculo sobre las 48 horas. Dice as:

<<La expedicin de las Leyes de Indias, en el siglo XVI, ocasion el revuelo entre los conquistadores espaoles. Para ellos, interesados en dominar indios, tales leyes eran desastrosas. Adems, resultaba un atentado contra la produccin, el trabajo y la riqueza, querer imponer la "proteccin" de los indios. La introduccin de la jornada de ocho horas laborables -en las Leyes de Indias-, la primera en la historia, fue resistida. Y los encomenderos no podan soportar aquella disposicin que tambin introdujo el descanso durante los sbados "para que los indios pudiesen ser convenientemente adoctrinados en las cosas del alma. El encomendero que hiciese trabajar al indio en sbado, pierde el producto del trabajo y el jornal de ese da a beneficio del indio agraviado".

Cuatro siglos de sufrimientos y luchas de los trabajadores tendran que pasar para que el tema de la jornada de trabajo llegara a convertirse en problema de inters mundial. La Primera Conferencia Internacional del Trabajo, celebrada en Washington, en 1919, consagr el principio de la jornada de ocho horas diarias y 48 semanales. La investigacin sobre los resultados de este sistema, publicados por la OIT (Organizacin Internacional del Trabajo) en 1925-26, concluy sealando que la implantacin de la jornada de 8 horas "ejerce una accin estimulante sobre el progreso tcnico" y que ejerce igual accin "sobre el rendimiento propio de los obreros, rendimiento que mejora en cantidad y calidad". El progreso en la consideracin de la jornada de trabajo no se detuvo y en 1935, un nuevo Convenio internacional, reconoci el establecimiento de la semana de trabajo de cuarenta horas, jornada que el "rey del automvil", Henry Ford ya la haba establecido en sus empresas casi una dcada atrs, ocasionando el escndalo de una serie de empresarios norteamericanos que crean ver, en ese "mal ejemplo", una traba para la economa.

A pesar de la oposicin de muchos empresarios, que crean ver el "comunismo" a las puertas, en agosto de 1938 se expidi en Ecuador el primer Cdigo del Trabajo, que consagr la jornada de 8 horas diarias y 44 semanales, que, paradjicamente, tambin haba sido una propuesta planteada al interior del Primer Congreso de Industriales ecuatorianos, realizado tres aos antes. Pero en septiembre de 1939, a fin de promover "el incremento de la produccin nacional", un decreto del entonces Presidente Aurelio Mosquera Narvez, facult a los patronos a exigir 48 horas semanales, pero eso s, con un recargo del 100 % de la remuneracin.

De manera que en Ecuador hemos experimentado desde jornadas superiores a las 8 horas diarias, hasta jornadas de 44 y de 48 horas laborables semanales. Y seguimos con una economa subdesarrollada, con trabajadores pobres y con sueldos miserables. Ms an en un mundo que tiende a reducir la jornada (36 horas ya existen en varios pases), en virtud del progreso cientfico-tcnico. Cuando se propone revivir la jornada de 48 horas (an la de 44 o la de 45), con los mismos argumentos de otras pocas y tratando de lograr eficiencia a costa de los trabajadores, la propuesta nos hace pensar si estamos progresando frente a lo que ya tuvimos o si ahora tratamos, otra vez ms, de regresar al pasado.>>

Aunque resulte larga esta reproduccin, el texto permite comprender el conservadorismo ideolgico persistente de nuestra clase empresarial hegemnica. Hoy, como hace 15 o 20 aos atrs, aora jornadas superiores a las 8 diarias y a las 40 semanales. La propuesta actual pretende extender a 12 horas durante 3.5 das la jornada. No contempla aumento del salario y suprime el pago de horas extras o suplementarias.

La elite empresarial piensa todava que para ser eficiente y competitiva, requiere precarizar y flexibilizar el trabajo, sin que importe el ser humano. Es una visin de origen colonial, que ha impedido modernizar al pas, para que, sobre la base de una radical redistribucin de la riqueza, logre bienestar colectivo, con mejoramiento de la calidad de vida y de trabajo de la poblacin.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter