Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-09-2019

La coyuntura planetaria: EE.UU-Irn
Equilibrio inestable de fuerzas

Francisco Muoz Jaramillo
Rebelin


Este artculo contiene reflexiones sobre el proceso de reestructuracin de la globalizacin, mismas que se dan a propsito de descifrar el significado del conflicto entre Irn-Estados Unidos. El documento adicionalmente busca caracterizar y prever la posible influencia de la mencionada tensin en el proceso electoral norteamericano 2020. Son problemticas, hiptesis y conjeturas sern desarrolladas en las prximas semanas, como parte de la indagacin sobre el Capitalismo Planetario [2].

Introduccin

La tensin entre Irn y EE.UU. agravada desde junio de 2019, por la accin del gobierno persa al derribar un dron norteamericano, RQ-4 Global Hawk, que surcaba cielos iranes en claro afn de espionaje, es un elemento ms de provocacin, de entre otros que continan dndose. Anteriormente y en mayo del mismo ao, Irn decidi romper parcialmente el acuerdo nuclear [3] firmado con EE.UU. y algunos pases europeos en 2015. Incumplimiento que se produjo tras la ruptura que, por su lado, Estados Unidos haba concretado en mayo de 2018. En consecuencia, Irn aument el porcentaje de refinacin de uranio, rompiendo el acuerdo y exigiendo a EE.UU. deponer las sanciones econmicas. En junio pasado, por su parte, el rgimen norteamericano amenaz al gobierno iran con aplicar nuevas sanciones econmicas, al mismo tiempo que se gener un conjunto de incidentes con barcos petroleros, especialmente del Reino Unido, que circulaban por el Estrecho de Ormuz. Finalmente, en los primeros das de agosto, se produjo un nuevo incidente con un barco petrolero del Reino Unido aumentando los niveles de tensin en la regin.

Todo este conjunto de hechos y circunstancias nos muestran la creciente hostilidad en Medio Oriente, que junto a la llamada guerra comercial, como lo es la afectacin a la empresa china productora de telfonos celulares (Huawei), ponen de manifiesto nuevas condiciones mundiales, propiciando especulaciones en torno a un posible desenlace guerrerista en Medio Oriente y el planeta.

Cules son los antecedentes, caractersticas y factores que generan esta situacin que podran llevar al mundo, como dicen algunos analistas, a una posible conflagracin blica mundial?

Los intereses reales y las acciones de chantaje de los dos gobiernos, el iran y el norteamericano, muestran solo una tensin circunstancial o abren un proceso de probable guerra de imprevisibles consecuencias?

Estas son las preguntas principales que este artculo intenta responder sobre la mencionada coyuntura planetaria, al mismo tiempo que tomar el pulso de la situacin incierta y confusa del planeta que encubre los objetivos e intereses en juego en el conflicto en ciernes.

En este contexto, el artculo examina algunos antecedentes, factores y circunstancias de la nueva situacin creada en torno a la globalizacin y la correlacin de fuerzas en el Medio Oriente; vale decir, la situacin de la globalizacin y sus tendencias o fracciones; el escenario y lmite de la hegemona planetaria; las disputas tecnolgicas y transnacionales evidenciadas en la restriccin comercial a la empresa Huawei, por parte de los Estados Unidos; las repercusiones que puede generar el conflicto sobre la disputa presidencial norteamericana, especialmente la reeleccin de Trump, as como la. Por otro lado, el involucramiento de algunos pases de la Unin Europea en torno al acuerdo nuclear para limitar al gobierno de Irn, en algunos casos; y, en otros, distancindose de los Estados Unidos, como las posiciones expresadas por Alemania y Francia; han dado lugar a la profundizacin de la llamada guerra comercial entre China y Estados Unidos y que se expresa en la imposicin de nuevos derechos arancelarios, de una parte, y de otra, a la devaluacin del yuan, etc., dejando abierta la posibilidad de una nueva crisis capitalista mundial.

I.   Lmite de la hegemona estadounidense

Antecede a la tensin surgida entre Irn-EE.UU., el revs geopoltico que sufri Norteamrica al perder su influencia y capacidad de decisin en la guerra civil en Siria en el 2017. De una participacin activa que buscaba invadir como en otros pases- y hegemonizar sobre Siria, termin en el 2018 retirndose del mencionado pas, luego de un nuevo intento por recuperar posiciones durante el bombardeo efectuado por EE.UU, Francia y el Reino Unido en el mismo ao.

Dicho revs adquiere un nivel de trascendencia en tanto pone de manifiesto el fracaso de la estrategia neoconservadora, que impuls EE.UU. para recuperar influencia y hegemona en el mundo, a raz de la cada de las torres gemelas de Nueva York en el 2001.

Efectivamente, precede al conflicto mencionado, en el curso de la evolucin geopoltica mundial de los ltimos aos (2017), la mencionada guerra civil. Situacin en el que se enfrenta, conjuntamente con las fuerzas aliadas (China, Rusia, Turqua, Irn e India), el gobierno sirio de Bashar al Assad a la invasin de Siria por parte de los Estados Unidos.

En una investigacin realizada sobre la situacin geopoltica planetaria [4], se dice:

En consecuencia, el objetivo de afianzar la acumulacin por desposesin en el Medio Oriente como parte del mencionado proyecto neoconservador del Nuevo Siglo Norteamericano, y fortalecer as la hegemona de Estados Unidos en la regin, ha tenido en Siria un gran obstculo y un revs. La victoria de la coalicin formada por Siria, Rusia, Irn, China y Hezbol en la ciudad fortaleza de Alepo, que fue liberada del control de los terroristas apoyados por la OTAN y sus socios rabes en diciembre de 2016, es la demostracin de que el poder norteamericano se encuentra cuestionado y debilitado. En ese contexto, Estados Unidos se presenta relativamente limitado para conducir el mundo en lo econmico y poltico, es decir, el ejercicio de su tradicional hegemona y su autoridad moral y poltica imperialista. [5]

En el mencionado documento, desde una visin integral, se parte de la premisa que caracteriza la situacin histrica en el siglo XXI como un momento de decadencia hegemnica estadounidense, evidenciada a raz de la crisis capitalista del 2008, donde se expresaron los lmites de la potencia norteamericana tanto en su capacidad para mantener la supremaca global, como en las problemticas internas [6].

Las invasiones de Estados Unidos a Afganistn (2001-2014) y a Irak (2003-2011), fueron acciones de intervencin blica que pusieron en juego la mencionada estrategia imperialista neoconservadora para inaugurar un Nuevo Siglo (Norte) Americano [7], donde Estados Unidos sufri el revs mencionado, como importantes limitaciones en su accin blica, social, cultural, poltica y econmica.

Estrategia neoconservadora dice el mencionado texto indito- basada en la guerra y el saqueo a los pases perifricos, especialmente del Medio Oriente, que se despleg en circunstancias en que Estados Unidos necesitaba recuperarse de una situacin de debilidad poltico-hegemnica, as como del momento econmico crtico interno por el que atravesaba, dada la situacin de desindustrializacin ocasionada a consecuencia, principalmente, de que la mayora de las corporaciones transnacionales productivas migraron sus inversiones al Asia. As, Estados Unidos se convirti en un pas que, para sostener su altsimo y suntuoso nivel de consumo, deba acudir a grandes flujos de importaciones de mercancas y materias primas. Hecho que gener una inevitable fuga de dlares como resultado de la gran cantidad de capitales que deban salir de Estados Unidos para pagar los productos importados. [8]

Manifiesta situacin econmica que ha amenazado constantemente la estabilidad monetaria de Estados Unidos y ha generado, por lo tanto, un deterioro de la balanza comercial y de pagos.

La misma explosin de las importaciones dice Brenner- que impuls la economa mundial [durante los 90] llev el comercio y a los dficits de cuenta corriente de EUA a niveles rcord, con el crecimiento indito de las responsabilidades de los propietarios externos [y] la vulnerabilidad sin precedentes de la economa estadounidense a la fuga de capital y al colapso del dlar. [9]

Producto de estos desbalances econmicos y financieros es que el Estado norteamericano debe endeudarse a niveles exorbitantes para enfrentar la crisis y el dficit fiscal [10], cuestin que ha determinado en aos anteriores que la economa norteamericana entre en una situacin profundamente distorsionada e inestable [11], y provoque sensaciones de alarma y bsqueda de emergentes soluciones, donde se puede ubicar los principales factores que determinaron en el 2016 el surgimiento de Trump que ha intentado recuperar econmicamente a EE.UU. desde posiciones ideolgicas nacionalistas.

De todas formas la invasin de Irak, segn el parecer de Harvey, logr bsicamente asegurar el control estratgico estadounidense sobre el abastecimiento de petrleo; evitar la formacin de un bloque de poder euroasitico, e imponer una nueva sensacin de orden [y seguridad] social en los propios Estados Unidos [12].

As, el consenso mundial que Estados Unidos haba logrado dcadas atrs para legitimar su proyecto imperial se encontraba, al momento de la invasin de Irak y Afganistn, sensiblemente debilitado y desacreditado. Desde la guerra de Vietnam, en la dcada del 70, en que Estados Unidos sufri una gran derrota militar, hasta las intervenciones en Afganistn e Irak, se demuestra que la estrategia guerrerista ha generado en el planeta efectos contraproducentes respecto a los objetivos de dominio y hegemona imperial. El apoyo financiero-militar de los pases de la OTAN, que contribuyeron en ocasiones anteriores, como afirma Arrighi [13], a sostener las guerras ha disminuido considerablemente.

Por otro lado, la conduccin guerrerista norteamericana ha sido cuestionada. En efecto, la poblacin norteamericana critic las guerras de Irak y Afganistn, en tanto causaron desmesurados gastos econmicos y numerosas bajas en el ejrcito; que llev al ex presidente Obama, en su primera eleccin en el 2007, a prometer finalizar las invasiones a estos pases. Demostrando as la necesidad de responder a la poblacin norteamericana que tena una seria preocupacin por estos temas, debilitando, de esta manera, las posiciones blicas estadounidenses.

En este ambiente de disputa, uno de los acontecimientos ms importantes que se dio en el siglo XXI, fue la movilizacin y accin poltico-social de los sectores subalternos conocida como primavera rabe, la misma que puso de manifiesto las oposiciones democrticas a ciertos regmenes autoritarios internos y al dominio imperial en la regin. Movimientos de caractersticas insurreccionales que desataron, como nunca antes en la historia, masivas protestas populares con demandas democrticas que se encendieron y multiplicaron en varios pases del Medio Oriente desde el 2011, y que ocasionaron el derrocamiento y la suplantacin de algunos gobiernos, que, sin embargo, tendieron a asumir, posteriormente, una poltica ms amistosa con los Estados Unidos. El caso ms emblemtico de este proceso fue Egipto.

Ms tarde, como respuesta a la primavera rabe, se impuls, en primer lugar, la invasin de tropas de la OTAN a Libia (2011), al mismo tiempo que se incentiv la guerra civil siria. Esta guerra-como se dijo antes-represent un fenmeno distinto a los conflictos regionales precedentes, puesto que su proceso y desenlace abri la posibilidad de un cambio en la correlacin de fuerzas, que hizo posible el triunfo del gobierno sirio de Bashar Al Assad en alianza con Rusia, Irn, China y Lbano, permitiendo un importante cambio geoestratgico y limitando la hegemona estadounidense.

De todas formas, la estrategia neoconservadora norteamericana pudo establecer, en los hechos, una posicin de control poltico-militar en Medio Oriente. Estados Unidos dio un grave golpe a los gobiernos que le eran incmodos y contrarios en la regin, principalmente los alineados con el partido BAAZ [14]. Es el caso del gobierno iraqu de Sadam Hussein, pas que fue devastado y destruido por los norteamericanos. En este contexto, el hegemn mundial amenaz a Irn, su principal enemigo en la regin, tensando las relaciones, sobretodo, por el programa nuclear del pas persa, obligndole a un acuerdo sobre energa nuclear.

Adicionalmente, se puede afirmar que esta ofensiva militar y control imperialista en Medio Oriente logr fortalecer a sus dos socios estratgicos en la regin, Israel, que logr afianzar su dominio sobre los palestinos, y Arabia Saudita, que ha generado una oleada de expansin de su ideologa poltico-religiosa, el llamado wahabismo, a travs de grupos extremistas armados.

II.   Conflicto comercial y previsiones

Otro rasgo del contexto del mencionado conflicto, constituye la situacin de la multifactica crisis capitalista iniciada en el 2008, que ha generado tensiones comerciales mundiales, as como ha abonado en el debilitamiento histrico de la hegemona norteamericana; poniendo de manifiesto la crisis del capitalismo y de la humanidad, y anunciando procesos de trnsito civilizatorio, como sostienen varios analistas, entre ellos Immanuel Wallerstein.

Momento que configura una nueva situacin geopoltica a inicios del siglo XXI. Colocando algunas premisas y pistas para la comprensin del tipo y forma, como lmite, de las crecientes tensiones actuales entre Irn y EE.UU.

Se requiere, por otro lado, tomar el pulso a la llamada guerra comercial entre EE.UU. y China, que se inici en septiembre de 2018. Luego de la ltima reunin del G-20, que se realiz en Osaka-Japn en junio de 2019, en la que se manifest por parte del gobierno norteamericano la disposicin a solucionar el conflicto comercial, concretando la negociacin entre EE.UU. y China; se ha generado, en los primeros das de agosto de 2019, incidentes en torno al conflicto comercial, en esta ocasin a travs, principalmente, de la devaluacin del yuan como medida del gobierno chino para enfrentar el incremento del 10% de impuestos a las exportaciones chinas a EE.UU, que llevara hasta finales de 2019 a generalizar las imposiciones arancelarias a un 95% de los productos que ingresan a Estados Unidos desde el pas asitico. En una ltima declaracin del presidente Trump, en septiembre, amenaza a China con desatar una guerra comercial integral.

En el marco de la reunin del G-20, por otro lado, se anunci la decisin de superar el conflicto con la empresa china Huawei, eliminando la prohibicin de uso del sistema operativo Android. En dicha decisin, se dejaba en libertad a la corporacin norteamericana Google para que preste sus servicios a la empresa asitica posibilitando, en consecuencia la participacin de otras corporaciones y empresas norteamericanas y europeas vinculadas a dicha compaa. Sin embargo, a pocos das de la mencionada decisin el gobierno norteamericano volvi a restringir la relacin de Google con la firma asitica.

Este hecho y negociacin (avances y retrocesos), como tensin entre una importante corporacin transnacional y el Estado y gobierno norteamericano, permite advertir uno de los cambios importantes del proceso de reestructuracin poltica del dominio mundial. El poder constituido de las grandes corporaciones trasnacionales, como es el caso de Google, presionan por una salida negociada al Estado y gobierno norteamericano para dar continuidad a su fuerza y procesos de desarrollo e inversin econmica; evidencindose as, en este contexto, la contradiccin entre la lnea de comportamiento econmico-poltico de Trump y la tendencia globalista financiera. Fenmeno, enlazado e interrelacionado con la potencia asitica, que a estas alturas de la historia adquiere una sustantiva influencia en la escena global en el contexto de la disputa hegemnica en torno a la reestructuracin de la globalizacin.

El acelerado crecimiento de China -como dice Serbin- gener, junto con el crecimiento de otros actores asiticos, un progresivo desplazamiento del centro de dinamismo econmico mundial del Atlntico hacia el Asia Pacfico [15].

En esencia, el proceso plantea la posibilidad de una contradiccin entre la globalizacin desarrollada en trminos del intercambio de bienes, servicios, personas e ideas en un marco de creciente interdependencia y una des-globalizacin que se despliega a travs de una fragmentacin regional, de rdenes normativos superpuestos y de mltiples dependencias. Y, eventualmente, de una confrontacin entre el orden liberal internacional establecido y la emergencia de un potencial orden euroasitico que no responde a los valores polticos liberales y que apunta a dar forma a nuevas modalidades de gobernanza global menos universal y ms fragmentada, que pone bajo signo de interrogacin la posibilidad de mantener las instituciones y normas cosmopolitas o liberales surgidas en la etapa previa y la capacidad de desarrollar alguna modalidad de gobernar el mundo. [16]

En esta perspectiva examinada, cabe dejar formuladas importantes preguntas a ser desarrolladas en el curso de la indagacin mencionada: qu relacin se puede encontrar entre, el hecho econmico, por una parte, expresado en el conflicto China-EE.UU. en torno a la imposicin y negociacin de impuestos arancelarios en el comercio exterior y, por otra, el geopoltico/geoeconmico expresado en la tensin poltico-militar entre EE.UU. e Irn en Medio Oriente?

Adicionalmente, cabe formular otra cuestin: cmo influye esta disputa en el curso de la conflictiva relacin poltico electoral para elegir presidente de los EE.UU. en el 2020 y cmo, por otro lado, se refleja dicho proceso en el conflicto en ciernes del Golfo Prsico, teniendo en cuenta que el mbito planetario adquiere dimensiones internas nunca antes expresadas en la disputa o resolucin electoral entre demcratas y republicanos en EE.UU.?

III.   La geopoltica planetaria

La comprensin y previsin del desenlace del conflicto, que muchos analistas consideran podra provocar una situacin de guerra planetaria y/o de escaramuza guerrerista en Medio Oriente, requiere examinar y ubicar su dimensin estructural, atendiendo a las determinaciones capitalistas que concurren y definen el cambio de la situacin actual.

Una lectura correcta, metodolgicamente hablando, propia del pensamiento crtico, debe tratar de desentraar la realidad de los intereses de las diferentes fracciones globalizadoras y las contradicciones en juego entre estas, en donde el conflicto Irn-Estados Unidos aparece como un punto de inflexin en la evolucin del forcejeo geopoltico mundial que se manifiesta, adicionalmente, en la competencia electoral presidencial entre los dos partidos principales de Estados Unidos.

Estamos frente a una coyuntura mundial confusa e incierta, que brota en esta fase de la cambiante globalizacin, en que expresa, esencial o estructuralmente, un momento de tensin, entre el capital financiero multinacional que surgi, principalmente, como respuesta al cambio de patrn de acumulacin capitalista en la dcada de 1970 del siglo XX, cuando los lmites de acumulacin del capital dieron lugar a la financiarizacin econmica, frente al cada vez mayor predominio del capital financiero globalizante-transnacional [17], resultado histrico de la acumulacin de capital y del capitalismo, que se ha puesto de manifiesto en el siglo XXI. En este sentido vale decir, entre los intereses del capital financiero ligado a la transnacionalizacin y globalizacin, que se ha independizado de sus vnculos nacionales y los procesos y situaciones como intereses del anterior proceso de acumulacin del capital ligado a las naciones y al capital financiero, donde se encuentran los vnculos con el complejo militar industrial, as como rezagos de tendencias, material e ideolgicamente, nacionalistas.

Los impulsos endgenos nacionalistas de Trump decamos en el artculo sobre Huawei [18] - que buscan defender el mercado, las empresas norteamericanas y el desarrollo de la tecnologa de punta y de seguridad nacional, se encuentra en esta encrucijada de las nuevas y efectivas condiciones econmico-materiales-tecnolgicas (las llamadas fuerzas productivas) del capitalismo actual que crea el contexto para limitar u obstaculizar la aplicacin del decreto emitido el 14 de mayo [que restringa la relacin comercial de las empresas norteamericanas con Huawei].

Como dicen Win Dierckxsens y Walter Formento [19], la globalizacin es la mundializacin de la ley del valor es decir, es la mundializacin de la acumulacin capitalista y conlleva a un proceso de desarrollo de una nueva forma de capital financiero  (forma global o transnacional) que emerge y lucha por imponerse frente a la forma dominante anterior, el capital financiero multinacional [20]. Por eso, los mencionados autores sostienen que,

El poder hoy por hoy parte del estado/universal. No hay poder en el Estado/Nacin solo Nacin, ni tampoco en el Estado/Continente solo Unin Continental, solamente como Estado/Universal (Estado/Global para las ETNs [Empresas Transnacionales]) se puede construir poder/soberana constituyendo Estado en lo nacional y continental. [21]

En el mencionado artculo sobre Huawei y el Conflicto Planetario [22] se formularon hiptesis sobre la situacin mundial, que nos dejan ver rasgos nuevos y especficos de la situacin estructural de la globalizacin capitalista.

El cambio molecular de la globalizacin generado por la tensin multinacional- transnacional, y por la importante presencia estructural activa de China, que interrelaciona regiones, naciones, sectores y empresas vinculadas a una misma produccin o servicio, como se evidencia en el conflicto con la empresa Huawei; constituye un primer factor.

La constatacin de la disputa mundial, mltiple y heterognea, de estas dos formas de acumulacin capitalista: la multinacional y la transnacional, constituye un segundo factor que alcanza un predominio econmico y poltico en la globalizacin donde se puede observar, hipotticamente, las siguientes tendencias y/o fracciones:

Uno. La fraccin globalista ligada al desarrollo transnacional del capital corporativo y financiero global, conformada por una red planetaria, multilateral y unipolar de cities financieras [23] y de empresas transnacionales [24] y que en el desarrollo futuro puede coincidir objetivamente con la iniciativa de China denominada la Ruta de la Seda.

Dos. La llamada fraccin continentalista que pone de manifiesto la representacin de las empresas multinacionales [25] y que, en los Estados Unidos, estn ntimamente ligadas al complejo industrial militar [26], vale decir de aquellas que se desarrollaron desde una base nacional para incursionar en el mundo, en razn de la necesidad de la acumulacin, como alternativas corporativas financieras al capital productivo de la poca fordista del Estado de bienestar. En esta medida constituyen la base material de la globalizacin.

Tres. En este entorno se puede identificar la presencia dbil y dispersa del capital local donde se encuentra la industria nacional y la oligarqua financiera estadounidense [27], al mismo tiempo que se diferencia y se opone a los tratados comerciales globalistas: el Acuerdo Transpacfico de Cooperacin Econmica (TPP), el Tratado Transatlntico de Comercio e Inversiones (TTIP) y el Acuerdo de Comercio en Servicios (TISA); todos ellos organizados para impulsar una fuerte vinculacin globalista con el mundo. Es, a este nivel, que se expresa y diferencia la lnea endgena nacionalista de Trump, que discrepa, adems, con los tratados continentalistas como el de Libre Comercio de Amrica del Norte (TLCAN) [28].

Cuatro. Dierckxsens y Formento sealan como otra tendencia de la globalizacin, la llamada Gran Formacin Social Emergente, donde se encuentra, principalmente, China, Rusia, Irn, y cuyo resultado geopoltico se evidenci -decamos- en la constitucin del bloque que durante la guerra civil en Siria enfrent el intento de dominio e invasin norteamericana. Es una red de polos regionales, de capitalismo social de Estado y empresas estatales orientadas en una economa real productiva, desplegando redes de comercio, infraestructura y energa como es el caso de la iniciativa china conocida como la Ruta de la Seda [29].

Cinco. Como manifiestan los antes mencionados autores, la globalizacin actual se encuentra frente a otra tendencia de importante influencia en el campo ideolgico y espiritual a la que denominan multipolarismo universal del Humanismo Ecumnico e Inter-religiones [30] conformada por las grandes religiones monotestas, de relativa vecindad con la Gran Formacin Social Emergente.

Este complejo entramado de actores dice Serbn- da lugar a la emergencia de un nuevo mundo que no refleja los intereses de un poder hegemnico superior, ni siquiera de un grupo de poderes con la capacidad suficiente de imponer su voluntad, de manera sostenida al resto, lo cual hace difcil identificar quin determinar las nuevas reglas de juego imperantes en el sistema. [31]

Finalmente, en las hiptesis del artculo sobre Huawei [32] se argumentaba sobre el importante vnculo de dimensin no conocida antes- entre el conflicto geopoltico mundial y la disputa electoral hoy de la presidencia de EE.UU. Hecho geopoltico mencionado y analizado en este artculo que influye, de manera determinante, en las elecciones norteamericanas y estas, a su vez, en los conflictos mundiales, como el examinado entre Irn y EE.UU. Aqu se puede, hipotticamente, evidenciar dos escenarios principales.

Primer escenario, el triunfo de la reeleccin de Trump como resultado de una mltiple negociacin con sectores de derecha que expresan las antpodas entre globalistas y continentalistas norteamericanos; es decir, entre intereses ligados al desarrollo multinacional, de una parte, e intereses relacionados con el desarrollo transnacional de punta, de otra, en una suerte de nacionalismo a ultranza que defiende el desarrollo endgeno y la recuperacin de la economa nacional norteamericana. En esta perspectiva, el candidato Trump se encuentra comprometido con la cpula reaccionaria del Partido Republicano (Tea Party, halcones o neoconservadores) y algunas posiciones de derecha ligadas al Partido Demcrata. Se presenta como una salida electoral a contrapelo de la tendencia globalista financiera mundial.

Segundo escenario, la presencia de un candidato demcrata para enfrentar la reeleccin de Trump, que abra una perspectiva distinta hacia una lnea ideolgica socialdemcrata. Proceso difcil de concretar, en tanto muestra un vaco poltico al carecer de una figura capaz de enfrentar a Trump. Su representacin poltica, por otra parte, no alcanza a expresar los mltiples intereses de diversos sectores, sociales, ciudadanos y subalternos de Estados Unidos en la hora actual.

En todo caso, la posibilidad de uno u otro escenario depende, en mucho, del ambiente poltico electoral que se encuentra madurando en EE.UU.; de orden econmico, como los efectos en los consumidores de las decisiones de comercio en la disputa con China; social, como la arremetida inmisericorde de Trump contra los inmigrantes; y de orden ideolgico, como la postura racista de defensa del blanco norteamericano, que excluye la representacin de amplios sectores no blancos de la poblacin estadounidense; entre los principales. En esta perspectiva la salida del Gobierno de Trump, hace unos pocos das del Asesor de Seguridad Nacional Jon Bolton, conocido por su radical posicin guerrerista frente a Irn y otros pases, constituye una condicin poltica ligada a la necesidad electoral de EEUU.

IV.   Conclusiones

El conjunto de reflexiones expuestas en prrafos anteriores ponen de manifiesto la compleja situacin de la globalizacin. Algunos elementos examinados permiten observar cambios estructurales o sustantivos que se han dado en el curso de la mundializacin planetaria en el siglo XXI. Constituye el contexto del conflicto entre Irn y EE.UU. en la determinante encrucijada de poder (geopoltica), que pone de manifiesto la contradiccin entre el bloque (Rusia, China e Irn) y Estados Unidos y sus aliados (Israel y Egipto). Esto ha generado una situacin como dira Gramsci [33] - de equilibrio-inestable de fuerzas. Concepcin terico poltica del autor italiano para referirse a la situacin de madurez de las condiciones existentes, en una determinada correlacin de fuerzas internas o externas, en el proceso de lucha poltica hegemnica por el poder; y que permite conjeturar sobre el equilibrio inestable en la situacin analizada en este artculo. En este contexto, propio del siglo XXI, Formento anota:

Irn [] empieza a tener un dilogo cada vez ms estructural con los BRICS. Un Irn que tiene tecnologa, ciencia, industria, pero que, adems, es una potencia gasfera, [y] tiene un lugar en el mundo del humanismo musulmn chiita, por lo tanto es una pieza clave [de la nueva geopoltica] [34].

En esta perspectiva examinada de equilibrio de fuerzas se requiere, por otro lado, considerar lo que afirma Rodolfo Bueno [35]:

Si se desatara la guerra real e Irn cerrara el estrecho de Ormuz, la economa mundial se afectara: el precio del crudo podra subir hasta los 300 dlares por barril, situacin insostenible para EE.UU., Europa, China []; los mercado burstiles se desplomaran como consecuencia de la disminucin del valor de las acciones en todo el planeta; la economa global no soportara las consecuencias de esos efectos negativos; la existencia de Israel y el reino Saud estara en jaque y, por ende, la paz mundial peligrara. Estos ingredientes son complejos y muy difciles de controlar, porque involucran a varios pases, peor todava si se pretende imponer soluciones jaladas de los cabellos y eso es lo que Trump no entiende y no le gusta entender.

En este contexto, el conflicto Irn-EE.UU. se encuentra condicionado, as mismo por algunas circunstancias de orden econmico y poltico que influyen sobre el desenlace de la mencionada tensin y el curso de la globalizacin. En este sentido, encontramos, como un factor especial, el importante proceso de produccin y comercializacin del petrleo que circula por el Golfo Prsico, principalmente desde Irn y, en esta medida, el caso de la comercializacin e incremento inmediato de los precios del petrleo, como resultado del conflicto que podra eventualmente beneficiar intereses de sectores vinculados con el presidente Trump.

Tambin es necesario considerar la influencia de la situacin compleja de la carrera por la hegemona nuclear controlada bsicamente por los Estados Unidos, y expresado en el acuerdo establecido en el Plan de Accin Integral Conjunto. Este es un factor importante en el posible desenlace del mencionado conflicto, puesto que balancea la situacin de tensin, abriendo contrapesos polticos con la Unin Europea, la misma que fue parte del acuerdo y compromiso para frenar el programa nuclear en Irn.

Adicionalmente, es necesario tener en cuenta, para calibrar los lmites del desenlace del conflicto y su situacin de equilibrio el fracaso de la estrategia neoconservadora, que condujo en el pasado al gobierno de Obama a dar un paso atrs respecto al guerrerismo generado en el periodo de Bush, y girar, manteniendo la fuerza militar, hacia una estrategia compleja de cooperacin y negociacin, especialmente, en el caso de pases como Irn.

En conclusin y recapitulando, la tensin entre EE.UU. e Irn, que expresa un momento de la nueva situacin de la globalizacin, la decadencia y declinacin hegemnica, luego del revs norteamericano en Siria en el 2018, requiere tener en cuenta a futuro las siguientes principales tendencias: la aproximacin de una nueva crisis capitalista mundial; la tensin comercial que se encuentra cada vez ms prxima al conflicto China-EE.UU.; el debilitado crecimiento econmico mundial; y, el decadente proceso en el mundo desarrollado de las condiciones poltica y democrticas.

El artculo deja abierto el debate sobre las tendencias reales estructurales de la globalizacin, la disputa por el control geopoltico de esa importante regin y, el posible desenlace del conflicto que tiene relacin con los aspectos estructurales y circunstanciales examinados.


Bibliografa

Agencia EFE. (2017). El dficit fiscal de EE.UU. sube un 14 por ciento en 2017, y es el mayor en cuatro aos. https://www.efe.com/efe/america/economia/el-deficit-fiscal-de-ee-uu-sube-un-14-por-ciento-en-2017-y-es-mayor-cuatro-anos/20000011-3414397 .

Arrighi, Giovanni. (2005a). Comprender la hegemona 1. En New Left Review 32, 20-74. https://newleftreview.es/issues/32/articles/giovanni-arrighi-comprender-la-hegemonia-1.pdf

------. (2005b). Comprender la hegemona 2.En New Left Review 33, 24-54. https://newleftreview.es/issues/33/articles/giovanni-arrighi-comprender-la-hegemonia-2.pdf

BBC. (2017). Estados Unidos: las angustias financieras del pas con la mayor deuda externa del mundo. https://www.bbc.com/mundo/noticias-41070163

Bueno, Rodolfo. (2019). El silencio ensordecedor de Irn. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=257811

Dierckxsens, Wim y Walter Formento. (2016a). La crisis financiera global, unipolarismo y multipolarismo, es nacional y popular. https://www.alainet.org/es/articulo/175127

------. (2016b). Gan la profundizacin de la Crisis Global. https://www.alainet.org/es/articulo/182448

------. (2017). El multipolarismo avanza a costa del unipolarismo. https://www.alainet.org/es/articulo/187381

------. (2019a). La prospectivageopoltica a partir de abril-2019. https://www.alainet.org/es/articulo/199512

------. (2019b). Trump Gobierno, poltica exterior y geoestrategia mundial. https://www.alainet.org/es/articulo/197200

Fomento, Walter. (2018). Entrevista en Asia TV. Que hay detrs del Poder Mundial? La puja entre los sectores dominantes. https://youtu.be/fw8gmQaY8oQ

Formento, Walter, Wim Dierckxsens y Mario Sosa. (2017). Capital Financiero Global, Crisis, Acumulacin y Trabajo. https://ciepeblog.wordpress.com/2017/05/10/capital-financiero-global-crisis-acumulacion-y-trabajo/

Gramsci, Antonio. (2004). Antologa (Seleccin, traduccin y notas de Manuel Sacristn). Buenos Aires: Siglo XXI Editores.

Harvey, David. (2005). El nuevo imperialismo. Acumulacin por desposesin. En Socialist Register. Buenos Aires: CLACSO.

Muoz, Francisco. (2019). Huawei y el conflicto capitalista planetario. https://www.planv.com.ec/historias/sociedad/huawei-y-el-conflicto-capitalista-planetario

Muoz, Francisco y Carlos Michelena. Capitalismo Planetario (texto indito en proceso de construccin).

Serbin, Andrs. (2018). Amrica Latina y el Caribe frente a un nuevo orden mundial: crisis de la globalizacin, reconfiguracin global del poder y respuestas regionales. En Andrs Serbin. (Ed). Amrica Latina y el Caribe frente a un Nuevo Orden Mundial: Poder, globalizacin y respuestas regionales, 13-35. Barcelona: Icaria Editorial, pg. 15.


Notas

[1] En la elaboracin de este artculo contribuy Tito Madrid.

[2] Francisco Muoz y Carlos Michelena. Capitalismo Planetario (texto indito en proceso de construccin).

[3] El programa nuclear de Irn inici en 1950 con el apoyo de Estados Unidos, hasta el cambio de gobierno iran en 1979.

[4] Muoz y Michelena. Op Cit.

[5] Ibd.

[6] Arrighi, Giovanni. (2005a). Comprender la hegemona 1. En New Left Review 32.

[7] En la primera parte de este trabajo -dice Arrighi- argument que el reciente resurgimiento de los conceptos de imperio e imperialismo es consecuencia sobre todo de la adopcin por parte de la administracin Bush de un nuevo programa a raz del 11 de septiembre, el neoconservador Proyecto para un Nuevo Siglo Americano . En Arrighi (2005a). Op. Cit., pg. 24.

[8] Muoz y Michelena. Op. Cit.

[9] R. Brenner en Harvey. Op. Cit., pg. 119.

[10] El dficit presupuestario de Estados Unidos subi un 14 % en el ao fiscal 2017 hasta los 666.000 millones de dlares, el mayor desde 2013, inform el Tesoro. La cifra de 2017 supone el 3,5 % del producto interior bruto (PIB) de Estados Unidos, frente al 3,2 % del PIB de 2016. En Agencia EFE. (2017). El dficit fiscal de EE.UU. sube un 14 por ciento en 2017, y es el mayor en cuatro aos.

Se estima que la deuda pblica de Estados Unidos llega a ms de US$14 billones. China tiene casi US$1.2 billones en bonos del tesoro . En BBC. (2017). Estados Unidos: las angustias financieras del pas con la mayor deuda externa del mundo.

[11] Arrighi (2005a). Op. Cit., pg. 120.

[12] Ibd., p g. 43.

[13] Arrighi corrobora esta situacin cuando afirma lo siguiente: La ms destacada de estas ocasiones fue la primera guerra de Iraq. La administracin de Bush (1990) consigui extraer de sus clientes ms ricos y ms dependientes militarmente (en particular Arabia saud, Kuwait, los Emiratos rabes Unidos, Alemania y Japn) contribuciones financieras que totalizaban 54.100 millones de dlares, mientras que la contribucin estadounidense de 7.000 millones de dlares equivala a poco ms de la mitad de la japonesa cifrada en 13.000 millones En notorio contraste con las exitosas extorsiones de la primera guerra de Iraq, esta vez (2003) le toca a Estados Unidos soportar todo el peso financiero de la guerra. Alemania y Arabia Saud no han contribuido prcticamente con nada. Incluso la promesa de 1.500 millones de dlares de Japn quedaba muy por debajo de los 13.000 millones con los que contribuy este pas a la primera guerra de Iraq. En Arrighi, Giovanni. (2005b). Comprender la hegemona 2. En New Left Review 33, p. 51.

[14] Partido que se origin a partir de la revolucin islmica en Irn en la dcada del 60 del siglo anterior. Su tendencia dentro del Islam es el Chiismo, la misma es contraria al Sunismo que tiene su sede en Arabia Saudita. La revolucin iran y su partido Baaz tuvieron un carcter tercermundista y antiimperialista. Pudo irradiarse en otros pases de Medio Oriente, especialmente en Siria e Irak, lo que marc un lmite del poder europeo y estadunidense en la regin.

[15] Serbin, Andrs. (2018). Amrica Latina y el Caribe frente a un nuevo orden mundial: crisis de la globalizacin, reconfiguracin global del poder y respuestas regionales. En Andrs Serbin. Ed. Amrica Latina y el Caribe frente a un Nuevo Orden Mundial: Poder, globalizacin y respuestas regionales, pg. 15. Barcelona: Icaria Editorial.

[16] Ibd., pg. 17.

[17] El capital trasnacional opera en varios pases, pero, a diferencia del funcionamiento de una empresa multinacional, pierde su base nacional.

[18] Muoz, Francisco. (2019). Huawei y el conflicto capitalista planetario. https://www.planv.com.ec/historias/sociedad/huawei-y-el-conflicto-capitalista-planetario

[19] Walter Formento, Wim Dierckxsens y Mario Sosa. (2017). Capital Financiero Global, Crisis, Acumulacin y Trabajo. https://ciepeblog.wordpress.com/2017/05/10/capital-financiero-global-crisis-acumulacion-y-trabajo/

[20] Dierckxsens, Wim y Walter Formento. (2017). El multipolarismo avanza a costa del unipolarismo. https://www.alainet.org/es/articulo/187381

[21] Dierckxsens, Wim y Walter Formento. (2016a). La crisis financiera global, unipolarismo y multipolarismo, es nacional y popular. https://www.alainet.org/es/articulo/175127

[22] Muoz, Op. Cit.

[23] Formento, Walter. (2018). Entrevista en Asia TV. Qu hay detrs del Poder Mundial? La puja entre los sectores dominantes. https://youtu.be/fw8gmQaY8oQ

[24] Formento, Dierckxsens y Sosa. Op. Cit.

[25] Dierckxsens y Formento. (2017). Op. Cit.

[26] Dierckxsens, Wim y Walter Formento. (2016b). Gan la profundizacin de la Crisis Global. https://www.alainet.org/es/articulo/182448

[27] Dierckxsens, Wim y Walter Formento. (2019a). Trump Gobierno, poltica exterior y geoestrategia mundial. https://www.alainet.org/es/articulo/197200

[28] Dierckxsens, Wim y Walter Formento. (2019b). La prospectiva geopoltica a partir de abril-2019. https://www.alainet.org/es/articulo/199512

[29] Dierckxsens y Formento. (2019b). Op. Cit.

[30] Dierckxsens y Formento. (2019a). Op. Cit.

[31] Serbin. Op. Cit., pg. 19.

[32] Muoz, Op. Cit.

[33] Gramsci, Antonio. (2004). Antologa (Seleccin, traduccin y notas de Manuel Sacristn). Buenos Aires: Siglo XXI Editores.

[34] Fomento. (2018), Op. Cit.

[35] Bueno, Rodolfo. (2019). El silencio ensordecedor de Irn. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=257811


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter