Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-09-2019

Ni el bloqueo, ni malos tiempos, ni piratas reciclados doblegarn a Cuba

Rubn G. Abelenda
Rebelin


El bloqueo de Estados Unidos a Cuba es como una gigantesca ola que se estrella contra el potente y simblico Morro de La Habana, que ha resistido el embate de malos tiempos y ataques de piratas desde su construccin en el siglo XVII, y sigue firme ah, como lo hace el pueblo de la nacin caribea desafiando la guerra econmica, comercial y financiera que le impone Washington desde hace 60 aos.

Una expresin parecida publiqu en mi cuenta en Twitter hace pocas horas, algo as como un smil, para recordarle y reiterarle a la Casa Blanca que con su poltica absurda de cerco y agresiones nunca podr amilanar a la mayor de las Antillas.

Lejos de ello, la actual administracin de EE.UU. lo que se est ganando es un aislamiento internacional cada vez mayor, y es sabido por todos que hoy el presidente Donald Trump tiene escasos amigos, y los pocos que le quedan estn malparados.

La sin precedentes agresividad del rgimen de Trump hacia el mundo en general, y en particular hacia Cuba, recibir de seguro otro contundente guantazo, cuando los das 6 y 7 de noviembre venidero se debata y someta a votacin en la Asamblea General de Naciones Unidas (AGNU) otro proyecto de Resolucin de rechazo al bloqueo de Washington a la Isla caribea.

Por 28 ocasin consecutiva EE.UU. sufrir la vergenza de la derrota en la sede de la AGNU en Nueva York porque la comunidad internacional es consciente que el cerco mantenido a los cubanos es ilegal, cruel e injusto.

Pero, adems, esa conducta belicosa y fracasada de su vecino del norte afecta no solo a la nacin caribea y sus habitantes, sino tambin los intereses de muchos pases, y ms an tras la puesta en vigor de la Ley Helms-Burton, y su afamado capitulo III, que arrecian el bloqueo.

Por supuesto que la Casa Blanca y el Pentgono harn todo tipo de presiones y maniobras macabras, entre ellas, la expulsin reciente de dos diplomticos cubanos de Nueva York, con el objetivo impedir su augurado revs.

Sin embargo, de poco le valdrn sus viejas y bien conocidas patraas, porque la razn est del lado de Cuba y los Estados miembros de la ONU nuevamente impondrn justicia con sus votos.

Los representantes de Washington volvern a estar sentados en el banquillo de los acusados, y sus eventuales pretextos para mantener su guerra contra la mayor de las Antillas se estrellarn ante una fortaleza de la dignidad como el bellsimo Morro de La Habana, la capital de todos los cubanos.

Rubn G. Abelenda. Embajador de Cuba en Gambia

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter