Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-09-2019

Informacin e informantes

Antonio Lorca Siero
Rebelin


Pese a las puertas abiertas por internet, la informacin sigue siendo un coto privado dirigido por unos pocos y manejado a pie de calle por informantes oficialmente habilitados para ejercer. Establecida una doble dependencia, se mueve, adems de por diversos intereses, iluminada por la publicidad y la propaganda.

De un lado est el negocio de vender, en el que juega un papel determinante el marketing y fundamentalmente la publicidad. Porque vender es en definitiva lo que interesa a los dirigentes. Por otro, anejo al negocio y soporte del mismo, est el asunto del poder , al que lgicamente aspira el gremio. En cuanto a la organizacin del tinglado, estructurado en empresas, tiene que seguir la lnea marcada por la doctrina econmica dominante. Lo que se refiere al poder, ha de basarse en ganar el favor de las masas desde el atractivo de la noticia servida, traducido en ventas, y que luego crean en sus verdades . Lo que conforma la afinidad de pensamiento, que a continuacin se traduce en aumento de la demanda material y, por consiguiente, mayor poder. Este ltimo definido en trminos de influencia, entendida como valor aadido al simplemente contable de la actividad principal.

La propaganda interviene en este caso como componente del marketing, puesto que para contar con una licencia de venta se exige fidelidad a las consignas del poder oficial, quien en ltimo trmino sirve de soporte real a ese otro poder menor del gremio informante. Hay que tener en cuenta que si este pierde su favor porque se rebela, siempre tendr la opcin de clausurar el chiringuito por cualquier va, acabando as con el negocio mercantil y ese otro poder de humo que tanto seduce a los amos de la informacin. Cerrado el negocio desaparecen la afinidad, la fidelidad y la influencia para tomar la senda del olvido. Atenerse a la propaganda, tiendo con ella los hechos que acontecen es clave para la tarea de informar. Se sabe y se tiene en cuenta, pero se aborda la cuestin marcada por la oficialidad tomando varias direcciones. Los ms torpes en mercadotecnia entienden que deben seguir sin desviase un pice de la doctrina oficial, mientras que los ms avispados se mueven a veces a la contra para llamar la atencin, acudiendo a la tctica de una de cal y otra de arena, o bien se encuadran en abierta oposicin, jugando con la apariencia. Pese a tales estrategias todo est controlado. Ambas posturas y otras no tan definidas responden a la marca comercial empleada para ganar el mayor nmero posible de seguidores, pero sin irritar en demasa al que manda. Pese a la diversidad de posicionamientos en esto de informar, hay un punto de confluencia general, que no es otro que atender al mercado y, de paso, influir en las masas para que sigan prudentemente las consignas del poder.

Sujeto a la doctrina del pensamiento establecido por el dinero y los dictados del poder oficial, la maquinaria de la informacin pone a trabajar a sus informantes para moldear lo noticiable adaptndolo a las circunstancias de cada momento, construyendo as la actualidad diaria. Siguiendo la lnea ideolgica, que a veces flota sin ms en el ambiente y en otras se recomienda expresamente, el hecho puntual se infla o desinfla para acomodarle a la realidad del espectculo. En el primer caso se vuelve de una machacona tenacidad repitiendo por ac y acull el mismo soniquete; en el segundo, simplemente se oculta, y para evitar el vaco de ausencia de la noticia silenciada se suministran otros productos de repuesto.

No es que la libertad est ausente, porque los informados son libres para imaginar y tal vez para especular, pero lo hacen con el riesgo de perderse al no ser asistidos por esa actualidad marcada y en ocasiones abiertamente prefabricada. En todo caso, desde el aspecto ilustrativo, la especulacin individual no tiene tiempo de arraigar, porque a rengln seguido los informantes echarn mano de otras noticias para construir sobre nuevos hechos la cantinela de actualidad y el pensador quedar confundido con el colage de esas nuevas imgenes. He aqu la va informativa para educar en la ignorancia , procurada por una ilustracin prefabricada y lista para vender los nuevos productos ideolgicos y, ante todo, mercantiles.

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter