Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-09-2019

Sobre el "programa comn progresista" presentado por Pedro Snchez como "oferta de accin de Gobierno"
La apuesta real por la educacin pblica, para cundo?

Enrique Javier Dez Gutirrez
Rebelin


En el denominado programa comn progresista, que Pedro Snchez ha presentado como oferta de accin de Gobierno, en su punto 76, y como primer punto del apartado de educacin, se compromete a aprobar una Ley Bsica de Educacin, que derogue la LOMCE y sus consecuencias negativas, que blinde la educacin pblica como eje vertebrador del sistema educativo e incorpore los acuerdos alcanzados por la comunidad educativa en estos aos.

Palabras y promesas, que lleva repitiendo desde hace tiempo, pero que no ha cumplido en su anterior legislatura, teniendo oportunidad y posibilidades para ello, aunque no voluntad poltica. Porque realmente no ha derogado la LOMCE, tal como se haba comprometido ya en 2013, y firmado por escrito con el resto de grupos parlamentarios de la oposicin, asegurando que sera una de las primeras medidas si llegaba al gobierno: "Los grupos parlamentarios firmantes acuerdan que en el primer periodo de sesiones de la prxima legislatura procedern a derogar la LOMCE. Solo ha escenificado una propuesta de modificacin superficial de algunos aspectos (Ley Cela), la mayora como declaraciones de buena voluntad, encomendadas adems (la mayor parte) a las comunidades autnomas, pero que, oh casualidad!, tras largas vacilaciones y postergaciones, la convocatoria de elecciones generales impidi que llegara a prosperar en el Congreso de los Diputados.

No solo no ha derogado la LOMCE, incumpliendo una vez ms sus promesas y compromisos firmados, sino que asegura en este programa comn que va a blindar la educacin pblica como eje vertebrador del sistema educativo. La primera pregunta que se nos viene inmediatamente a la cabeza es: cmo lo va a hacer, si en el segundo punto de su programa slo se compromete a situar la inversin educativa en Espaa en un 5% del PIB en el ao 2025.

Can largo me lo fiis, amigo Sancho, que dira Cervantes, en boca del Quijote, o tantos escritores del siglo de oro, para referirse a que las promesas o proyectos a largo plazo suelen olvidarse con facilidad, e incumplirse posteriormente argumentando las cambiantes circunstancias del futuro. Y, en esto, el PSOE parece que tiene larga experiencia en sus programas (desde la OTAN a la LOMCE).

Si Snchez no asegura hasta el 2025 llegar al 5% de inversin educativa, lo que est haciendo realmente es no comprometerse l, sino comprometer supuestamente al prximo gobierno. No su gobierno, que es para el que presenta el programa, sino el siguiente, que puede ser otro gobierno completamente distinto. Esto se llama tener una cara de cemento armado o tomar a la ciudadana por imbciles.

Lo cual supone, en primer lugar, que no va a revertir los recortes en educacin, que aplicaron tanto PP como PSOE (segunda parte de la legislatura de Zapatero), a educacin en estos aos (9.000 millones de euros). Adems, implica que, por muchas declaraciones y promesas que haga, si no va a haber aumento de la financiacin real en esta legislatura, la bajada de ratios en las aulas no ser posible y el alumnado en la pblica seguir estando masificado; que la atencin a la diversidad y la inclusin seguir posponindose sine da con el reiterado argumento de que no hay recursos; que la renovacin y mejora de los edificios e instalaciones escolares pblicas seguir languideciendo y retrasndose; que no se podrn hacer desdobles, que se reducirn los refuerzos, que seguir la poltica cicatera en becas, que se mantendr la interinidad y precariedad del profesorado, etc.

En segundo lugar, cmo se va a blindar la educacin pblica como eje vertebrador del sistema educativo, si no hay incremento sustancial e inmediato de la financiacin a la educacin pblica. Los pases de la OCDE que tienen una buena educacin, s que han blindado la educacin pblica con un presupuesto de ms del 7% del PIB, y la media de la OCDE es del 6,5%. Por el contrario, en Espaa, lo que s est creciendo es la escuela concertada y aumentando sus ingresos y la financiacin que se le otorga por parte de los poderes pblicos, con el dinero de todos y todas. Aunque las consecuencias de ello son reiteradamente denunciadas (crece la desigualdad educativa, crea colegios gueto, destroza la cohesin social, segrega a minoras y migrantes y por clase social e incluso por sexo, etc.), parece que el PSOE no tiene voluntad poltica real de iniciar un proceso de reversin y supresin definitiva de esta anomala espaola en el panorama europeo.

Pero lo ms preocupante, de este primer punto, es la expresin que ahora el PSOE utiliza de forma constante y sistemtica: la educacin pblica como eje vertebrador del sistema educativo. Lo cual da por supuesto que ha asumido los conciertos educativos como algo inevitable e irremediable en la poltica educativa espaola. Y que van a legislar en este sentido. Si en los aos 70 se promovieron como complemento a una red pblica que no poda cubrir todas las necesidades educativas, ahora su incremento nicamente se justifica por razones de apuesta ideolgica neoliberal (actualmente se estn concertando unidades en zonas donde hay unidades pblicas que se cierran).

Si Snchez y el PSOE realmente quisieran blindar la educacin pblica eso supondra tener voluntad poltica para establecer una moratoria inmediata de los conciertos educativos, y su progresiva supresin (como proponen partidos polticos, sindicatos, movimientos sociales y de renovacin pedaggica) y destinar toda la financiacin pblica a la escuela pblica.

Por eso sorprende an ms su ensima promesa incumplida slo en este primer punto. Porque si asegura, en este primer punto de su programa comn1, que incorporar los acuerdos alcanzados por la comunidad educativa en estos aos, recordarle a Pedro Snchez, que estos acuerdos estn recogidos, desde hace tres aos (y firmados por su grupo poltico tambin), en el Documento de Bases para una nueva Ley de Educacin.

Y poco coinciden con sus declaraciones de intenciones: solo los referidos a este primer punto manifiestan la clara voluntad de la comunidad educativa progresista de este pas de que haya una oferta suficiente de escolarizacin pblica y gratuita de 0 a 18 aos que garantice que todo alumno y alumna disponga de una plaza asegurada en el sistema pblico, de titularidad y gestin pblica, la supresin progresiva de la financiacin pblica de los centros privados concertados; una red nica de centros de titularidad y gestin pblica que, progresivamente, y de manera voluntaria y negociada, integre los centros privados concertados. Mientras tanto, ni un solo concierto ms para la educacin privada y supresin inmediata de financiacin a centros que practiquen cualquier tipo de discriminacin o no aseguren la gratuidad.

Quiz otro da analizaremos el resto de los puntos, que parecen ms bien promesas electorales o declaraciones de intenciones, ms que un programa de compromisos concretos respaldados presupuestariamente, y que no apuestan por una educacin laica, como es obligatorio por la Constitucin en un Estado aconfesional; que olvidan la supresin de las revlidas o la reduccin de la interinidad del profesorado, etc., etc. Pero eso ser otro da, porque parece que su lista de promesas incumplidas va para largo.

Nota:

1 Por cierto, no s con quin es comn, porque no lo ha consensuado con nadie antes de presentarlo, ni siquiera con quienes ha pedido que le voten su investidura como presidente.

Enrique Javier Dez Gutirrez. Profesor de la Universidad de Len, Coordinador del rea Federal de Educacin de IU y miembro del Foro de Sevilla y Uni-Digna.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter