Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-09-2019

Los rostros humanos detrs del petrleo por el que Estados Unidos hizo la guerra

David Bacon
Desinformmonos


A pesar de la importancia geopoltica del petrleo de Irak y el papel central que desempe el petrleo en su invasin por parte de una coalicin dirigida por Estados Unidos en marzo de 2003, hace 16 aos, la poblacin de Estados Unidos y Europa saba muy poco acerca de los trabajadores que hacan funcionar la segunda industria petrolera ms grande del mundo. En octubre de 2003, este fotgrafo estadounidense fue a Bagdad para conocer cmo la ocupacin estaba afectando a los trabajadores y a los sindicatos de Irak. En la refinera de Daura y en otras plantas petroleras en Bagdad, document las vidas de los trabajadores.

Tras reunirse con Hassan Jumaa, presidente de la recin reorganizada Federacin de Sindicatos del Petrleo de Irak, dos aos ms tarde visit Basora, en el sur de Irak, donde se encuentra la mayor parte de la industria petrolera del pas. All tom fotografas y grab entrevistas, decidido a traspasar esta invisibilidad. Quera dar a los sindicatos y a los trabajadores una idea de quines eran sus compaeros, y cmo se vean afectados por la ocupacin.

Este fotorreportero, antiguo organizador sindical que ha dedicado ms de 30 aos de su vida a documentar las luchas de los trabajadores de todo el mundo, recuerda una historia en particular que le contaron los trabajadores de Basora. Despus de la invasin de Irak, las autoridades de ocupacin estadounidenses dejaron a cargo de Halliburton y de su filial KBR (empresas anteriormente dirigidas por el entonces vicepresidente de Estados Unidos, Dick Cheney) la administracin civil de Basora.

En las primeras semanas de la ocupacin, las empresas dejaron de pagar los salarios de los trabajadores, quienes respondieron bloqueando con una gra la entrada a la refinera durante el cambio de turno para evitar que los camiones citernas salieran con el petrleo. A continuacin, aparecieron soldados estadounidenses en tanques. Al principio solamente ramos 100, pero empezaron a salir cada vez ms trabajadores, cont a este reportero uno de los bomberos de la planta, Faraj Arbat. Algunos se quitaron la camisa y espetaron a las tropas: Disprenos. Otros se tiraron al suelo. Diez de ellos incluso se metieron debajo de los camiones cisterna blandiendo encendedores de cigarrillos. Anunciaron que si los soldados disparaban, incendiaran los tanques petroleros. Los soldados no dispararon. Al contrario, al final del da, Halliburton pag a los trabajadores los salarios que haban estado reteniendo. En una semana, el sindicato de trabajadores del petrleo de Basora haba renacido. Finalmente, los trabajadores petroleros dejaron de trabajar.

Tres das de parlisis en los campos petroleros fueron suficientes para expulsar a Halliburton de Basora, lo que marc una de las primeras grandes victorias del revitalizado movimiento sindical iraqu.

Este periodista regres a EEUU con historias como esta y con fotografas que mostraban cmo era la vida en los campos petroleros para quienes trabajaban all. La coalicin de sindicatos contra la guerra, la US Labor Against the War, que se opone a la ocupacin de Estados Unidos, logr obtener visados para que varios lderes sindicales iraques fueran a Estados Unidos y contaran su historia personalmente.

En Los ngeles, el sindicato de trabajadores petroleros estadounidenses dio computadoras porttiles a los iraques. Una exposicin de los trabajadores celebrada en 2005, y nuevamente en 2006, mostr a los trabajadores californianos el trato que se dio a sus compaeros en Irak, a menudo por parte de los mismos monopolios petroleros. Los iraques explicaron que consideraban el petrleo del pas como propiedad del pueblo, el nico recurso que podra pagar el enorme costo de reconstruir su pas despus de dcadas de guerra.

Estas fotografas eran documentos con un propsito. Los fotgrafos a menudo hablan de dar un rostro humano a un problema o a un movimiento social en particular. No cabe duda de que estas imgenes dieron a conocer el rostro humano de los trabajadores petroleros iraques a los dems trabajadores [del resto del mundo]. Gracias a la organizacin de la exposicin, las fotografas de este reportero ayudaron a llevar a los trabajadores petroleros iraques a Estados Unidos, donde pudieron hablar por s mismos, encontrando puntos de coincidencia con los trabajadores del pas que ocupa el suyo. Si las fotografa ayudaron a fomentar la paz y la solidaridad, entonces sirvieron para una buena causa.

Iraq Free 2005 (Irak libre 2005) es una pintada que figura sobre una mquina rota en la planta de produccin de la Refinera de Petrleo de Basora, el 27 de mayo de 2005.Foto: David Bacon

Muchas mquinas, como los tanques a presin y otros equipos de la refinera, sufrieron daos durante la guerra con Irn (1980-1988), y ms tarde por los bombardeos estadounidenses a principios de 2003. Bajo el gobierno de Saddam Hussein, los datos econmicos en Irak eran considerados un secreto de Estado, pero segn algunas estimaciones, la industria petrolera de Irak tena un valor de miles de millones de dlaresen el momento de la invasin dirigida por Estados Unidos.

Faraj Arbat (izquierda) y miembros del departamento de bomberos de la Refinera de Petrleo de Basora, fotografiados el 27 de mayo de 2005.Foto: David Bacon

En esta fotografa, los trabajadores estn discutiendo la privatizacin de la industria petrolera en Irak. Durante las dcadas anteriores a la invasin, la industria haba sido dirigida por la Compaa Nacional de Petrleo de Irak, de propiedad estatal. Tras la invasin, el Gobierno de Estados Unidos quiso abrir la industria a los inversores internacionales y a las multinacionales, pero los trabajadores petroleros se opusieron a ello y dijeron que la riqueza petrolera de Irak perteneca a su pueblo.

Ibrahim Arabi, lder del sindicato de la Refinera de Petrleo de Basora, fotografiado en su casa en Basora, el 26 de mayo de 2005.Foto: David Bacon

Detrs, sobre la puerta, est pegada una fotografa del clrigo islmico Moqtada al Sadr, lder de la alianza poltica de Sairoon, apoyada por muchos sindicatos y grupos de izquierda. Arabi fue incluido en la lista negra por el ministerio de Petrleo debido a sus actividades sindicales.

Trabajadores en una plataforma de perforacin petrolera en el yacimiento de Rumaila del Sur, justo a las afueras de Basora, en el sur de Irak, el 27 de mayo de 2005.Foto: David Bacon

En el momento en que se tomaron estas fotos, hacer funcionar la torre de perforacin requera una gran destreza, ya que el equipo a menudo era vetusto y las sanciones econmicas contra Irak en la dcada de los aos 1990 dificultaban la obtencin de piezas para las reparaciones. El calor en el desierto iraqu es extremo en verano, alcanzando temperatura superiores a los 110 grados Fahrenheit (43 grados centgrados). Los trabajadores tambin se mostraban preocupados por el peligro que representaban tanto las fuerzas militares de ocupacin como la antigua polica secreta de Saddam Hussein, responsable del asesinato de varios sindicalistas durante la ocupacin.

Abdi Settar Ajid, asistente de perforador, controla la velocidad del taladro en una plataforma petrolfera en Basora, el 27 de mayo de 2005.Foto: David Bacon

En el momento en que fue fotografiado, Abdi Settar Ajid llevaba ya 30 aos perforando pozos de petrleo y trabajaba en una plataforma petrolfera en el yacimiento de Rumaila del Sur, en las afueras de Basora. Controlar el perforador es el trabajo ms calificado en una plataforma petrolfera, y Ajid era el trabajador ms veterano y el ms respetado de todo el equipo.

Los trabajadores comen juntos en una torre de perforacin petrolera en el yacimiento de Rumaila del Sur, fotografiados el 27 de mayo de 2005.Foto: David Bacon

Actualmente, el petrleo representa el 99% del ingreso total de la administracin pblica en Irak. El pas posee la quinta reserva de petrleo ms grande del mundo y se cree que cuenta con el mayor mercado de petrleo sin explorar. Sin embargo, la gran riqueza producida por el petrleo sigue sin llegar a los ciudadanos de a pie. En 2018, Basora y el sur de Irak se vieron sacudidos por grandes manifestaciones para protestar por la falta de electricidad, la escasez de agua y el elevado desempleo. Segn Hassan Jumaa, de la Federacin Iraqu de Sindicatos de Trabajadores del Petrleo, estos acontecimientos son un resultado inevitable de la negligencia del Gobierno y la corrupcin financiera del sistema estatal.

Personas sentadas y otras caminando hacia los edificios de apartamentos construidos por el Gobierno para los trabajadores residentes en Basora. Fotografa tomada el 26 de mayo de 2005.Foto: David Bacon

En el momento en que se tomaron estas fotografas, muchos de los edificios residenciales en Basora llevaban aos rodeados por los escombros de la guerra, incluidas municiones que contienen uranio empobrecido. Los mdicos iraques sealan que miles de personas recibieron dosis ms altas de radioactividad que las recibidas de fuentes naturales de radiacin, debido al uso de armas de uranio empobrecido por parte del ejrcito de EEUU. La exposicin a bajos niveles de radiacin ha sido la causa del aumento de la leucemia infantil, los defectos de nacimiento y el cncer de mama.

Este artculo ha sido traducido del ingls.

Publicado originalmente en Equal Times

Fuente: http://desinformemonos.org/los-rostros-humanos-detras-del-petroleo-por-el-que-estados-unidos-hizo-la-guerra/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter