Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-09-2019

Entrevista a Xulio Ros, director del Observatorio de Poltica China
"El objetivo de China es culminar el sueo de la modernizacin, largamente acariciado desde el siglo XIX

Ferran Huertas
De Verdad


El 1 de octubre se celebra el 70 aniversario de la proclamacin de la Repblica Popular China por Mao Tse Tung en 1949. Entrevistamos a Xulio Ros, reconocido ensayista especializado en China, autor de numerosos artculos y una docena de libros. Culminar el sueo de la modernizacin, largamente acariciado, desde el siglo XIXes el objetivo de este nuevo tiempo que se abre en China. Y en la guerra comercial desatada por EEUU, de lo que se trata es de arbitrar todos los medios necesarios para preservar la condicin hegemnica de EEUU, opina el director del Observatorio.

En su ltimo libro, La China de Xi Jinping, de la amarga decadencia a la modernizacin soada, usted habla de un tercer tiempo en la evolucin de la China contempornea. Cul es el objetivo de este nuevo tiempo?

En esencia, culminar el sueo de la modernizacin, largamente acariciado, desde el siglo XIX, cuando se percat trgicamente de que se haba quedado atrs. La proclamacin del triunfo revolucionario en 1949 tras dcadas de convulsiones, guerra civil y contra el invasor japons, abri una nueva etapa en el desarrollo del pas. Fue una segunda ola de la Revolucin de 1911. Si Mao represent un primer tiempo del proceso iniciado en 1949 y Deng Xiaoping, el segundo a partir de 1978, Xi Jinping ha trazado los ejes esenciales de una nueva era marcada por un impulso en dos grandes zancadas (hasta 2035 y hasta 2050) que deben permitir a China convertirse en un pas fuerte, estable y respetado en el mundo. Esa es la gua.

Este ao se cumple el 70 aniversario de la fundacin de la Repblica Popular China. Independientemente de la valoracin que se tenga sobre el rgimen chino o el actual papel de China en el mundo, es posible comprender el mundo actual sin los efectos de esa revolucin? Qu consecuencias econmicas, polticas, tuvo, para China y para el mundo?

Sin duda que no. Y sus efectos han sido enormes. En 1949, el PIB de China se corresponda con el de 1890. Era un pas muy poblado, atrasado y pobre. En 1978 era la 32 potencia econmica del mundo. Desde 2010 es la segunda y desde 2014, segn el FMI, en trminos de paridad de poder de compra, la primera ya. En 2020 debe culminarse plenamente la erradicacin de la pobreza extrema. cuanto a su impacto, por ejemplo, la contribucin al crecimiento mundial en el periodo comprendido entre 1961 y 1978 era del 1,1%, entre 1979 y 2012, del 15,9% y entre 2013 y 2018, del 28,1%. El PIB de China en 1952 ascenda a 30.000 millones de dlares. En 2018, ascendi a 13,61 billones, con un crecimiento cercando al 500 %. Las cifras son bien reveladoras.

Suele situarse el inicio del actual y fulgurante crecimiento chino en las reformas emprendidas en los aos ochenta bajo la direccin de Deng Xiaoping. Pero la realidad nos dice que los fundamentos del actual crecimiento chino se fraguaron en los aos posteriores a la fundacin de la RPCH en 1949

El maosmo sent las bases del desarrollo posterior. A pesar de fracasos como el Gran Salto Adelante o el enorme impacto de los aos ms intensos de la Revolucin Cultural, la economa creci y se transform la realidad de un pas, hasta entonces eminentemente rural hasta la mdula. Por ejemplo, el valor de la produccin agrcola se increment un 84% entre 1949 y 1979, pero entre 1965 y 1976 el ingreso promedio del campesinado aument menos de 1 yuan por ao. Y la poblacin pas de poco ms de 500 millones en 1949 a casi mil millones en 1978. Las convulsiones polticas de aquel periodo afectaron mucho al desarrollo de la economa. Y dividieron enormemente al Partido. La inmensa mayora de la poblacin viva en el campo en condiciones de atraso y el impulso logrado en los primeros aos con la colaboracin sovitica y los planes quinquenales se estanc. Lo que hizo Deng, en realidad, fue recuperar en 1978 el programa de las cuatro modernizaciones formulado en 1964 con el concurso del entonces primer ministro Zhou Enlai. Y con la inspiracin de Liu Shaoqi, que acabara falleciendo en prisin durante la Revolucin Cultural.

Empezamos a ver los efectos de una guerra comercial, que est ya afectando al desarrollo del comercio mundial y amenaza con provocar una nueva recesin. Se concentra entre EEUU y China, pero est afectando al conjunto del planeta. Detrs de esta guerra comercial no est las intenciones de EEUU de contener un crecimiento econmico chino y un aumento de la influencia global de Pekn, que chocan con los intereses globales norteamericanos?

De lo que se trata es de arbitrar todos los medios necesarios para preservar la condicin hegemnica de EEUU y ah que el gran rival en lo econmico, comercial, e incluso tecnolgico, ya, es China. Por lo tanto, se trata, en primer lugar, de trabar ese ascenso, dificultarlo al mximo; en segundo lugar, de alterar su modelo, de forma que se reduzca el intervencionismo pblico en la economa, maximizar su apertura, reducir la significacin del sector pblico, etc., homologando su modelo con el liberal. El dficit comercial, que se expone como principal argumento, en realidad importa poco en esta cuestin. De hecho, EEUU lo tiene con buena parte de las economas del mundo, aunque no tan abultado. China se mostr dispuesta a aumentar las importaciones estadounidenses. Pero la clave reside en diezmar el crecimiento chino, impedir que se consolide como una nueva vanguardia tecnolgica, como el nuevo centro tecnolgico mundial, y atraerla a sus redes de dependencia. Que la economa china acabe siendo ms fuerte que la de EEUU parece lgico a la vista de sus condiciones territoriales y demogrficas, pero lo que realmente le preocupa a EEUU es que esa fortaleza le permita entablar un dilogo de igual a igual e incluso se avenga a transformar las reglas del orden global buscando otro equilibrio de intereses donde las economas ms desarrolladas deban ceder en sus puntos de vista frente a las economas emergentes.

Cmo valora la poltica de la administracin Trump para contener a China, respecto de la anterior administracin de Obama?

Hemos pasado del binomio cooperacin-contencin a una incipiente confrontacin que abarca cada vez ms dimensiones. El discurso del vicepresidente Mike Pence en el Instituto Hudson en octubre del ao pasado lo dej muy claro. Tambin la estrategia de seguridad nacional. El rival estratgico principal para EEUU, es China. Hay que decir tambin que, a da de hoy, los demcratas suscriben en gran medida el discurso y las polticas de Donald Trump hacia China. Por tanto, aunque se registren cambios en las prximas elecciones en EEUU, no es seguro que eso llevar consigo necesariamente un cambio de poltica en lo sustancial. La posibilidad de establecer una relacin basada en el respeto a las diferencias de modelo, hoy por hoy, no es muy halagea.

Si no me equivoco, usted ha dicho que la guerra comercial es un episodio de una confrontacin ms amplia. Promovida por EEUU? En qu terrenos se dirime esa confrontacin?

Sin duda, es comercial, es tecnolgica, financiera, es poltica e ideolgica. En el plano militar, la retirada del tratado INF (fuerzas nucleares de alcance intermedio) suscrito con la URSS en 1987 responde en gran medida al deseo de verse libre para impulsar la carrera armamentista en Asia. El nuevo secretario de Defensa Mark Esper ya inici conversaciones con sus aliados en Asia-Pacfico para desplegar, llegado el caso, misiles de alcance intermedio que solo pueden tener como objetivo a China. Por otra parte, contempla actualizar o ampliar sus bases militares en la zona. E incrementar sustancialmente las ventas de armas a Taiwn. En lo inmediato, es la respuesta a las ambiciones chinas en sus mares contiguos y al propsito de quebrar la posicin hegemnica en lo militar de su armada en la zona pero debe contextualizarse en ese marco ms amplio, y en la estrategia del Indo-Pacfico que puso en marcha la administracin Trump.

Asistimos a un intenso conflicto recientemente en Hong Kong. Las tensiones territoriales son uno de esos terrenos donde se ejerce una presin que puede afectar a la estabilidad poltica de China?

Hong Kong, pero tambin Xinjiang o Tibet, igualmente Taiwn a otro nivel- representan la fragilidad del modelo poltico-territorial de China. Es difcil conjugar la autonoma poltica real en el plano institucional cuando lo que impera es la dinmica del Partido que funciona en base al centralismo democrtico. La falta de separacin entre Estado y Partido dificulta su implementacin prctica. En Hong Kong, la autonoma de la regin administrativa especial es muy superior a la de cualquier regin autonmica continental. Los aos de Xi han fortalecido la tendencia a una mayor centralizacin. Esto genera tensiones. Por otra parte, el temor a que estos problemas se conviertan en taln de Aquiles de la estabilidad tambin favorece el discurso de un mayor control poltico. Lo ms probable es que esta tendencia se afirme en los prximos aos. En su reverso, una hiperactivacin del nacionalismo Han, la poblacin que representa ms del 90 por ciento de su universo demogrfico. Parece mucho pero la presencia de las nacionalidades minoritarias se extiende por amplias regiones perifricas y estratgicas. La base de la actuacin china en este asunto pone tambin el acento en la economa, el desarrollo, la erradicacin de la pobreza y el atraso, confiando en que una mejora del nivel de vida diluir otros problemas de naturaleza identitaria.

A futuro, el mayor problema es Taiwn. El rechazo al principio un pas, dos sistemas es muy amplio en la isla, compartido tanto por nacionalistas como por independentistas. Xi ha ratificado su validez irreversible. Y el efecto inmediato ha sido la elevacin de la popularidad de Tsai Ing-wen, la presidenta de la isla. Cuanto sucede en Hong Kong alimenta el soberanismo taiwans. China se dice dispuesta a ir a la guerra para recuperar Taiwn y consumar la reunificacin del pas.

Permanentemente se nos sita un combate entre dos superpotencias, EEUU y China, colocadas si no a la par si en la misma divisin. Es comparable el podero econmico, poltico y militar de China al norteamericano? El gobierno chino ha dicho que China rechaza involucrarse en una carrera armamentstica, aunque haya aumentado su prosupuesto militar. Tiene China un proyecto agresivo para conquistar una hegemona mundial que hoy ostenta EEUU?

China ha mejorado mucho en las ltimas dcadas, pero aun le falta para igualarse a EEUU en aspectos importantes. Su poder econmico, comercial e incluso tecnolgico ha dado un salto de gigante, pero si comparamos las rentas per cpita, por ejemplo, China se encuentra a una gran distancia: no llega a 9.000 dlares frente a los 60.000 de EEUU. Y uno de los mayores riesgos polticos que debe enfrentar la China actual es la impaciencia Por otra parte, el principal frente de batalla sigue siendo la economa. China no aspira a emular a la URSS. Por el contrario, cree que llegar al 75 aniversario de la RPCh (que la URSS no pudo celebrar) va a depender en gran medida de su xito econmico, de la capacidad para culminar el trnsito hacia un nuevo modelo de desarrollo, de situarse a la vanguardia tecnolgica, de construir la sociedad acomodada, etc. Igualmente, en su estrategia exterior, la economa es la punta de lanza y a la larga eso puede generar ms confianza en el exterior. Desde luego, mejor fbricas que bases militares. Ese es su plan.

Usted mismo ha resaltado recientemente que quiz el aspecto clave para el innegable, e histricamente anmalo, desarrollo econmico de China, resida en la defensa de su soberana nacional y en la autonoma de su proyecto. Es esta una si no la que ms- de las principales fortalezas de China para hacer frente a las grandes presiones que vienen del poder norteamericano por mantener su hegemona?

China porfa en seguir una va propia. Ya Deng formul en su da como complemento de las cuatro modernizaciones la idea de los cuatro principios irrenunciables que abundan en la orientacin socialista del proyecto y la preservacin del liderazgo del Partido en todos los rdenes. Esa bsqueda de una va adaptada a su idiosincrasia, tambin en lo cultural, es la historia del PCCh, prcticamente desde su fundacin, primeramente explorando alternativas al modelo sovitico y ahora al liberal hegemnico. El PCCh sabe que si pierde el control de la economa, la prdida del control poltico est sentenciada. Su apuesta, incluso cuando ya se clamaba su conversin al capitalismo salvaje, siempre fue la experimentacin a partir de su propia realidad, en clave nacional, no sometindose a ciegas a las exigencias exteriores. Si al mercado, si a la propiedad privada, etc., pero sin abandonar la planificacin o la propiedad pblica. Si a la apertura al exterior, pero no desprotegiendo a las empresas nacionales muy en desventaja a veces frente a las multinacionales. Y hay un gran componente de orgullo nacional en todo este proceso que no se debe perder de vista cuando hablamos de una civilizacin como la china. Lo de bajar la cerviz, con la memoria de las guerras del Opio, es un nervio sensible.

Cmo valora y en qu situacin est hoy el proyecto chino de la Nueva Ruta de la Seda? Qu repercusiones est teniendo, y puede tener en su desarrollo, en la economa mundial o en el orden poltico global norteamericano?

Es un proyecto de largo plazo. Ha transcurrido apenas un lustro pero es perceptible su enorme impacto en algunas regiones, como el sudeste asitico, Asia central, el Este europeo, frica e incluso Amrica Latina. Sufrir altibajos, sin duda, pero ha venido para quedarse. Es una realidad en los cinco continentes y su potencial es suficiente para transformar la geoeconoma global. Eso, obviamente, tambin despierta crticas, algunas justificadas, otras no tanto. Escuchar a Washington acusando a China de potencia imperialista, de promover trampas de deuda, etc., al tiempo que fortalece sus presiones sobre aliados en todo el globo para que no se sumen a ella, viene a ratificar esa importancia estratgica del proyecto. Para China, contextualiza una alternativa al modelo de globalizacin neoliberal y pone el acento no solo en el comercio, sino en las infraestructuras, en la cooperacin industrial, financiera, en la transferencia tecnolgica, en un desarrollo sostenible, en el intercambio cultural y entre personas. Con contradicciones y problemas, a veces, pero la orientacin general que prima es esa. Habr que estar atentos a su implementacin.

Por ltimo, brevemente. Cmo ve las relaciones China-Europa? Y China-Espaa?

La casustica con Europa es cada vez ms amplia. La posicin de Bruselas es una, la de Europa Central y Oriental es otra, tambin la de buena parte del Mediterrneo o del Sur. Los matices son importantes y han ganado terreno las reservas y desconfianzas. Creo que estamos en una etapa de redefinicin. En el caso de Espaa, probablemente tambin. China es el segundo tenedor de deuda soberana. El dficit comercial, sigue siendo muy elevado: superior a los 20.000 millones de dlares. La visita de Xi Jinping en 2018 se qued corta con respecto a los resultados obtenidos. Espaa quiere recuperar terreno en Amrica Latina y en la UE, alindose con los socios ms influyentes que, por ejemplo, no se han sumado a la Iniciativa de la Franja y la Ruta. Todo ello genera una cierta sensacin de impasse. Como la que se respira en prcticamente toda la poltica espaola.

Fuente: http://politica-china.org/secciones/culminar-el-sueno-de-la-modernizacion

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter