Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-09-2019

Aprender a mirar la realidad para salir del olvido

Manuel Humberto Restrepo Domnguez
Rebelin


Si algo ha hecho mejor que nada el capitalismo depredador del siglo XXI, es ensear a no mirar la realidad tal como es. El marketing de los medios de comunicacin ha sido su vehculo de confianza, que no se ocupa de informar si no de formar pblicos, justamente para que no miren. El capitalismo consolid el mundo de las falsificaciones manifiestas y de las que transforman lo que ocurre, ubicndolo en un nuevo contexto o dotndolo de un giro sorprendente ( Chul-Han), afirmado a cifras que asaltan la capacidad para saber la verdad o ubicar el rastro de la filosofa y la historia.

Ese capitalismo depredador deconstruye lo que era patrimonial, comn, de todos y redibuja lo existente indicando que si no hay nmeros, indicadores y medidores no hay realidad. Cada cifra oculta las causas y a los responsables de cada consecuencia y niega el tiempo, la memoria y la tragedia misma. 100.000 desaparecidos sin historia, ni memoria, borrados en Colombia por virtud del poder corresponsable del crimen. Queda la cifra de dolor, como queda la cifra de billones y billones de recursos publicos perdidos en corrupcin, sin anunciar las consecuencias en vidas humanas perdidas, mutiladas, hambrientas, sedientas. La realidad que se muestra est falsificada, lleva la lgica de que si un falsificador pinta tan bien como un maestro, ese tambin es un maestro y no un falsificador, justificando que Los falsificadores y los expertos, no se diferencian en lo esencial, entre ellos se genera una competencia, un duelo por el conocimiento (Shanzai, Chul-Han).

Donde haba derechos que corresponda al estado respetar y hacer respetar, cumplir y hacer cumplir, las reglas del mercado impusieron dinmicas depredadoras a la poltica y a la organizacin social. El barrio ya no es organizado en funcin de la vida si no del centro de mercado y las libertades individuales convertidas en privilegios para competidores seleccionados por el sistema, no para empobrecidos, marginados, inmigrantes y en general los que no hacen parte del poder hegemnico.

La formacin de gente que no mire, hace que el desempleado crea que es por su incompetencia y descuido que permanece excluido y a la victima que es responsable y sienta culpa propia por su desgraciada situacin de abandono y olvido. A los jvenes se les ofrece la idea de que son libres porque podrn comprar, vender o disponer de lo que quieran en un supuesto comercio de iguales inexistente en la vida real. La democracia deambula como retorica sin practicas sociales que la sostengan y los candidatos a gobernar creen que para ganar en el mercado desigual y corrompido de los votos basta un asesor de imagen y un tuiter. La democracia sin pueblo, ni rumbo y el estado carcomido por elites que lo devoran sin reparo y que cuando sienten riesgo se violentan y disparan.

Los grandes poseedores de los bienes y los medios de produccin esconden entre efmeras maravillas de celebracin, los daos provocados que tapan con das para el amor, la amistad, los derechos, la paz, la madre, la niez y la muerte inclusive coronada de regalos. Mercados extendidos, tarjetas de crdito sin limites, crditos para pagar una consulta medica, un semestre de universidad, un viaje. Lo que importa a los dueos es meter gente en su propia coleccin: de ahorradores, endeudados, enfermos terminales, drogadictos, en todo caso que nadie permanezca afuera de algn sistema inservible que cuenta a los suyos como cmplices, socios o clientes para sostener el negocio.

La lgica del capital solo deja ver el resultado final de cada situacin, oculta el proceso del que siempre queda la idea de que efectivamente detrs de cada gran fortuna se esconde un crimen (lo deca Gaitn) y hay cadenas de humillaciones y violaciones en cada cifra final de xito mercantil, financiero y poltico, que adems tiene partes de engao, trampa y manipulacin. Ranking, subidas y bajadas del dlar, cambios en la bolsa, nunca muestran la realidad. Con destellantes juegos de luces, graficas e indicadores siempre crecientes, dejan en la penumbra astucias y falsificaciones, al igual que lo hace la manita del me gusta y otros tantos inimaginables negocios privados, como el face, el pajarito del tuiter, la manzana de apple o los lujos innecesarios producidos con los 20 millones de animales capturados con trampas y 40 millones mas criados en granjas cada ao.

Mirar la realidad tal como es, define el reto mas importante para no dejarse encerrar en las formulas de aceptacion y naturalizacion de la desigualdad, la inequidad y la injusticia y contribuye a detectar a los responsables de las humillaciones traducidas a barbarie y engao. La realidad es portadora de la verdad y convoca a estar dispuestos a no inmovilizarse, a resistir la adversidad y superar las interpretaciones meramente formales o normativas, que estan impidiendo comprender el enfrentamiento antagnico entre las mayorias sometidas al capital depredador y su interlocutor capitalista que esta eliminando las mas significativas conquistas humanas y ahora arrasa con las posibilidades de supervivencia en el planeta y del planeta mismo. El reto de mirar la realidad pasa por entender a los derechos humanos no para aprenderlos si no para aprehenderlos, nunca para recitarlos, ni confundirlos con artificios juridicos aplicables solo por tribunales de justicia. Son ante todo un marco para la existencia politica y corresponde a cada pueblo defender las conquistas anteriores y construir las nuevas orientadas a luchar por los bienes materiales necesarios para vivir con dignidad.

 

P.D. Inadvertidos pasaron el dia nacional de los derechos humanos (9 de septiembre) e Internacional de la paz (20 de septiembre) los medios ya tienen formado su publico para no mirar la realidad.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter