Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-09-2019

El apartheid siempre ha sido el plan

Kenn Orphan
Counterpunch

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


La entrada norte al complejo de montaas Cheyenne en Colorado, Dominio pblico

Qu hacen los capitalistas ricos en respuesta a la siempre presente amenaza de aniquilacin nuclear o de una biosfera que se tambalea al borde del colapso?Construyen enormes bnkeres fortificados en las profundidades subterrneas, por supuesto. Aqu pueden vivir como los descendientes de los mamferos que sobrevivieron a la extincin de los dinosaurios en el Cretcico tardo y el Paleoceno temprano hace unos 65 a 100 millones de aos. Los extinguidos necrolestes patagonensis, cuyo significado sorprendentemente apropiado para esta comparacin es "ladrones de tumbas", son los descendientes del cronopio que escap por poco del destino de los dinosaurios al excavar profundamentela tierra.

Pero estos mamferos modernos aparentemente vivirn en un lujo mucho mayor que sus peludos predecesores cuando el planeta sufra el prximo evento cataclsmico. Varios de estos, que pronto sern habitantes del suntuoso inframundo se exhiben en un artculo reciente de Julie Turkewitz en el New York Times titulado "Un momento de auge para el negocio de los bnkeres y los capitalistas del fin del mundo". Y sus guaridas, con todo el buen gusto, estn adornadas con las ltimas comodidades tecnolgicas y de confort como salas de cine, piscinas y salas de yoga. Cmo se sentira hacer un estiramiento de hatha debajo de un mundo muerto?

Este tipo de noticias a menudo parecen una broma de nuestra situacin colectiva. Despus de todo, la mayora de nosotros entendemos que la riqueza no genera inteligencia o un sentido de decencia. Pero la crisis existencial que todos enfrentamos no es divertida. El cambio climtico indujo el colapso ecolgico y la amenaza siempre presente de la devastacin nuclear o incluso la aniquilacin son cada vez ms grandes. La ltima cuestin surgi recientemente tras un desastroso accidente en la Federacin de Rusia que involucr una prueba de misiles con combustible nuclear. Varios cientficos fueron asesinados, muchos otros sufrieron envenenamiento por radiacin y un rea entera ha sido cerrada debido a la contaminacin. Este evento, exacerbado por el amenazado abandono del Tratado de Prohibicin de Pruebas Nucleares por parte de la Administracin de Trump, ha avivado los temores de una carrera armamentista renovada y envalentonada.

Pero son la contaminacin y el cambio climtico y su concomitante degradacin de los ecosistemas del mundo lo que representa la mayor amenaza porque son cuestiones de mltiples capas que involucran a las empresas transnacionales, el sector financiero global, los gobiernos y el complejo industrial militar. Y se estn desarrollando de una manera que a menudo se pasa por alto. Este es un problema que se traduce aterradoramente en sistemas existentes de disparidad de clase, poder y riqueza. Un informe reciente de Philip Alston, relator especial de la ONU sobre pobreza y derechos humanos, subray estas desigualdades. Advirti:

Nos arriesgamos a un escenario de 'apartheid climtico' en el que los ricos pagan para escapar del sobrecalentamiento, el hambre y los conflictos, mientrasel resto del mundo sufre. El riesgo de descontento de la comunidad, de una creciente desigualdad y de niveles de privacin an mayores entre algunos grupos, probablemente estimular respuestas nacionalistas, xenfobas, racistas y de otro tipo. Mantener un enfoque equilibrado de los derechos civiles y polticos ser extremadamente complejo".

Pero no seamos tontos aqu. El apartheid siempre ha sido el plan. Vivienda separada, educacin separada, infraestructura separada,justicia separada, ambiente separado. Y cuando se trata de la catstrofe climtica en curso, podemos ver cmo se desarrolla esto en una variedad de lugares. En los EE.UU., Australia y en Europa, los ricos reconstruyen fcilmente sus mansiones daadas o destruidas cuando quedan en cenizas por los incendios forestales o quedan anegadas por inundaciones. En la India los millonarios y sus familias pueden escapar del calor sofocante en edificios altos con aire acondicionado y en fincas palaciegas y extensas. Y en lugares como Indonesia, los ricos simplemente mueven una ciudad entera. Mientras la capital, Yakarta, se hunde en el lodo debajo de un mar en ascenso, la lite planea mudarse a una nueva en Borneo.

Yakarta es, en muchos sentidos, un ejemplo de manualde un sistema floreciente de apartheid econmico con la gran mayora de sus habitantes viviendo por debajo del nivel del ndice de pobreza global. Sera extremadamente ingenuo creer que la clase dominante indonesia, que est sumida en la corrupcin, ideologas religiosas y polticas reaccionarias, discriminacin de castas y un fascismo nacido de dcadas de brutalidad respaldada por Estados Unidos, trasladara a sus pobres a la nueva ciudad. No, probablemente sern los primeros abandonados.

Y la nueva ubicacin no es una "tierra sin pueblo" como suele decir el mito colonial. Borneo es el hogar de los indgenas dayak, con muchas comunidades e idiomas diversos. Ver cmo el pas ha colonizado y maltratado a los papes indgenas durante dcadas deja pocas esperanzas de cmo tratar a los dayak nativos. La isla tambin tiene algunas de las ltimas extensiones de bosque tropical intacto en un pas con una historia ambiental extremadamente pobre. Los orangutanes y los osos malayos en peligro crtico se aferran a una existencia precaria aqu gracias a la minera y la deforestacin masiva del aceite de palma. Segn algunos informes, a los orangutanes solo les quedan 10 aos.

Sin duda, los bosques restantes sern talados, su madera ser vendida a los Estados Unidos, la UE, Australia y China y la tierra ser desarrollada por y para las lites. Los centros comerciales, campos de golf y complejos de viviendas exclusivos sern acordonados del resto de los habitantes de la isla con sistemas de vigilancia y seguridad elaborados que los protegen. La contaminacin, que ha plagado a Yakarta gracias a las industrias no reguladas y la falta de infraestructura, ahora contaminar un nuevo lugar en el corazn de la selva tropical de Borneo.

Pero Indonesia no existe en el vaco. Pertenece al "sur global", esa zona de sacrificio designada por la lite de las naciones mucho ms ricas. La lite que usa el Banco Mundial y otras agencias de control para mantener un sistema de riqueza y poder concentrados profundamente feudal mientras publicita una campaa verde para paliar nuestra crisis ambiental; se renen en salas de juntas o en el campo de prcticas, van a los mismos eventos para recaudar fondos, bodas y cenas y viven en casas elegantes en Londres, Nueva York, Pars, Tokio, Singapur o Zrich. Y en menor medida Hong Kong, Tel Aviv, Sao Paulo, Mosc, Riad, Taipei o Pekn. La lite que se encuentra en Biarritz y que arroja migajas a sus peones menores que hacen su voluntad de saquear los recursos de su nacin y mantener a raya la disidencia. Que calma su conciencia moribundas arrojando fondos miserables a los problemas mundiales y las calamidades. Estas lites se lanzan a donde quieran en esta esfera que se calienta rpidamente y est protegida por las ganancias mal obtenidas de su fortuna acumulada. En otras palabras: saqueo legalizado.

El acuerdo econmico global no es ms que crimen organizado. La imposicin de la voluntad de los ricos sobre los pobres y las clases trabajadoras a travs de la represin violenta. De hecho tienen el complejo industrial militar y el estado de vigilancia como su mayor arma contra las masas. Ejecutores de los "intereses del capital". Y en una era de angustia existencial constante, este apalancamiento se est convirtiendo en un buen negocio.

La quema de la selva amaznica o el derretimiento de las capas de hielo de Groenlandia presentan una oportunidad para la explotacin de los recursos o para la mercantilizacin de la naturaleza misma, lavada de verde como "protegiendo la selva" privatizndola. Despus de todo, las corporaciones y los militares depredan, ensucian o talan ms bosques en todo el mundo que los granjeros o ganaderos individuales. Por lo tanto, cualquier Nuevo Acuerdo Verde, si no aborda el complejo industrial militar y su relacin con la proteccin del capital, o no es examinado y escrito a fondo por los pobres, la clase trabajadora, los activistas ambientales y los pueblos indgenas, solo servir para salvar al capitalismo, aunque sea por poco tiempo y para muy pocos, de las fauces de su propia avaricia insaciable. Ser un esquema Ponzi de privatizacin diseado por la corporacin de los demonios neoliberales y estrategas de marketing que ayudaron a crear los problemas en primer lugar.

Sin duda, si se permite que este acuerdo persista, el apartheid es el futuro que tienen reservado para todos nosotros. En verdad siempre ha sido as. Un futuromilitarizado y vigilado, lleno de caminos privados, muros de seguridad y comunidades cerradas. Donde reina el espectculo y la jet set y las celebridades son elogiados sin cesar por sus medios corporativos. Donde los pueblos desplazados que huyen por sus vidas son demonizados y detenidos. Donde sus hijos son arrancados de sus brazos, enjaulados y se les niega el jabn o incluso un abrazo seguro por parte de oficiales con botas. Uno donde el derecho a la alimentacin y al agua limpia se considera un privilegio. Donde los documentos controlan quin vive y quin muere. Donde a los trabajadores pobres se les niegan sus hogares ancestrales o se vuelven invisibles. Uno donde las especies en peligro de extincin se consideran prescindibles, donde los antiguos bosques son arrasados ​​y los ros se utilizan como vertederos para la industria y el ejrcito. Este es el mundo que existe ahora en lugares en los que el norte global rara vez escucha o siquiera se toma un segundo para pensar.

La clase dominante mundial no tiene planes para abordar o mitigar nuestra crisis existencial sin el sostenimiento del saqueo capitalista. No ven ninguna opcin fuera de la preservacin de este acuerdo, ya sea a travs de la distraccin o la explotacin del miedo, o por escapar de su enorme costo humano y ecolgico por completo. El apartheid, separarse de nosotros, las "masas sucias e indecentes de la humanidad", siempre ha sido su forma, espritu y plan. Con esto en mente, solo podemos esperar que nos hagan un favor a todos y se escabullan en uno de esos bnkeres de alto precio en el suelo un poco antes de lo planeado.

Kenn Orphan es artista, socilogo, amante de la naturaleza, radical y activista cansado pero comprometido. Se le puede contactar en kennorphan.com

Fuente: https://www.counterpunch.org/2019/09/04/apartheid-had-always-been-the-plan/

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelin.org como fuente de la traduccin.

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter