Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-09-2019

Argelia
Rechazo del hirak, ausencia de garantas, desorden institucional. La arriesgada apuesta de las elecciones presidenciales

Hacen Ouali
El Watan

Traducido del francs para Rebelin por Alberto Nadal


Desconfianza. A las conminaciones del jefe del Estado Mayor del Ejrcito ordenando la celebracin inmediata de las elecciones presidenciales, las y los argelinos han respondido masivamente reprobndolas.

El vigsimo noveno viernes de movilizacin ha sido una ocasin para ellas y ellos de enarbolar un veto popular, que llevaba a su paroxismo la distancia entre el poder abiertamente asumido por Ahmed Gaid Salah y el movimiento popular que retoma vigor.

La estrategia de la tensin gana a la voz de la razn. Sin embargo, en su radicalidad poltica, las y los ciudadanos en movimiento dan pruebas de serenidad e inteligencia. Las elecciones presidenciales impuestas como nica opcin de salida del atasco actual polarizan, dividen profundamente.

Pero, sobre todo, dicha estrategia encaja un rechazo que no deja de recordar la suerte reservada a los escrutinios del 18 de abril y del 4 de julio. Dos citas borradas de un manotazo por la poderosa insurreccin ciudadana. Manifiestamente no se ha sacado ninguna enseanza de dos experiencias que han hecho retroceder al poder poltico.

Perdidos en un campo poltico tan vaco como confuso, las y los herederos del rgimen Buteflika no tienen brjula, estn carentes de perspectivas y son incapaces de imaginar o de aceptar vas de salida fuera de la obsoleta agenda electoral. Imponerla y obligar a las y los argelinos a la nica solucin presidencial en este contexto revolucionario sera asumir el riesgo de fracasar por tercera vez en el mismo asunto.

A diferencia de las dos elecciones presidenciales precedentes anuladas, esta tercera tentativa se prepara en condiciones polticas an ms intrincadas. La forma en que se convoca al cuerpo electoral es una ilustracin de ello. Es ilustrativa del desorden institucional que domina al aparato del Estado.

El jefe del Estado Mayor del Ejrcito, Ahmed Gaid Salah, ya no disimula cuando afirma la existencia de relevos de la banda de Buteflika en las estructuras de las diferentes instituciones, (relevos) que han tenido por misin poner trabas a la accin del gobierno y de las instituciones del Estado y crear una situacin de callejn sin salida.

De quin habla? Del jefe del Estado provisional, que ha desaparecido de la escena? Del Primer Ministro, Noureddine Bedoui, cuya accin est reducida a su ms simple expresin? O de los famosos crculos ocultos? El misterio es total. Con toda evidencia, la tendencia dominante en la cspide del poder no va en el sentido de la confianza, sino ms bien en el de la sospecha. Tras el podero proclamado, se disimula un desequilibrio cierto.

Una fragilidad manifiesta. Incoherencias evidentes. La destitucin de Buteflika de forma precipitada ha dado lugar a un poder fraccionado, algunos de cuyos centros ya no estn operativos. Y, como consecuencia, toda la mquina resulta bloqueada.

Fracaso repetido

Por tanto, resulta legtimo interrogarse sobre la eficacia poltica de unas elecciones presidenciales a celebrar en plazos extremadamente apresurados. Tampoco es intil subrayar que a esta desconfianza interna del serrallo se aade la relacin de desconfianza de la sociedad hacia el poder. El rechazo es masivo. Las y los ms moderados de la clase poltica hacen llamamientos a la razn y recomiendan vas y medios diferentes a una salida orquestada desde lo alto.

Existen. Pero ms all de la ineficacia poltica de unas elecciones presidenciales precipitadas, no se hace nada para celebrarlas, cuando las ms mnimas condiciones no estn reunidas. Encarcelamiento de ciudadanos y ciudadanas por haber expresado sus opiniones, restriccin de las libertades polticas y asfixia meditica se han erigido en un modo de gestin. Una crnica execrable que obliga a constatar una falta de voluntad incuestionable.

Poniendo en pie este paisaje hostil, el poder da la impresin de que l mismo crea las condiciones del fracaso de sus propios plazos. En este rgido ambiente, es cada vez ms difcil convencer de la pertinencia de la oferta poltica constituida por unas presidenciales torpemente concebidas.

Y la propaganda poltico-meditica que escolta a esta venta concomitante tiene un efecto de repelente. Los tradicionales apoyos sistemticos del rgimen estn desvalorizados. Su apoyo al proyecto presidencial no es una conviccin sino una sumisin al nuevo jefe. Una cultura de fidelidad que conduce inexorablemente a la quiebra. No hay que remontarse muy atrs para darse cuenta de ello.

La gobernanza de Buteflika es un modelo logrado en la materia. Con pequeas diferencias, el escenario se repite con los mismos errores. Nada nuevo. Las y los actores, los usos, los procedimientos y los discursos son casi los mismos.

Las y los herederos no han tomado acta del fin de una poca. No tan evidente para ellos que, desde el comienzo de ls manifestaciones populares, han sido incapaces de tomar la medida del alcance histrico de la revolucin del 22 de febrero. Peor an, a medida que la insurreccin ciudadana tomaba amplitud y arrancaba Argelia definitivamente de su estado de coma, las y los dignatarios del rgimen -paralizados- no han podido seguir la marcha de la historia.

Se han situado paradjicamente a contra corriente, poniendo en marcha todos los medios para impedir la emancipacin en curso en el pas. De ah su dificultad para adaptarse a la nueva situacin poltica.

Es cierto que la guerra fratricida a la que se entregan en el interior del serrallo ha echado un velo sobre su capacidad de ver lo que ocurre. Mantener, obedeciendo, unas elecciones presidenciales en el plazo ms breve sera entonces una apuesta de alto riesgo.

Fuente: https://www.elwatan.com/a-la-une/rejet-par-le-hirak-absence-de-garanties-desordre-institutionnel-le-pari-risque-de-la-presidentielle-08-09-2019

Esta traduccin se puede publicar libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, al traductor y Rebelin.org como fuente de la traduccin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter