Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-09-2019

Ruido nuclear en Cachemira

Guadi Calvo
Rebelin


La disputa por Cachemira entre India y Pakistn sigue recrudeciendo, mientras las naciones hegemnicas de occidente, parecen hacerse las distradas del que sin duda es uno de los conflictos ms peligroso que tiene el mundo, fundamentalmente porque ambas naciones cuentan con armamento nuclear. Por el antiguo principado de Jammu y Cachemira, ya han librado tres guerras e infinidad de incidentes fronterizos que desde el momento de la particin en 1947, ya han provocado cerca de 70 mil muertos, y no solo que no se encuentra una salida diplomtica, sino que de manera casi cotidiana elevan la escalada a niveles cada vez ms crticos.

Mientras el primer ministro indio Narendra Modi contina su campaa de provocaciones no solo por sus recientes acciones contra la voluntad independentista de Cachemira, como la tomada el 5 de agosto pasado en que decidi revocar, el artculo 307, vigente desde 1949, que brindaba ciertos e importantes niveles de autonoma a ese estado, lo que permiti conseguir cierta estabilidad, poltica en la regin. Las actuales polticas de Modi, contra la poblacin musulmana de Cachemira, se conjugan con el hostigamiento constante contra la comunidad musulmana en el resto de India (Ver: Cachemira, a la sombra de Kali.). Nueva Delhi, que el dos de agosto envi 10 mil soldados ms, estableciendo un bloqueo militar sin antecedentes en la regin con el fin de dividir. Para cubrir esas acciones se ha prohibido la llegada de la prensa internacional a Cachemira, censurado los medios independientes locales, restringido el acceso a internet lo que ha provocado que muchas empresas no hayan podido hacer pagos en lnea perjudicando el comercio, rompiendo la cadena de pagos y crditos, prcticamente arruinando la economa a pesar de que muchas grandes empresas indias, respondieron al llamado de inversin de Modi, reforzando su argumento de oportunidad econmica.

Todas estas medidas han provocado ms irritacin en la poblacin ya que solo se pueden informar por medios pro gubernamentales, al tiempo que Modi, sigue incentivando a ciudadanos hindis a viajar e instalarse en Cachemira, con la intensin de revertir la patrn demogrfico que seala que de los casi 13 millones de habitantes cerca de un setenta por ciento es musulmanas, mientras que el resto son minoras hindes, sijs y budistas. Por esa razn Modi ha levantado las restricciones a la compra de propiedades a los no cachemires en el estado, una demanda de mucho tiempo del partido ultraderechista Bharatiya Janata (Partido Popular Indio) del primer ministro Modi.

Pakistn, aunque mucho ms medido en sus acciones, no se intimida y se muestra dispuesto a no dejarse atropellar por los desafos de los nacionalistas hindes.

Islamabad ha amenazado con volver a cerrar sus cielos al trasporte comercial areo de India, ya lo haba hecho tras los incidentes de febrero (Ver Cachemira, ms fuego a la caldera.) lo que le ha provocado a las empresa areas indias importantes demoras por la diagramacin de sus vuelos por lo que deben tomar rutas mucho ms extensas con el consiguiente incremento en los gastos operativos, lo que ha provocado prdidas por casi 500 millones de dlares. Adems amenaza con impedir el cruce terrestre de camiones indios con destino a los vidos mercados afganos. Tambin se conoci que en los ltimos das, Islamabad prob con xito, el lanzamiento del misil tierra-tierra Ghaznavi, en honor al guerrero musulmn del siglo XI Mahmud de Ghazni , con capacidad de trasportar ojivas nucleares hasta 290 kilmetros de distancia y que se unir a la serie de misiles Ghauri, por el sultn Shahabuddin Ghauri que tom Delhi en 1199 y el Shaheen III (Halcn blanco) que tiene un alcance de hasta 2750 kilmetros de distancia.

De hecho en Cachemira est prcticamente paralizada, calles de ciudades y pueblos aparecen desiertas con locales cerrados durante das. En la ciudad de Srinagar, la capital del estado, el mercado de frutas y verduras de Parimpora, uno de los ms grandes del continente, la semana pasada no abri ninguna de sus 250 en protesta por la resolucin de Nueva Delhi del pasado 5 de agosto, continan cerradas las escuelas y universidades, y las protestas son casi cotidianas y ms violentas, al punto que los pobladores de las diferentes ciudades cachemires han debido colocar protectores a los vidrios de las ventanas y puertas por las pedradas.

Como ocultar a los muertos

Entre las tantas arbitrariedades cometidas por el gobierno de Modi en Cachemira, se conoci que las autoridades indias se niegan a emitir certificados de defuncin de civiles muertos por la represin de las fueras de seguridad, cambiando la razn del fallecimiento. Mientras que oficialmente se justifican diciendo que no se ha producido ni una sola vctima mortal desde que Narendra Modi anul el artculo 307.

A pesar del bloqueo informativo, y el cierre casi total de rutas, se conoce las continuas protestas relmpago en todas las localidades del estado, reprimidas con gases lacrimgenos, gas pimienta, perdigones en las que se han producido entre tres y cinco muertos por inhalacin de gases txicos. Se ha conocido que el personal de los hospitales recibi rdenes verbales de mantener al mnimo las admisiones provocadas por los enfrentamientos y dar las altas de manera rpida al fin de no elevar las estadsticas y los mdicos tiene la obligacin de no dar el certificado de defuncin.

La polica ha prohibido a los familiares de los muertos que no realicen las tradicionales las procesiones fnebres, adems de limitar a diez el nmero de asistentes a esos rituales.

La prensa india insiste en cargar toda la responsabilidad del recalentamiento de la crisis en Pakistn y su primer ministro Imran Khan, quien habra amenazado con una guerra nuclear segn un medio norteamericano Khan declar que: Si el mundo no hace nada para detener el asalto indio a Cachemira y su gente, habr consecuencias para todo el mundo a medida que dos estados con armas nucleares se acerquen cada vez ms a un conflicto directo, se conoci que Khan, ha solicitado a Narendra Modi conversaciones y la normalizacin de las relaciones. Mientras India exige que Pakistn control los grupos terroristas tanto separatistas no rigoristas, como los vinculados al Daesh y al-Qaeda, que operan en Cachemira, con el apoyo de Islamabad, sospecha bastante concreta, que han producido grandes atentados como el del ltimo febrero, o el que sin duda es ms emblemtico, que se produjo en la ciudad de Mumbay, en noviembre de 2008, y dej 173 muertos.

Aunque en el encuentro del pasado domingo primero de septiembre en la Cumbre de del Sur de Asia en las islas Maldivas, mantuvieron un ms que acalorado enfrentamiento verbal donde hubo gritos y golpes a los escritorios de ambas partes.

Cuando el delegado de India exigi a Pakistn que ponga fin al terrorismo transfronterizo y no les brinde ms apoyo. Mientras que el representante de Pakistn exigi el fin de la violacin de los derechos humanos a los musulmanes, en Cachemira y el resto de la India, lo que Nueva Delhi considera como un asunto interno en la que Islamabad no puede inmiscuirse.

Nada bueno se preanuncia con la extensin de la cuestin cachemir a los foros internacionales donde ambos bandos cruzan insultos y acusaciones, dejando as en manos de cualquier inters subalterno de un lado u otro e incluso fuera del conflicto una tensa paz que de quebrase podra precipitar al mundo a un conflicto nuclear.

Guadi Calvo es escritor y periodista argentino. Analista Internacional especializado en frica, Medio Oriente y Asia Central. En Facebook: https://www.facebook.com/lineainternacionalGC.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter