Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-09-2019

Se generaliza en Israel la ofensiva para destruir la icnica mezquita al-Aqsa de Jerusaln

Whitney Webb
The Unz Review

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


Este antiguo sitio que se remonta al ao 705 d. C. est siendo destruido por grupos extremistas que buscan borrar la herencia musulmana de Jerusaln en busca de ambiciones coloniales y el cumplimiento de la profeca de los ltimos tiempos.

La icnica cpula dorada de la mezquita Cpula de la Roca y Al-Aqsa, ubicada en el Monte del Templo o Haram el-Sharif, es el tercer sitio ms sagrado del Islam y es reconocido en todo el mundo como un smbolo de la ciudad de Jerusaln. Sin embargo, este antiguo sitio que se remonta al ao 705 d. C. est siendo atacado para destruirlo por grupos extremistas cada vez ms influyentes que buscan borrar la herencia musulmana de Jerusaln en busca de ambiciones coloniales y el cumplimiento de la profeca de los ltimos tiempos.

Algunos observadores pueden haber notado el esfuerzo creciente de unos funcionarios del Gobierno y religiosos israeles para eliminar la Cpula de la Roca y la mezquita Al-Aqsa del horizonte de Jerusaln, no solo borrando el lugar sagrado en carteles oficiales, pancartas y material educativo, sino tambin para eliminar fsicamente el propio edificio. Por ejemplo, el actual miembro de la Knesset del gobernante Partido Likud, nacido en Estados Unidos Yehuda Glick, tambin fue director del Instituto del Templo, financiado por el Gobierno, que ha creado reliquias y planes arquitectnicos detallados para un templo que esperan que pronto reemplace a Al-Aqsa. Glick tambin es amigo cercano de Yehuda Etzion, quien form parte de un complot fallido en 1984 para volar la mezquita Al-Aqsa y como consecuencia cumpli prisin.

"Al final construiremos el templo y ser una casa de oracin para todas las naciones", dijo Glick al peridico israel Maariv en 2012. Un ao despus el ministro de Agricultura de Israel, Uri Ariel, declar que "[hemos] construido muchos templos pequeos, pero necesitamos construir un verdadero Templo en el Monte del Templo". Ariel expres que el nuevo Templo Judo debe construirse en el sitio donde se encuentra actualmente Al-Aqsa "ya que est en el primer plano de la salvacin juda. Desde entonces, destacados polticos israeles se han vuelto cada vez ms abiertos en su apoyo al fin de la soberana jordana-palestina sobre el complejo de la mezquita, lo que ha llevado a muchos palestinos prominentes a advertir en los ltimos aos de planes para destruir la mezquita.

En los ltimos aos, un esfuerzo de siglos de lo que alguna vez fue un pequeo grupo de extremistas se ha vuelto cada vez ms comn en Israel, con polticos prominentes, figuras religiosas y partidos polticos que abogan por la destruccin de la Mezquita del Domo de la Roca y Al-Aqsa en Israel para cumplir una interpretacin especfica de una profeca de los ltimos tiempos que alguna vez se consider marginal entre los practicantes del judasmo.

Miko Peled, escritor y activista israel de derechos humanos, dijo a MintPress, el movimiento para destruir Al-Aqsa y reemplazarlo por un templo reinventado "se hizo audible despus de la guerra de 1967" y desde entonces se ha convertido en "un proyecto colonial masivo que utiliza mitologa religiosa, bblica y smbolos para justificar sus acciones, un proyecto que ahora est obteniendo el apoyo tanto de israeles religiosos como laicos.

Si bien el impulso para destruir Al-Aqsa y reemplazarlo por un Tercer Templo fsico ha ganado fuerza en Israel en los ltimos aos, este esfuerzo ha avanzado a un ritmo notablemente rpido en las ltimas semanas, debido a una confluencia de factores. Estos factores, como lo mostrar este informe, incluyen la prxima revelacin del llamado "Acuerdo del siglo", la embestida para una guerra con Irn y el Hezbol del Lbano y la indulgencia dramtica de la administracin Trump con respecto a la actividad de los extremistas judos y con los grupos en las colonias extremistas en Israel.

Estos factores se relacionan con una aceleracin de los esfuerzos para destruir Al-Aqsa y el peligro muy real que enfrenta el sitio sagrado de siglos de antigedad. Si bien la prensa estadounidense ha mencionado ocasionalmente el papel del extremismo religioso en el diseo de la poltica exterior de destacados polticos estadounidenses como el Secretario de Estado Mike Pompeo , rara vez ha arrojado luz sobre el papel del extremismo judo en la direccin de la poltica exterior de Israel, poltica exterior que, a su vez, es bien conocida por influir en las polticas estadounidenses.

Cuando se toman en conjunto las amenazas a Al-Aqsa se revela claramente que son mucho mayores que la prdida de un edificio fsico, aunque esa en s misma sera una prdida grave para la comunidad musulmana del mundo, que incluye a ms de 1.800 millones de personas. Adems, la destruccin del sitio muy probablemente resultara en una guerra regional y quizs incluso mundial con claras dimensiones religiosas.

Para evitar tal resultado, es esencial destacar el papel que las interpretaciones extremistas y apocalpticas de las religiones juda y cristiana estn jugando en tendencias que si no se controlan podran tener consecuencias realmente aterradoras. Ambos grupos extremistas estn fuertemente influenciados por las ambiciones coloniales que a menudo reemplazan su base religiosa.

En la Parte I de esta serie de varias partes, MintPress examina el crecimiento de los movimientos extremistas en Israel que promueven abiertamente la destruccin de Al-Aqsa, desde un movimiento marginal relativamente aislado dentro del sionismo hasta la prominencia dominante en Israel hoy, as como tambin el crecimiento precipitado en el ltimo mes de las amenazas a la histrica mezquita. MintPress entrevist al escritor y activista israel Miko Peled; el rabino Yisroel Dovid Weiss de Neturei Karta en Nueva York, al imam y estudioso del Islam chita Sayed Hassan Al-Qazwini, del Instituto Islmico de Amrica, y al periodista y acadmico palestino Ramzy Baroud por sus puntos de vista sobre estos grupos extremistas, su creciente popularidad y las crecientes amenazas al statu quo actual en Haram El-Sharif/Monte del Templo.

Las otras entregas de esta serie detallarn la influencia de este movimiento extremista en la poltica israel, as como en la poltica estadounidense, particularmente entre los polticos cristianos sionistas en los Estados Unidos. Las formas en que el objetivo de este movimiento tambin ha influido en la poltica israel y estadounidense, particularmente en relacin con el llamado "Acuerdo del siglo", el reconocimiento del presidente Donald Trump de Jerusaln como la capital de Israel y el impulso de la guerra contra Irn y el Hezbol del Lbano, tambin sern examinados estos temas.

Dos siglos en la mira

Aunque los esfuerzos para arrebatar el lugar sagrado en disputa del control jordano y palestino se han incrementado drsticamente en las ltimas semanas, el complejo de la mezquita Al-Aqsa haba sido objeto de ataques antes de la fundacin de Israel e incluso antes de la formacin del movimiento sionista moderno.

Por ejemplo el rabino Zvi Hirsh Kalisher, que promovi la colonizacin juda europea de Palestina desde una perspectiva religiosa mucho antes de que el sionismo se convirtiera en un movimiento, expuso una forma temprana de lo que luego se llamara "sionismo religioso" y estaba particularmente interesado en la adquisicin de Haram el-Sharif (es decir, el Monte del Templo) como una forma de cumplir la profeca.

Como se seal en el ensayo "Proto-sionismo y su anticipacin a Herzl: la filosofa y los esfuerzos del rabino Zvi Hirsch Kalisher, de Sam Lehman-Wilzig, profesor de poltica israel y estudios judaicos en la Universidad de Bar-Ilan en Israel, Kalisher busc reunirse con judos europeos ricos para financiar la compra de Israel con el propsito de reasentamiento, particularmente el Monte del Templo. En una carta de 1836 dirigida al barn Amschel Rothschild, Kalisher sugiri que el hermano mayor de la familia de banqueros adinerados usara sus abundantes fondos para llevar la soberana juda a Palestina, especficamente Jerusaln y el Monte del Templo:

Especialmente en un momento como este, cuando la Tierra de Israel est bajo el dominio del Pach ... tal vez si su Excelencia ms noble le paga una hermosa suma y le compra algn otro pas (en frica) a cambio de la Tierra Santa, que actualmente es pequea en cantidad pero de gran calidad ... este dinero ciertamente no se desperdiciar ... para cuando los lderes de Israel se renan en todos los rincones del mundo ... y lo transformen en un pas habitado, los muchos temerosos de Dios y judos caritativos viajarn all para fijar su residencia en Tierra Santa bajo soberana juda ... y sern dignos de tomar su parte en la ofrenda sobre el altar. Y si el maestro (Ibrahim Pasha) no desea vender toda la tierra, entonces al menos debera vender Jerusaln y sus alrededores ... o al menos el Monte del Templo y sus alrededores"(nfasis agregado)

La solicitud de Kalisher fue recibida con una respuesta ausente de compromiso del Barn Rothschild, lo que llev a Kalisher a perseguir a otras familias judas europeas ricas, como los Montefiores, con el mismo objetivo en mente. Y aunque Kalisher inicialmente no tuvo xito en ganar el apoyo de la familia Rothschild, otros miembros notables de la rica dinasta bancaria europea eventualmente se convirtieron en entusiastas partidarios del sionismo en las dcadas siguientes.

Kalisher tambin fue importante de otra manera, ya que podra decirse que fue el primer rabino moderno en rechazar la idea de esperar pacientemente a que Dios cumpla la profeca y propuso en cambio que el hombre tome medidas concretas que conduzcan al cumplimiento de tales profecas, una creencia que Kalisher describi como de "autoayuda. Para Kalisher, establecer judos europeos en Palestina no era ms que el primer paso, seguido de otros pasos que formaran un enfoque activo frente al pasivo del mesianismo judo. Estos pasos posteriores incluyeron la construccin de un Tercer Templo, para reemplazar el Segundo Templo destruido por los romanos alrededor del ao 70 d. C. y la reiniciacin de los sacrificios rituales de animales en ese Templo, que Kalisher crea que solo poda erigirse en el Monte del Templo, donde se construy Al-Aqsa y all est hasta hoy.

Kalisher no estaba solo en sus puntos de vista, ya que su contemporneo, el rabino Judah Alkalai, escribi lo siguiente en su libro Shalom Yerushalayim:

Es obvio que el Mashaj ben David [Mesas de la Casa de David] no aparecer de la nada en un carro de fuego con caballos de fuego, sino que vendr si los hijos de Israel se inclinan a la tarea de prepararse para l.

Aunque Kalisher no era la voz solitaria que promova estas ideas, sus creencias, aparte de promover el asentamiento fsico de los judos europeos en Palestina, permanecieron relativamente marginales durante dcadas, si no ms de un siglo, ya que los judos laicos tuvieron una gran influencia en el movimiento sionista despus de su nacimiento oficial. Sin embargo, prominentes religiosos sionistas influyeron en el movimiento sionista de formas clave antes de la fundacin de Israel. Una de esas figuras fue el rabino Abraham Isaac Kook, quien trat de conciliar el sionismo y el judasmo ortodoxo como rabino jefe ashkenazi de Palestina, cargo que asumi en 1924.

Sin embargo, el rabino Yisroel Dovid Weiss de Neturei Karta, un grupo judo ultraortodoxo con sede en Nueva York que se opone al sionismo, dijo a MintPress que muchos sionistas religiosos se han aferrado desde entonces a las ideas de Kalisher, que fueron ampliamente rechazadas durante su vida, para justificar las acciones neocoloniales buscadas por los sionistas laicos. "Este rabino, en ese momento, otros rabinos 'rugieron' contra l y sus creencias no fueron aceptadas", dijo el rabino Weiss, "pero ahora, los que estn hablando sobre la construccin de este Tercer Templo ... son sionistas y han encontrado un rabino cuyas ideas les benefician y que han estado utilizando para justificar actos sionistas "que no estn alineados con el judasmo" y hacerlos kosher".

La famosa Cpula de la Roca en el Monte del Templo, en el centro, y la cpula de la Mezquita Al-Aqsa representada el 15 de mayo de 1976. Horst Faas | AP

Weiss se extendi an ms en este punto, sealando que los participantes del movimiento religioso moderno del sionismo que buscan construir un nuevo templo judo donde se encuentra actualmente Al-Aqsa son, en esencia, sionistas que han utilizado imgenes religiosas e interpretaciones especficas de textos religiosos como cobertura para actos neocoloniales, como la remodelacin completa del Monte del Templo.

"Es como un lobo con piel de cordero ... Estas personas que quieren incorporar las enseanzas de este rabino [Rabino Kalisher] dicen con orgullo que son judos, pero estn haciendo cosas que los judos tienen prohibido hacer", como ascender y pararse sobre el Monte del Templo, que el rabino Weiss declar que era "una violacin de la ley juda", prohibida por esa ley durante mucho tiempo segn un consenso entre eruditos y rabinos judos de todo el mundo que fue mucho ms all de la formacin del movimiento sionista en el siglo XIX.

Weiss tambin dijo a MintPress:

Solo hay unos pocos pecados en el judasmo, que tiene muchas leyes que llevan a un judo a ser separado de Dios, y subir al Monte del Templo es una de ellas ... Esto es porque necesitas un cierto nivel de santidad para ascender y ... el proceso para alcanzar ese nivel de santidad y pureza no se puede hacer hoy, porque [los aspectos y los elementos requeridos para] los rituales de pureza necesarios ya no existen hoy".

El rabino Weiss seal que, por esta razn, la comunidad musulmana que ha gobernado histricamente el rea donde se encuentra la mezquita Al-Aqsa nunca tuvo problemas con la comunidad juda en relacin con el Monte del Templo, ya que se sabe desde hace siglos que los judos no pueden ascender al rea donde actualmente se encuentra la mezquita y en cambio solo rez en el Muro de los Lamentos. Tambin afirm que la idea proftica de un Tercer Templo, antes del sionismo, no se entenda como un cambio en las estructuras fsicas en el Monte del Templo, sino un cambio metafsico y espiritual que unira a toda la humanidad para adorar y servir a Dios al unsono.

El rabino Weiss afirm que el conflicto con respecto a la mezquita Al-Aqsa comenz solo con el advenimiento del sionismo y la ambicin neocolonial asociada de alterar fundamentalmente el statu quo y las estructuras presentes en el sitio como un medio para borrar partes claves (es decir, partes palestinas) de su patrimonio. "Esto [el uso de la religin para justificar el ascenso y el control del Monte del Templo] es una trampa para engaar a otras personas para que los apoyen", concluy el rabino.

No obstante, el impacto de Kalisher se puede ver en el Israel de hoy ms que nunca, gracias al ascenso y la aceptacin generalizada dentro de Israel de elementos que alguna vez fueron marginales del sionismo religioso, que fueron profundamente influenciados por las ideas de rabinos como Kalisher y han servido en las ltimas dcadas como una incubadora de algunos de los elementos polticos ms radicales de Israel.

Mientras tanto, a medida que el debate dentro del judasmo sobre el Monte del Templo ha cambiado dramticamente desde el siglo XIX, su importancia en el Islam se ha mantenido firme. Segn el imn Sayed Hassan Al-Qazwini, "Al-Aqsa es la tercera mezquita ms sagrada del Islam ... se considera el lugar donde el profeta Mahoma ascendi al cielo y ha sido mencionado en el Corn, que glorifica esa mezquita y la identifica como una mezquita bendecida. Todos los musulmanes, ya sean sunitas o chiitas, veneran esa mezquita, un hecho que ha permanecido sin cambios durante ms de un milenio y contina hasta hoy.

El sionismo religioso gana fuerza poltica

El surgimiento moderno de los movimientos religiosos sionistas que promueven la destruccin de la mezquita Al-Aqsa y su reemplazo con un Tercer Templo Judo se remonta a la Guerra de los Seis Das de 1967. Segn Miko Peled, quien recientemente escribi un artculo para MintPressNews sobre las amenazas que enfrenta Al-Aqsa, el "sionismo religioso" como fuerza poltica se hizo ms prominente despus de la guerra de 1967. Peled dijo a MintPress :

Despus de que el corazn del Israel bblico qued bajo el control israel, los sionistas religiosos, que entonces estaban marginados, vieron como su misin colonizar esas tierras recin conquistadas y ser los nuevos pioneros, por as decirlo. Asumieron el trabajo que los idelogos sionistas socialistas tenan para establecer Palestina y librarla de su poblacin rabe nativa en los aos previos al establecimiento de Israel y hasta principios de la dcada de 1950. Vieron el "retorno" de Hebrn, Beln, Nablus o Shchem y, por supuesto, la Ciudad Vieja de Jerusaln como intervencin divina y ahora era su turno de dejar su marca.

Comenz con un pequeo grupo de fanticos mesinicos que obligaron al Gobierno, que en ese momento, despus de 1967, todava era sionista laico, a aceptar su existencia en las reas altamente pobladas de Cisjordania. As fue como se estableci la ciudad de Kiryat Arba [colonia ilegal en la Cisjordania ocupada]. Vale la pena sealar que el Gobierno estaba feliz de verse obligado a esto. De un pequeo grupo considerado por la gente como locos marginales hasta una ciudad juda en el corazn de la regin de Hebrn".

Peled seal adems que este modelo, empleado por los grupos extremistas religiosos que fundaron colonias ilegales en Cisjordania como Kiryat Arba, "se ha utilizado con xito desde entonces y ahora lo usan los grupos que estn promoviendo el nuevo Templo en lugar de la mezquita Al-Aqsa en Jerusaln". Continu sealando que "mientras que hace 20-30 aos se les consideraba un grupo marginal, este ao esperan que ms de 50.000 personas ingresen al complejo para apoyar al grupo y sus objetivos. Los jvenes israeles religiosos que optan por salir del servicio militar y eligen el servicio nacional en su lugar porque pueden trabajar con las organizaciones de construccin del [Tercer] Templo.