Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-09-2019

El deseo oculto de Trump en Groenlandia
El tesoro de las tierras raras

Diego Herranz
Pblico

Detrs de este vestigio de imperialismo decimonnico se esconde la idea de que EEUU acapare el gran acopio de minerales indispensables para la industria tecnolgica. Un pastel demasiado suculento que tambin intenta degustar China


La nieve cubre las cumbres sobre el puerto y las casas de la ciudad de Tasiilaq, la comunidad ms populosa en Groenlandia Oriental. REUTERS/Lucas Jackson

El objeto oculto de deseo es el tesoro que esconde la Isla de Groenlandia. Donald Trump, como si se tratase de Jack Sparrow, el luntico, pero persistente protagonista de Piratas del Caribe que encarna Johnny Deep, se ha propuesto oficialmente que este vasto territorio, ms grande que Mxico, aunque con tan slo 56.000 habitantes censados , pase a ser el quincuagsimo primer Estado de la Unin. Con permiso de Puerto Rico, la ltima estrella, ficticia, de la federacin, ya que se le considera como territorio asociado con capacidad y poder autnomo, pese a que sus ciudadanos ostentan la nacionalidad estadounidense.

Acab llorando de la risa. Podran ser las declaraciones de algn admirador de Deep al salir del ltimo estreno de la saga. Pero no. Son las palabras que dedic el exembajador de EEUU en Dinamarca, Rufus Gifford, a una emisora de radio estadounidense, la NPR, nada ms leer el artculo de prensa que difundi The Wall Street Journal a mediados del pasado mes de agosto en el que revelaba que Trump haba mostrado inters en comprar la isla ms grande del mundo . Salvedad hecha de Australia, a cuyo territorio se le considera un continente insular. Sin embargo, a buen seguro que el rictus de Gifford se fue tornando ms serio cuando desde la Secretara de Estado y algn que otro representante del Tesoro dieron oficialidad a la nueva ensoacin del mandatario republicano.

Desde Groenlandia y Dinamarca tampoco daban crdito al asunto. Estamos abiertos a negocios, pero no estamos a la venta, declar la titular de Exteriores de la isla, Ane Lone Bagger. Mientras el expremier dans, Lars Lokke Rasmussen, expres que la noticia tiene que ser una broma del Da de los Inocentes. Completamente equivocada de fecha. Desde la ultraderecha del Partido Popular Dans, su portavoz para asuntos internacionales, Sren Espersen, declar que, si es cierto, es una muestra definitiva de que [Trump] se ha vuelto loco. Pero no. La intencin de la Casa Blanca, ni es nueva, ni es un capricho genuinamente trumpiano .

"Estamos abiertos a negocios, pero no estamos a la venta", alerta la titular de Exteriores de la isla

La ltima vez que EEUU se obsesion con adquirir Groenlandia fue nada ms concluir la Segunda Guerra Mundial. Enclave estratgico entre la extinta URSS y EEUU, en 1946 el entonces secretario de Estado James Byrnes formaliz la oferta, que fue recibida como una conmocin por Copenhague que, sin embargo, cinco aos ms tarde, suscribi un tratado con el Pentgono para que construyera la base area americana ms septentrional del planeta. Casi tres cuartos de siglo despus, Groenlandia no ha perdido ni un pice de inters geoestratgico para Washington . Aunque, a decir verdad, no slo por cuestiones militares. Ni siquiera exclusivamente polticas. El nuevo cheque al portador del Despacho Oval se justifica, tambin, por razones econmicas. O, para ser ms precisos, para garantizar suministros de minerales de alto valor industrial y militar.

El tesoro de las tierras verdes

La pequea economa de Groenlandia, altamente dependiente de la pesca y la agricultura y que necesita de los 500 millones de dlares -algo ms de 457 millones de euros- de los subsidios que, cada ao, le reporta su metrpoli, a la que est unida desde comienzos del siglo XVIII, tiene una amplia variedad de riqueza en su subsuelo. Cada vez menos helado, por efecto de la catstrofe climtica que asola las latitudes rticas. Minerales, metales, gemas , probablemente una balsa de petrleo de enormes dimensiones, an por cuantificar y, sobre todo, tierras raras, material del que se nutren firmas tecnolgicas y de Defensa en cantidades cada vez ms ingentes, hacen de Groenlandia un nuevo El Dorado. Hasta el punto, que han crecido como la espuma las voces de sus residentes que piden la plena independencia de Dinamarca en 2021 , coincidiendo con el 300 aniversario de la colonizacin danesa de la isla. A pesar de su elevado grado de autonoma que, en 2008, mediante referndum, asumi nuevos poderes y competencias. Incluyendo la de gestin de sus fuentes minerales, que queda en manos de su parlamento. Poder que ha ejercido, por ejemplo, en 2013, cuando vot en contra de la prohibicin de extraccin de uranio que el Gobierno dans impuso a finales de la dcada de los ochenta. Aunque los permisos hayan sido concedidos a cuentagotas, excluyendo cualquier intervencin en suelo helado.

Pero incluso este status quo puede cambiar. El descubrimiento de elementos de alta demanda de tierras raras -como el neodimio, praseodimio, disprosio y terbio -, una de las armas de rplica ms contundentes usada por China en su disputa comercial contra EEUU, y que se hallan en abundancia en la zona de Narsaq, en la parte meridional de la isla, ha propiciado, a buen seguro, la oferta inmobiliaria de Trump. Porque el rgimen de Pekn ha cancelado la mayor parte de los envos de estos materiales a EEUU como represalia a sus subidas arancelarias.