Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-09-2019

Dos insurrecciones en la tierra del cacao

Nicols Rodrguez Bautista


La Insurreccin Bolchevique de 1928 estall en varias regiones colombianas, entre ellas en San Vicente de Chucur; despus en 1965 en ese territorio cacaotero surgi otra Insurreccin, pero en humilde papel peridico, para anunciar que el ELN iniciaba su lucha.

Comenzaba la dcada de los 60 del pasado siglo y San Vicente de Chucur en Santander, con menos de 200 aos de existencia traa al recuerdo a sus raizales la etnia indgena de los Yarigues, quienes durante 60 aos resistieron al invasor hasta que fueron exterminados junto a los Chanchones, porque ellas prefirieron inmolarse antes que someterse a sus verdugos conquistadores.

Ese ser rebelde creca ahora que los chucureos comenzaban a superar La Violencia, finalizada haca solo 7 aos, luego de dejarle a Colombia 360 mil muertos de la clase popular, junto a miles de desaparecidos vctimas de la clase dominante, todos ellos olvidados en la ms grotesca impunidad.

Como la vida sigue, sus habitantes trabajadores, alegres y guerreros, extendan el cultivo del cacao que los llevara a ser el primer productor del pas; que hace posible deleitarse al desayuno con el sabroso chocolate endulzado con panela, acompaado con panes de rollo, tostados y mestiza.

As mismo sus tierras producen el mejor aguacate y no pueden faltar las sabrosas hormigas culonas hoy extico producto de exportacin.

Entre tanto el pas bulle en sus afanes de lucha, siguen vivos los recuerdos del asesinato cobarde y premeditado contra el lder popular Jorge Eliecer Gaitn y de Rafael Rangel Gmez, lder liberal, alcalde del Poder Popular de Barranca en 1948 y guerrillero gaitanista despus.

De contundencia era la lucha nacionalista de los trabajadores petroleros de Barrancabermeja y tambin la de los inconformes estudiantes de la Universidad Industrial de Santander (UIS), las que se confluan con el llamado contra la oligarqua y por la toma del poder que desde el Frente Unido del pueblo haca el sacerdote Camilo Torres. En su honor los estudiantes chucureos colocaron al Colegio de bachillerato, el nombre del este sacerdote revolucionario.

Los viejos socialistas revolucionarios del talante de Ral Eduardo Mahecha, Mara Cano, Rodolfo Flores y Arturo Meneses recin muertos, tambin hacan parte del acerbo poltico radical que ahora encarnaba en lideres chucureos como Heliodoro Ochoa hijo, Pedro Rodrguez llamado Comejn (mi padre) y el odontlogo Jaime Ramrez; todos se resguardaban de la accin de los godos recalcitrantes quienes pedan pena de muerte para comunistas y liberales, alinderados con el Movimiento Revolucionario Liberal (MRL) como salida de futuro.

La brisa fresca llegada de la Cuba recin triunfante de Fidel Castro y el Che Guevara, motivaba a todos, pero esa revolucin estaba lejos y ellos necesitaban algo ms cercano autntico y del pas; anhelo que se comenzaba a personificar en los trabajadores petroleros de Barrancabermeja, los universitarios de Bucaramanga y en un movimiento campesino liderado por Jos Ayala y Lus Jos Solano Seplveda, cuyas banderas eran la defensa del territorio ante el avance de la empresa transnacional petrolera Tropical Oil Company (TROCO), explotadora de yacimientos entre Barrancabermeja y San Vicente.

Este era el espritu revolucionario del San Vicente de Chucur de ese entonces.

Mientras tanto sus ltimas calles empedradas le daban paso al pavimento y con ello todo iba cambiando poco a poco ; como todo pueblo colombiano que se respete, tiene autnticas cosas de las que la gente no quiere hablar, porque San Vicente tena la Calle de la mierda, cuyo origen se desprende de su nombre, la que viva en las sombras porque all no llegaba la electricidad del municipio y estaba bordeada de tupidos matorrales.

El Chure era famoso porque queda adyacente de la quebrada Las Cruces, por lo que una creciente de sus aguas arrastr las casas de lenocinio, donde pecaban tanto los de a pie como los de ms arriba, escondidos all para que el pblico no los colocara en el ojo del huracn con su familia, en particular con sus esposas a quienes juraban fidelidad ante el altar de Dios.

Sus habitantes no llegaran a 20 mil pero las actividades comerciales eran dignas de valorar.

Las tres tiendas de abarrotes se mantenan surtidas y los dueos de Puerto Nuevo, El Dandy y La Campana saban sin equvocos a quienes fiarle y a quienes no.

El bar mas respetable era el Caf Tvoli, los sbados y domingos su puerta principal se mantena atestada de hombres mayores de 21 aos, tomando cerveza y jugando billar, por supuesto que era necesario ser mayor de edad para entrar, los menores que se colaban eran arrestados por la Polica.

La Esquina de los varados era el sitio para enganchar los trabajadores ambulantes, estaba por la calle del Hospital, a media cuadra abajo de la Farmacia de Don Germn Rojas que abra sus puertas frente al atrio de la Iglesia.

Los mejores das de Chucur eran los sbados y los domingos, el parque se llenaba de gentes del campo quienes debajo de sus toldos vendan los ms variados productos sin aditivos qumicos, los comerciantes de menos recursos vendan all su ropa barata al alcance de la gente del campo y no poda faltar las pepitas de naftalina para espantar del bal las cucarachas.

A dos horas en carro yendo de San Vicente por la va hacia el Corregimiento de El Carmen, el 4 de Julio de 1964, recogiendo sentimientos populares de rebelin, los 16 primeros combatientes del Ejrcito de Liberacin Nacional en total secreto hicimos la Primera Marcha Guerrillera del alzamiento armado Rojo y Negro, que se hara pblico el 7 de Enero de 1965 con la toma del municipio de Simacota.

Aquel 7 de enero el corazn de los revolucionarios de San Vicente lati eufrico, la clula urbana clandestina del ELN deba distribuir en el casco urbano El Manifiesto de Simacota; al amanecer del da 8, hasta el Comando de la Polica ubicado cerca de la Plaza de Ferias en las orillas de la Quebrada La Ramera lleg el Boletn, sin que nadie supiera quin y cmo lo distribuyeron en toda la poblacin. Pulgarcito, un sastre chucureo conversador y jovial era el cuadro mas destacado de la clula de los elenos, pero nadie tena la mas mnima sospecha de l.

Desde Bucaramanga le haban comunicado a Pulgarcito, que deba recoger una encomienda en la empresa de transportes Copetran; cuando la abri ah encontr instrucciones para distribuir el Peridico oficial del ELN, el nmero 01 del Insurreccin, que en su primera pgina deca: Ha comenzado la lucha: el ELN tom Simacota.

Era necesario distribuirlo de la misma forma exitosa lograda con el Manifiesto de Simacota, pero distribuir ahora el Insurreccin requera de otra estrategia, porque los soldados acantonados en la Base militar de El Plan, patrullaban el poblado las 24 horas amenazando con sus fusiles Punto 30 atravesados en bandolera, mientras miraban con desconfianza a los chucureos.

En Bucaramanga lo distribuyeron con bombas panfletarias, pero la gente de Pulgarcito no tena el explosivo casero necesario para fabricarlas.

Pulgarcito decidi colocar el Peridico en los escaos del Parque principal el sbado 16 de enero antes que amaneciera, porque lo encontraran fcil los campesinos que venan a armar los toldos para sus ventas; a eso de las 4 de la maana pas por uno de los escaos donde haban dejado el Peridico un personaje muy conocido en el pueblo, a quien cariosamente llamaban Garabato, era el vendedor de la Lotera de Santander, de unos 35 aos, alto, flaco, desgarbado y de escasa dentadura.

Garabato no le vio problema tomar uno de los paquetes del Insurreccin, para distribuirlo cuando iniciara la venta de la Lotera al rayar el da. A todo el que le compr lotera ese da, le daba el Peridico y le deca que era La apa.

Todo camin sin problema hasta que el Comandante de la Estacin de la Polica le compr a Garabato dos Quintos de Lotera y le recibi La apa.

Se llev a Garabato esposado para el Cuartel y comenz a torturarlo para que confesara quin le haba entregado el paquete de peridicos, del que ya haba distribuido la gran mayora.

- Los encontr en uno de los escaos del parque cuando iba por la leche, le dijo Garabato al enfurecido polica.

- Y no le llam la atencin lo que dice el peridico? Le grit el Tombo.

- No se leer, le respondi el humilde vendedor.

Tres horas despus de las torturas, el polica decidi liberarlo, porque Garabato no quiso decir nada ms.

- Vyase antes de que lo mate, le gru el polica.

Cuando Garabato molido a golpes, machacadas las uas de sus manos y con moretones en la cara se alej del Comando de polica, le grit a su verdugo:

- Esos peridicos me los encontr en un escao del Parque, pero si alguien me los hubiera entregado tampoco lo delatara, porque los chucureos somos arrechos y no nacimos para ser sapos, Tombo malparido.


Nicols Rodrguez Bautista, Primer Comandante del ELN.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter