Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Siria
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-09-2019

La Turqua que puede helarte el corazn

Amin Noor
Al-Jumhuriya English

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez.



Un joven miembro de la minora turcomana de Siria, que vive como refugiado en Estambul, escribe sobre los temores que provoca la nueva represin del gobierno turco contra los sirios, y su gran decepcin por la ruptura de las relaciones comunitarias entre turcos y sirios provocada por los xenfobos de izquierda y derecha.

El 23 de junio de 2019, poco despus de la victoria del candidato opositor Ekrem İmamoğlu en las elecciones a la alcalda de Estambul, el hashtag #SuriyelilerDefoluyor, literalmente traducido como a tomar por culo los sirios, comenz a ser tendencia en Twitter. Esto marc el comienzo de un perodo de nuevos hashtags antisirios en la plataforma de redes sociales en Turqua y, con ello, una nueva fase en la tragedia siria. La ciudad ms grande de Turqua alberga a unos 650.000 sirios, la mayora de ellos refugiados que han ido llegando desde 2011. Se estima que los sirios suman 3,5 millones en todo el territorio turco.

Este escritor es uno de esos 650.000 seres que escaparon de la guerra y terminaron en Estambul. Por mucho que lo haya intentado, no he podido ignorar la reciente escalada contra los sirios aqu, que ha hecho que la tensin psicolgica, particularmente el insomnio, la ansiedad y una nueva experiencia del trauma sirio, formen parte de mi vida diaria. La mera visin de las tendencias de los hashtags antisirios ha sido suficiente para que no haya podido hacer nada durante una semana.

Pero quin soy yo? Quines somos? Qu partido es ese CHP al que pertenece el alcalde İmamoğlu? Y sobre todo: qu hacer?

Quin soy yo?

De alguna manera, no soy el tpico sirio. Provengo de la comunidad tnica siria turca o turcomana; un remanente de la dispora turca en todo el mundo desde la poca otomana. Cuando Mustafa Kemal Atatrk estaba fundando la Repblica turca moderna no lleg a las zonas donde vivamos. Los turcomanos sirios estn altamente integrados y mezclados en la sociedad siria y no soportan ningn problema de tipo tnico; de hecho, algunos presidentes y polticos sirios de la era dorada tenan ascendencia turca. Los turcos sirios perciben a los turcos de Anatolia (los que se hallan dentro de las fronteras del Estado turco contemporneo) como sus primos directos; la comunidad en la que pueden buscar refugio en tiempos de necesidad. Hasta el da de hoy compartimos el mismo idioma, cultura, origen y religin. Mi abuela, por ejemplo, no sabe hablar rabe, solo sabe turco. Sin embargo, algunos de los que integran la generacin ms joven (habitantes de ciudades en segunda o tercera generacin) han perdido su conocimiento del idioma turco.

Procedo tambin de una familia de acadmicos de clase media; yo mismo acabo de terminar un mster. Polticamente, me suscribo al centroizquierda. Soy un acrrimo laicista, prodemocracia, antiteocracia, antidictadura y anti-Asad. Particip en la revolucin siria desde el principio. Soy pacfico y rechac el armamento de los revolucionarios, y mucho ms de los insurrectos islamistas. Me mantuve firme en que debamos ganar la revolucin por medio del activismo civil. Fueron los valores, no necesariamente los mtodos, de la Revolucin Francesa los que constituyeron mi modelo, mi inspiracin y mi obsesin. Entre las actividades con las que estuve asociado en Siria estuvo la publicacin de una revista prodemocrtica llamada Hurriyet, y recuerdo que se me saltaron las lgrimas cuando descubr por pura coincidencia que un peridico turco de izquierdas llevaba ese mismo nombre.

Despus de pasar mis aos de adolescencia en el activismo revolucionario en Siria, que termin con personas como yo siendo objeto de ataques tanto por parte de los islamistas como de las fuerzas del rgimen de Asad, escap del pas y me dirig adonde habitan mis primos, al norte de la frontera. Esto es algo temporal, me dije a m mismo; regresar a mi agradable vecindario laico de clase media en mi bonita ciudad siria tan pronto como expulsen a Asad.

Llevo esperando ese da desde entonces.

Quines son los sirios en Turqua?

La mayora de ellos son personas como yo que han venido aqu temporalmente hasta que Asad salga del poder. La eleccin de Turqua en comparacin con otros pases se bas en varios factores. La proximidad geogrfica a las fronteras turcas fue una. Algunos sirios conservadores llegaron a Turqua debido a la reputacin de su partido conservador gobernante, el AKP. Algunos eran turcomanos. Otros eran laicos que pensaban que Turqua era la opcin ms laicista entre los pases de refugio disponibles. Algunos vinieron porque Turqua tiene una economa libre que facilita el espritu empresarial; otros porque es un centro para el activismo contra las dictaduras rabes. Los de tendencia ms conservadora probablemente se hayan refugiado en los Estados rabes ms conservadores, mientras que los ms liberales optaron por Europa.

Qu es el CHP?

El Cumhuriyet Halk Partisi (CHP), o Partido Popular Republicano, fue establecido por el fundador de la Repblica turca, Mustafa Kemal Atatrk. Se define como un partido socialdemcrata, de centroizquierda, laico y kemalista. Es miembro de la Internacional Socialista. Su lema es La humanidad primero, la unidad primero, Turqua primero. Se considera el partido turco ms cercano a Europa. Su base electoral comprende principalmente la clase media occidentalizada, urbanizada y de cuello blanco.

Sin embargo, como ocurre con frecuencia en Oriente Medio, estos eslganes y afiliaciones son nulos y carentes de realidad. Los habitantes de Oriente Medio han aprendido bien cmo mantener las apariencias para engaar a los occidentales (y a veces a s mismos), mientras las cosas serias suceden bajo la superficie. Esto es sobre todo cierto respecto a la izquierda. Los occidentales, por su parte, caen siempre en la trampa.

Quizs soy un sirio con un complejo de minora sectaria (ya que la guerra siria fue causada por la tirana de una minora), pero no puedo evitar ver al CHP asociado con ciertas sectas no sunes y compasivo con el rgimen de Asad por lo que parecen ser, y espero estar equivocado, razones sectarias. En cualquier caso, est claro que el CHP est en desacuerdo con los civiles sirios normales y corrientes dentro y fuera de Turqua. Mi complejo no se debe a que odie a la minora religiosa porque soy fiel a mi laicismo, sino porque la minora religiosa est utilizando el laicismo para atacar a la mayora (es decir, sunes), lo que en consecuencia est alejando a la mayora del laicismo y lanzndola hacia el fanatismo y actitudes de lnea dura. Por cierto, esto puede explicar parcialmente los recientes cambios a la derecha del AKP.

Se supone que el apoyo a los refugiados y la oposicin a la xenofobia son valores histricamente apreciados por la izquierda, incluidos mis compaeros sirios que acogieron en el pasado a millones de refugiados iraques y libaneses de la guerra. Por otro lado, el CHP nunca ha pretendido mantener estos valores. Desde el da en que los sirios comenzaron a llegar a Turqua, el CHP se moviliz en su contra, establecindose desde el principio como el portavoz principal de los sentimientos, rumores y noticias falsas contra los sirios. Era como si el CHP se hubiera convertido en el brazo de la propaganda oficial de Asad en Turqua. Promovi una imagen caricaturesca de los sirios como un grupo homogneo de rabes atrasados, religiosos y feos. Amplific los rumores de que los sirios obtienen apoyo financiero del gobierno, lo cual es falso; que los sirios pueden ingresar a las universidades turcas sin examinarse, lo cual es falso; que los sirios obtienen vivienda gratuita y apoyo para las familias, lo cual es falso; que los sirios son criminales, mendigos y violadores (lo habitual), lo cual es falso; y as sucesivamente. El CHP ha ayudado a difundir imgenes sin fuentes y con Photoshop de personas desagradables fumando nargile (que es popular entre los mismos turcos) o descansando en la playa junto a citas como: Esto es lo que hacen los sirios en nuestro pas mientras nosotros vamos y luchamos por los suyos. Son mentiras puras y descaradas; rumores de los que el propio Goebbels podra haber sentido cierta vergenza, o, alternativamente, podan haberle servido de inspiracin.

En agosto de 2019, al ver que esta histeria antisiria ganaba impulso, otro partido antisirio clave entr en la contienda con ms fuerza. El partido nacionalista de derechas İyi (Partido del Bien), que es un aliado del CHP, y figuras relacionadas como Sinan Oğan y mit zdağ tomaron la bandera de la propaganda antisiria en Turqua y se convirtieron en la principal dinamo detrs de los ms recientes hashtags, enfrentamientos y ataques contra los sirios en las calles de Estambul. Fue İyi quien presion hasta conseguir las recientes acciones del Estado turco para extraditar y deportar a los sirios de vuelta a Siria. Deben estar muy contentos ahora que la polica ha detenido a ms de 1.000 sirios y los ha dejado abandonados en Idlib, en el norte de Siria -actualmente el lugar ms peligroso en la tierra-; a muchos de ellos ni siquiera se les permite llevar equipaje; muchos de ellos tampoco estn familiarizados con Idlib, no han estado nunca all, no conocen a nadie all. Simplemente han sido abandonados a su destino, quedando con ello destruidas las vidas de muchas familias y el futuro de muchos nios. Increblemente, el CHP izquierdista permaneci en silencio o aplaudi positivamente los actos de su aliado derechista İyi. Un segmento importante del CHP incluso particip activamente en esta campaa antisirios.

Todos ellos han destrozado injusta e indiscriminadamente la reputacin de un grupo extremadamente vulnerable de personas, burlndose de su tragedia de la manera ms despreciable. El AKP, supuestamente el partido moderado en lo que se refiere al trato hacia los sirios, ha cado en el mismo hbito recientemente, utilizando los sentimientos antirefugiados como herramienta populista de recoleccin de votos y como chivo expiatorio por sus fracasos. El gobierno liderado por el AKP es quien ha impuesto las nuevas restricciones recientes y la poltica de deportacin contra los sirios, principalmente en respuesta a la presin populista de la alianza İyi-CHP. Una intensa angustia psicolgica define ahora la vida diaria de un sirio en Turqua. La gente como yo se siente amenazada e incluso teme escenarios de pogromos.

Hoy, los alcaldes de las pequeas ciudades en manos del CHP, con un nmero muy insignificante de sirios, compiten entre s para dar a conocer que van a cortar el apoyo a los sirios (lo que sea que eso signifique), que cambiarn los carteles publicitarios en rabe de las tiendas sirias, que prohibirn que los sirios puedan entrar en las playas u otros lugares pblicos y que van a expulsarlos a su pas, del que dicen que es ya seguro.

Deconstruyendo las mentiras

El eslogan de campaa ms reciente del alcalde İmamoğlu fue #HerSeyCokGuzelOlacak, o #Todoirbien. No pude evitar recordar el eslogan revolucionario francs a ira. Sin embargo, como hizo su contraparte francesa, si la versin turca solo exigiera optimismo Para ser justos, İmamoğlu ha sido relativamente moderado hasta ahora, con solo algunas leves declaraciones antisirias aqu y all. Sin embargo, el miedo que sentimos no se deriva directamente de l, sino de su base, que ha ganado poder e impulso.

La guerra ideolgica dentro de la oposicin siria fue trada consigo por los sirios a Turqua. En trminos generales, puede verse como un campo secularista contra uno islamista. Los conservadores sirios, por mor de ser los primeros en llegar a Turqua, se aliaron con los conservadores turcos, pero no se produjo una alianza comparable entre los secularistas sirios y turcos. La comunidad siria en Turqua qued dominada por los conservadores, con escaso poder en manos de liberales y secularistas. La comunicacin con los secularistas de Turqua (que luego constituyeron la mayor parte de las fuerzas antisirias de Turqua) era importante, pero los islamistas sirios dominantes no permitieron ningn contacto directo organizado. El pequeo contacto que tuvo lugar fue a nivel individual, especialmente entre los jvenes, en lugares como las universidades. Todos mis amigos de la universidad turca votan al CHP. No puedo olvidar su sorpresa cuando se enteraron de que yo era sirio, como si por vez primera hubieran comprendido que los sirios podan usar ropa bonita y participar en conversaciones laicas complejas. Tenan una cierta imagen mtica o estereotipada de cmo debera ser un sirio. Me llev dos meses de construccin de relaciones convencerlos de que realmente era un tipo amigable; que los rumores eran falsos; que los pocos sirios que tenan xito en las universidades eran simplemente inteligentes; que pagu mis matrculas por m mismo, por lo que tuve que pasar dificultades econmicas; que Asad podra ser realmente un mal tipo; y que no iba a violarlas.

Muchos sirios se han integrado en la sociedad turca. De hecho, una gran parte de ellos pasa desapercibida como sirios porque parecen turcos. Es por eso que nadie habla de un sirio integrado. S, hay problemas de integracin entre algunos sirios, que se pueden ver en lugares como el barrio Fatih de Estambul, donde uno puede percibir instantneamente que la mayora de los letreros de las tiendas estn escritos en rabe, creando un escenario de sociedad paralela e integracin fallida. Sin embargo, grandes segmentos de sirios, incluyndome a m, estn en contra de esta situacin y de hecho hacen campaa activamente por una mejor integracin. Pero, de nuevo, las personas como yo pasan desapercibidas! Y los sirios como colectivo enfrentan ya al problema de la barrera del idioma que les impide comunicarse con los turcos y disipar los rumores. El resultado final es que la propaganda antisiria se difunde sin que nadie la cuestione.

En qu me convierte esto? Tcnicamente soy un turco laico izquierdista que tiene miedo del partido turco laico de izquierdas. Qu espanto de declaracin! En qu tipo de mundo vivimos?

El campo de la psicologa social nos presenta dos grandes teoras del conflicto. La primera se denomina teora realista del conflicto grupal, que sostiene que dos grupos de personas luchan entre s para adquirir recursos materiales (por ejemplo, dinero) y no materiales (por ejemplo, poder). En realidad, esto no existe a gran escala en el contexto en discusin, ya que los sirios no tienen dinero ni poder en Turqua, ni los buscan. Saben que su permanencia ah es temporal, establecen pequeas empresas solo para mantenerse hasta que termine la guerra, y eso es todo. Algunos de hecho estn compitiendo con algunos turcos a nivel de pequeas empresas, enojando a estos ltimos debido a esa competencia, lo que podra ser un problema, pero ese no es el problema (es decir, un problema muy serio en el que todos los turcos se enfrenten a todos los sirios).

Por lo tanto, lo que hacen los turcos antisirios es promover propagandas falsas para que surja ese conflicto; propagandas que dicen que los sirios reciben ms dinero que los turcos, que a los sirios se les est pagando a costa del bolsillo de los turcos, y as sucesivamente. Las redes sociales son el canal principal que promueve esto: los troles , los bots , los voluntarios, los empleados remunerados y los grupos de acosadores organizados asumen la tarea de inculcar un conflicto inexistente entre turcos y sirios. En este sentido, apelar a la conciencia, la tica, la humanidad y los sentimientos de vergenza (namus en turco) en aquellos que promueven tal propaganda ya no funciona, y sera una pura ingenuidad. Despus de ocho aos de guerra, reconozco que estos ideales estn muertos. Como tal, prefiero aplicaciones ms tcnicas y combatir el fuego con fuego. Los grupos organizados deben estar activos en Internet, promoviendo la informacin verdadera y combatiendo las proclamas falsas. Por desgracia, los sirios no disponen ni del dinero ni de las instituciones para hacerlo ellos solos.

La segunda teora es conocida como la teora de la privacin relativa. Sostiene que un grupo siente frustracin por determinadas razones y proyecta comparaciones sobre otro grupo. El conflicto resultante se alimenta de cuatro factores: instituciones (por ejemplo, los partidos); potencial coercitivo (por ejemplo, el poder ejecutivo, los ejrcitos, la polica); facilitacin social (por ejemplo, justificar de forma tica que se odie al otro grupo); y legitimidad percibida (por ejemplo, legitimar el odio al otro grupo, percibiendo su presencia como ilegtima).

Este es el tema clave en el que los turcos y los sirios necesitan realmente trabajar. Tanto a la izquierda como a la derecha, los sirios y los turcos necesitan conocerse ms unos a otros; necesitan comunicarse. Cuanto ms se comuniquen dentro de un marco institucionalizado, mejor. Por qu no tener, digamos, un turcomano sirio de centroizquierda que asista a las sesiones del CHP como oyente? Los turcos deben reconocer tambin que no hay ejrcito sirio o polica siria ni ningn tipo de poder sirio en su territorio. En realidad, es al contrario; los turcos pueden deshacerse justa o injustamente de los sirios sin que se produzca repercusin local alguna.

Es de suma importancia deconstruir las justificaciones ticas para atacar a los sirios mostrando cun invlidos son los argumentos y rumores antisirios. Se debe recordar a la izquierda turca que es un valor definitorio de la izquierda aceptar refugiados! Y no mostrarse xenfobo hacia ellos.

Finalmente, los turcos deben saber que los sirios en Turqua estn abrumadoramente sometidos a las leyes turcas y que las cumplen. Tienen su documentacin en orden, se adhieren a la ley y no son delincuentes. La ley se aplica a los sirios no menos que a los turcos, y los sirios no tienen ninguna objecin que poner a ello.

Cuando llegu a Turqua era un turcomano orgulloso (as como un sirio orgulloso) que iba a ponerme bajo la proteccin de mis primos. Estaba emocionado de experimentar por primera vez la sensacin de vivir en una democracia y en una sociedad abierta. Me enorgulleca pertenecer a la nica cultura secularizada con xito en el mundo sun, y pens que podra ser un puente de Atatrk a Siria. En cambio, me sent decepcionado, incluso traicionado. Me encontr con que el populismo, las polticas de identidad y las afiliaciones prenacionales dominaban la escena. No era ms que un pen en ese juego inhumano. De hecho, me encontr inmerso en otra guerra. Hoy soy una persona destrozada que piensa que el mundo no tiene remedio y la izquierda una desgracia para la humanidad moderna.


Amin Noor es el seudnimo de un activista sirio que vive en Estambul.

Fuente: https://www.aljumhuriya.net/en/content/cold-turkey

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y a Rebelin.org como fuente de la misma.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter