Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-09-2019

El golpe de Estado y el primer proyecto de neoliberalismo militarizado

Marcos Roitman Rosenmann
La Jornada


Es necesario recordar   que el neoliberalismo en Amrica Latina, entro por la va militar. Las fuerzas armadas fueron el instrumento para cambiar las dinmicas sociales, polticas, econmicas y culturales de Chile. Su proyeccin en Amrica Latina derivo en una aceptacin de los marcos de un capitalismo predador y excluyente bajo el manto de una economa de mercado. En la actualidad, las fuerzas armadas, de regreso a sus cuarteles, cumplen una funcin de control hemisfrico bajo una militarizacin de la sociedad. Su influencia es mucho ms importante que si estuviesen en el poder poltico. Son el gobierno permanente. Bases militares de Estados Unidos inundan la regin controlando la poltica de seguridad con un grado de independencia sobre el poder civil, nunca antes pensado.

La experiencia chilena abri la puerta a pensar en una transicin pacfica al socialismo. Eran tiempos de la guerra fra. Los ojos se pusieron en Chile. La redefinicin del Estado, las nacionalizaciones, la reforma agraria y el enfrentamiento con el capital trasnacional fue el escenario donde el capitalismo se jug el ser o no ser. Las clases dominantes chilenas no compartan los ideales democrticos. En cuanto fueron un obstculo los abandonaron.

El bombardeo a La Moneda fue su respuesta a la democracia. La tirana trasformo las estructuras sociales y de poder, desplazando a la burguesa desarrollista y su representacin poltica. Naca el neoliberalismo militarizado. Privatizar, desregular, flexibilizar y descentralizar bajo la bota militar. El capital trasnacional y los sectores financiero especulativos tomaban el relevo.

Los partidos de la Unidad Popular fueron declarados ilegales, sus bienes confiscados, sus militantes encarcelados y asesinados. Mientras tanto, los partidos golpistas: la Democracia Cristiana y el Partido Nacional brindaron con champagne. Su participacin en las polticas econmicas y las tareas del gobierno militar les delata. Ministros, subsecretarios, intendentes, etctera, formaron parte del rgimen. Entre 1973 y 1991 el pas fue puesto patas arriba. Prohibicin de los partidos polticos, sindicatos de clase, organizaciones populares y desaparicin de opositores. As se impuso el neoliberalismo militarizado.

Hoy parece existir consenso. Los muertos fueron necesarios para reinsertar a Chile en el mundo. El ex presidente de la Democracia Cristiana y ministro de exteriores de la Concertacin con Michelle Bachelet, Alejandro Foxley, sentencio: Pinochet realiz una transformacin sobre todo en la economa chilena, la ms importante que ha habido en este siglo. Tuvo el mrito de anticiparse al proceso de globalizacin que ocurri una dcada despus, al cual estn tratado de encaramarse todos los pases del mundo, descentralizar, desregular, etc. Esa es una contribucin histrica que va a perdurar por muchas dcadas en Chile y que, quienes fuimos crticos con algunos aspectos de ese proceso en su momento, hoy lo reconocemos como un proceso de importancia histrica para Chile, que ha terminado siendo aceptado prcticamente por todos los sectores. Adems ha pasado el test de lo que significa hacer historia, pues termin cambiando el modo de vida de todos los chilenos, para bien, no para mal. Eso es lo que yo creo y eso sita a Pinochet en la historia de Chile en un alto lugar.

Hoy, de forma explcita o implcita, este argumento se interpreta como un punto y aparte. Fue una transicin ejemplar entre civiles y militares, implicados en el golpe de Estado, y una oposicin sumisa que acept mantener la Constitucin de 1980, redactada por los golpistas, como Carta Magna.

Para esta traicin histrica se construy un consenso a derecha e izquierda, asentado en demonizar el proyecto de la Unidad Popular y presentarlo como ajeno a la idiosincrasia del pueblo chileno. Un trasplante a Chile de los planes quinquenales soviticos y un atentado a la propiedad privada. As todo calza. El nico responsable del golpe de Estado, sera la propia Unidad Popular que llevo el pas al caos. Hoy hablaramos de una crisis humanitaria. Las fuerzas armadas debieron actuar en defensa de la libertad, los valores patrios, evitando la trasformacin de Chile en un Estado totalitario, marxista leninista. As, la candidata a presidente por el Frente Amplio, coalicin que rene a la nueva izquierda, Beatriz Snchez, se despach a gusto en 2017, en su entrevista a la revista Paula sealando que el gobierno de Salvador Allende intent imponer un modelo totalitario. En pocas palabras transformar Chile en un Gulag. La experiencia chilena alerta. Estados Unidos, el capital trasnacional y las clases dominantes utilizan la tcnica del golpe de Estado, en cualquiera de sus modalidades, cuando se ven amenazados por el triunfo electoral de proyectos populares, anticapitalistas, socialistas y democrticos.

Hoy, Amrica Latina vive un punto de inflexin, el proyecto de neoliberalismo militarizado se impone en pases como Argentina, Brasil, Colombia, Honduras, Per, Chile o Paraguay. Los gobiernos estn en manos de ex militares iluminados, empresarios corruptos, polticos de baja estopa o intermediarios de Estados Unidos. Es necesario, como seala el EZLN, romper el cerco. El contino llamado a un golpe de Estado en Venezuela, el mantenimiento del bloqueo a Cuba, los ataques a Bolivia y los procesos desestabilizadores a los gobiernos progresistas dejan claro que la experiencia chilena no puede caer en el olvido, ni dejar su interpretacin a sus verdugos.

https://www.jornada.com.mx/2019/09/15/opinion/022a1mun


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter