Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-09-2019

Bolsonaro, los militares y Trump: la "entente" que lo llev al poder se desgrana

Ernesto Lpez
El Cohete a la Luna


Jair Bolsonaro lleg a la presidencia impulsado por un consorcio formado por un grupo importante de medios (entre otros, Folha de Sao Paulo y la red Globo); los Departamentos de Estado, de Defensa (Comando Sur) y de Justicia estadounidenses; el Partido Social Demcrata Brasileo (PSDB) y el Movimiento Democrtico Brasileo (MDB), al que pertenece el ex Presidente Michel Temer; y los militares. Vale decir, simplificando, un cuadriltero consorcial integrado por un grupo de medios, el gobierno de los Estados Unidos, dos de los tres partidos ms importantes del pas (el restante es obviamente el Partido de los Trabajadores) y los uniformados.

Esta entente desaloj del poder a Dilma Rousseff mediante un cuestionable procedimiento parlamentario para reemplazarla por Michel Temer. Y conden y encarcel a Luis Incio Lula Da Silva valindose de un espurio trmite judicial, para sacarlo del juego electoral. Como demostr el impeachment de Dilma, Bolsonaro, en aquellos tiempos, era nada ms que un provocador actor de reparto. Por aquel entonces, los precandidatos a Presidente del consorcio, potables para suceder a Temer, se encontraban en el PSDB: Jos Serra y Aecio Neves. Pero el primero debi abandonar por razones de salud y el segundo fue pesadamente afectado por el proceso judicial que lo lig al caso Odebrecht. Por su lado, el MDB haba quedado muy desacreditado por las acusaciones de corrupcin que acosaban a Temer y por las maniobras contra Lula y Dilma. Todo lo cual forz la bsqueda de un nuevo candidato. Bolsonaro, ese opaco y necio poltico de extrema derecha, ex capitn del Ejrcito del que fue dado de baja por comportamientos inapropiados, racista y homofbico, fue el elegido por descarte. Era el que mejor pintaba electoralmente en el mediocre espacio de la centro-derecha brasilea, nica cantera que le quedaba disponible a la antedicha entente.

El consorcio perdi consistencia tras la asuncin de Bolsonaro. El PSDB y MDB fueron con candidatos propios a la eleccin, es decir, diferenciados del ex capitn y no tuvieron prcticamente representantes en el elenco gubernamental. Podra decirse que acompaaron un trecho por inercia y con desgano, dado que el nuevo habitante del Palacio de la Alborada no paraba de incurrir en dislates groseros y agraviantes. Por estos mismos motivos, el apoyo meditico inicial tambin se fue diluyendo. El cuadrado perdi as dos lados y su superficie se fue desdibujando. No obstante, los otros dos actores permanecieron como sostenes del Presidente.

Washington se mantuvo firme pues deba preservar la inversin poltica que haba hecho en esa operacin de largo aliento dirigida a desalojar del gobierno al PT y a abrirse oportunidades econmicas y geopolticas en el gigante sudamericano. Esto era concomitante con su pretensin de recuperar su posicin hegemnica en la regin, puesta en discusin por la emergencia de gobiernos populares en diversos pases del rea desde comienzo de los aos 2000, as como por el avance de China y Rusia.

Chisporroteos con los militares

Por el lado de los militares las cosas han sido complejas pues han debido atravesar por cortocircuitos y rencillas con el Presidente.

El 14 de junio pasado Bolsonaro destituy al prestigioso general Santos Cruz que comand la Misin de Naciones Unidas para la Estabilizacin de Hait y la Misin de Paz de Naciones Unidas en la Repblica Democrtica del Congo, al que haba designado en la importante Secretara de Gobierno. En abril pasado, el general tuvo encontronazos con Carlos Bolsonaro hijo del presidente y concejal de Ro de Janeiro sobre el uso de las redes sociales. Por el mismo asunto choc tambin con Olavo de Carvalho, el gur presidencial. Algo hay que hacer con mucho cuidado para que [la red] no se torne una bomba en manos de grupos radicales, de un extremo u otro haba declarado Santos Cruz. Recibi una injuriosa respuesta de de Carvalho:Controlar internet, Santos Cruz? Controla tu boca. Eres una mierda (El Pas, 14/06/2019). Cruz espero un apoyo del Presidente que nunca lleg. Y fue dimitido dos meses despus.

El vicepresidente Hamilton Mouro, general retirado, tuvo tambin chisporroteos con Bolsonaro por diversas declaraciones a los medios. Finalmente el ex capitn lo trat como a un subordinado: termin ordenndole que hablara menos. Y hasta un viejo y prestigioso general ya retirado, Luiz Eduardo Rocha Paiva, padeci el bullying presidencial. Reaccion en julio de este ao ante una descalificadora opinin del Presidente sobre los nordestinos y sus gobernadores actuales, en su mayora izquierdistas. Entre otras cosas le seal que su postura era antipatritica y le record que esa regin era la cuna de Brasil. La respuesta presidencial no tard; fue burlona y agresiva: calific al general de sanda, apodo que l y sus adlteres usan para denominar a los militares que son verdes por fuera y rojos de izquierda por dentro. Es decir, a los uniformados criteriosos que la cerrada perspectiva bolsonariana convierte en comunistas.

Estos episodios recientes muestran un destrato de la Alborada hacia los hombres de armas que, en el fondo, no es diferente al padecido por Brigitte Macron o Michelle Bachelet, entre otras personalidades polticas. Lo curioso es que Bolsonaro lo aplica a los propios militares que lo apoyan o no estn en su contra!, que no tienen ms remedio que tascar el freno y bancar lo que les va tocando en suerte. Es rarsimo su comportamiento. Slo le quedan como apoyatura dos de los lados del cuadriltero poltico inicial que lo sostuvo y lo llev a la presidencia. Y a uno de ellos no para de maltratarlo.

Es impredecible la suerte que puede correr el ex capitn Presidente. Podra ser, sin ms, efmero. Pero debe tenerse en cuenta que su eventual reemplazo por Mouro slo cambiara las formas sin tocar el fondo. Da la impresin de que, a veces, se examina la coyuntura brasilea de un modo algo liviano, como si todo hubiera comenzado con Bolsonaro. Y se deja en el tintero lo que el cuadriltero in toto oper, produjo y/o consinti, con Temer en la presidencia.

El programa de privatizaciones

En octubre de 2017, Temer dio a conocer su Programa Nacional de Privatizaciones que inclua 57 bienes pblicos de, entre otros, los siguientes rubros: puertos, aeropuertos, carreteras y sector elctrico. Este ltimo contemplaba la privatizacin de Electrobras, de seis empresas distribuidoras y otras subsidiarias. Despus de comenzado, este trmite fue cuestionado judicialmente y suspendida la gestin privatizante. La empresa Embraer, cedida a capitales externos durante el gobierno de Fernando H. Cardoso, vendi con Temer el 51% del paquete accionario que conservaba, a la multinacional estadounidense Boeing. Y, plato destacado de este festn, la explotacin petrolera del llamado pre-sal fue tambin abierta a la gestin privada. Shell, BP Energy, Exxon, Chevron y otras empresas se han quedado se estima con el 60% del rea explotable. Y el proceso an no ha terminado.

Es obvio que esta cesin de activos pblicos interes mucho a los Estados Unidos. Porque implicaba un golpe a la pretensin autonmica con la que se vena manejando Brasil y porque algunas de sus empresas conseguan importantes oportunidades de negocios. En el plano geopoltico/militar, tambin consigui significativas ventajas con Temer, bajo la gida del cuadriltero consorcial. En este perodo se cocin el acercamiento entre Brasil y la potencia del norte. Su primera materializacin fue la realizacin de los ejercicios militares AmazonLog 2017 realizados en la Triple Frontera amaznica, que reunieron efectivos de Colombia, Per, Brasil, Estados Unidos. Por primera vez, fuerzas militares norteamericanas pisaron suelo amaznico. La segunda evidencia fueron las conversaciones que llevaron a la designacin del general Alcides Fara Junior como Subcomandante de Operabilidad, en el Comando Sur. (Esto se consum a inicios del 2019, ya con Bolsonaro como Presidente, pero obviamente fue negociado con anterioridad).

Iniciativas propiamente bolsonaristas parecen ser la designacin de Brasil como aliado extra-OTAN y la autorizacin de utilizacin de la base aeroespacial de Alcntara a los Estados Unidos.

Bolsonaro es un producto de ese cuadriltero que existi desde antes de las operaciones que derrocaron a Dilma que, reducido ya a un do, es razonable suponer que se mantendr unido pese a los desquicios en los que aquel incurre. Y que incluso lo sobrevivir en el supuesto caso de que sus arrebatos lo lleven a tener que abandonar el cargo. Estados Unidos tiene mucho en juego y los militares vernculos han hecho un viraje a conciencia: dejaron atrs la doctrina basada en una autonoma estratgica no confrontativa que imper durante ms de 40 aos, elaborada por el ex presidente de facto general Ernesto Geisel.

Sera conveniente tener esto presente pues corren vientos renovadores en la Argentina y gobierna en Brasil una extrema derecha que se inclinara al centro-derecha, en caso de un cese de Bolsonaro. La relacin mutua es importantsima para los dos pases; tanto que sera conveniente ir preparndose, en ambos casos, para una convivencia vecinal incmoda, por decir lo menos.
 
Fuente: https://www.elcohetealaluna.com/bolsonaro-los-militares-y-trump/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter