Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-09-2019

Irn pone del revs al mundo rabe (con la ayuda de China y de Rusia)

Alberto Cruz
CEPRID


La guerra de EEUU contra Irn la retirada unilateral del acuerdo nuclear y la imposicin ilegal de sanciones, incluyendo la venta de petrleo- se ha vuelto en contra no solo de EEUU sino que ha puesto del revs al mundo rabe, tradicionalmente sumiso a los criterios de Washington. La firmeza y determinacin de Irn al hacer frente a esta agresin se ha hecho posible, tambin, gracias a la inestimable ayuda de China y de Rusia.

Irn no es un pas cualquiera. El derribo del avin espa estadounidense a mediados de junio de este ao puso de manifiesto dos cosas: que la guerra no es tan fcil para los matones cuando hay determinacin de resistir (el ejemplo de Vietnam sigue muy presente, al que hay que aadir ahora Siria) y que los pases rabes que pensaban que iba a ser fcil doblegar a los iranes tras las sanciones estadounidenses nunca pensaron que la resistencia iran poda debilitar, y mucho, su propia estabilidad. Claro que ello ha sido posible, de nuevo, porque al igual que Vietnam y Siria, Irn no est solo.

Con el derribo del avin espa estadounidense qued claro para los pases rabes visceralmente anti-iranes (Arabia Saudita y Emiratos rabes Unidos) que EEUU es una superpotencia en declive. Estos dos pases rabes llevan aos presionando a EEUU para que ataque a Irn, y vieron que ese era el momento idneo porque no se podra interpretar como agresin sino como represalia. Pero no fue as. Adems, eso fue interpretado, con razn o sin ella, como una humillacin personal para los dirigentes sauditas y emirates porque Trump hizo caso omiso de sus demandas de ataque inmediato.

Al mismo tiempo, y desde Irn, el ayatol Al Jamenei haba reiterado la postura de Irn en todo el conflicto: el derecho al enriquecimiento nuclear por dos razones, porque le ampara el derecho internacional al uso pacfico del mismo y porque es al mismo tiempo la baza que tiene el pas para evitar cualquier tentacin agresiva por parte de Occidente y, especialmente, de EEUU. Para Jamenei, es la carta de Irn para obstruir cualquier intencin estadounidense de destruir a Irn. Junto a ello est el desarrollo de los programas balsticos y de misiles como arma disuasoria y como poder de equilibrio contra quienes tengan la tentacin de iniciar una guerra; y tal vez lo ms importante: no abandonar nunca a los aliados de Irn en Irak, Siria, Lbano y Yemen porque son esenciales para la seguridad nacional [de Irn].

Ello, junto a la constatacin de que Irn no habla en vano cuando dice que las exportaciones de petrleo y gas estn en peligro si no puede vender su petrleo ha hecho que haya sorprendentes movimientos en el Golfo Prsico.

Por una parte, y aunque parezca una fantasa, la mencin a no abandonar nunca a los aliados ha puesto de los nervios a Arabia Saudita porque piensa que Irn puede iniciar una campaa de empoderamiento de la poblacin shi de la provincia donde se encuentran las mayores reservas de petrleo y gas y donde los shies son mayoritarios.

Por otra, la decisin de Irn de bloquear el estrecho de Ormuz ha obligado a los Emiratos rabes Unidos a replantearse totalmente su postura actual. Desde la retirada de efectivos de Yemen y el apoyo a los separatistas del sur del pas en lo que supone un enfrentamiento directo con Arabia Saudita- hasta el acercamiento a Irn, con acuerdos incluidos en temas martimos, de seguridad y bancarios. Junio, un mes clave

En este acercamiento a Irn, mientras que Emiratos ha actuado de forma rpida y sin dudas, Arabia lo est haciendo de forma muy lenta y muy oculta. Pero en ambos casos hay un mediador inesperado: China. Junto a otro actor que ha demostrado que no solo est de vuelta en geopoltica, sino que es imprescindible en Oriente Prximo: Rusia.

La historia empieza en junio de este ao. El da 5, Putin y Xi se reunieron por trigsima vez en seis aos. Pero esta vez fue diferente. Adems de reforzar su alianza estratgica y firmar ms convenios que nunca, decidieron dos cosas fundamentales: desdolarizar su intercambio comercial bilateral (y ya est por debajo del 50% el uso del dlar entre ellos) y utilizar su alianza para dar forma a una nueva postura a largo plazo de todo el hemisferio este. En otras palabras, enfatizar la esfera euroasitica (alta prioridad para Rusia) y reforzar la Nueva Ruta de la Seda (alta prioridad para China).

Para ello ambos pases tienen que hacer una cosa de forma prioritaria: negociar con los principales productores de petrleo (entre los que estn Arabia Saudita, Emiratos rabes Unidos e Irn) para sustituir el petrodlar por otra canasta de monedas alternativa. Los chinos tienen funcionando el petroyuan desde hace un ao y medio y ya controlan el 14% del mercado de petrleo con esta moneda, pero no quieren imponerla por la fuerza. Quieren que sean los propios productores quienes se vayan convenciendo de que la dependencia del dlar es perjudicial y aceptaron la propuesta de Rusia: adems del yuan y del rublo, incluir el euro. Con ello se pretende ir alejando a la Unin Europea del vasallaje de EEUU. El uso de estas tres monedas, sobre todo el yuan y el euro, permitira a los vendedores y compradores de petrleo sortear las sanciones y cuotas impuestas por EEUU. Como obras son amores, y no buenas razones, Rusia ya ha dado el primer paso operativo en esta direccin: la petrolera estatal Rosneft ha anunciado pblicamente que a partir de septiembre todos los contratos petroleros que realice con pases terceros (no incluye a China, puesto que ya los chinos compran petrleo ruso en rublos) sern en euros y dejar de utilizar el dlar. Esto, de rebote y adems, incluye un desprecio absoluto a las sanciones de EEUU contra Irn.

El da 20 de junio, Irn derriba el avin espa estadounidense. Arabia Saudita y Emiratos rabes Unidos se sorprenden ante la debilidad de EEUU al no atacar a Irn. Ese es el momento en el que deciden hacer un viraje estratgico en sus relaciones con China, a quien consideran un posible sustituto, como paraguas estratgico, de EEUU.

El 23 de junio, en otro movimiento inesperado, Rusia presenta un plan ante el Consejo de Seguridad de la ONU y la Asamblea General en el que se propone a los pases del Golfo Prsico y a otros actores extraregionales establecer acuerdos sobre el control de armas, la creacin de zonas desmilitarizadas, la prohibicin de acumular armas convencionales desestabilizadoras incluidos los sistemas antimisiles- y proceder a una reduccin equilibrada de las fuerzas armadas de todas las partes (1). Junto a ello, y a medida que se avance en la consecucin de estos objetivos, se debera empezar a hablar de una reduccin de la presencia militar extranjera en la regin y el establecimiento de medidas de confianza entre los pases de la regin y los otros Estados (2). Este plan recibe el entusiasta apoyo de China.

Este plan no tiene grandes visos de ser aprobado, pero su simple presentacin hizo que los cimientos de sauditas y emirates temblasen un poco ms, sobre todo por el rpido apoyo chino al mismo. Pero hay otro elemento que les convence de que o dan el paso ahora, de irse distanciando de EEUU, o cuando lo den ser tarde, demasiado tarde. El 9 de julio el emir de Qatar, un pas sujeto a embargo por las monarquas del Golfo Prsico desde hace ya ms de dos aos, es recibido por Trump en la Casa Blanca. El amigo recibiendo al enemigo. Un enemigo que tiene vnculos casa vez ms estrechos con Irn, pas que fue uno de los primeros en acudir en su ayuda cuando se inici el embargo a instancias sauditas. Y el emir de Qatar se ofreci a mediar entre EEUU e Irn mientras Trump daba una nueva muestra de lo poco que tiene en cuenta en estos momentos a sus vasallos sauditas y emirates: dijo que EEUU renovaba su compromiso de avanzar an ms en la cooperacin estratgica de alto nivel con Qatar.

Qatar es pequeo en tamao, pero de gran importancia estratgica para EEUU por varias razones. La primera, porque tiene la base area ms importante de toda la zona y desde la que, curiosamente, sali el avin espa derribado por Irn. La segunda, porque sus buenas relaciones con Turqua que tambin acudi en su ayuda cuando el embargo- le sita en una postura de mediador entre este pas y EEUU en frentes como Siria, por ejemplo. La tercera, porque al suministrar ayuda humanitaria financiera a Hams evita nuevas tensiones con Israel. La cuarta, porque acoje en su territorio a todo tipo de tipos indeseables que han actuado a expensas de EEUU en Chechenia o China, como es el caso de destacados activistas iugures.

Buscando a China...

Saudes y emirates interpretaron que haba una especie de cerco sobre ellos del que solo podan salir de una manera: vincularse a otra superpotencia. A China. Pero mientras que los primeros lo hacan de forma timorata, dubitativa y oscurantista los segundos lo hicieron rpidamente y a la vista de todo el mundo.

El 20 de julio Mohamed Bin Zayed, prncipe heredero y comandante supremo adjunto de las Fuerzas Armadas de los Emiratos, visit Beijing y sus declaraciones no dejaron dudas del cambio: los Emiratos aceptan el papel preponderante de Rusia y de China en la solucin del Golfo Prsico y transformarlo en un oasis de seguridad en lugar de una nueva fuente de agitacin (3). Pero no termin ah la cosa. Bin Zayed pidi de forma expresa que China mediase con Irn para un acercamiento de los Emiratos (y de Arabia Saudita) al pas persa.

Y China lo hizo. Rpido, muy rpido. El 26 de julio, a instancias de China, una delegacin de paz emirat lleg a Irn para hablar de cuatro cosas: un acercamiento en las relaciones diplomticas, el rgimen de seguridad en el Golfo Prsico, las fronteras martimas entre los dos pases y la situacin en Yemen (4). Como es sabido, los Emiratos intervinieron en la guerra de agresin a instancias de Arabia Saudita y ahora estn en proceso de retirada y, al mismo tiempo, ayudan e impulsan a los movimientos separatistas del sur que se estn enfrentando a las fuerzas que apoya Arabia Saudita. Sin embargo, se fue un poco ms all cuando los Emiratos aceptaron que dos de sus bancos hiciesen transanciones financieras con Irn (prohibidas por EEUU).

El 30 de julio, el jefe del Departamento de Enlace Internacional el Partido Comunista de China, Song Tao, encabezaba una delegacin que durante tres das discuti tanto el plan ruso como un nuevo rgimen de seguridad para el Golfo Prsico, adems de reafirmar que China no tiene el menor inters en cumplir las sanciones de EEUU a Irn y que va a continuar comprando petrleo de este pas (5). De hecho, China lleva meses aumentando la importacin de petrleo iran en claro desafo a EEUU y lo hace utilizando yuanes y, siguiendo el criterio ruso, ahora lo ha empezado a hacer tambin en euros. Se cumple as una de los principales acuerdos ruso-chinos del 5 de junio, incentivar la desdolarizacin de la economa mundial. Lo hace, adems, casi de forma compulsiva porque no est consumiendo ese petrleo sino que lo est almacenando y eso supone que si decidiese a su vez ponerlo a la venta, el precio del barril caera sustancialmente. Ni qu decir tiene que es un arma de futuro en la guerra comercial que lanz EEUU contra China, que el principal perjudicado sera el propio EEUU (menos valos al dlar) y, de rebote, los principales productores. Y entre ellos estn Arabia Saudita y los Emiratos rabes Unidos. As que con el petrleo iran, China tiene en sus manos matar dos pjaros de un tiro. De eso son conscientes, tambin, sauditas y emirates, que necesitan un precio algo elevado, sobre los 60 dlares, y estable para mantener a flote sus maltratadas arcas por la desastrosa guerra que mantienen en Yemen.

La respuesta iran estuvo a la altura: una cooperacin mas estrecha [entre China e Irn] puede ayudar a contrarrestar la animosidad de EEUU y neutralizar sus consecuencias, dijo Al Larijani, el presidente del parlamento, quien tambin reclam que Rusia formase parte de ese nuevo rgimen de seguridad para la zona porque eso supondra revertir los intentos de Washington de imponer su propia hegemona en el mundo.

Pero China se llev otra alegra en su misin. Irn dijo que no haba el menor problema en el acercamiento que reclamaban tanto los Emiratos como Arabia siempre que no participasen en planes blicos contra Irn y no permitieran utilizar su territorio para cualquier ataque. Y as lo transmiti a los emirates y es de suponer que estos a los sauditas. Y para que no hubiese duda alguna, el ministro de Asuntos Exteriores iran dijo, el 31 de julio, que Irn est preparado para el dilogo con Arabia Saudita si tambin est lista. La respuesta lleg desde los Emiratos el da 3 de agosto, tambin a travs del ministro de Exteriores de ese pas: los Emiratos rabes Unidos y Arabia Saudita prefieren un enfoque poltico a sus problemas con Irn.

Todo sobre ruedas, entonces? No, porque los emirates casi de inmediato tuvieron que hacer una puntualizacin: si bien la decisin suya de acercarse a Irn y buscar el apoyo de China es firme, la postura saudita es mucho ms matizada porque debido a las estrechas relaciones entre Mohamed Bin Salman y la Casa Blanca (reveladas de forma palpable con la postura de EEUU en el asesinato de Khashoggui) los sauditas estn mucho ms limitados (sic) para dar este giro que algunos consideran dramtico. As que los iranes han dado un paso ms y el da 7 de agosto, de nuevo el ministro de Exteriores elogi a los Emiratos rabes Unidos al tiempo que instaba a Arabia Saudita a tomar sus propias decisiones en lugar de estar subordinada a EEUU.

con la omnipresente Rusia

Aqu es donde se est en estos momentos. Las monarquas rabes estn movindose, conscientes de que su tiempo se acaba, mientras que Irn gana cada vez ms autoconfianza debido a su decidida actitud de resistencia. Pero esta autoconfianza iran viene dada, tambin, por el apoyo que est recibiendo no solo de China sino de Rusia.

Coincidiendo en el tiempo con la visita del alto funcionario chino a Tehern, una delegacin iran visitaba Mosc. No era una delegacin cualquiera, sino militar. Y el objetivo estaba claro: acordar con Rusia nuevos niveles de cooperacin para contrarrestar los movimientos de EEUU, especialmente martimos. Y as, Rusia e Irn acordaron celebrar ejercicios navales en el Golfo Prsico antes de que finalice este ao 2019 al tiempo que se proporciona a la marina rusa facilidades para que use dos puertos iranes, Chabahar (que es militar) y Bandar Abbas. Como de bien nacidos es ser agradecidos, Rusia respondi de forma rotunda a estas facilidades: un ataque contra Irn sera un ataque contra Rusia (6).

De esta forma el crculo se cierra, da la vuelta a gran parte de los movimientos anti iranes que hasta ahora haban realizado las monarquas del Golfo e Irn sale un poco ms reforzado. Rusia y China se convierten no solo en formidables aliados de Irn en caso de un hipottico ataque de EEUU, sino que tambin estn maniobrando, de forma propia o porque se les ha buscado, para que los pases rabes ms beligerantes se mantengan al margen de los planes belicistas contra el pas persa. Y cada vez estn ms cerca de lograrlo.


Notas

(1) Sputnik, 23 de junio de 2019.

(2) Ibid.

(3) Gulf News, 22 de julio de 2019.

(4) Hispan TV, 30 de julio de 2019.

(5) Irn Press, 30 de julio de 2019.

(6) Asia Times, 3 de agosto de 2019.

Alberto Cruz es periodista, politlogo y escritor. Su nuevo libro es Las brujas de la noche. El 46 Regimiento Taman de aviadoras soviticas en la II Guerra Mundial, editado por La Cada con la colaboracin del CEPRID y que ya va por la tercera edicin. Los pedidos se pueden hacer a [email protected] o bien a [email protected]


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter