Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-09-2019

Nuestra profunda crisis espaola
Aqu no hay playa!

Francisco Muoz Gutirrez
Rebelin


Uno tras otro de los acontecimiento que se suceden en el escenario poltico e institucional espaol durante el incipiente siglo XXI muestran con claridad los sntomas de una crisis profunda del Estado espaol, con independencia de la crisis poltica europea y la crisis econmica global.

Negar ya el fracaso de la Constitucin del 78 tan solo reviste la categora de ejercicio retrico de cuidados paliativos, toda vez que la crisis de la transicin espaola no slo se evidencia en la carencia de unos derechos fundamentales dotados de un mnimo ncleo sustantivo objetivo, mnimamente concordante con la realidad de los hechos, sino que la mstica constitucionalista slo subsiste sobre una concepcin nicamente procedimental centrada en el rito electoral para establecimiento de mayoras por el procedimiento estadstico.

Las actuales negociaciones PSOEUP para formar gobierno muestran que en los partidos que tericamente representan en Espaa la cultura del consenso (PSOE) y la cultura de la comn (UP), si se le conoce, ni se le espera el consenso sobre lo comn.

La destruccin de lo comn fue el mayor xito de la dictadura que disfrut de 40 aos para cultivar la lgica de que lo que no es del Csar no es de nadie, sembrando Espaa de seoritos plenipotenciarios. En Espaa nada es comn, ni siquiera la patria, y todo es de alguien.

Esta cultura condiciona el propio disenso, impidiendo la concepcin de la democracia como un mtodo de resolucin de discrepancias. Ni las tertulias televisivas de expertos, ni los debates del Congreso conciben el dilogo de contrarios como mtodo de consenso sobre la necesidad comn, sino como campo de trincheras para exterminio de contrarios. Los acuerdos son accidentes que ni se esperan ni se buscan, slo se imponen.

La transicin espaola fracasa por cuanto no es posible la evolucin sin ruptura desde un sistema de jerarquas hegemnicas inmunes a toda discrepancia. Desde el rgimen franquista no se puede transitar de la noche a la maana a un sistema de derechos fundamentales basados en el principio de la igual consideracin y respeto de todas las personas.

En Espaa los derechos son barreras de papel. Ningn derecho fundamental de los establecidos por la Constitucin del 78 tiene correspondencia directa con los hechos reales. Todos son modulados por un Poder Judicial arcaico que jibariza la realidad a conveniencia de lo que ellos mismos denominan eufemsticamente la sana crtica.

Un concepto decimonnico creado por los jesuitas en contra de la reforma protestante, pero que el Consejo Judicial del Poder Absoluto (1) espaol conserva activo en pleno siglo XXI como lgica que mantiene el orden bipolar de la sociedad de los seores de cuello blanco separados de los subalternos pagafantas robagallinas.

Democracia y Economa quedan as salvaguardadas en el mantenimiento del status quo mediante el poder de una tribu de cancerberos jbaros especializados en el reduccionismo de la realidad mediante la potestad judicial. Realidad siempre viciada por la ptica de los meritorios seores de cuello blanco mediante la paradoja indescifrable de que la justicia emana del pueblo pero se imparte en nombre del Rey.

No obstante la reaccin civil contra la sentencia de la manada muestra cmo el Poder Judicial no es tan absoluto frente a las reacciones del pueblo, sino que padece de cierta elasticidad para reacondicionar los derechos a conveniencia en funcin de la reaccin civil.

Si la reaccin civil es constante y vigorosa cambia los criterios, y si, por el contrario, es dbil la atencin de los jueces frente a los derechos se torna intermitente, inefectiva y viciada a favor de los poderes fcticos (caso de la banca).

En cualquier caso slo hay una dbil concordancia entre enunciados y hechos a conveniencia del tribunal judicial, y la objetividad de sus sentencias es ampliamente criticada por una mayora significativa de la poblacin que muestra en encuestas su plena desconfianza en la justicia espaola. No es esto relevante?

Lo curioso, sin duda, es que ningn partido de la llamada izquierda asume el dato siquiera como mnimamente relevante toda vez que se presume que no muestra el descontento de una comunidad, sino que es una simple estadstica de pareceres individuales subjetivos.

A pesar de los golpes de pecho de la derecha espaola, la comunidad reconocida como una relacin de recproca necesidad (2) no es una concepcin sustantiva de nuestra democracia. Muy al contrario nuestra democracia se sustenta sobre la idea del poder absoluto de la mayora.

Simplemente hemos democratizado al dictador para elegirlo en votacin cada 4 aos. Es por ello que el Congreso no es una cmara de reconocimiento recproco de las necesidades comunes, sino el patio trasero de nuestro Poder Ejecutivo. En un campo de guerra no hay consensos posibles.

Tampoco hay divisin de poderes, sino subordinacin al nico poder absoluto; el Consejo General del Poder Absoluto, la criatura del Dictador.

Lo que pareca oculto bajo las graves crisis internacionales del neoliberalismo y de la descomposicin de la Unin Europa aflora ya con fuerza tanto en el difcil consenso de la izquierda espaola, como en la esperada explosin de absolutismo del Poder Judicial en la sentencia del Procs.

En el viejo pas de del sol que nunca se pone, el programa de 370 puntos presentado por el PSOE no es ms que un zurrn de piedrecitas administrativas por qu 370, y no 3.700 o cualquier otro mltiplo?, donde no se atisba ninguna playa. Cunto tiempo ms podremos continuar viviendo en el presente pretrito, sin idea, ni visin alguna, de proyecto comn?

Notas:

(1).- Trmino crtico para designar al Consejo General del Poder Judicial, acuado por el juez granadino Miguel ngel del Arco Torres en su libro La Jaura Judicial, 2017. Editorial Comares. pg. 79.

(2).- Concepto tomado de Waldron, J. (2005). La concepcin constitucional de la democracia. En J. Waldron, Derecho y desacuerdos (pgs. 337-372). Madrid: Marcial Pons.

Blog del Autor: https://lacalledecordoba21.blogspot.com/2019/09/nuestra-profunda-crisis-espanola-aqui.html

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter