Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-09-2019

El pensamiento no est escindido en dos

Jaime Richart
Rebelin


Hay muchas fuerzas, la mayora oscuras, y otra clara como la de los medios impresos y audiovisuales de la capital, que presionan para mantener un virtual rgimen bipartidista en Espaa. Y digo virtual porque, ms all de los partidos nacionalistas y de la izquierda comunista que en el transcurso de 43 aos ha tenido un papel casi exclusivamente testimonial y decorativo salvo en eventuales casos de gobernacin local, ese rgimen no es propio de un modelo latino. Por culpa de la dualidad, no s lo religiosa sino tambin poltica, han pasado en este pas en el transcurso de un siglo demasiadas cosas, y muy graves, como para aceptarla ahora de buen grado, y con ella el bipartidismo. Pero esto tampoco es casual ni fruto del azar de la Historia. Responde al legado anacrnico del dictador. Una Constitucin que contena la forma monrquica de Estado y la ley D'Hont electoral que evita el multipartidismo decretadas prcticamente por sus albaceas testamentarios, consumaron el deseo jactancioso del strapa de dejarlo todo atado y bien atado, su frase famosa...

Pero, reconozcmoslo: el cerebro y el pensamiento no estn escindidos en dos, que es lo que da a entender esa ley impuesta por la puerta de atrs al no haber sido debatida en un parlamento sereno y equilibrado, y principio rector de la poltica normalizada que quieren asentar los poderes econmicos, los polticos, los mediticos y los religiosos espaoles de la postdictadura y de ahora. Todo en contra de los matices y el saber discriminar que son propios de las culturas abiertas y avanzadas. Porque, si bien las preocupaciones de los dos bloques polticos espaoles lgicamente distan mucho uno de otro (aunque paulatina y soterradamente los dos partidos principales van convergiendo en la teora econmica neoliberal) las preocupaciones reales (no las que se simulan ante la galera electoral) de los dos partidos que forman parte del bloque de izquierdas, estn prximas en la teora y lejos en la prctica; razn por la que, con otros motivos que sirven de pretexto, puede decirse que nada tienen qu ver...

Todo lo que explica el por qu debe haber muchos partidos, Tantos como sensibilidades y como fines prioritarios; tantos como para hacerse sombra unos a otros y debilitar la prepotencia de los que preponderan desde que Espaa pas de una dictadura en forma de democracia orgnica a una democracia inorgnica de bajsima calidad, que son en realidad histricamente los de siempre... Por ejemplo, para humanistas, ecologistas y animalistas los gastos militares, como las suntuosidades vaticanas, son una aberracin colectiva, sobre todo cuando no hay enemigos a la vista. Su argumento irrefutable es que el alto coste de la Defensa debe destinarse a promover la salida del umbral de la pobreza o de la pobreza misma de innumerables espaoles. Por ejemplo, para marxistas y socialistas verdaderos, el objetivo es igualar en lo posible la clase de vida de toda la poblacin, en contraste con el objetivo de los neoliberales. Que no es otra cosa que, desde la gobernacin, desde nepotismo, enriquecer ms a los ms ricos y favorecer a familiares , allegados y amigos del gobernante de turno sin ms mritos que serlo. Por ejemplo, para territorios que tienen ancestralmente un entendimiento muy problemtico con el poder central, su independencia. Por ejemplo, la que tiene como fin prioritario barrer el pensamiento nico... Estas y otra muchas y diferentes miras, como la de quienes desean otra forma de Estado, la Repblica, tienen el suficiente fuste como para ser tenidas en cuenta en el concierto de las variables del pensamiento poltico...

Deca que en el modelo anglosajn, de hecho slo hay dos partidos. Pero claro, a l precede una filosofa, la idea cardinal del plain life, high thinking que comparten todos los britnicos. En Espaa, por el contrario, los ricos valoran demasiado la vida opulenta y desenfrenada, y dan muy poco valor a las ideas elevadas y a la vida sencilla. Y lo que es peor, la conciencia social, esa consciencia del poseedor de que ah estn el necesitado, el oprimido, el que es objeto de abuso o de marginacin, en Espaa est neutralizada no por la idea de la justicia social sino por la de la caridad y por la consigna de que el desvalido y el menesteroso, como antes el enfermo, merecen serlo porque no quieren trabajar o es efecto de la voluntad de Dios. Y as sucesivamente...

El pensamiento, en efecto, no est escindido en dos pese a que se empeen todos los que dominan el escenario de la convivencia forzosa y forzada entre superricos, ricos, acomodados, dependientes y puteados...

Se me dir que si actualmente est siendo complicado el entendimiento entre dos fuerzas polticas, con muchos partidos polticos en liza las complicaciones se multiplicaran por el nmero de partidos. Pero no es as. La evidencia de que hay muchos modos de pensar induce ms fcilmente la idea de que todos tienen una cuota de razn, hace ms flexible el pensamiento y por tanto ms fcil los acuerdos. Mientras que, como viene sucediendo, cuando dos partidos enarbolan ideas tericamente cercanas bajo diferente bandera, y uno de ellos adems est condicionado por los poderes econmico, financiero, bancario y empresarial, la tentacin de acaparar ste el pensamiento poltico, y con l el poder, hace trizas la buena voluntad y la resistencia a ceder es mucho mayor. Como se viene viendo y comprobando desde hace ya ms de dos meses...

Por todo lo cual hemos de asumir que mientras en Espaa no se haga una revolucin institucional en toda regla, sin derramamiento de sangre, y se abra la mano al pluripartidismo, ste seguir siendo un pas atrasado poltica y moralmente pese a esos frecuentes alardes de tantos y de tantas diciendo y escribiendo que Espaa ocupa el cuarto lugar en importancia de Europa. No s si eso es as. Lo que s s es que ocupa el primero en fanfarronera, en casos de latrocinio pblico y en despropsitos de todos los colores...

Jaime Richart. Antroplogo y jurista.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter