Portada :: Venezuela :: Asalto a Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-09-2019

Guaid, la narcopoltica y la invisibilizacin meditica

Victoria Korn
Rebelin / CLAE


Dirigentes polticos, directivos de medios, periodistas y blogueros opositores quedaron en medio de una inquietante crisis tras la difusin viral de las fotografas y el video del autoproclamado presidente Juan Guaid con dos peligrosos cabecillas de la banda narcoparamilitar colombiana Los Rastrojos, que lo escolt en su ingreso a Colombia el 22 de febrero ltimo, presuntamente por pedido del gobierno colombiano.

Guaid, quien haba asegurado no saber quines eran las personas con las que se estaba fotografiando fue duramente cuestionado por partidarios de la oposicin, quienes dudan de su ingenuidad, sobre todo porque en las imgenes uno de los identificados como lder de la agrupacin paramilitar porta un armamento en la cintura.

El Presidente Nicols Maduro hizo referencia a los hechos del pasado 23 de febrero, momento en que Guaid apareci en Colombia, pese a medidas cautelares que le prohiban salir de Venezuela. Tremendo bandido, tremendo criminal, que ha elegido el gobierno de los Estados Unidos para ser el lder de la oposicin. Tengo la seguridad de que fue lvaro Uribe Vlez quien dio la orden a Los Rastrojos de prestar ayuda y seguridad a Juan Guaid. Ms temprano que tarde te llegar la justicia, acot.

Mientras El Pas titulaba Las polmicas fotos de Juan Guaid con Los Rastrojos en la frontera, el lder opositor colombiano Gustavo Petro sealaba que si un senador de la Repblica de Colombia estuviera en una foto as, sera de inmediato procesado por la Corte Suprema de Justicia.

En las redes venezolanas, el filsofo e influencer opositor Erick Del Bufalo tuite que una persona con la apariencia del lder de Los Rastrojos debe tener mnimo 10 muertos encima. Francesco Manetto, corresponsal de El Pas espaol en Colombia, destac que las fotos son suficientes para levantar sospechas muy graves sobre los posibles vnculos de Guaid con grupos paramilitares y narcotraficantes.

Por supuesto que la mayor responsabilidad de la explicacin de las fotos la tena en este caso el empresario meditico Alberto Federico Ravell, en su condicin de ministro de informacin de Guaid.

Tras no hallar justificativo, opt por la excusa de la popularidad extrema de Guaid, un tipo tan carismtico que miles de personas pugnan por hacerse fotos con l, inclusive algunos delincuentes de alta estofa, como John Jairo Durn Contreras, apodado el Costeo o el Menor y Albeiro Lobo Quintero, alias el Brother.

Si las fotos podran servir para explicar una ingenuidad de Guaid, al sacarse selfies con cualquiera, el video no dej ninguna duda, pues muestra el cruce del puente hacia Colombia rodeado exclusivamente por narcos y algunos de sus ayudantes.

Quiz ese verso de la ingenuidad es lo que la audiencia opositora quiere or, dispuesta a aceptar hasta las historias ms inverosmiles, siempre que refuercen las creencias y los puntos de vista cristalizados es la base sociolgica del fenmeno de la posverdad que funciona, en este caso, a favor del liderazgo de la derecha, seala Clodovaldo Hernndez.

Desde Bogot, el seudoembajador de Guaid Humberto Caldern Berti fue el encargado de dar la explicacin, con aire de diplomtico conservador del siglo pasado, acerca de que los grandes lderes no pueden solicitar antecedentes penales a todo aquel que quiera tomarse una foto.

Varias horas despus y por orden de los laboratorios de comunicacin, el propio Guaid quiso pasar a la ofensiva al sealar que la gente no debe preguntarse por qu l se fotografi con los paracos, sino mediante qu conexiones criminales llegaron esas fotos a manos del gobierno venezolano.

Al esfuerzo por sacar a Guaid del pantano se sumaron el presidente colombiano, Ivn Duque, el expresidente Andrs Pastrana y otras figuras de la misma laya. El primero -a quien el escndalo lo involucra directamente ante evidencias de que su gobierno realiz una operacin con esta banda criminal para trasladar a Guid al lado colombiano -lo llam hroe y titn, al margen de con quin aparezca en fotos; el segundo lanz la tesis de que Guaid le tendieron una trampa.

El escndalo de las fotos con los narcoparacos trat de ser invisibilizado por las agencias trasnacionales de noticias y las televisoras cartelizadas. Los medios colombianos usaron eptetos aspticos, descafeinados como incmodas o polmicas y un arsenal de presuntos y supuestos, que quieren invisibilizar la realidad, lo evidente.

Deliberadamente se oculta que las fotos fueron difundidas por Wilfredo Caizares, un activista colombiano de derechos humanos que ya ha denunciado las actividades criminales de los Rastrojos, entre las que se incluyen las terribles casas de pique, lugares donde la organizacin delictiva descuartiza personas.

Los laboratorios de faknews trabajan en un escndalo alternativo que minimice o haga olvidar el de Guaid.

Estas revelaciones confirman que los lderes de la derecha venezolana no slo no experimentan ningn escrpulo en conspirar contra su pas con gobiernos extranjeros e instancias multilaterales completamente desprestigiadas, sino que adems basan sus operaciones en una red de complicidad con grupos criminales y sus cabecillas confesos sin que les represente algn inconveniente tico la gravedad de los ilcitos perpetrados por stos, seal un editorial del diario mexicano La Jornada.

Queda pues demostrada por ensima ocasin la bancarrota moral de la derecha venezolana o, cuando menos, del sector de la derecha elegido por Estados Unidos y sus gobiernos satlite en la regin para desestabilizar al gobierno legtimo de Venezuela e impulsar una salida violenta a la crisis que atraviesa la nacin caribea, aadi

* Victoria Korn es Periodista venezolana asociada al Centro Latinoamericano de Anlisis Estratgico (CLAE, www.estrategia.la)
 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter