Portada :: Cultura :: Cine
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-09-2019

La fbrica de sueos
Krzysztof Kieślowski, visin de libertad del genio catlico del cine

Luis Carlos Muoz Sarmiento
Rebelin


El cineasta polaco Krzysztof Kieślowski, el pionero del cine de agitacin moral en Polonia, naci en Varsovia en 1941 y muri all mismo en 1996. Se licenci en direccin en la Escuela de Cine, Teatro y Televisin de Lodz con Sobre la ciudad de Lodz (1969); luego comenz a trabajar en documentales para TV y en programas dramticos sobre la problemtica socio-econmica dominante entonces en su pas. Entre sus cortos, ms de veinte, que no cesaba de rodar aun cuando ya hubiera empezado a hacer largos, estn: La fotografa (1968); La fbrica (1970); El primer amor (1973); El hospital (1976); Siete mujeres de diferentes edades (1978); Cabezas parlantes (1980). Movindose entre el cine y la TV realiza su pera-prima con el documental Pasaje subterrneo (1973) y el filme de ficcin El personal (1975), rodados en 16 mm para TV. Su reconocimiento internacional se da con La cicatriz (1976) y El aficionado (1979), primeros trabajos para el cine con los que representa a su pas en diversos festivales pero que, por su dura crtica a la sociedad polaca, se prohben durante varios aos. En El aficionado, v. gr. (La cicatriz no se conoce aqu), a travs de Filip, un obrero que se hace cineasta, devela los cambios de percepcin del mundo por aqul: en la vida familiar: alejamiento de su mujer; en el trabajo: deterioro en el trato con el jefe; en la vida personal y colectiva: ruptura, inseguridad, cuestionamiento del poder. El aficionado es uno de los mejores casos que se puede encontrar sobre lo que se llam cine dentro del cine y en l la cmara se vuelve eficaz instrumento de exploracin del mundo, de la vida de seres comunes y corrientes sobre los que el cine repara ms para el dicterio que para la reivindicacin.

Su serie Declogo (1989), ciclo de diez obras basadas en cada uno de los mandamientos, de los que parte, pero no para hacer una sntesis sobre la religin sino sobre la vida, fue realizada para la TV polaca, aunque algunas fueron luego ampliadas y estrenadas en el exterior como largometrajes. La quinta parte, No matars (1988), recibi el Premio del Jurado en Cannes y el Oscar a la Mejor Pelcula Extranjera ese ao. Muchos de sus filmes analizan el lugar que ocupa el hombre en la sociedad, como en La doble vida de Vernica, filme muy bien acogido por la crtica tras su estreno en 1991, en el que Kieślowski narra la vida de dos mujeres idnticas, ambas hurfanas de madre, con el mismo mal cardiaco y dedicadas a la msica. Por intermedio suyo desarrolla dos episodios complementarios que protagoniza una misma actriz, Irne Jacobs (Premio en Cannes; la misma de Rojo): mientras Weronika vive en Varsovia y canta en un coro, Vernique, en Pars, donde es profesora de msica en un colegio. All, nuevamente, expresa sus preocupaciones religiosas (no se puede olvidar que habiendo pertenecido durante mucho tiempo a la Cortina de Hierro, huelga decir ser comunista, Polonia es uno de los pases con mayor tradicin catlica de Europa) y su obsesin por la casualidad, no causalidad, y el tema del doble, asuntos que van a alcanzar su ms alta cuota de expresin en la triloga independiente (y no es tautologa) Trois couleurs (1993/94) o Tres colores, formada por Azul, de la que se hablar enseguida, o la bsqueda racional de una explicacin sobre la libertad, a nivel personal; Blanco o el intento de hacer una comedia, negra, a la postre no tan graciosa, sobre el problema de la igualdad: es proverbial el chiste polaco, dice Kieślowski, de que todos los polacos son iguales, pero hay unos ms iguales como en Colombia, jeje); y Rojo o la sospecha de que lo nico que de verdad nos importa es nosotros mismos (K. K.) y el nimo de saber si es posible corregir un error que se cometi tiempo atrs en la vida. En Tres colores, retoma los tonos de la bandera francesa en alusin a los ideales revolucionarios de libertad, igualdad y fraternidad, tan desdibujados hoy, para analizar de forma reiterativa la vida interior de sus personajes, sin asomo alguno de prejuicios ya sean religiosos, sociales o polticos, como cuando se trata de un honesto y autntico artista: el que sabe que en el arte lo nico vlido es ser fiel a s mismo.

Azul (1993): Libertad, igualdad, fraternidad, en clave personal

Un carro se desplaza por una autopista en la noche. Al llegar la aurora, se detiene en un paraje. Una nia desciende del vehculo a orinar. Plano de detalle a la manguera de aceite que gotea. Vuelve a arrancar, pasa frente a un joven que, en primer plano, juega coca (el destino parece ser un juego a veces, macabro), desenfoque de la cmara y, un poco ms adelante, choque violento del auto contra un rbol. Corte. Aparece una mujer, Julie, en un hospital y el mdico le informa que su marido, Patrice, ha muerto y tambin su hija, Anna. Julie intenta suicidarse, se arrepiente y sale de all. Ordena que vendan su casa de campo, abandona todo, se dedica a nada y se va a vivir sola a un apartamento en Pars.

Partiendo de esta historia, Kieślowski intenta en Azul, como en general en Tres colores, hacer un filme en el que las mximas del Declogo se entiendan en un contexto ms amplio; trata de ensayar y ver cmo operan los mandamientos hoy y qu actitud se tiene frente a ellos; por ltimo, procura mostrar cmo funcionan aquellas tres palabras que encarnan el espritu de la Revolucin Francesa. Todo desde una perspectiva muy humana, personal, ntima no filosfica ni, mucho menos, poltica o social, por considerar que dichos conceptos se han abordado siempre, en el mundo occidental, desde la ptica socio-poltica y se ignora el plano personal, en el cual el concepto de libertad opera en forma completamente distinta.

Azul es libertad; tambin, igualdad y con la misma facilidad podra ser fraternidad. En su filme, Kieślowski habla de las imperfecciones de la libertad humana: hasta dnde llega nuestra libertad? Julie est, aparentemente, en una situacin de privilegio. Al comienzo es libre, opina el director, pues su marido y su hija han muerto: ha perdido a su familia y por tanto todas sus obligaciones. Tiene un porvenir asegurado, dinero, ninguna responsabilidad concreta. En su casa de campo, pregunta al jardinero Bernard si ha quitado todo lo del cuarto azul, del que solo rescata un mvil de cristal azul. Oye un llanto, acude y se encuentra a boca de jarro con la voz de su empleada Marie: Lloro porque usted no llora

Julie se siente sola. No queda sino un colchn en su casa campestre. De manera que piensa en utilizarlo. Entonces aparece Olivier, amigo y colaborador de su fallecido esposo, Patrice de Courey. Tras hacer el amor, Julie le dice a Olivier: Soy una mujer como cualquiera sudo, toso, tengo caries. Y como cualquier mujer, sale en busca de apartamento. Cuando el agente inmobiliario le pregunta a qu se dedica, le contesta: A nada y se presenta con su apellido de soltera: Vignon. En su nuevo sitio, una noche, siente un ruido. Se asoma por la ventana y ve cmo unos tipos le dan una paliza a otro; ste, le golpea en la puerta, pero ella no abre. Al pasar la trifulca, sale de su apartamento, advierte que la luz se ha ido y pregunta: Hay alguien ah? Ventea fuerte y en una especie de respuesta a su falta de solidaridad la puerta de su apartamento se cierra en sus narices. Aqu, la solidaridad, el sentido de cooperacin, resiste al prurito individualista/egosta que, callado, pregona el capitalismo. El Sistema ignora que en el servicio a los dems radica el sentido de la vida.

Aprendida la leccin vital, con quien Julie piensa solidarizarse, como en reaccin, es con su vecina Lucille, quien para el resto de vecinos es simplemente una puta y por tanto debe irse del edificio. Julie no firma una peticin en tal sentido, pero ms por necesidad de contar con alguien (de pensar en s misma, dira K. K.) que por verdadera solidaridad. Y lo hace despus de observar que Lucille deja abierta la puerta para que su vecino pueda entrar pues la pobre es incapaz de dormir sola. A nivel simblico, ella encarnara la voz de la disidencia, de la rebelda, de la marginalidad, frente a la doble moral y a la hipocresa social: mediante un plano subjetivo y recurriendo a la profundidad de campo, el espectador ve al fondo de su puerta un afiche de Edith Piaf, ms que un cono de la Chanson Franaise, en este caso un emblema de la inconformidad frente al sistema.

Pero, el que no tenga nada que hacer, nunca ms, significa que Julie es una persona libre de verdad? As parece creerlo ella. Intenta llevar una vida distinta, liberarse del pasado, negarse a todo vnculo con l. As ocurre con Antoine, el muchacho que el da del accidente encuentra una cadena con una cruz, que intenta devolvrsela y que, antes, le pregunta: No quieres saber nada? Y Julie: No. Y es que la sola presencia de Antoine le trae todo de vuelta a su memoria. Al respecto, si bien la ausencia de memoria es la muerte, dira Lucas Musar, su presencia es la que podra ocasionar, en este caso, la muerte de Julie. No se olvide a Giardinelli: La memoria es el nico tribunal incorruptible. No obstante, la nica vez que Julie re en el filme es con Antoine, quien parece representar la compasin, cuando ste le recuerda una frase de Patrice y aqulla a su vez recuerda el chiste de la mujer que tose, el mdico le da la mejor pastilla laxante y le dice: Ahora trate de toser

Para Julie no hay pasado. Si este vuelve lo hace solo a travs de la msica. Como cuando recuerda unos coros de la composicin que su marido dej inconclusa o como cuando se sienta a comer un helado con caf y escucha la meloda de un atpico flautista callejero (un da baja del carro de una mujer rica que le da un beso) y a quien despus preguntar: De dnde conoce esa msica? Y el msico contesta: Invento muchas cosas. Msica que en Azul se adjudica al compositor holands Budenmayer, de fines del siglo XIX: l no existe. Lo inventamos hace tiempo. En realidad, Van der Budenmayer es Preisner, por supuesto. Ahora Preisner anda recogiendo sus obras viejas y dice que las compuso Van der Budenmayer, certifica Kieślowski. Lo que, desde la ficcin flmica, parecera sugerir dos problemas, el de la creacin y el de la originalidad, que se hacen extensivos al asunto del filme, el de la composicin de Patrice que, contra la evidencia, parece ser del msico callejero o de Julie: as, dnde est el arte en la academia o en la calle?, parece sugerir el filme. Existe alguna expresin humana realmente original? Para llegar a la autenticidad habr que pasar por la imitacin? Slo plagiando se puede llegar a ser autntico, como sostiene Almodvar? Se puede ser autntico en arte pasando por el plagio?

Julie quiere olvidar todo, pero puede? Parece imposible para el ser humano liberarse de todo lo que ha pensado, soado y vivido. Ya sea por miedo, por soledad, por un sentimiento de engao, como le pasa a Julie cuando tras enterarse de las relaciones entre Patrice y Sandrine comprende que ha sufrido una transformacin: no puede vivir como hubiera querido En Azul, dira Kieślowski, los sentimientos y la memoria construyen la prisin. Asunto que se evidencia en los celos que, por la infidelidad de su esposo, Julie siente al comienzo: con el agravante de que se trata de una persona que ya hace seis meses muri y que est bajo tierra. Lucha contra los celos, pero no puede salir de la trampa. O cuando visita a su madre, Julie sostiene que no quiere nada (No quiero posicin, recuerdos, amigos, ataduras. Todas esas cosas son trampas) y aqulla (que mientras tanto observa a un viejo haciendo jumping por TV, el objeto que la esclaviza o, segn se mire, el nico compaero de la vejez) la deja pensando, al afirmar que no se puede renunciar a todo.

La misma libertad y falta de libertad que hay en cuanto a los objetos, se plantea frente a los sentimientos: Amar es un sentimiento hermoso, pero en cuanto amamos comenzamos a depender del ser amado, sostiene Kieślowski. Y agrega que, aunque haya una resistencia interna, hacemos lo que esa persona desea porque queremos que sea feliz. Pero, al mismo tiempo que sentimos las cosas del amor y estamos con el ser amado, comenzamos a hacer cosas a contrapelo; se impone la contrafinalidad de la que habl Estanislao Zuleta: pretendemos realizar un acto correcto y terminamos haciendo uno equivocado. Lo que al revs le ocurre a Julie con Sandrine: cuando parece que fuera a rechazarla, termina aceptndola, le ofrece su amistad y, de paso, su casa de campo. Quizs esto ocurra por un inconsciente sentimiento de complicidad hacia el sujeto amado, aunque tambin de generosidad como quien sabe compartir amor hacia ese sujeto. Se dir que esto no ocurre sino en las pelculas. Bueno, igual que en no pocos casos de la vida real, en Azul es cierto.

Como es cierto que en Azul hay dos elementos alegricos relevantes: la msica y el agua. La primera, representada en la composicin que, sobre la Unificacin de Europa (que hoy comienza a desintegrarse con el Brexit), dej inconclusa su marido: no se olvide que en algn momento Julie hace quitar las trompetas, quizs para eliminar el tono pico, e incluir una flauta en un sentido homenaje a aqul msico callejero que Patrice, su marido, si no plagi, al menos imit: Oye lo que toca?, en referencia directa al flautista, pregunta a Olivier y ste advierte: Parecera, que fuera el mismo tema meldico del que Patrice parte para su composicin. Y la segunda, en las reiteradas idas de Julie a la piscina: el agua como smbolo de limpieza, de liberacin, que sirve para borrar manchas del alma. Debe recordarse, adems de pionero del cine de agitacin moral, Kieślowski es considerado el genio catlico del cine por excelencia. O sea, es catlico, lo cual, si bien no significa que sea malo, tampoco quiere decir que es representante de un cine bueno en tanto moral sino, mejor, tico, en tanto humano, o sea sensible, tolerante e inteligente: el de un artista integral. Con una clara visin del cine como expresin de libertad, tal como lo muestra Azul, a partir de la historia de una mujer que no quiere posicin ni posesiones: ella sabe que todas son trampas del capitalismo para esclavizar a la mujer en un medio machista, patriarcal y androcntrico, dispuesto a perpetuarse a travs de un Sistema econmico/poltico basado en la desigualdad salarial, en el chantaje emocional/sexual, en el sometimiento a equvocos mitos y patrones ancestrales.

La lucha de Julie es la de muchas mujeres en el mundo que ya no creen en la aparente exaltacin que de ellas hace el Sistema, para luego proceder a controlarlas y a someterlas en medio de la total desidia del resto de la sociedad y con la complicidad del aparato cultural, social, econmico y poltico hegemnico al cual solo le interesa la mujer esclava/obediente. As, la visin de libertad/igualdad/fraternidad en Azul, va por una va personal, interior, metafsica, muy diferente a la del trptico engaoso que Francia export al resto del mundo, no precisamente con un nimo libertario, equitativo ni fraternal sino netamente imperialista. En conclusin, un filme que va muy de la mano con los tiempos que corren, en los que el fascismo corre por el mundo como las quemas por el Amazonas. Lo que, pese a la apariencia, no es mera casualidad: capitalismo y fascismo no son otra cosa que sinnimos. La labor de resistencia radica en la resignificacin por otro sistema ms humano que econmico/poltico.


FICHA TCNICA: Ttulo original: Bleu. En espaol: Azul. Director: Krzysztof Kieślowski . Guion: Krzysztof Piesiewicz/ Krzysztof Kieślowski. Pas: Francia/Polonia. 1993; 35 mm; color; 100 min. Fot.: Slawomir Idziak. Ms.: Zbigniew Preisner. Int.: Juliette Binoche (Julie); Benoit Rgent (Olivier Benoit); Florence P. Pernel (Sandrine); Charlotte Vry (Lucille); Emmanuel Riva (1927-2017) (Madame Vignon, madre de Julie). Prod.: Marin Karmitz para MK2 Productions (Pars), Tor Production (Varsovia). Triler

 

Luis Carlos Muoz Sarmiento (Bogot, Colombia, 1957) Padre de Santiago & Valentina. Escritor, periodista, crtico literario, de cine y de jazz, catedrtico, conferencista, corrector de estilo, traductor y, por encima de todo, lector. Colaborador de El Magazn de EE, desde 2012, y columnista, desde el 23/mar/2018. Corresponsal de revista Matrika, Costa Rica. Su libro Ocho minutos y otros cuentos, Coleccin 50 libros de Cuento Colombiano Contemporneo, fue lanzado en la XXX FILBO (Pijao, 2017). Mencin de Honor por Martin Luther King: Todo cambio personal/interior hace progresar al mundo, en el XV Premio Int. de Ensayo Pensar a Contracorriente, La Habana, Cuba (2018). Invitado por UFES, Vitria, Brasil, al I Congreso Int. Literatura y Revolucin Los espectros de Marx y el realismo esttico (6-7/dic/2018). Autor, traductor y coautor, con Luis Eustquio Soares, en el portal Rebelin.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter