Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-09-2019

Italia, seguramente incompleta

Gorka Larrabeiti
Cuarto Poder


Italia, como bien se sabe, es tierra de manifiestos. No har mucho que se public uno muy evocador. Se trata del Manifiesto incompleto (Alterazioni Video), un slido declogo de nueve puntos que, adems de alumbrar el pas tica y estticamente, induce a la reflexin poltica. Qu sostiene ese texto? Pues as, mal resumido y desordenado, dice: que lo incompleto es el estilo arquitectnico ms importante desde la ltima guerra; que esas ruinas contemporneas son fruto del entusiasmo creativo del liberalismo; que la ejecucin parcial de los proyectos es un postulado; que el hormign sera su material constitutivo; que se basa en una tica y una esttica, y que es smbolo del poder poltico y de una sensibilidad artstica.

Una vez geolocalizadas, no es difcil deducir que todas esas ruinas de rotondas, centros comerciales, aparcamientos, scalextric, anfiteatros y puentes inacabados no son errores sino estilo. Y el estilo es esttica y tica; y la esttica y la tica, en definitiva, pura poltica. Creo que los espaoles, expertos en burbujas inmobiliarias y corrupcin, lo entendemos a la primera. Desde 1945 hasta 2019 Italia ha tenido 67 gobiernos. Lo incompleto, lo inacabado, lo incumplido sera, por consiguiente, la razn poltica ms sustantiva y fecunda de la posguerra italiana.

Siguiendo con la alegora, el material constitutivo, el hormign que ha venido sirviendo de aglomerante republicano, ha sido, sin duda, la Democracia Cristiana (DC). Que la DC, salpicada de escndalos de corrupcin y mafia, desapareciera como partido no significa que desapareciera como ideologa. La DC sigui, durante 26 largos aos, fluyendo en prcticamente todos los partidos del espectro poltico italiano. Desde la extrema derecha hasta la extrema izquierda, desde Comunione e Liberazione, pasando por Berlusconi y Prodi, hasta los catocomunistas de Rifondazione, las corrientes democristianas han baado todas las orillas de la poltica italiana. Bajo la hegemona de Silvio Berlusconi, pionero de la antipoltica (Basta con los polticos de profesin) y monarca de la mutacin antropolgica profetizada por Pasolini, muchos democristianos entraron en una fase ms o menos crptica.

Pues bien: se acab el periodo subterrneo. La DC ha vuelto. El nuevo gobierno Conte 2 es puramente democristiano no solo porque lo haya favorecido un Presidente de la Repblica democristiano, lo hayan acelerado contra todo pronstico democristianos como Prodi o Renzi, lo formen al menos cuatro ministros declaradamente democristianos o lo presida Giuseppe Conte, cuya formacin pas tambin por Villa Nazareth, uno de los ms refinados think tanks del catolicismo comprometido en poltica.

Este gobierno es exquisitamente democristiano porque cumple con los dos postulados bsicos de la fe poltica democristiana: pactar (incluso con el diablo) y durar (al menos hasta que su ruina sirva de cimiento a otro proyecto hecho del mismo material). La razn que explica este rebrote democristiano es Matteo Salvini, un arquitecto poltico temerario, capaz de haber edificado un proyecto, la Liga Salvini Premier, en tiempo rcord y de haber conseguido un temible 34% en las ltimas europeas. Cmo? Vendo batalla, confes Salvini durante una entrevista televisiva (Otto e mezzo, 5/6/19). Igual que Berlusconi, el lder de la Liga dice ser un vendedor. Pero mientras Il Cavaliere venda sueos, Il Capitano se ha pasado ms de un ao vendiendo miedos a inmigrantes, rencores a Europa, pesadillas conspIranoicas. Lo llaman estrategia de la tensin comunicativa.

Las dos prximas batallas que iba a vender Salvini eran los "plenos poderes" y el euro. Batallas mayores que, ciego de sondeos, no esperaba que nadie le comprara. Resulta que se las compr la DC, el espectro que siempre recorre Italia. Y ello porque Salvini estaba por cometer toda una hereja: construir un proyecto poltico sin hormign democristiano, material bien presente en el anterior gobierno de coalicin con el Movimiento 5 Estrellas. Estando fuera del gobierno, la construccin de Salvini podra deteriorarse rpido al no contar ni con las teles ni con tantos medios de Estado para sostener su campaa electoral permanente. Fuera del gobierno, con el paso del tiempo, no es improbable que a la Liga Premier Salvini le salga alguna grieta democristiana, llmese Maroni o Giorgietti, liguistas carismticos de larga experiencia institucional y, por tanto, duchos en el arte de edificar con hormign.

Sin embargo, bien pudiera suceder tambin que el nuevo humanismo y el fin de la estacin del odio que propone el nuevo gobierno Conte 2 no sea suficiente para convencer a un electorado de izquierda en Italia que, asqueado de chaqueterismos, opte por abandonar toda construccin y prefiera cobijarse bajo el cielo raso del abstencionismo, con la identidad a la intemperie. Comienza un gobierno que sabe ya a ruina. Y las ruinas invitan siempre a soar.

Fuente: http://www.cuartopoder.es/ideas/2019/09/16/italia-seguramente-incompleta-gorka-larrabeiti/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter