Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-09-2019

Se equivoca el Presidente

Aldo Torres Baeza
Rebelin


Sebastin Piera fue el emisario del G7 para que Jair Bolsonaro aceptara los 20 millones de dlares que le enviaron con el propsito de combatir los incendios en la Amazona. Su primera declaracin ante la prensa fue contundente: la Amazona es responsabilidad soberana del Estado brasileo, dijo.

Ante la debacle del colapso climtico, bien nos hara comenzar a revisar y repensar este tipo de declaraciones, o esperamos que los hielos milenarios que en este mismo instante se derriten en la Antrtica respetarn las fronteras de cada Estado para hundir slo a aquellos pases que soberana tienen sobre ella. Qu se modificara en la crisis climtica si un pas pequeo y soberano decidiera fijar lmites a los gases de efecto invernadero mientras, soberanamente, el gobierno y las empresas chinas y estadounidenses continan envenenando la biosfera como lo han hecho y siguen hacindolo?, un problema que pone en riesgo a la humanidad entera puede ser soberano de un Estado en particular o, por el contrario, necesita de toda la cooperacin internacional?

Poco sentido tiene hablar de soberana cuando es la humanidad entera la que est siendo amenazada. El problema nos remite a la categora de Riesgos Existenciales. O sea, aquellos que, valga la redundancia, ponen en peligro la existencia humana sobre la tierra: una guerra nuclear, el choque de un asteroide, un virus informtico, etctera. Hay diferencias entre ellos. Un meteorito es un riesgo existencial, pero no es producido por la actividad humana. Al hablar de cambio climtico debisemos ser ms preciso y describirlo como un riesgo existencial provocado por la accin humana en el ecosistema, antropognico. La distincin no es antojadiza, esto porque el impacto ambiental del ser humano en el ecosistema puede categorizarse y, por sobre todo, castigarse. Este ltimo punto nos remite al derecho internacional pblico.

Como sabemos, cada Estado tiene su propio derecho interno (constitucional, administrativo, privado), realidad ausente en el derecho internacional pblico. El derecho natural se define en base a tres caractersticas: poder ejecutivo, poder legislativo y poder judicial. Lo ms cercano a un poder ejecutivo en el derecho internacional pblico podra ser el Consejo de seguridad de Naciones Unidas, manejado por los pases que mas han contribuido en este colapso climtico. Tampoco existe un parlamento internacional donde discutir las fuentes del derecho, ni algo que se asemeje a un poder judicial, de modo que, en rigor, ni siquiera existe la obligacin de asistir o acudir a una corte internacional. Conclusin: ningn pas es obligado a respetar el medio ambiente. Esto explica porque, al menos hasta este punto en el que estamos, la cooperacin en trminos medio ambientales ha respondido ms bien a los intereses soberanos de cada Estado, siempre en funcin de las proyecciones de crecimiento econmico. En diciembre del 2014, justo antes del Acuerdo de Paris, la conferencia preparatoria de Lima acord un sistema de objetivos voluntarios para que cada pas fijara sus propias metas y as detener el cambio climtico. Por supuesto que esto agrad a los gobiernos chinos y estadounidense, que se comprometieron al menos a debatir sobre el tema y asistir a las conferencias internacionales. La historia posterior es conocida: Trump no permiti que ninguna institucin internacional fijara lmites al crecimiento de Estado Unidos, as que, muy campante, decidi retirarse del Acuerdo de Pars.

Hoy, el colapso climtico pone en riesgo la sobrevivencia planetaria y es irrisorio que cada pas, soberanamente, decida de que modo enfrentar la crisis y que sanciones fijar. Debemos volver a la fuente y pensar en el nacimiento del derecho, creado para regular la convivencia entre personas y no entre Estados. Son las personas, y no los Estados, las que arrancan de sequias, deshielos y el colapso climtico en general. La Organizacin Internacional para las Migraciones proyecta que habr 200 millones de migrantes ambientales en 2050. No solo riesgos existenciales, tambin tendremos que empezar a hablar de refugiados climticos, el problema es que, en trminos legales, ni siquiera existen. Puede citarse el Estatuto del Refugiado de 1951 si alguien es perseguido por razones religiosas, de raza o polticas, pero no cuando la amenaza es el clima. La Declaracin Universal de Derechos Humanos protege a quienes escapan de la guerra, pero no del cambio climtico. Un detalle: los refugiados climticos son muchos ms que los refugiados polticos!

En una entrevista para la revista Diplomacia, Rafael Domingo, PhD y profesor en Derecho Comparado, plantea una cuestin interesante: La soberana de Estados tiene que ser sustituida por la dignidad de las personas, principio que no est ocurriendo porque estamos viviendo entre dos paradigmas: el antiguo donde los Estados tienen potestad, y el paradigma global pero que todava no est juridificado. Su idea es pasar de un derecho internacional a un derecho global, centrado en el ser humano y no en el Estado. Tiene razn, creo: el derecho surge del hecho, y los hechos hoy se modifican. Lo cierto es que vivimos justo en el transe entre paradigmas y el colapso climtico acelera procesos para los cuales no existe jurisprudencia nacional ni internacional. El gobierno de Indonesia decidi remover su capital ya que, para el ao 2050, Yakarta estar, escuche bien, sumergida bajo el agua. Bajo qu categora jurdica explicamos el hundimiento de una ciudad por el cambio climtico?

Volvamos al punto inicial: globalizacin para el mercado, pero soberana para quienes arrancar del cambio climtico y soberana tambin para sancionar a quienes amenazan la existencia del planeta? Peligroso, por decirlo de algn modo.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter