Portada :: Venezuela :: Asalto a Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-09-2019

Venezuela y la obstinacin injerencista

Cristbal Len Campos
Rebelin


El deseo obstinado de la ultraderecha latinoamericana, servil a los intereses imperialistas de los Estados Unidos, continua buscando formas de alcanzar su sueo ms preciado en los ltimos tiempos; consumar un golpe que derroque al gobierno de Nicols Maduro y comenzar la destruccin de los avances sociales logrados por la Revolucin Bolivariana desde 1999. La generacin de un conflicto regional parecer ser una de la ltimas estrategias a implementar, si bien esta medida ha estado latente desde el inicio de las agresiones ultraconservadoras, ahora adquiere un tono mayor, pues las fricciones diplomticas y polticas entre Venezuela y Colombia se agudizan, debido a que Ivn Duque, presidente colombiano, afirma que detrs de la reactivacin blica de un sector de las FARC se encuentra el gobierno venezolano, obviamente, esta afirmacin slo es un pretexto para agredir ms a Venezuela y para distraer a la opinin pblica de las verdaderas razones por las que el grupo guerrillero reclama el incumplimiento de los acuerdos de Paz.

En el seno de la Organizacin de los Estados Americanos (OEA), por iniciativa del gobierno colombiano con el apoyo del gobierno brasileo de Jair Bolsonaro, se aprob la activacin del Tratado Interamericano de Asistencia Recproca (TIAR), o, Tratado de Ro por referencia al lugar en que fuera firmado en 1947, la actual aprobacin contempla el empleo de la fuerza armada, para dar lugar a una posible intervencin militar en Venezuela, once fueron los pases que apoyaron esta medida: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Hait, Paraguay, Honduras y Repblica Dominicana. De los treinta y cuatro pases miembros de la OEA, diecinueve son miembros del TIAR, por lo que con la votacin mayoritaria los golpistas venezolanos iniciaran una serie de reuniones que colindan con la prxima Asamblea General de las Naciones Unidas que se efectuar en Nuevo York, buscan que pronto el tema alcance a llegar a la mesa de discusiones.

El descaro imperialista es tal, al grado de que la presencia de representantes provocadores venezolanos aliados de Juan Guaid, son recibidos y aplaudidos en la OEA, hecho que viola las leyes internacionales, pues el gobierno constitucional venezolano de Nicols Madura, se retir de la OEA por su abierta poltica injerencista, siendo que cualquier otra simulacin de representacin no es ms que un desfalco al pueblo de la nacin bolivariana, una muestra ms, de que en realidad a Guaid y dems tteres nicamente les interesa ser fieles a la mano que mece la cuna; los Estados Unidos y los intereses oligrquicos de la derecha latinoamericana.

Hasta la fecha se han efectuado al menos veinte reuniones convocadas por el TIAR, ninguna de ellas ha llevado a cabo de manera abierta una intervencin, pero ahora, con la excusa creada por los golpistas al hablar de crisis en Venezuela y de su supuesto impacto desestabilizador, podra darse la primera intervencin abierta del TIAR. La realidad es la misma que desde aos atrs, la bsqueda de formas renovadas, recicladas, vueltas a poner en marcha y reiteradas por los ultraconservadores latinoamericanos, los conduce a utilizar todas las bajaras a su alcance y a mover todas las piezas que puedan en el tablero del ajedrez geopoltico que vivimos, estas medidas vienen acompaadas de la salida de John Bolton del gabinete del presidente estadounidense, Donald Trump, medida que se muestra como un despido por los malos resultados en su campaa contra la Revolucin Bolivariana.

Lo que la derecha llama crisis e impacto desestabilizador, no es otra cosa que una propaganda hipcrita contra el pueblo venezolano, un discurso falso para cubrir el bloqueo econmico que sufre el pueblo de Bolvar y que cada vez se agudiza, alcanzando los niveles del bloqueo genocida implementado contra Cuba. No hay crisis en Venezuela, hay una guerra contra la Revolucin Bolivariana que desde dcadas atrs, declaro ser partidaria del socialismo y comenz su construccin, inici la reformulacin de la estructura social al interior del pas sudamericano y revirti la influencia cultural e ideolgica del imperialismo, con una contraofensiva a la hegemona estadounidense retomando las races ms puras del pensamiento latinoamericano y revolucionario del mundo. Eso es lo que no perdona Estados Unidos y lo que tanto odio genera entre los neofascistas, la actitud injerencista sobre Venezuela es muestra de esa animadversin que siente la derecha ante las mejoras de la vida de la clase trabajadora y de los sectores populares, nada de lo que digan y difundan en sus cadenas televisivas, radiofnicas o de prensa es real, cuando se refiere a su ambicin de controlar la riqueza natural y humana de nuestros pueblos. La OEA es en la historia latinoamericana la factora de las intervenciones imperialistas, de los golpes de Estado, de las dictaduras y de la desestabilizacin regional que favorecen la dominacin de los Estados Unidos, la activacin del TIAR es slo la muestra de botn en la cesta de mierda injerencista que tanto gusta propagar a la ultraderecha latinoamericana.


* Cristbal Len Campos, Integrante del Colectivo Disyuntivas


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter