Portada :: Conocimiento Libre
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-09-2019

Acceso al conocimiento
Qu oculta la nueva consulta pblica sobre derechos de autor en Brasil?

Jamila Venturini y J. Carlos Lara
derechosdigitales.org


Ms de diez aos despus de los primeros debates impulsados por el Ministerio de Cultura para la reformulacin de la normativa sobre derechos de autor brasilea, una consulta pblica lanzada por el Gobierno de Bolsonaro parece indicar una nueva pauta de cambios regulatorios en la regin.

Brasil tiene una de las leyes de derechos de autor ms estrictas de Amrica Latina, con escasas flexibilidades para las usuarias manifestadas en excepciones y limitaciones a los derechos exclusivos. Aunque hubo algunos avances jurisprudenciales en los ltimos aos, la Ley N 9.610 de 1998 mantiene una serie de restricciones al uso privado de obras protegidas y no incluye autorizaciones que favorezcan el uso de obras intelectuales en escuelas, bibliotecas o museos.

Una historia complicada

La ley fue por aos clasificada como una de las peores del mundo por Consumers International y en menos de diez aos de vigencia fue considerada obsoleta, ya que su carcter restrictivo frenaba muchas de las posibilidades de acceso a la informacin, conocimiento y cultura potenciadas por las tecnologas digitales. No obstante, este anlisis crtico sirvi como una de las bases para iniciar un primer proceso de debates pblicos para hacer una revisin de la ley. Ese proceso fue iniciado en 2007 por el Ministerio de Cultura (hoy integrado al Ministerio de Ciudadana), encabezado por el popular artista Gilberto Gil.

Los debates incluyeron un ciclo de encuentros en distintas regiones del pas, reuniendo a expertos, artistas y sociedad civil entre otros interesados. Las discusiones tenan un fuerte nfasis en la ampliacin de las limitaciones y excepciones favorables al uso de las obras intelectuales. A partir de estos debates, fue presentado un texto inicial de reforma para consulta pblica virtual en 2010 y en 2011 un nuevo texto estuvo abierto para comentarios. En un proceso que ya era novedoso por el carcter inclusivo y abierto de la discusin, las consultas virtuales surgan como una expresin pionera de participacin: la ciudadana poda no solamente revisar las propuestas, sino tambin comentarlas y revisar los comentarios de otros interesados.

Sin embargo, el proceso no prosper. Con los cambios polticos vividos en el pas desde entonces y la ascensin de liderazgos menos comprometidos con la promocin de la cultura libre, el texto jams fue presentado al Congreso Nacional. Reformas menores fueron aprobadas, pero la esperanza inicial por una ley equilibrada se diluy.

Mientras ese proceso de modernizacin se detuvo, la marcha de la tecnologa continu, incluyendo una masificacin de las redes sociales y de formas cada vez ms complejas de produccin y recreacin artstica y cultural. Los cambios en el ecosistema digital, a nivel nacional y global, trajeron nuevos desafos a una regulacin cada da ms atrasada.

La ley vuelve a la discusin pblica

De manera sorpresiva, el Gobierno de Bolsonaro abri una nueva consulta pblica sobre la ley actual -recibiendo comentarios sobre el texto completo hoy vigente- y sobre los temas que podran integrarse a la ley. La consulta fue lanzada sin ningn debate o documento preparatorio, sin un texto base (salvo la ley vigente) y sin referencia alguna a los desarrollos del proceso iniciado en la dcada pasada. Tampoco hay ningn compromiso con la publicacin de las contribuciones recibidas, ni sobre la informacin de la participacin; lo que consiste en un gran retroceso en transparencia en relacin a los procesos anteriores.

Aunque sea loable la iniciativa de abrir al pblico la discusin de una ley tan criticada, surge la pregunta: qu motiva la apertura de una consulta sobre la ley de derechos de autor en este momento?

Dos elementos apuntan a una intencin de establecer nuevas reglas para la difusin de contenidos protegidos en lnea. El primero de ellos, es la mencin expresa a la Directiva Europea de Derechos de Autor en el texto que presenta la consulta. Como se sabe, la Directiva incluye un controvertido artculo que responsabiliza los intermediarios en lnea por infracciones de derechos de autor, incluso de parte de terceros, obligando a una censura proactiva por las empresas de internet. Cabe preguntarse si el Gobierno brasileo pretende hacer propio un modelo que, a pesar de haber sido aprobado, ha presentado grandes polmicas y sigue planteando serios desafos para su implementacin.

El segundo elemento, es la pregunta en el formulario de consulta sobre la necesidad de una reforma integral a la ley, o solamente una reforma en lo relativo a los nuevos modelos de negocios de internet. La segunda opcin trae como ejemplo la regulacin del artculo 19 del Marco Civil de Internet, que precisamente trata de la responsabilidad de intermediarios de internet.

Aunque polticamente se opt por dejar a una regulacin especfica el tratamiento de la responsabilidad en caso de violaciones a los derechos de autor, cabe recordar que la sociedad brasilea hizo una opcin en el Marco Civil (que tambin pas por un proceso de construccin ciudadana reconocido en todo el mundo) por no responsabilizar a las plataformas por infracciones cometidas por terceros y con eso priorizar la libre expresin en lnea. Un cambio en ese sistema, alineado con los desarrollos de la Directiva Europea que parece inspirar al Gobierno brasileo, representara la victoria de intereses comerciales de la industria por sobre la ciudadana y el inters pblico.

La voz de la ciudadana para un sistema equilibrado

Es difcil otorgar el beneficio de la duda a gobiernos autoritarios a propsito de iniciativas revestidas de democracia y participacin. En una materia como la legislacin de los derechos de autor, tan relevante para el inters pblico y el avance de derechos humanos, pero tan susceptible a la presin por parte de las industrias de contenidos y las entidades de cobro, esa suspicacia es an mayor. A ello se suma la falta de documentacin informativa y la ausencia de compromisos de transparencia, que podran invitar a un involucramiento ms activo de la ciudadana.

Pero esas mismas razones son las que invitan a aprovechar esta apertura. Dado que los espacios de participacin en polticas pblicas son hoy limitados, una consulta pblica resulta un espacio propicio que ocupar. Dado que las voces siempre presentes en estos debates son las de quienes utilizan a la propiedad intelectual como caja pagadora (y a menudo, no los artistas mismos), una consulta pblica es una oportunidad para expresar los intereses de quienes usan obras a diario para crear, para expresarse, para ensear. Y dado que no hay certeza sobre cmo sern consideradas las respuestas a la consulta, es una oportunidad para presentar y difundir pblicamente con fuerza las ideas de la sociedad civil para una regulacin equilibrada y respetuosa de derechos fundamentales.

El futuro de internet, la creacin y la difusin del conocimiento libre y abierto, estn hoy en consulta pblica en Brasil. Esta es una oportunidad para hacer que la ley recoja las necesidades de las personas que usan internet para educar, crear, compartir, documentar -incorporando a los acervos e instituciones que preservan la memoria y el conocimiento- para alzar la voz en defensa de los humanos, contra la vigilancia y censura en la red.


Vea tambin:

Fuente: https://www.derechosdigitales.org/13844/nueva-consulta-derechos-de-autor-en-brasil/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter