Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-09-2019

Abrir la sociologa al mundo y a la universalidad

Stphane Dufoix y Sari Hanafi
Libration

Setenta aos despus del congreso constitutivo de la Asociacin Internacional de Sociologa (ISA), es necesario avanzar en la apertura de la sociologa, especialmente en los pases no occidentales.


En 1995, el Reporte de la Comisin Gulbenkian conducida por Immanuel Wallerstein -recientemente finado el pasado 31 de agosto- nos propona abrir las ciencias sociales repensando las condiciones de la interdisciplinariedad y la clsica distincin entre ciencias sociales y ciencias naturales. Sin embargo, el llamado para aceptar el carcter situado -occidental- de la herencia sociolgica y para superar la oposicin simplista entre universal y particular se mantiene todava evocadora. Incluso, presidentes de la Asociacin Internacional de Sociologa (ISA) como Michel Wieviorka o Michael Burawoy, han abogado a favor de un pensamiento sociolgico ms global y con apoyo a las diferentes sociologas nacionales. Siete dcadas despus del congreso de Oslo (septiembre de 1949), el congreso constituyente del ISA, parece posible y deseado de ir todava ms lejos de la direccin de apertura de la sociologa, sobre todo, en tres direcciones especficas:

En primer lugar, es ms que necesario abrir los ojos de una gran mayora de socilogos de los pases occidentales -y no solamente ellos- sobre la dimensin mundial de una corriente de ideas y de una disciplina que, incluso en el cambio del siglo XX, no se limitaba solo a los Estados Unidos de Norteamrica, al Reino Unido, a Francia o a Alemania. Como resultado de la apropiacin de los trabajos de Comte o de Spencer, los cursos, las revistas, los autores que se reivindicaban como socilogos estaban presentes en Colombia, Venezuela, Argentina, Rusia, Japn o China. Incluso hoy, el conocimiento que tenemos de esta historia -y de esas historias- est plena de lagunas, como la manera en la que nos damos cuenta, en tanto que profesores, del pasado y del presente de la disciplina en Latinoamrica, en Asia, en Europa central y oriental, en el mundo rabe, en frica subsahariana y en Oceana.

La enseanza de la disciplina, por lo general, limit la historia de la sociologa a la historia de las teoras sociolgicas. Los vnculos histricos entre el desarrollo de las ciencias sociales y la expansin del colonialismo europeo y norteamericano impusieron una divisin internacional del trabajo epistmico en la que el trabajo terico es la prerrogativa del Centro y, por tanto, de Occidente; la lista de autores considerados como clsicos que deberan de ser ledos por los estudiantes de sociologa es casi igual en todos los pases y no comprende que a los hombres occidentales. La apertura del canon debe interesar a los socilogos y socilogas que provienen de pases no-occidentales los cuales han producido trabajos tericos/epistemolgicos y/o empricos de gran calado (Alberto Guerreiro Ramos, Ari Sitas, Orlando Fals Borda, Irawati Karve, Akinsola Akiwowo, Fatima Mernissi, Fei Xiaotong, Anouar Abdel-Malek, Ali ElKinz o Tsurumi Kazuko por citar algunos). Debe abarcar a aquellas y a aquellos que, en los pases occidentales, sufrieron la ley de la canonizacin generizada y racializada (Harriet Martineau, W.E.B. Du Bois, Marianne Weber o Jane Addams). Esta apertura no tiene como objetivo el de remplazar un canon por un contra canon, ni tampoco la de extender hasta el infinito la lista de autores y autoras que deben conocer los estudiantes: simplemente intenta ofrecer una imagen histricamente justa del nacimiento de la sociologa, pero tambin, de la de estimular la dinmica de relaciones de poder (geogrfico, racial, de gnero) en el corazn de la constitucin y evoluciones disciplinarias.

Interrogar la historia de la sociologa y la constitucin del canon implica abrir el sentido de lo universal. Tanto la bsqueda de leyes generales de la evolucin social y la voluntad de calcar la sociologa sobre las ciencias naturales como el eurocentrismo de los tericos clsicos frecuentemente ha conducido a hacer confundir dos formas de universalismo: la bsqueda positivista de conceptos trans-histricos y trans-espaciales y el postulado de una ciencia social para la cual la produccin del saber estara desconectada de las disposiciones culturales y sociales de los productores del saber. Siguiendo dicho postulado, el conocimiento socilogo no podra explicarse y comprenderse sociolgicamente! Por consiguiente, renunciar a esta forma de universalismo a favor de la idea de que la produccin del saber siempre es situada no conduce a la proclamacin de un relativismo absoluto, sino a la transformacin del status de la universalidad. Lo universal no siempre esta all, sino que siempre es un producto histrico de luchas por la definicin de aquello que es la sociologa. Por tanto, puede ser pensado y conceptualizado -quizs ms bajo el trmino de universalidad que el de universal- en la tensin entre lo general y lo particular, entre lo global y lo local. La universalidad siempre se est construyendo, en los debates, en el combate, en el dilogo, hoy y para maana.

Stphane Dufoix es profesor de Sociologa en la Universidad Paris-Nanterre y miembro del Instituto universitario de Francia. 

Sari Hanafi es profesor de Sociologa en la Universidad Americana de Beirut y presidente la Asociacin Internacional de Sociologa.

Fuente: https://www.liberation.fr/debats/2019/09/05/ouvrir-la-sociologie-au-monde-et-a-l-universalite_1749489

Traduccin de Luis Martnez Andrade.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter