Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-09-2019

Mujeres frente a la trata, una realidad existente

SEMlac


Coercin y explotacin, rasgos tpicos de la trata de personas, aparecen reflejadas en las 21 causas juzgadas entre mayo de 2017 y mayo de 2018 en Cuba, por fenmenos como el proxenetismo, la corrupcin de menores, la venta y trfico de menores y la propia trata de personas, sostiene el ltimo informe presentado por la nacin caribea sobre la prevencin, enfrentamiento y proteccin a las vctimas de este flagelo.

"El acusado a finales del ao 2015 inici una relacin amorosa con una ciudadana y comenzaron a residir juntos. A los quince das le propuso a la mujer buscarle hombres para tener relaciones sexuales a cambio de dinero, y la ciudadana deba entregar el dinero al acusado. En junio de 2017, luego de tener relaciones con un extranjero, el acusado le quit el dinero y la golpe fuertemente por todo el cuerpo y le coloc en la espalda un cuchillo para amenazarla de muerte si desobedeca, luego la dej encerrada con llave durante dos semanas. En una ocasin donde dej la casa sin cerrojo, la vctima fue a la estacin de la polica y formul la denuncia".

As puede leerse en una de las reseas del informe sobre el Enfrentamiento Jurdico-Penal a la Trata de Personas y Otros Delitos relacionados con la Explotacin o con el Abuso Sexual que cada ao, desde 2013, Cuba enva a las Naciones Unidas.

El documento reconoce como baja la incidencia de este fenmeno en la Mayor de las Antillas, "lo cual se debe fundamentalmente al carcter eminentemente preventivo de las polticas sociales y estatales cubanas, a la poltica de Tolerancia Cero, as como a la ausencia de redes delictivas organizadas que estn radicadas en el territorio nacional".

Para Lydia Guevara, integrante de la Unin de Juristas de Cuba y de la secretara de la mujer de la Asociacin Latinoamericana de Abogados Laboralistas, este exiguo nmero de hechos de trata de personas est asociado a polticas sociales y de seguridad ciudadana, a la igualdad de oportunidades y a programas para el empoderamiento de la mujer.

Ello no significa que no existan "reas de preocupacin, como los casos de abuso sexual de nios y nias en el entorno familiar, la migracin irregular y los jvenes que emigran con contratos de trabajo aparentemente legales, que son vctimas de explotacin", advirti la jurista en el Panel "Trata y Trfico ilegal de personas con enfoque de derecho penal, de familia y civil y laboral", celebrado el pasado 29 de agosto, durante el V congreso Iberoamericano sobre acoso laboral e institucional.

"Cuando hablamos de trata en Cuba sentimos que es algo bastante ajeno a nuestra realidad y eso hace que fallemos en percibir algo que est delante de nosotros, que s est sucediendo", refiri por su parte la profesora de Derecho Civil de la Universidad de La Habana, Lisy Jorge.

Arnel Medina, vicedecano de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana, consider que el problema de la trata en todos los pases del mundo, incluida Cuba, es que es un fenmeno invisibilizado que no puede desconocerse.

"Estamos hablando de la que es reconocida como la tercera actividad ms lucrativa del mundo, despus del trfico de drogas y de armas: la trata y el trfico de seres humanos, si bien la corrupcin pblica y privada se ha posicionado en los ltimos aos por delante de estas ilcitas", dijo.

De cara a Cuba

La nacin caribea mantiene la colaboracin internacional para la investigacin y solucin de estos hechos.

De acuerdo con la investigacin "Trata de personas en Cuba. Una mirada con perspectiva de gnero", de Damila Hechevarra Argudn, y publicada en el nmero 56 de junio de 2018 en la revista Sexologa y Sociedad, del Centro Nacional de Educacin Sexual, las vctimas del delito son en su mayora mujeres jvenes y la explotacin sexual fue la mayor manifestacin detectada. "Cuba funge como territorio de origen de la trata transnacional, teniendo en cuenta lo que expresan los informes cubanos y de conformidad con los procesos penales desarrollados. Existen grupos de cubanos vinculados con extranjeros que se dedican a la captacin y el traslado de las vctimas cubanas mediante el engao, les retiran los pasaportes u otros documentos de identidad, son privadas de libertad y controlan sus movimientos para presionarlas a ejercer la prostitucin o el trabajo forzado", seala el estudio.

Segn Hechevarra Argudn, el abordaje de esta problemtica en el pas se realiza desde diversas instituciones, con la participacin de los organismos de la administracin central del Estado, as como de otras organizaciones.

Cuba ha suscrito y ratificado los principales instrumentos internacionales sobre la materia, entre los que destacan la Convencin de Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional o Convencin de Palermo (2000) y el Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, Especialmente Mujeres y Nios, complemento de dicha convencin.

No obstante, un elemento importante que seala el estudio, a partir de criterios de especialistas de instituciones como el Tribunal Supremo Popular, La Fiscala General y el Ministerio de Justicia, es que el delito no est correctamente tipificado o regulado en el Cdigo Penal cubano, en relacin con los instrumentos jurdicos internacionales.

Ello, agregan, podra influir en que se minimice el nmero de casos detectados, se dificulte el trabajo en la identificacin del delito y limite el correcto desarrollo de acciones y protocolos para la atencin a las vctimas.

De acuerdo con informacin del Ministerio de Relaciones Exteriores, un factor que repercute negativamente en la trata de cubanos es el trfico ilcito de migrantes de Cuba, con destino a los Estados Unidos u otros pases de la regin, a partir de las facilidades que brinda la Ley de Ajuste Cubano y que brindaba la poltica de "pies secos-pies mojados", debido a que muchas de las personas traficadas son obligados a saldar las deudas con los organizadores mediante la promocin o prctica de la explotacin sexual, laboral, o la ejecucin de actividades delictivas.

La investigacin sostiene que el grupo de mayor vulnerabilidad son mujeres entre los 18 y 35 aos, procedentes en su mayora de las provincias orientales, con baja y regular posicin econmica y condiciones de vida. La finalidad con mayor manifestacin fue la explotacin sexual.

Mujeres, nios y nias al centro de la trata

El 87 por ciento de las vctimas de trata en el mundo lo son con fines sexuales, el cinco por ciento para trabajos forzosos y el resto para otras modalidades, apunt la profesora Lisy Jorge.

Segn estadsticas internacionales, 21 por ciento de las vctimas de trata en el mundo son hombres, 41 por ciento mujeres, 23 por ciento nias y siete por ciento nios, precis.

Estos porcentajes suben significativamente en Amrica Central y el Caribe, donde nueve por ciento de las vctimas de la trata son hombres, 25 por ciento son mujeres y 55 por ciento son nias, puntualiz.

Segn la especialista, "la mayora de los nios y las nias que son vctimas de trata en esta rea y en el mundo lo son con fines sexuales. Es interesante que los hijos e hijas de las mujeres y hombres vctimas de trata no son contabilizados como vctimas, cuando muchas veces los acompaan durante las travesas", coment.

Para la experta, prevenir y combatir este flagelo depende de que se alineen muchas fuerzas. "Nadie por s solo puede, ningn Estado o institucin", remarc.

Jorge destac que hay un grupo de factores a tener en cuenta en el mbito de la familia, como potenciar la autoestima de nios y nias, as como la parentalidad positiva con la participacin de ambos padres en la educacin de sus hijos. En el mbito de la comunidad es preciso establecer redes de orientacin y vigilancia para prever y detectar ese nio o nia que puede ser vctima de la trata; del mismo modo en las escuelas.

No menos importante, sostuvo Jorge, es la recoleccin de datos para conocer las cifras. "Lo que no se sabe no se puede combatir. Saber la incidencia de este fenmeno permite orientar las polticas pblicas, capacitar y elaborar protocolos de actuacin para la identificacin y atencin a las vctimas".

Explotacin con fines laborales

La profesora Lydia Guevara llam la atencin sobre otra problemtica actual vinculada a la trata de personas en el mundo y la regin. "La Organizacin Internacional del Trabajo estima que Amrica Latina ocupa el segundo lugar en el mundo, despus de Asia, en cuanto a trabajadores forzosos".

Explic que pocos pases del continente han hecho un esfuerzo sistemtico para investigar y documentar estas prcticas. "La Organizacin Internacional para las Migraciones (OIM) seala que el foco sobre la trata con fines de explotacin sexual puede haber obstaculizado los esfuerzos de las organizaciones no gubernamentales y otras agencias para identificar y asistir a las vctimas de la trata para explotacin laboral", dijo.

Dentro de esta modalidad de trata, el profesor Elas Garca Rosas, de la Universidad Autnoma de Mxico, enfatiz en la importancia de sacar a la luz una de las manifestaciones ms ocultas: los servicios domsticos. "Es frecuente observar el aislamiento de muchas personas que ejercen el trabajo domstico derivado de las barreras lingsticas y la falta de calificaciones, lo que las hace particularmente vulnerables a la trata de personas y el trabajo forzado".

Guevara destac que la legislacin cubana se rige por principios constitucionales en el Cdigo del Trabajo, que colocan el trabajo como un derecho y un deber, refrendan la libertad de eleccin de trabajo, la igualdad de oportunidades y no discriminacin y la prohibicin del trabajo infantil.

Para erradicar la trata en todas sus variantes, dijo, "las sociedades deben dejar de ser cmplices por la tolerancia, e invisibilizar al que promueve esta actividad. De lo contrario, se perpetan estas formas de explotacin, las vctimas son estigmatizadas y se pierden oportunidades para la persecucin a los tratantes", concluy.

Fuente: http://www.redsemlac-cuba.net/violencia/mujeres-frente-a-la-trata,-una-realidad-existente.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter