Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-09-2019

Dejaremos que Trump comience la Tercera Guerra Mundial para Arabia Saudita e Israel?

Medea Benjamin y Nicolas JS Davies
Information Clearing House

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


El sbado 14 de septiembre, dos refineras de petrleo y otra infraestructura petrolera en Arabia Saudita fueron incendiadas cuando recibieron impactos de 18 drones y 7 misiles de crucero. La produccin de Arabia Saudita se vio drsticamente reducida a la mitad, aproximadamente de 10 millones a cinco millones de barriles por da. El 18 de septiembre el Gobierno de Trump, culpando a Irn, anunci que estaba imponiendo ms sanciones a Irn y voces cercanas a Donald Trump estn pidiendo una accin militar. Pero este ataque debera dar lugar a la respuesta opuesta: llamamientos urgentes para el fin inmediato de la guerra en Yemen y el fin de la guerra econmica de Estados Unidos contra Irn.

La cuestin del origen del ataque an est en disputa. El Gobierno huti de Yemen asumi inmediatamente la responsabilidad. Esta no es la primera vez que los hutes han llevado el conflicto directamente a suelo saudita mientras resisten el constante bombardeo saudita de Yemen. El ao pasado oficiales sauditas dijeron que haban interceptado ms de 100 misiles disparados desde Yemen.

Sin embargo, este es el ataque ms espectacular y sofisticado hasta la fecha. Los hutes afirman que obtuvieron ayuda del interior de Arabia Saudita, afirmando que esta operacin "se produjo despus de una operacin de inteligencia precisa y un monitoreo y cooperacin avanzados de hombres honorables y libres dentro del Reino".

Esto probablemente se refiere a los chiitas sauditas en la provincia oriental, donde se encuentra la mayor parte de las instalaciones petroleras sauditas. Los musulmanes chitas, que representan aproximadamente el 15-20 por ciento de la poblacin en este pas dominado por los sunitas, han sufrido discriminacin durante dcadas y tienen una historiade levantamientos contra el rgimen. Por lo tanto, es plausible que algunos miembros de la comunidad chita dentro del reino puedan haber brindado inteligencia o apoyo logstico para el ataque huti, o incluso ayudado a las fuerzas hutes a lanzar misiles o drones desde el interior de Arabia Saudita.

Sin embargo, el secretario de Estado Mike Pompeo, culp inmediatamente a Irn y seal que los ataques areos golpearon los lados oeste y noroeste de las instalaciones petroleras, no el lado sur que mira hacia Yemen. Pero Irn tampoco est al oeste o al noroeste, sino al noreste. En cualquier caso, la parte de las instalaciones fueron impactadas no necesariamente tiene ninguna relacin con la direccin desde la que se lanzaron los misiles o drones. Irn niega rotundamentela autora del ataque.

CNN inform de que los investigadores sauditas y estadounidenses afirman "con una probabilidad muy alta" que el ataque fue lanzado desde una base iran en Irn cerca de la frontera con Irak, pero ni Estados Unidos ni Arabia Saudita han presentado ninguna evidencia para respaldar estas afirmaciones.

En el mismo informe, CNN inform de que los fragmentos de misiles encontrados en la escena parecan de misiles Quds-1, un modelo iran que los hutes mostraron en julio bajo el lema "El prximo perodo de sorpresas", y que pueden haber sido utilizados en una huelga en el aeropuerto de Abha en el sur de Arabia Saudita en junio.

En una conferencia de prensa, el Ministerio de Defensa de Arabia Saudita, el mircoles 18 de septiembre, inform a la prensa mundial de que los restos de misiles basados ​​en diseos iranes demuestran la participacin iran en el ataque, y que los misiles de crucero volaron desde el norte, pero los saudes an no podan dar detalles de dnde fueron lanzados.

Tambin el mircoles, el presidente Trump anunci que haba ordenado al Departamento del Tesoro de los Estados Unidos que aumentara "sustancialmente" sus sanciones contra Irn. Pero las sanciones existentes de Estados Unidos ya colocan obstculos tan enormes en el camino de las exportaciones de petrleo iran y las importaciones de alimentos, medicamentos y otros productos de consumo que es difcil imaginar qu dolor adicional pueden infligir estas nuevas sanciones al asediado pueblo de Irn.

Los aliados de Estados Unidos han tardado en aceptar las afirmaciones de Estados Unidos de que Irn lanz el ataque. El ministro de Defensa de Japn dijo a los periodistas que "creemos que los hutes llevaron a cabo el ataque basados en la declaracin de responsabilidad". Los Emiratos rabes Unidos (EAU) expresaron su frustracin porque Estados Unidos apunt tan rpido a Irn.

As es como las administraciones de ambos partidos estadounidenses han respondido trgicamente a tales incidentes en los ltimos aos, aprovechando cualquier pretexto para demonizar y amenazar a sus enemigos y mantener al pblico estadounidense psicolgicamente preparado para la guerra.

Si Irn proporcionara a los hutes armas o apoyo logstico para este ataque, esto representara solo una pequea fraccin del suministro sin fondo de armas y apoyo logstico que los Estados Unidos y sus aliados europeos han brindado a Arabia Saudita. Solo en 2018, el presupuesto militar saudita fue de $ 67.6 mil millones, lo que lo convierte en el tercer gastador ms alto del mundo en armas y fuerzas militares despus de los EE.UU. y China.

Segn las leyes de la guerra, los yemenes tienen el perfecto derechoe defenderse. Eso incluira devolver el golpe a las instalaciones petroleras que producen el combustible para aviones de combate sauditas que han llevado a cabo ms de 17.000 ataques areos, arrojando al menos 50.000 bombas y misiles en su mayora fabricados en Estados Unidos a lo largo de ms de cuatro largos aos de guerra en Yemen. La crisis humanitaria resultante tambin mata a un nio yemen cada 10 minutos debido a enfermedades prevenibles, inanicin y desnutricin.

El Proyecto de Datos de Yemen ha clasificado casi un tercio de los ataques areos sauditas como ataques a sitios no militares, lo que garantiza que una gran proporcin de al menos 90.000 yemenes reportados muertos en la guerra hayan sido civiles. Esto hace que la campaa area liderada por Arabia Saudita sea un crimen de guerra flagrante y sistemtico por el cual los lderes sauditas y los altos funcionarios de cada pas de la "coalicin" deben ser penalmente responsables.

Eso incluira al presidente Obama, que condujo a los EE.UU. a la guerra en 2015, y al presidente Trump, que ha mantenido a los EE.UU. en esta coalicin incluso cuando sus sistemticas atrocidades han sido expuestas y conmocionaron al mundo entero.

La nueva capacidad de los hutes de devolver el golpe al corazn de Arabia Saudita podra ser un catalizador para la paz, si el mundo puede aprovechar esta oportunidad para convencer a los sauditas y al Gobierno de Trump de que su horrible guerra fallida no vale el precio que tendrn. pagar para seguir luchando contra eso. Pero si no aprovechamos este momento, podra ser el preludio de una guerra mucho ms amplia.

Por lo tanto, por el pueblo hambriento y moribundo de Yemen y el pueblo de Irn que sufren bajo la "mxima presin" las sanciones econmicas de Estados Unidos, as como para el futuro de nuestro propio pas y del mundo, este es un momento crucial.

Si el ejrcito estadounidense, Israel o Arabia Saudita tuvieran un plan viable para atacar a Irn sin desencadenar una guerra ms amplia, lo habran hecho hace mucho tiempo. Debemos decir a Trump, a los lderes del Congreso y a todos nuestros representantes electos que rechazamos otra guerra y que comprendemos cun fcilmente cualquier ataque estadounidense contra Irn podra convertirse rpidamente en una guerra regional o mundial incontenible y catastrfica.

El presidente Trump ha dicho que est esperando que los sauditas le digan a quin responsabilizan por estos ataques, colocando de esta manera a las fuerzas armadas de EE.UU. al mando del prncipe heredero saudita Mohammed Bin Salman.

A lo largo de su presidencia, Trump ha llevado a cabo la poltica exterior de Estados Unidos como un ttere tanto del prncipe heredero saudita Mohammed Bin Salman como del primer ministro israel Netanyahu, burlndose de su retrica poltica "Amrica primero". Como el representante Tulsi Gabbard brome, "Hacer que nuestro pas acte como la perra de Arabia Saudita no es 'Estados Unidos Primero'".

El senador Bernie Sanders ha emitido una declaracin de que Trump no tiene autorizacin del Congreso para atacar a Irn y al menos otros 14 miembros del Congreso han hecho declaraciones similares, incluidos sus compaeros candidatos presidenciales, la senadora Warren y la congresista Gabbard.

El Congreso ya aprob una Resolucin de Poderes de Guerra para poner fin a la complicidad de Estados Unidos en la guerra dirigida por Arabia Saudita contra Yemen, pero Trump la vet. La Cmara revivi la resolucin y la adjunt como una enmienda al proyecto de ley de presupuesto militar para el ao fiscal 2020. Si el Senado acepta mantener esa disposicin en el proyecto de ley final,dar a Trump la opcin de terminar con el papel de Estados Unidos en la guerra de Yemen o vetar todo el presupuesto militar 2020 de Estados Unidos.

Si el Congreso reclama con xito su autoridad constitucional sobre el papel de Estados Unidos en este conflicto, podra ser un punto de inflexin crtico para poner fin al estado de guerra permanente que Estados Unidos se ha infligido a s mismo y al mundo desde 2001.

Si los estadounidenses no pueden intervenir ahora, podemos descubrir demasiado tarde que nuestro fracaso en controlar a nuestra clase dominante vengativa y belicista nos ha llevado al borde de la Tercera Guerra Mundial. Esperamos que esta crisis despierte al gigante dormido, a la mayora demasiado silenciosa de los estadounidenses amantes de la paz para hablar decididamente de ella y obligar a Trump a poner los intereses y la voluntad del pueblo estadounidense por encima de los de sus inescrupulosos aliados.

Fuente: http://www.informationclearinghouse.info/52285.htm

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar a los autores, a la traductora y Rebelin.org como fuente de la traduccin.

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter